Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Entradas etiquetadas como “Kagenui Yozuru

Nisemonogatari 11: Täuschen (FINAL)

¿Cuál es el valor de una cosa falsa?

La última entrega de Nisemonogatari fue, sin duda, hermosa. No escatimaron en gastos para animar la última parte de este arco de un modo excepcional. La explicación del fénix de sombra (la cual había proporcionado en la reseña anterior) se encuentra entre algunas de las secuencias mejor animadas que he visto, junto con una narración interesante y una música oriental que conmueve los sentidos. Una poesía sonora y destello visual que entremezcla los niveles de experiencia, un todo que atrapa la atención en la sucesión de sus formas y colores. Cautivado por el desenlace de esta historia, he llegado a apreciar mucho más la capacidad artística y narrativa de Shaft, que ha entregado algunos de los productos de animación de mejor calidad, incluso me atrevería a decir que a nivel mundial (la verdad es que nunca he visto experimentos visuales así en ninguna otra serie de televisión, sea animada o en acción real). En esta historia basada en equívocos y mentiras, allí donde un personaje pronuncia “odio” debe entenderse “amor”: esto resume la difracción en el discurso de los tres Araragi, una especie de doble-vínculo diferido, donde lo que uno dice no es exactamente lo que uno piensa o siente. Como nunca podemos escuchar pronunciada la última palabra, debemos aceptar esa variabilidad, aun cuando en el fondo conozcamos su falibilidad. Incluso en sus distintas encarnaciones el viejo fénix re-encuentra su lugar, su hábitat, en medio de la artificialidad. (más…)


Nisemonogatari 10: Mentira

La espiral del sentido en perpetua reconstrucción...

Me imagino que muchos de los haters que se habían quejado de Nisemonogatari por el fraude del arco anterior, quedaron sorprendidos por el desarrollo insospechado que ocurre en este episodio. Uno de esos momentos en que quedas tartamudeando con las palabras en la boca, sin ser capaz de formar una sola oración debido al shock producido por la irrupción violenta de un acontecimiento en escena. Se parece a esos momentos de la tragedia griega en que se reúnen las fuerzas fundamentales en choque para producir el acto final que cierra la historia. En este momento, surgen de modo insospechado los hilos de fuerza que componen Nisemonogatari. Definitivamente, el título de presentación de estos dos arcos es bastante apropiado, y más aun cuando se ha explorado en todas las formas posibles los dispositivos que permiten el engaño y la proliferación de imposturas en los diversos hábitos de la sociabilidad humana: rumores, simulacros, mentiras, máscaras, fraudes, ídolos, y ahora quien suplanta la identidad de otra persona… No han dejado de destilar esa incomodidad que caracterizan los métodos de estafa que operan para robar y los intentos por contener y acabar con esos engaños. A cada modo de engaño, su digna contramedida, ya sea de las más crueles o de las más limpias. Esta vez nos enteramos de la verdadera identidad de Tsukihi, la hermana falsa de Koyomi, un monstruo que pretende ser humano y que es perseguida por los cazadores de demonios. (más…)


Nisemonogatari 9: Ocultar

No aliens, robots, QB o fantasmas

Los detractores de Nisemonogatari seguramente continuarán emitiendo opiniones en contra de la forma en que esta serie es presentada (incluso a nivel de escritura, para quienes conocen la light novel, hay muchas quejas) y denunciarán que el arco de Tsukihi tiene muy poco de Tuskihi. Si el arco de Karen les resulto aburrido, seguramente este los hará chillar. Como los impostores siguen siendo impostores, no importa que tan hermoso decoren sus exteriores, el comienzo de este arco marca la clausura de una historia de falsos presupuestos. Quizás el entusiasmo que despertó Nise va en contravía a las especulaciones: como sabía a qué atenerme desde un principio, estaba seguro de que causaría una reacción crítica, que intentará lanzar sus ofensivas por varios flancos: 1) el descarado uso del fanservice de esta serie que normalmente es asociado a una connotación peyorativa. Crítica que no comparto: si alguno de ustedes ha observado con cuidado, Bakemonogatari estaba lleno de mucho fanservice. 2) La falta de un argumento que permita a la historia desenvolverse de modo coherente. Lo cual está bien para series que tienen grandes aspiraciones, pero no para Nise. 3) La predisposición psicótica y neurótica de los personajes centrales, que causan aversión en sus comportamientos. Si Araragi era un reprimido en Bakemonogatari, en Nisemono sale a flote esa parte de su personalidad, no como grifo descompuesto que gotea, sino como un torrente que arrastra detrás de sí el detritus de pasiones y visceralidades que despiertan en la mente de un adolecente a punto de graduarse… (más…)