Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Anime

Hasta luego

Estimados lectores, amigos y colaboradores:

Como anuncié ayer, he decidido clausurar Serious Moe Business. Mucho me costó tomar la determinación de cerrar una etapa de cuatro años y medio tan fructífera y gratificante: durante este tiempo, el blog se convirtió en parte importante de mi rutina diaria, sea realizando la cobertura de algún certamen, diseñando marcadores, descargando episodios, recogiendo material gráfico, investigando, redactando reseñas, editando o corrigiendo artículos, monitoreando los comentarios o revisando las estadísticas del sitio. Entre 2009 y 2011, compaginé este trabajoso pasatiempo con mis estudios de posgrado en Ginebra. Contaba con muchos ratos libres y escribir sobre anime, waifus, dojikkos y novias misteriosas me permitía desconectarme del quehacer académico, del mundo “serio” donde se desenvuelven los críticos literarios. Cuando pensaba en el tipo de reseñas que quería publicar, buscaba mezclar esa perspectiva “teórica” con temas ligeros o supuestamente intrascendentes para demostrar que también los productos de entretenimiento deben estudiarse con rigor y profesionalismo. A inicios de 2011, regresé a Lima y debí enfrentar diversas responsabilidades in real life. El trabajo fue restándole campo al blog, aunque lo apropiado sería admitir que, en ocasiones, el blog comenzaba a transformarse en una especie de oficio paralelo en lugar de proporcionarme relax o esparcimiento. A inicios de año, mi carga laboral se incrementó. Opté entonces por darle a Serious Moe Business una despedida digna, que honre sus orígenes. A partir de junio, suspendí la publicación de reseñas para dedicarme a cubrir los certámenes moe que venían desarrollándose por aquellos días y fijé como fecha de clausura la Gran Final de Saimoe 2013. Los calamitosos vaivenes del torneo japonés no precipitaron mi decisión, aunque impidieron que diera marcha atrás. Ahora, me encuentro frente a la pantalla tratando de luchar contra mi nostalgia. (más…)


Herederas de Yui-senpai. Una nueva generación de heroínas de KyoAni

A finales de la década pasada, Kyoto Animation atravesó su época de máximo auge productivo enhebrando sucesivos éxitos comerciales que provocaron la admiración y beneplácito del público. Esta etapa alcanzó su ápice, su momento culminante, tras el estreno de K-ON! (2009), una serie bisagra que marcó un hito fundamental en la evolución del estudio y marcó un punto de quiebre al redefinir el significado del término moe. Un breve período de transición se extiende entre setiembre de 2010 (final de la segunda temporada) e inicios de 2012 (proyección de la película en cines). Desde entonces, inició otra fase caracterizada por tres tendencias: la adopción del estilo de Yoriko Horiguchi como patrón para el diseño de personajes; una búsqueda de autonomía respecto de sus fuentes (anime-only o novelas ganadoras del premio organizado por el estudio); y una progresiva ampliación de horizontes fuera del slice-of-life e incluso mirando hacia nuevos nichos de público. Sin embargo, además del sobresaliente nivel de calidad en animación, se mantienen algunos rasgos de composición en los personajes femeninos que emparentan a las protagonistas de series como Hyouka, Chuunibyou demo Koi ga Shitai!, Tamako Market o Kyoukai no Kanata con su predecesora, su simbólica hermana mayor: la guitarrista del Keionbu, Yui Hirasawa. Una línea de consanguineidad las vincula, convirtiéndolas en legítimas sucesoras del legado que sembró la dueña de Gitah, aunque, por ahora, valdría considerarlas solo meras aspirantes. Esta “herencia” se transmite mediante un proceso de reescritura o reelaboración del modelo. Toda creación estética se relaciona con otras formando secuencias genealógicas, integrándose en ramas de parentesco que, pese a marcar sus diferencias, pone de manifiesto la permanencia de un conjunto de similitudes. La heroína de KyoAni arquetípica posee un núcleo básico de características: ingenuidad, inexperiencia, torpeza para cuestiones prácticas, perseverancia, amabilidad, idealismo. Son figuras de comedia, optimistas y algo frágiles, pero no exentas de cierto trasfondo melodramático que fortalece su carácter. Además, derrochan una lindura conmovedora e irresistible, inspiran el deseo de protegerlas, son sinónimo de moe.

(más…)


Denpa Onna To Seishun Otoko 13 (OVA) – “Y El Señor dijo: ‘Cree y serás salvo'”

Capturas de pantalla11Denpa Onna To Seishun Otoko fue calificado como “el anime más precioso” de la temporada de primavera del 2011, tanto por la calidad en la animación como el exquisito diseño de personajes, los cuales emanaban un provocativo aura de feminidad que, hasta el presente, sigue siendo un referente en lo que respecta al moeness. La historia del muchacho saludable que se ve envuelto en una cotidiana sucesión de hechos extraños junto a su excéntrica prima hizo las delicias de la afición hasta su episodio final, que dejaba los acontecimientos a medio camino en espera del desenlace. Cuando este llegó, no resolvió todas las dudas sino que planteó otras más, de mayor peso; cuestiones que intentaremos explicar en esta tardía reseña casi año y medio después de su estreno. Vale la pena retomar el tema, porque, en principio, la serie se lo merece, la trama amerita explicaciones que intentaremos dar, y, sobre todo, la protagonista permanece en las preferencias del espectador latino (lo que está quedando demostrado por su performance en el Miss Anime Tournament). (más…)


Another 0: Una tragedia en yin-yang

Una atmósfera tenebrosa, saturada de presagios ambiguos, recubre Yomiyama. Los tímidos resplandores de primavera no derriten las nieves de invierno: se avecina el horrendo verano de muerte que enlutará al marchito pueblo provinciano perdido entre las montañas. Este episodio, a modo de precuela, nos invita a realizar un cambio de perspectiva narrativa y adoptar la mirada de Mei Misaki, comprender sus antecedentes y percibir el “fenómeno” que aflige al célebre salón 3-3 no solamente como evento terrorífico o secuencia de acontecimientos sangrientos, sino como recordatorio constante de frustraciones, de ilusiones quebrantadas, de sueños arruinados cuya pérdida es reiterada con inclemente insistencia, porque el dolor nunca se detiene. Los castigos continúan y acentúan la impotencia del sujeto. Para comprender ese correlato psicológico, necesitamos regresar al pasado inmediato, la época anterior al tiempo mítico, antes que iniciara la catástrofe, la edad del origen. Asumir otro punto de vista es significativo: la visualidad concentra un conjunto de conceptos (mirada, visión, ojos, espejos, duplicación) primordiales para interpretar Another. Se constata un conflicto entre apariencia (ilusión) y realidad. El anhelo de disfrutar la adolescencia con candidez y naturalidad es desbaratado porque se impone la presencia incontrovertible de la muerte. Los sueños son desmentidos, las ilusiones se abortan: la felicidad se revela falsa, una irrealidad, o peor: un engaño. La fatalidad nos atosiga recordándonos a diario la única verdad: somos seres frágiles, perecibles, insignificantes, nuestra vida es corta, en polvo nos convertiremos. (más…)


fate/kaleid liner Prism Illya 1-3: Cardcaptor von Einzbern

Este spin-off ha causado mediano revuelo en foros, blogs y redes sociales. Algunos espectadores han manifestado su desazón porque la franquicia fate, asociada a relatos oscuros, de tono elegíaco y trágico, se degradara y perdiera su solemnidad. Bajo estos comentarios, subyace una idea errónea pero ampliamente difundida: que existen estilos o géneros de ficción superiores, maduros y profundos, dignos de consumirse por gente adulta que aprecia el arte y refina su sensibilidad; por ejemplo, el drama, los thrillers, los space opera, las historias épicas, las tragedias. Del lado opuesto, se encuentra un grupo de géneros inferiores, superficiales y destinados al entretenimiento banal de una masa idiotizada de fanáticos que compran DVDs, figurines y dakimakura. Este conjunto abarca las comedias, los melodramas, las love comedy, los slice-of-life y también los mahou shoujo. En artículos anteriores, he intentado desmentir esta falsa concepción. Muchos aficionados prefieren quedarse con la imagen majestuosa que transmite Fate/Zero, pero olvidan o ignoran que fate/stay night apareció en formato de eroge o bishoujo game con escenas de sexo como bonus. La estructura narrativa gira alrededor de las heroínas que Shiro conquista mediante sus acciones heroicas. Hasta la fecha, Rin Tohsaka continúa considerándose un paradigma del tsunderismo. Además, las OVA de Carnival Phantasm pusieron de manifiesto el lado B, la faceta humorística de Type Moon, con parodias de sus exitosas visual novels, burlándose de la guerra del Santo Grial o presentando a Shiro y Shiki como ineptos seductores incapaces de decidirse entre las diversas chicas del elenco. fate/kaleid sigue esta línea e ingresa en territorios del moe-ness más cautivador gracias al encanto de Illyasviel von Einzbern, una estudiante de secundaria común y corriente, tan inocente, torpe y soñadora como cualquier chica de séptimo grado.

(más…)


Nekomonogatari [Kuro]. Una anomalía llamada “ética”

Nekomonogatari [Kuro] se estrenó en televisión en Noche Vieja de 2012 en formato de OVA larga, casi un largometraje. Este arco, a manera de precuela, relata los eventos ocurridos durante la infame Golden Week que antecede a Bakemonogatari (la temporada original). Siguiendo el modelo narrativo característico de la saga, esta historia o “monogatari” gira alrededor de un personaje femenino, Tsubasa Hanekawa, que cumple dos roles paralelos y equivalentes: víctima de anomalías y heroína por conquistar (o doblegar, según el caso, aunque estas circunstancias también resulten sinónimas). Esta dualidad manifiesta también el carácter ambivalente de toda la franquicia Monogatari, como serie de acción y comedia romántica, ambas en sentido irónico. La colección de novelas completa describe estos procesos simultáneos: mientras Araragi combate a las “extrañezas”, se constituye su harén que incluye un variopinto abanico de chicas lindas con manías, conductas extravagantes o perversiones ocultas. Típico producto de ficción posmoderna, no asume el heroísmo con solemnidad, sino con mucho sarcasmo, incluso en situaciones que exigen una cuota de dramatismo. No debería sorprendernos, por ejemplo, que Monogatari comience con alusiones metaficcionales (Tsukihi empleando métodos yandere para obtener un rasgo distintivo) y diálogos absurdos acerca del amor. Sin embargo, esa conversación, en apariencia trivial y típica de adolescentes sin experiencia, tiene consecuencias discursivas en escenas posteriores. Según su histérica imouto, Araragi no está enamorado de Hanekawa (o H-san, nombre también burlesco, para quienes sepan cómo se pronuncia “H” en japonés), solo intenta sublimar sus impulsos eróticos que, acumulados y reprimidos, le generan una terrible frustración sexual. La atracción que siente por Tsubasa es genital u hormonal, no espiritual o sentimental: su único propósito es acariciar sus tetas. La única solución consecuente es salir al kiosko, comprarse una revista porno y masturbarse. En síntesis, el héroe acepta su condición de onanista, una especie de fracasado o inadaptado incapaz -todavía- de conocer el amor, pues sus instintos animales lo dominan. Hanekawa, el objeto de deseo que estimula las pasiones de Koyomi, se encuentra en las antípodas: una muchacha recatada, discreta, obediente, que cumple las normas, obtiene buenas calificaciones y actúa como la perfecta delegada de clases. Una santa laica, tan perfecta, tan impecable, tan amable, que causa admiración y desagrado en idénticas proporciones, pues ante los ojos de observadores más astutos como Araragi o Meme, ese nivel de excelencia suena inhumano. Para colmo, Tsubasa es modesta o, mejor dicho, prefiere adoptar una actitud humilde, rechazando elogios o negando sus méritos. (más…)