Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Saimoe 2013. Octavos 8: Sinfonía patética

Staccato

Al ritmo de Sayaka, PMMM obtiene un cupo garantizado en semifinales: las mahou shoujo acaparan, además, cuatro de las ocho plazas en cuarto de final. Aunque no logrará igualar el récord de -Saki- en 2012 (con cuatro semifinalistas), el equipo de Kyuubei podría celebrar la conquista de su segundo reinado antes de disputar la Gran Final. Como ocurriera dos años atrás, las candidatas de Shaft participarán en todas las llaves, excepto una (a definirse entre Kyouko Toshinou y Watashi). Miki-san eliminó a la enternecedora Yoshino, cuyo gran mérito consistió en alcanzar esta fase y mantener con vida a Date a Live. Los últimos bastiones opositores son Yuru Yuri, Jinrui wa Suitai Shimashita, Henneko y Oreimo, representado por Kuroneko, otra veterana de 2011. Pese a considerársele la puella magi más débil y quizá la menos popular del quinteto, Sayaka ha ganado dos finales de grupo y siempre ha escalado hasta el top-8. Para mayor coincidencia, en aquella ocasión, fue eliminada por una compañera de elenco, su mejor amiga Madoka Kaname. Por tanto, podemos afirmar que, estadísticamente, Miki-san se encuentra invicta en duelos contra personajes de otras series. Mientras enfrentó a candidatas de facciones diferentes, la espadachina con corazón de caballero salió airosa e incluso la acompañó la suerte, pero su único antecedente de enfrentamientos con otra puella magi es desalentador. Para colmo, su próxima contrincante, Mami Tomoe, continúa invicta en el certamen japonés y amenaza con ceñirse la corona por segunda ocasión. Saimoe se transformó en Saimadoka por completo: a falta de Erica Hartmann, una última extranjera se colará entre las cuatro mejores para ofrecer una engañosa esperanza de diversidad. Kuroneko enfrentará a otra mahou shoujo, sus grandes némesis, pues cayó ante Kyouko Sakura, también cuartos de final, en 2011.

Las cifras no engañan a nadie: los fanáticos radicales del madokaísmo han tomado por asalto el thread de votaciones después de propagar el desaliento entre sus competidoras. Yoshino pertenece a un bando menor: merece un aplauso por consolidarse como la sorpresa del torneo. Tsukiko o Watashi le podrían arrebatar el título de novata del año, pero si midiéramos los logros a partir de las expectativas, la pequeña titiritera superó los pronósticos más pesimistas. Pese a generar asombro entre los aficionados al torneo, este miércoles los electores la abandonaron por considerarla, por anticipado, un caso perdido, una lucha inútil, gasto de energía, un desperdicio de votos, tiempo e ilusión. Sucedió igual ayer con Miporin y días atrás con Ayase y Sawa. La hegemonía de PMMM no propició que surgiera un antivoto consistente y militante que repeliera sus avances con asesinatos coordinados o alianzas estratégicas, como tampoco ocurrió con -Saki- en 2012. Sin embargo, al desánimo, se suma la indignación: el abandono de cientos de votantes que decidieron boicotear un torneo que sucumbe, como el Titanic, bajo las notas de una sinfonía patética.

Una respuesta

  1. El detalle mi querido amigo es que el concurso ha entrado en una fase de total decepción. Si vemos los resultados de los últimos duelos, nos regresan a los primeros años del Saimoe. Y temo que esta involución sea ya el final de un concurso que generó expectativas. No quiero sonar osado, pero ver una campeona coronarse con menos de 300 votos será casi un hecho…

    13 noviembre 2013 en 23:02

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s