Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Nogizaka Haruka no Himitsu Purezza

Nogizaka Haruka no Himitsu: Finale♪ 4 (FINAL): Fight for your love

Un reparto all-stars de personajes secundarios se reúne bajo las órdenes de Mik~ka Mika para apoyar a Yuuto a ejecutar su misión de rescate. Una turba tan pintoresca es garantía absoluta de éxito: una imouto pícara y metiche, un trío de chismosas, los tres idiotas del colegio, un otaku, dos alcohólicas y un batallón de mucamas. En anime, esta constelación de talentos basta para tomar por asalto un castillo, poner en jaque al clan económico más poderoso del Japón, impedir un matrimonio concertado y armar alboroto en nombre del amor. Incluso Touka Tennouji se presentó a tiempo para devolverle el favor a Rodríguez, porque, como amerita un episodio final, todos están invitados a lucirse en la gran fiesta de despedida y aportar su granito de nostalgia. En ambiente de carnaval, se escenifica el último acto antes del happy ending, una lucha agónica, de telenovela, al mejor estilo de Nogizaka Haruka no Himitsu: melodramático, desproporcionado, colorido, inverosímil, cursi, pero entretenido y espectacular. El Meido Team exhibe sus alucinantes habilidades de combate, la profesora Yukari revela sus letales técnicas de tragafuegos, Ruko-nee se zampa una botella entera de sake antes de blandir su katana de apodo rimbombante, los tres chiflados y Nobunaga deciden que, después de veintisiete capítulos haciéndolas de payasos, era hora de comportarse como hombres, Shiina colabora sirviendo de carnada y alentando a Yuuto con palabras conmovedoras, mientras que Haruka -la chica perfecta- no pretende quedarse de brazos cruzados a cumplir el papel de damisela secuestrada. Desenfunda su elegante y femenina naginata, el arma apropiada para una yamato nadeshiko. El apuro de narrar el desenlace en formato OVA le otorga al relato un ritmo trepidante: no existe un segundo de descanso hasta el reencuentro de los amantes, hay sufrimiento, esfuerzo y terquedad a niveles absurdos y sobran los clichés, pero esa mezcla atropellada de dramatismo naif con escenas de pelea (por partida doble) es divertida y conserva ese espíritu mitad pícaro, mitad ingenuo que caracteriza a la dulce Lumière du Clavier. El público perdona las cursilerías y despropósitos porque, si llegaron hasta este punto acompañando a su otaku de closet favorita, son auténticos seguidores de la serie y conocen su estética de colorinches con ligeras pizcas de ecchi y hartos terrones de azúcar. Solo falta superar el escollo final con un gesto épico, tan excitante como dulcete.

(más…)


Nogizaka Haruka no Himitsu 6 (2008): Comiket y la encarnación idealizada del discurso identitario

La modelización del mito

¿Por qué dedicar un post a analizar un episodio específico de una serie emitida hace siete temporadas? Porque mientras escribo estas líneas se desarrolla, en el Centro Internacional de Exhibiciones de Tokyo, otra edición del Natsucomi, Summer Comiket o Mercado de Historietas de Verano, el evento emblemático de intercambio de bienes culturales y punto de encuentro de aficionados y fanáticos del manganimé. En resumen, una instancia comercial convertida en celebración que refuerza los distintos grados de identidad otaku (si cabe el término) hermanándolo en torno a prácticas, ideales y un desiderátum común.

(más…)


Nogizaka Haruka no Himitsu Purezza 12: Desnúdate, mujer

¿Pedíamos acción en Nogizaka Haruka?

Tus padres te pillan desnuda junto a tu novio, metidos ambos en un disfraz de oso polar, en posición horizontal imitando la pose del misionero, naturalmente te preguntan qué rayos hacías o estabas a punto de consumar, le respones “un secreto” y en lugar de arrastrarte por las patillas, ¿te aplauden? Comprendo que, excepto Gentou, las mujeres del palacio Nogizaka, incluidas las meido, sean abiertas de mente, comprensivas y liberales ante las nuevas costumbres, pero cuando menos Akiko debió resondrarlos por intentarlo sin preservativo. (más…)


Nogizaka Haruka no Himitsu Purezza 11: El poder del dinero

Preocúpate cuando una idol te resondra ante 20000 personas

Seré breve porque me encuentro de visita donde unos familiares festejando las Fiestas hasta el domingo.

Como veníamos advirtiendo, Yuuto consiguió sacudirse de sus dudas y optar por el camino más valiente y caballeroso. Este blog se caracteriza por celebrar los rasgos moe y con frecuencia suelo dejar de lado el análisis de los personajes masculinos, pero Ayase-kun siempre fue una notable excepción e incluso merecería exaltarse sus aspectos más GAR y su honestidad para enfrentar las adversidades que suelen tenderle como obstáculos gente más poderosa e influyente. Yuuto no pretende conmoverlos, sino derribarlos con su convicción: logró confrontar y doblegar a Gentou Nogizaka y venció dos veces al pelele de Shuto Sutherland, pero Yayoi, la astuta cazatalentos, descubrió de inmediato su debilidad, es decir, la devoción absoluta de Yuuto por Haruka, y alcanzó a sacarle provecho. Entonces, medio elenco intervino en apoyo de nuestro protagonista para derribar el tinglado maligno orquestado para arrastrar a Lumière du Clavier por el camino del estrellato, con estatuillas listas para venderse por internet y adornar los escaparates de los otakus junto a sus figurines de Mikurun-run y habían firmado un contrato para producir almohadas en tamaño natural con la efigie de Haruka en ropa interior. Yuuto estaría dispuesto a darle clic y comprarla. No pretendo engañarlos: durante la primera mitad del episodio, su actuación fue decepcionante y algo incoherente, quizá porque nadie puede exigirle a un adolescente completa serenidad antes de desbarrancarse por los precipicios de la depresión, incluso cuando Yuuto ha demostrado un grado de madurez superior en comparación con los adultos más cercanos (léase su hermana, su maestra, su suegro), sin embargo, hubiese sido preferible consultarle a Haruka con honestidad, pues una decisión tan determinante como convertirse en idol no podría mantenerse en secreto como pretendían Yayoi y su secuaz. Observar a Yuuto desmoralizado y apagado, tumbado en el suelo por los viandantes resultaba patético. Cualquiera hubiese sospechado de las intenciones de esa pareja de estafadoras: si encuentras a alguien planeando a oscuras y entre susurros el negocio de su vida, ¿no dudarías de su honradez? A Yuuto le faltó más desconfianza y más coraje para encarar con la pregunta adecuada a Haruka en lugar de sondearla con ambigüedades del tipo “¿te diviertes?”, asumiendo una culpa imaginaria. Apliquemos la siguiente regla: si una loli te recrimina gritándote onii-chan no baka, procura cambiar de actitud y si las mucamas de tu novia te informan cuán apenada luce desde que dejaron de hablarse, en lugar de quedarte acostado en tu cama cual loser, deberías dudar de cuánto disfruta ella convertirse en cantante de jpop, pero si no reaccionas con tamañas amonestaciones provenientes de la crema y nata de las fantasías del moe-ness (e insisto, una loli llamándote baka merecería que hagamos un inmediato propósito de enmienda) y prefieres lloriquear en silencio, quizá porque tu profesora saluda haciendo estúpidos juegos de palabra, entonces la única solución es convocar a una verdadera idol para que además de insultarte, sermonearte y dedicarte una canción, termine por abrirte los ojos.

Nogizaka Maids Tai ~La Verité~

(más…)


Nogizaka Haruka no Himitsu Purezza 10: ¿Alguien dijo White album?

Y mientras tanto, las tentaciones acechan

Huelo algo turbio

No necesitábamos juntar demasiados indicios para sospechar que algún negocio turbio tramaba Yayoi, la representante de artistas, invitando a Haruka al parque de diversiones y apareciéndosele “de casualidad” en sus clases de piano y arreglos florales. En realidad, habría que tener el grado exarcebado de candidez y condescendencia de Haruka para creer tamaña mentira de la “accidental” confusión de documentos que terminaron comprometiéndola con una audición para idols, y una confianza ciega y generosa en la honestidad ajena para prestarse a ayudar a Yayoi ignorando que entraba en las fauces de una bestia hambrienta de ganancias. No encontraríamos mejor palabra para definir a la heredera del imperio Nogizaka que “purezza”, una ingenuidad virginal amenazada por la angurria empresarial que pretende apoderarse de su imagen. Sin embargo, Yayoi necesitará transformarse en una villana maquiavélica y manipuladora, una bruja sin moral ni principios si pretende llegar lejos, a salvo e ilesa con su patraña de audición y el subsecuente proyecto de convertir a Haruka en objeto de consumo. Gentou puede tolerar a Ayase Yuuto porque el muchacho se ganó su respeto plantándole la cara y desafiándolo para defender a Haruka. Dudo que Yayoi reaccione de manera similar cuando le apunten las narices con un sable. Y tampoco creo que Akiko, las maids y Mika, quien ya manifestó su desagrado porque Yuuto y Haruka no pasen san Valentín en estado lovey-dovey, toleren semejante estafa. No obstante, la única capaz de decidir su futuro es Lumière du Clavier y aunque su magnanimidad parece ilimitada, dudo que acepte continuar “apoyando” a Yayoi y su leal súbdita cuyo nombre me jacto de haber olvidado. A cualquiera le seduciría el dinero, la fama, el glamour, pero cuando tu padre reune 400 invitados en una isla privada de Polinesia (rebautizada para la ocasión) para celebrar tu fiesta de cumpleaños en un castillo de reminiscencias nórdicas y los regalos arriban por aviones en containers, un manager artístico es irrelevante. Pregúntenle a Paris Hilton. Además, pesa la sorprendente humildad de Haruka, que podría tener todo lo que quisiese, pero suele querer menos de lo que podría. Entre todos los obsequios de cumpleaños, prefirió la estatuilla de Dojikko Aki-chan que compró Yuuto a los trajes enchapados con diamantes. Yayoi viene ganando la partida de manera subterránea, pero ¿qué ocurrirá cuando su plan salga forzosamente a la superficie? ¿Intentarán sobornar a Yuuto? Muchos intentaron buscarle un paralelo a este episodio con WHITE ALBUM, un drama romántico cuya primera parte se estrenara en invierno y actualmente viene emitiendo su secuela final. Aunque Touya también comience a perder a su novia Yuki porque esta debuta como idol y además acabe trabajando como manager para otra cantante mientras que la representante del estudio complota para separar a los enamorados porque considera su noviazgo un obstáculo para la carrera de Yuki… (okay, son demasiadas coincidencias…) sin embargo, por fortuna, Yuuto es un caballero, centrado y maduro, algo indeciso e infantilmente candoroso, pero valiente y responsable. Quizá su peor defecto sea dejarse influenciar demasiado por las opiniones hirientes de gente malintencionada como ocurrió con Shuuto Shuterland en la primera temporada y ahora aceptando sin cuestionar las órdenes de Yayoi, cuando lo lógico hubiese sido preguntarle directamente a Haruka. Con mayor razón cuando la codicia rapaz podía leerse en los rostros de esas arpías, vamos, que faltase que babearan de avaricia.

Haruka, no te descuides

(más…)


Nogizaka Haruka no Himitsu Purezza 9: First date

In the car, I just can't wait to pick you up on our very first date...

Aguardaba una cita disparatada y repleta de alusiones a la vida otaku, pero resulta que Mika pretende reescribir la vida en común de Haruka y Yuuto determinando por obra y gracia de su divina autocracia que los anteriores paseos por Akihabara, los eventos de anime y las convenciones de doujinshi fueron meros “encuentros” y la única first deito válida para el conteo sea aquella que Mikka-Mika diseñó. Grave error. Prefiero a esta pareja compartiendo “primeras experiencias” en el marco del universo manganimé, donde romance se fusionaba mejor con comedia, que tolerar una relativamente entretenida sucesión de eventos comunes y corrientes, típicos de una tarde en el parque de diversiones (como subirse a las tazas o entrar a la casa embrujada), sin indicios de desarrollo en la relación sentimental de los protagonistas. La verdad, comparada a las citas otaku de la temporada previa, el plan de Mika para convertir a Yuuto y su hermana en una pareja normal solo consigue provocarnos algunas sonrisas y cierto grado de frustración cuando usaron footage del primer episodio de la saga y sospechamos que quizá incluso la calidad de la animación ha sufrido una seria descompensación. Me duele decirlo, pero esta ocasión, Mika, no fuiste de mucha ayuda. La gracia de Haruka Nogizaka consistía en presenciar cómo los enamorados contemporizaban su romance con el descubrimiento paulatino del mundo del animé: extirpados de ese entorno, son demasiado simples y carecen de un conflicto emocional que acompañe su cotidianeidad. El plan de Mika para “normalizar” a su hermana no provoca ningún cambio digno de resaltarse, y nuevamente postergan, seguro ad infinitud, la consumación del beso por culpa de una providencial llamada telefónica de la imouto, quien, comienzo a sospecharlo, interrumpe la soledad de Yuuto y su onee-chan a propósito (digo, inconscientemente). El problema de El secreto de Haruka Nogizaka, es que hace bastante tiempo no existe “secreto” que defender ni eventos donde esconderse de la inoportuna aparición de Nobunaga ni accidentes que revelen el fanatismo de closet de Haruka ni gente despreciando la cultura manganimé (y a los Akiba-kei) que luego reciben el castigo de la justicia poética. Ubi sunt? ¿Dónde están? Desde el segundo episodio se evaporaron. Comenzamos bien con el doujinshi, luego la serie se desentendió de Haruka y abordó a algunos personajes secundarios muy interesantes (Touka, Alice, etc.) pero las recientes apariciones de la propia protagonista han sido aburridas y aportan poco al avance de la historia. Sin mencionar que la prometedora y tentadora serie acerca del lacrosse terminó siendo el engañamuchachos más descarado de la temporada, pues desde el mini-Comiket perdió toda utilidad. Este último capítulo es un calco de la misma intrascendencia y vacío narrativo del sexto episodio, el festival de Año Nuevo. Quedan apenas tres o cuatro emisiones para introducir el tema de Haruka idol, que podría infundirle al argumento un tardío pero eficaz giro que resucite sus mejores momentos del año pasado. Entre tantas atracciones del parque temático y algunos instantes de fan service gracias a Mika y Nanami, volvió a evidenciarse que Haruka requiere mayor conflictividad a través del tema del secreto o más componente humorístico a través del universo otaku: cuando ambos están ausentes, solo resta una desabrida historia romántica descaminada y carente de destino. Pero ojo, esta crítica no significa que tooooodo andase tan mal…

Is it cool if I hold your hand? Is it wrong if I think it's lame to dance?

(más…)