Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Nichijou

El Festival de las Robots (o Sobre el carisma de ciertas androides)

Robot, eres formidable...

A simple vista, Nano Shinonome parece una chica tímida, inocente y hacendosa. Sus actos confirman sus virtudes, pero la descomunal llave de cuerda adosada a su espalda pone en entredicho su condición de “persona”. Aunque su materia y forma le impidan concebirse como “ser humano”, su máxima aspiración es volverse lo menos mecatrónica posible y gozar “una vida normal”. Fijémonos con atención en las categorías que quedaron entrecomilladas porque serán los conceptos que suelen relativizarse cuando se aplica el tópico que denominaremos humanización de las máquinas. Dependiendo del correlato ideológico, lo “humano” puede abarcar aquello que todavía la inteligencia artificial no consigue replicar: conciencia, sentimientos, valores, pasiones, un alma. Esta temática es frecuente en anime debido a ciertos factores contextuales, desde la influencia constante que ejerce la tecnología en la cotidianeidad (la cantidad de artilugios y gadgets lanzados al mercado cada año) hasta la pervivencia de elementos del sustrato cultural tradicional, como el animismo. (más…)


Mai Minakami. Ars trolleandi

Chúpate esa mandarina, Ovidio

Como crítico literario, me complace presentar y recomendar esta sugerente mezcla de poesía narrativa y didáctica con provocativo título latinizante, obra de la debutante autora japonesa Mai Minakami, quien gracias a este lanzamiento se convirtió en best seller mundial. Con suma maestría para la versificación clásica y una profusa erudición —quizá demasiada para la tierna edad de dieciséis años— esta poetisa high school relata en tono autobiográfico sus enriquecedoras experiencias practicando el trolling contra sus compañeras de preparatoria y ofrece pautas para convertirnos en infalibles jodones. Sus detractores sostienen que Minakami ha publicado un libro repugnante e inmoral, que hace apología del abuso contra el prójimo, que pretende humanizar la maldad. Según sus enemigos, la chiquilla de lentes propugna una ética perversa que enarbola la superioridad absoluta del intelectual sobre el resto de personas, reivindicando toda clase de maltratos y vejaciones como manifestación de un orden jerárquico natural donde los inteligentes siempre se reirán de los idiotas. Reseñaremos en este artículo algunos fragmentos memorables de este polémico texto dedicado (como muestra del humor socarrón de Minakami) “a la memoria del primer Buda Maitreya”. (más…)


Nichijou 9-10: Alien invencible

The simple life

Cosas raras ocurren en Nichijou: hemos insistido en describir la cotidianeidad que estructura su concepto de humor. Sobre la base del ritmo habitual de la vida diaria se estampan situaciones excepcionales, exageradas o surreales, pero tan sencillas y alucinantes como no poder entrar al salón de clases porque tu mejor amiga colocó trampas ridículas en todos los accesos o transformar tus meditaciones sobre el futuro en motivo para que mamá te ejecute una llave de lucha libre. Como ciertos extranjeros incautos en 2ch, me pregunto qué reverenda idiosincrasia simbólica obliga a los japoneses a utilizar el check para marcar los errores y cómo rayos el dibujo más amaneradamente yaoi concebido por las depravadas alucinaciones de una fuyoshi puede representar la palabra “man”. Lo primero queda como anécdota para soliviantar nuestro multiculturalismo: cuando cumplan su anhelo imposible de estudiar en Japón, no celebren por adelantado ni anuncien que se casarán después del examen de Literatura. ¿Te sientes tan “wienner”? (más…)


Nichijou 8: Berenjena

¿Te dejaron atrás?

Pobre Yuuko: peor que cualquier amor no correspondido es descubrir que, cuando te empecinas en ejercitar creativamente tus neuronas, tus propias amigas te rechazan con una megalítica cara de póker que intimida al payaso más consumado. Pobre Nano: tanto esfuerzo en crearse una rutina de vida cotidiana apacible y bucólica, pretendiendo volverse más “humana”, para darse cuenta de manera traumática que sus puños tienen una función Mazinger Z. Pobre Misato: tanto afán depositado en su tsunderesca obsesión por Sasahara para terminar golpeada por un misterioso misil teledirigido que supera (vaya paradojas) en desarrollo tecnológico a todas las armas que utiliza para expresar su neurosis. Pobre Seki-san: tantos años de dedicación al deporte rey, fundando escuela y admiradores entre sus jóvenes compañeros de equipo para no cumplir su último sueño de mostrar una camiseta con mensaje en su partido de despedida. A final de cuentas, pobres y felices todos porque nuestra vida es simple y prosaica… (más…)


Nichijou 7: Heisei Yakyuu Musume

Llévate la bolsa, pero no me hagas daño

Cuando comenzaba a bloggear esta serie, una lectora comentó (en Facebook?) que dudaba en seguirla porque derrochaba un humor demasiado japonés y -me imagino- no lograría captarle el chiste. Benjammmin, en cambio, manifestó su expectativa porque encontraba similitudes con Azumanga Daioh y Tomoya, otro blogger, destacaba el juego con las metáforas. Estas tres opiniones tienen un factor común: Nichijou es un objeto extraño, anómalo, que abre una multitud de puertas a la percepción (sí, la alusión es intencional) pero se cierra a la comprensión, como si KyoAni se regodeara en el lodo mareándonos con este mindfucking cómico. Para algunos, esta profusión de extrañeza y desorden no tiene sentido ni gracia y para otros, esa misma carencia de logicidad, secuencialidad y desarrollo supone una interesante ruptura con las categorías del relato más frecuentes, incluso para el slice-of-life. Sin pretensiones de vanguardismo, Nichijou sigue fundándose en la perplejidad como visión del mundo. (más…)


Nichijou 5-6: Ingrediente secreto

Nichijou: intensa lucha por la supervivencia

Mai tomó un breve descanso después de varios episodios de dominio absoluto, aunque no dejó de torturar con su impenetrable cara de póquer a la pánfila de Yuuko. Reunir estos dos episodios (lo confieso, por aprietos de agenda) me resulta conveniente para desmentir algunos prejuicios harto difundidos acerca del slice-of-life. En Nichijou, bajo la premisa de pasar revista a breves instantes de una vida común, suceden cosas: varias, muchísimas. Fallidos campamentos junto al río, competencias improvisadas de dibujo, un duelo futbolístico con pesos argentinos, la lucha entre un hombre y un alce, visitas a médiums, Maitreya Buda inmiscuido en actos de violencia… y entre golpes, brota cual capullos el amor. Todos estos hechos excepcionales confluyen en una extraña forma de cotidianeidad, de apariencia de vida corriente mientras el resto del mundo continúa girando y los peces pequeños regresan al cauce. (más…)