Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Saimoe 2013. Octavos 3: Diosas y ángeles

Revenge of the fallen

Madoka le arrebata la posición a Ayase, se cobra la revancha contra el personaje que la eliminó en segunda ronda y proyecta su candidatura hacia la corona. El match se desarrolló sin altibajos: la diosa de cabellera rosada dominó desde el arranque. Necesitó que transcurrieran pocas horas para evidenciar su hegemonía sobre una yandere extraviada, carente de apoyo, que renunciaba a oponer resistencia y aguardaba el final del duelo para largarse, como ocurrió con otras contrincantes que enfrentan a las puella magi. Incluso la sumatoria de votos de esta llave de octavos de final resultó inferior al total de votos emitidos durante la jornada del jueves entre Tsukiko y Kobato (que, por motivos laborales, no logré reportar ni comentar a tiempo): 458 votos frente a 417 del viernes. Un combate de revancha entre dos personajes tan populares debía convocar a mayor cantidad de votantes, en particular si participa la favorita al trono ante una candidata con antecedentes victoriosos, campeona de grupo y ganadora de su bloque de eliminatorias. El pesimismo se apoderó de los partidarios de OreImo como ocurrió antes con Sawa Okita y sucederá con otras concursantes que enfrenten a las mahou shoujo en próximos duelos, no porque duden de sus méritos o cualidades, sino por desánimo, por apatía, porque oponerse es inútil, su derrota viene decretada desde hace varias semanas, cuando los administradores se inmiscuyeron alterando las reglas de depuración del antivoto y, al aplicar estas medidas, favorecieron a una facción en particular y ahuyentaron a un numeroso sector del electorado, que renunció a convalidar, con sus votos, un torneo desprestigiado que insiste en convertirse en un ghetto de forma grotesca y desastrosa. Además de la facción -Saki-, otro electores, independientes de cualquier bando, han desistido de colaborar con sus candidatas favoritas y otros se resignan a participar mientras haya esperanzas de ganar un duelo pero se rehúsan a intervenir cuando la rival pertenece al equipo de Kyuubei. Henneko y Haganai protagonizaron un match de lujo (aunque con cifras vergonzosas): habíamos olvidado esta clase de combates tan reñidos, que solían definirse durante el agónico rush final. Sin embargo, apenas una puella magi salta al escenario, la emoción, el entusiasmo, la alegría se esfuman y el desenlace se torna previsible. PMMM le robó a Saimoe su razón de existir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s