Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Toaru Kagaku no Railgun

Toaru Kagaku no Railgun S 2: Una cierta tarjeta de débito

Distingamos entre historia y narración. El primer término se refiere al conjunto de hechos que constituye un relato. El segundo concepto alude al acto de contar esos sucesos, la manera de exponer y desarrollar la información. Narrar no implica necesariamente ajustarse al orden cronológico de los acontecimientos. Por ejemplo, los guionistas pueden mantener un dato escondido acerca del pasado para revelarlo pocos capítulos antes del final (las historias detectivescas emplean esta estructura). Tampoco es obligatorio seguir un esquema biográfico (relatar toda la vida del personaje desde su nacimiento hasta su muerte): puede comenzarse en determinado punto de la juventud o adultez del sujeto. El anime prefiere enfocarse en la adolescencia o pubertad, porque son periodos de transición y aprendizaje. Poco conocemos, al inicio, sobre la niñez del héroe, aunque se considere una etapa esencial para el proceso de formación del carácter, cuando la personalidad esboza sus primeros rasgos. Este vacío narrativo se cubre retrocediendo hacia las épocas de infancia mediante “precuelas” o valiéndose de flashbacks que describan la “prehistoria” del personaje, su “historia antes de la historia”. Basándonos en los datos proporcionados por Railgun, sabemos que Mikoto Misaka proviene de una familia acomodada, estudia en el prestigioso colegio Tokiwadai, ha alcanzado el Level 5 de habilidades psíquicas y posee la destreza de controlar la electricidad. Ignoramos dónde nació, quiénes fueron sus padres, cómo la criaron, cómo evolucionaron sus poderes, pero accedemos al recuerdo vago de un evento traumático ocurrido durante su temprana infancia. Un científico la convence de donar su ADN para contribuir al avance de la medicina. Desde pequeña, Biribiri manifiesta ese idealismo que, años más tarde, se transformará en virtud heroica: la generosidad, el desprendimiento, el sentido de justicia, la conciencia del deber, del noblesse oblige. Los privilegiados tienen la responsabilidad moral de brindar sus talentos al servicio del pueblo. Detentar más poder implica asumir mayores compromisos. El poderoso no puede permanecer indiferente ante la injusticia, porque pecaría por omisión, se convertiría en cómplice del atropello. Por desgracia, esos valores tan nobles son también sus puntos más vulnerables, pues abren una brecha de moralidad que aprovechan los villanos, los mentirosos, los corruptos. Mikoto sufre la peor estafa, contra su candidez, contra su cuerpo y contra su individualidad. (más…)


Toaru Kagaku no Railgun S 1: Hi 5!

La bulliciosa princesa eléctrica corona esta primavera de reencuentros. Como expusimos en otra reseña, aunque estos episodios de “retorno” se apoyen en historias insustanciales (a modo de “relleno”), también cumplen diversas funciones orientadas a “reconectar” al público:

1) Mnemotécnica. El capítulo refresca la memoria del espectador al recordarle, a grandes rasgos, las temáticas, conflictos y atmósferas que constituyen el complejo ecosistema narrativo donde se desenvuelven los personajes (Ciudad Académica, Judgement, el Colegio Tokiwadai).
2) Afectiva. Se busca satisfacer la expectativa del fanático por contemplar en pantalla a sus heroínas favoritas y celebrar sus rasgos más admirables o conmovedores (el coraje de Mikoto, la audacia de Saten, la lésbica vehemencia de Kuroko, incluso la cándida vanidad de Kongou-san). A modo de fanservice, se incluyen las apariciones de figuras menores que crean un ambiente de universo autónomo (Touma, Haruue-san, Banri Edasaki).
3). De concatenación, porque conecta la información de etapas o arcos anteriores con indicios o pistas acerca de las tramas que desarrollará la nueva temporada (aparición de Misaki Shokuhou -alias la reina de Tokiwadai-, un misterioso flashback de Biribiri).

Sin embargo, este reenganche con Misaka y compañía fluye con mayor naturalidad, pues los directores optaron por zambullirse directo a la escena de acción, en plena situación de peligro, creando una secuencia de suspenso en apenas dos o tres minutos. Se evitaron los aburridos resúmenes o recapitulaciones. Tampoco se valieron del recurso barato de reciclar imágenes de episodios emitidos hace tres o cuatro años. Ignoramos los acontecimientos previos a esta escena (¿cómo terminó Saten cruzándose con esos maleantes?, ¿cuánto rato lleva escapando?) y quizá nunca nos enteremos qué ocurre después del rescate (¿a dónde se dirigen las chicas?): esa breve escena basta para sintetizar la esencia de Railgun (compañerismo, valentía, trabajo en equipo) y establecer una continuidad al escuchar el famoso “Judgement desu no!” o percibir las chispas de enojo que anteceden a una espectacular descarga eléctrica. Esta secuencia sirve de bisagra, no necesita ampliarse ni detallarse porque su finalidad radica en encapsular un fragmento de “heroísmo cotidiano”, típico de Biribiri, la amiga espontánea y bondadosa que electrocuta sin piedad a cinco galifardos antes de salir al shopping o saborear un parfait gigantesco en josePh’s. Railgun combina el ingrediente crucial del slice-of-life moe, “chicas lindas haciendo cosas graciosas” en tono de comedia, con espectaculares combates, duelos de habilidades, operaciones de arresto, experimentos tremebundos y planes malévolos de venganza. Esa mezcla de componentes tan variados (humor, ternura, dramatismo) ayuda a construir personajes entrañables, imperfectos, a veces ridículos, mañosos o torpes, pero igual de admirables y valerosos. (más…)


Toaru Kagaku no Last Order II 18: Una cierta mini-MISAKA

Ahora en envase económico (oferta válida hasta agotar stock)

Teoría del capítulo de relleno

Casi no existe serie alguna que nunca “incurra” en esta clase de capítulos caracterizados por la suspensión del desarrollo de la línea argumental principal, y considerados tan prescindibles al extremo de calificarlos como “relleno” (filler). Sin embargo, esta definición acarrea un juicio de valor, en apariencia objetivo, pero inadecuado pues explica un fenómeno mediante una percepción de lo narrativamente correcto. Me explico: en toda narración conviven varios procesos. Uno de ellos, la sucesión de hechos que conocemos como relato (el plot que tanto mentan los bloggers en inglés); otro, el proceso de los personajes (su desarrollo psicológico, sus interacciones, su trasfondo). Sobre este último operan esos capítulos que solemos despreciar, pero que resultan urgentes para crear un universo ficcional autónomo al revelar las distintas facetas del elenco protagónico. (más…)


Toaru Kagaku no Railgun II 17: Una cierta multiplicación de MISAKA

Hay Misaka para todos

“‘This MISAKA is this MISAKA, and that MISAKA is that MISAKA’, says MISAKA as she advices MISAKA to give up”, porque además de Biribiri, Last Order y 10032 (MISAKA Imouto), también conocimos a 13577, 10039 y 19090, que marcó distancia de sus hermanas sometiéndose a dieta. Apareció casi la totalidad del elenco de Ciudad Académica, incluido Accelerator, más apático y malhablado que nunca, mientras que Kuroko volvía a robarse el show gracias a su magnificencia de acosadora lésbica. Desde hacía meses no me divertía tanto viendo un episodio de Railgun, digo Index… (siempre y cuando no contemos el genial Ika-Index-degeso~); sin embargo, ahora que reaparece Uiharu decantándose por la ruta de los lirios con Mikoto y sus lecciones callejeras de violín, me pregunto cuánto costaría un minúsculo cameo de Saten diciendo con correcto acento teutónico: “Wir harl chant panz heidelkart…” (más…)


Toaru Kagaku no Railgun II 7: Una cierta escudera reivindicada

Las trenzas engrandecen su efigie heroica

Kuroko Shirai, la febricitante teleporter lésbica que escolta en plan de heraldo y acosadora a su idolatrada Onee-sama Mikoto Misaka, no desaprovechó la oportunidad de derrochar sangre caliente y brillar con corajudos desplantes e intrépidas arremetidas consolidándose como heroina de acción en su propio arco, sin necesidad de depender de Biribiri para plantarle pelea a la villana de turno. Admito que, técnicamente, Kuroko no ganara, que Mikoto y Touma la rescataron de una muerte catastrófica y Awaki Musujime fuese derrotada sin distingos de género por Accelerator; sin embargo, ella consiguió quebrantar la resistencia emocional de su contrincante ahogando su identidad en una vorágine psicológica. (más…)


Toaru Kagaku no Railgun II 6: Una cierta teleporter adolorida

Judgement desu-no~

Only her railgun can shoot. Siguiendo la cruel consigna de “menos Touma, más Biribiri”, volvimos a disfrutar de verdadero suspenso, acción, desangramiento, libido y comedia en Ciudad Académica. Sin embargo, la responsable de devolvernos esa trepidante excitación no sería la Princesa Eléctrica de Tokiwadai, Misaka Mikoto, sino su aristocrática y  justiciera kouhai Kuroko Shirai, quien además de su emblemática vocecilla de cuarentona pervertida y su grácil & delicious flat chest, es célebre por endulzar con su filiforme sensualidad los tortuosos senderos del yuri rape. La escudera de Biribiri no permitirá que onee-chan continúe cargando en soledad con sus pesares, aunque ello implique robarle el protagonismo para enfrentar a su némesis en una suerte de batalla contra el émulo diabólico.

Por si acaso, esta es la reseña de Toaru Majutsu no Index II 6. (más…)