Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Amagami SS

Delitos pasionales de una chica stalker

La palabra “stalker” suele traducirse, de manera errónea, como “acosador”, palabra que induce a interpretaciones equivocadas porque 1. el verbo “stalk” significa “perseguir a alguien de manera sigilosa” o “seguir u observar persistentemente a una persona por motivos de obsesión o desequilibrio” (ambas acepciones podrían traducirse con otro vocablo más preciso, menos equívoco, como “acechar” o “merodear”) y 2. el término “acoso” posee connotaciones violentas, que aluden a acciones concretas y manifiestas que constituyen un tipo de delito (el acoso sexual, por ejemplo). El stalker mantiene su distancia, vigila desde lejos, a escondidas. El acosador, en cambio, se acerca, hostiga, amenaza e invade, sin permiso (contra su voluntad) el espacio íntimo de otra persona. Sin duda, el “merodeador” representa un peligro en potencia, pues, en cualquier momento, al mínimo estímulo, podría tornarse ofensivo y cometer atrocidades. En anime, mediante el proceso de moeficación, esta figura truculenta adquiere un rostro activo. Espiar detrás de puertas, esquinas o postes se convierte en manifestación de extrema ternura y signo de timidez mezclada con perseverancia. La locura, el transtorno psicótico, se sustituye por amor ingenuo y honesto. Las chicas “stalker” constituyen un arquetipo del moe: no causan repulsión aunque actúen de forma reprensible, porque su lindura y candidez equilibran la balanza, y porque las características más abominables del “merodeador” masculino se atenúan o reformulan apelando a sentimientos puros, dignos de una doncella inexperta. Además, aunque su afán posesivo la impulse a entrometerse en asuntos ajenos, engañar, ejecutar planes nada benévolos, desilusionar o lastimar a otras chicas, las “perseguidoras” son justificadas e incluso disculpadas y alabadas pues esas “maldades” se perpetran en nombre del amor. Observemos el caso de Risa Kamizaki, la heroína secreta en Amagami SS. (más…)


Amagami SS+ 11-12: De Inglaterra con amor

Le toca el turno a legendaria idol de Amagami SS, Morishima Haruka, la chica más popular de la franquicia y la primera en iniciarnos en este universo: atractiva, divertida, pasional, espontánea, coqueta y expresiva, con toda aquella mezcla de virtudes que la llevaron a granjearse esa popularidad digna de la realeza. Este arco fue un caso clásico del muchacho poco prodigioso que logra conquistar a una preciosura a base de sinceridad y continuos intentos. Su epílogo nos aclara que su relación fructificó. La pregunta por responder sería como llegamos hasta aquí. Esta temporada, Amagami SS+ ensayó historias sobre la continuidad de cada relación, pero las desarrolló en poco tiempo y albergando pocos efectos a largo plazo; en resumen, no vemos grandes cambios partiendo el agua en sus respectivas relaciones. No les quito mérito cualitativo, solo los distingo mejor los arcos anteriores de la materia presentada en el nuevo arco de Haruka, donde además de explicar más detalles acerca de su virtuosa familia -ampliando la diversidad de opciones para el público-, concluyen con el acto más heroico que un protagonista de love comedy puede realizar, aunque sin necesitar enfrentar ningún Robin, Terry, Steve, Neil el Rufian o cualquier inglés ladrón de novias, pues, aunque a nuestro protagonista le sobre determinación, no sería rival para ningún mafioso, a menos que aprendiera en serio las técnicas del super sentai. (más…)


Amagami SS+ 9-10: Oso hambriento

Entre todas las heroínas de Amagami SS, Sae Nakata fue quien obtuvo mayor desarrollo. Su arquetipo es el adecuado para relatar el crecimiento y la maduración de una chica: aunque al inicio es sumisa y cabizbaja, está dispuesta a sobrepasar sus limitaciones. El entrenamiento para vencer su timidez es un elemento recurrente para el universo Amagami. Fuera de su arco, el cargo de entrenadora recae en Miya, su mejor amiga, que alcanza cierto éxito en sus objetivos; sin embargo, solamente cuando le toca protagonizar su propia ruta, su historia de maduración concluye con los mejores resultados, respetando la función protagónica de Junichi, quien demuestra ser un ganador no únicamente logrando sus objetivos sino ayudando a su pareja a conseguir sus metas. Consecuentemente, el romance fue producto de su función como tutor, a diferencia de varios arcos anteriores donde asumía una intención conquistadora, o apenas de aclaración sentimental. La marca distintiva de este arco es la presencia de un narrador: a primera impresión, se trataría de un experimento de la producción, pero su función es más amplia ya que cubre grandemente el lugar de los monólogos -casi ausentes en su protagonistas- ofreciendo explicaciones a sus pensamientos, reacciones e intenciones, no siempre de forma omnisciente, permitiendo cierto nivel para la especulación y los chistes de cuarta pared. (más…)


Amagami SS+ 8: Un salvador leal

Deliciosas desventuras de verano

Si buscamos responsables de las desventuras de nuestros protagonistas, en varios momentos, la propia pareja debería compartir responsabilidades, porque si uno sugirió, el otro lo consintió, ambos divirtiéndose y disfrutando de esas decisiones. Siendo jóvenes, tendrán ese impulso natural de culpar al otro y esgrimir excusas, problemas que considerarán menores cuando una emergencia les permite gozar de uno de los mejores días de sus vidas: cada lío era resarcido por buenos recuerdos, porque los mejores siempre ocurren de forma imprevista. Haber sido abandonados resultó un golpe de buena suerte, pues experimentaron un viaje inolvidable, cuya llave de oro sería el rescate a manos de un héroe tan leal como imprevisto. Junichi no se habrá convertido todavía en un hombre, pero lo que consiguió durante esas vacaciones lo hará sentirse entre los hombres más afortunados del mundo. (más…)


Amagami SS + 7: Abandono Nocturno

No hay héroes a la vista, sino mucha estimulación

Habitualmente, un noviazgo se diferencia de una relación de amistad porque suscita un vínculo afectivo de mayor proximidad física, pero se distingue también de la promiscuidad en otorgarle al contacto corporal un significado más profundo. Incluso en los actos con mayor índice de afectividad entre los protagonistas, las relaciones parecen bastante puritanas comparados con los estándares occidentales, al punto que el arco de Kaoru cuestiona si acaso es distinto su trato antes y después del noviazgo formal. Puede notarse que los juegos se vuelven más picaros y aparecen ciertas fantasías, pero respecto de su tiempo a solas, siguen actuando igual que cuando eran solamente amigos. Sucede igual que con Rihoko: ambos abrigaban sentimientos recíprocos, pero como estaban acostumbrados a una convivencia íntima, a corto plazo mantenían un statu quo confortable, sin embargo, a medida que su relación iba evolucionando, necesitaban demostrar esos afectos de forma más explícita, sea por contacto físico o apenas con una declaración formal. Podemos notar entonces que el arco de Kaoru es el más realista de Amagami SS, pues pone en escena el desarrollo natural de una amistad que crece hasta convertirse en romance. (más…)


Amagami SS+ 6: Fracasado examen navideño

Exitosa cita navideña

Esta serie casi no maneja una dimensión trágica, en el sentido de plantear conflictos irremediables o dilemas imposibles de resolver como faltar a un compromiso, al punto que resulta inconcebible dejar a tu novia sola en Navidad. Ni los exámenes –y mucho menos un campamento de estudios forzoso- importan cuando irradian su magia las noches navideñas, motivando al protagonista a tomar cualquier riesgo. El combate contra una hoja de papel puede aguardar su debido momento, pero los instantes oportunos para crear y atesorar un recuerdo no esperan. Sin embargo, estos sentimientos fueron apabullados por la firme convicción de sus profesores, incitando a Junichi a convertirse en un fugitivo. La policía de la educación no logrará arrestarlo gracias al regalo de Noche Buena de su fiel escudero Umehara, quien también vivirá su propia noche de sorpresas en la zona más “iluminada” de la ciudad. (más…)