Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

fate/kaleid liner Prism Illya 1-3: Cardcaptor von Einzbern

Este spin-off ha causado mediano revuelo en foros, blogs y redes sociales. Algunos espectadores han manifestado su desazón porque la franquicia fate, asociada a relatos oscuros, de tono elegíaco y trágico, se degradara y perdiera su solemnidad. Bajo estos comentarios, subyace una idea errónea pero ampliamente difundida: que existen estilos o géneros de ficción superiores, maduros y profundos, dignos de consumirse por gente adulta que aprecia el arte y refina su sensibilidad; por ejemplo, el drama, los thrillers, los space opera, las historias épicas, las tragedias. Del lado opuesto, se encuentra un grupo de géneros inferiores, superficiales y destinados al entretenimiento banal de una masa idiotizada de fanáticos que compran DVDs, figurines y dakimakura. Este conjunto abarca las comedias, los melodramas, las love comedy, los slice-of-life y también los mahou shoujo. En artículos anteriores, he intentado desmentir esta falsa concepción. Muchos aficionados prefieren quedarse con la imagen majestuosa que transmite Fate/Zero, pero olvidan o ignoran que fate/stay night apareció en formato de eroge o bishoujo game con escenas de sexo como bonus. La estructura narrativa gira alrededor de las heroínas que Shiro conquista mediante sus acciones heroicas. Hasta la fecha, Rin Tohsaka continúa considerándose un paradigma del tsunderismo. Además, las OVA de Carnival Phantasm pusieron de manifiesto el lado B, la faceta humorística de Type Moon, con parodias de sus exitosas visual novels, burlándose de la guerra del Santo Grial o presentando a Shiro y Shiki como ineptos seductores incapaces de decidirse entre las diversas chicas del elenco. fate/kaleid sigue esta línea e ingresa en territorios del moe-ness más cautivador gracias al encanto de Illyasviel von Einzbern, una estudiante de secundaria común y corriente, tan inocente, torpe y soñadora como cualquier chica de séptimo grado.

Su premisa central es simple y remite al tópico de la queste o búsqueda de objetos legendarios, un modelo narrativo afín al género de chicas mágicas (el ejemplo más notable es Cardcaptor Sakura). Illya debe derrotar, sellar y recolectar las Class Cards, que contienen los espíritus heroicos de diversas figuras legendarias provenientes de diversos mitos, poseedores de armas o habilidades mágicas denominadas noble phantasms. La terminología de fate/stay night (vinculada a conceptos como fatalidad, muerte, gloria o sacrificio) es transplantada a un universo alternativo, donde operan coordenadas distintas. Illya, su onii-chan, sus compañeras de clase, habitan un mundo sencillo, pacífico, rodeados de gente bondadosa. Su vida cotidiana adquiere un tono festivo y cándido, que invita a ilusionarse, a enamorarse o soñar en convertirse en mahou shoujo como ocurre en la televisión. Las misiones de captura, los combates contra espíritus heroicos y la rivalidad con Miyu Edelfelt, una arisca y talentosa colega, constituyen el aspecto serio de la trama, aunque venga empaquetada en onda más optimista y esperanzadora. En Fate/Zero predominaba la desgracia, la imposibilidad de escapar al desolador destino, una sensación irrefrenable de angustia y abatimiento. En cambio, fate/kaleid, además del idealismo, la ingenuidad, el anhelo de alcanzar la felicidad mediante las cosas simples, recupera también lo lúdico, implícito en la idea de reunir tesoros. La guerra sangrienta que segó las vidas de incontables guerreros desde la antigüedad y obsesionó a hombres corruptos, sedientos de poder, se transforma en un juego de niñas con trajes de hada y bastones parlantes que se retuercen y traicionan a sus antiguas dueñas.

Opera un doble mecanismo de parodia. El primero, se dirige al “estilo” fate (y, en general, al nasuverso). Se manifiesta mediante dos fórmulas. En principio, la ridiculización del elenco habitual de personajes de la franquicia. Por ejemplo. Rin Tohsaka es retratada como una maga adolscente tan narcisista, histérica y estúpida como su rival Luvia, procedente de fate/hollow ataraxia. En realidad, incluso el Kaleidostick proviene de esta secuela de stay night. La tsundere de coletas es despreciada y electrocutada por el instrumento mágico que actúa con voluntad propia, harto de presenciar las peleas entre dos hechiceras ególatras. Una rutina de insultos, humor físico y rabietas destruyen la imagen de grandeza que pretende proyectar el personaje. Las estudiantes más sobresalientes de la Academia de magia de Londres y supuestas candidatas a ocupar un puesto en la Clock Tower se comportan como niñas engreídas, incapaces de trabajar en equipo, un tremendo desperdicio de talento. Ante tamaña demostración de incompetencia, las varas se rebelan y buscan otras masters con mejores aptitudes, aunque Kaleido emplee métodos poco honorables para convencer a Illya de aceptar esas responsabilidades. La persuade con engaños, su contrato es técnicamente espurio. Rin tampoco se preocupa demasiado por entrenar a su sucesora y, durante la batalla con Rider, se echa al costado. Luvia reclama los créditos del éxito de Miyu, su protegida. Taiga-sensei no tolera el exceso de habilidades de su nueva alumna (integrales para resolver un problema de geometría, cocina gourmet en la clase de economía familiar) y Shiro es apenas un normalfag sin otros objetivos que sobrevivir en un hogar plagado de féminas. Esta parodización se extiende incluso a la protagonista. Todos recordamos a Illya en fate/stay night, la master de Berserker, una mole bestial dominada por una pequeña niña alemana con escasos escrúpulos (aunque luego termina enredada en el harén de Shiro). En fate/kaleid, la hija de Irisviel no padece ninguna angustia ni manifiesta crueldad y tampoco es huérfana. Se comporta como cualquier hija de vecino, es dulce y kawaii al 200%, está secretamente enamorada de su onii-chan adoptivo, sus padres andan siempre de viaje al estilo Hirasawa y posee una sonrisa poderosa, la mejor arma de una chica mágica. Esta coquetería con otra fórmula de parodización: el heroísmo femenino. En anteriores artículos, he intentado trazar una descripción de esta fuerte tendencia del anime reciente: la introducción de las mujeres en terrenos heroicos antes exclusivos de los hombres. Las muchachas traen consigo una sensibilidad diferente, además de carisma y humor, pues algunos defectos, como la torpeza, la terquedad o el exceso de vergüenza se convierten en rasgos de lindura y humanidad. Estas pequeñas ridiculeces generan un vínculo entre personaje y consumidor: permite al espectador identificarse con una imagen tan idealizada como cercana. Los héroes clásicos son seres inalcanzacbles que encarnan valores y pertenecen a una especie de panteón mítico. Las heroínas femeninas de anime son chicas lindas que, cuando no combaten contra espíritus indómitos, asisten a clases, cumplen sus tareas, salen a pasear o dibujan retratos al estilo de Picasso. Esta feminización involucra otra clase de coordenadas estéticas: colores pastel, estrellas, burbujas destellantes, una imagen enternecedora, de preciosura y candidez. Cuando Illya multiplica sus balazos mágicos, pareciera que aludiese al unlimited blade works de Archer, pero con monigotes en forma de proyectiles tan letales como moe. Hasta el tercer episodio, este ambiente femenino lo abarca casi todo (excepto la presencia ocasional de Shiro): las heroínas, su entorno familiar y escolar, sus instructoras de magia, e incluso su primera contrincante mágica son mujeres. La rivalidad de Illya y Miyu está destinada a convertirse en una adorable amistad romántica.

El segundo mecanismo de parodia se dirige hacia el propio género mahou shoujo. Incluso se parte de una circunstancia metaficcional: Illya conoce los shows de chicas mágicas que propala la televisión. En otras palabras, es consciente del estereotipo, de cómo una chica mágica debería ser y actuar, siguiendo el patrón de Sailor Moon, Sakura o Pretty Cure. Sin embargo, pronto descubre los bemoles del oficio. Ni Kaleid ni Rin Tohsaka se comportan como heroinas adultas que salvarán el mundo. Además, aunque la mayoría de magical girls usan trajes más extravagantes y cursis que Illya, la pequeña siente vergüenza de enfundarse un vestuario tan estrambótico que ni siquiera su supervisora se atrevería a vestir. Otra característica típica de las series de anime o manga sometidas a parodia es el clásico báculo, que proviene también de otro tópico anterior a la televisión, pero presente en los cuentos de hadas: las varas que emplean las hadas, el cayado de los druidas o brujos. Sin embargo, este objeto suele ser inanimado, una mera herramienta, una especie de conductor que trasladaba el poder espiritual de los usuarios para materializarlo en la realidad. En fate/kaleid, el stick posee voluntad propia, es sarcástico y jodón, le falta el respeto a su antigua dueña, se retuerce, tiene virtudes y defectos como cualquier humano. Cumple (o diríamos, usurpa) las funciones de la mascota mágica, una labor algo degradada después de Puella Magi Madoka Magica: el encargado de guiar a la aprendiz de maga e instruirla acerca de sus contrincantes, además de encomendarle la misión. Esta absoluta falta de seriedad provoca que Illya tampoco parezca demasiado comprometida con semejante tarea que, además de agobiante y quizá peligrosa (¿quién se atrevería pelear contra Saber?), la somete a situaciones vergonzosas. Para colmo, en lugar de entrañar algún beneficio, solo consigue ganarse la ojeriza de Miyu, quien asume su trabajo con genuina convicción y, pese al escaso interés de Illya por incubar una rivalidad entre chicas mágicas, se percibe una sensación de beligerancia, aunque con tintes de humor. Abundan las muecas alambicadas, ningún personaje está libre de exacerbar su gestualidad, un atributo del moe. Este lado slice-of-life contrasta con las escenas nocturnas de combate, cuando se cambia el switch para las secuencias de acción, pero nunca se pierde el guiño de comedia, indispensable para darle el toque girly. Además, el desafío de capturar las cartas (una referencia burlesca a Cardcaptor Sakura) ayuda a crear expectativa y abre la posibilidad de reencontrarnos con los personajes de fate/stay night o Fate/Zero en otra faceta. Por ejemplo, las chicas mágicas tradicionales solían enamorarse de muchachos mayores, que ocupan el rol de hermano mayor porque, además de galantes, eran maduros e inteligentes. No ocurre con Shiro, que perdió todas sus aptitudes heroicas para cederle los reflectores a su imouto, quien, a falta de Berserker tiene al lado una tsundere en estado de efervescencia.

Por desgracia, no pretendo cubrir fate/kaleid esta temporada. Las reseñas de series de estreno se encuentran suspendidas durante el período de torneos moe (Miss Anime y Saimoe). Sin embargo, durante estos meses publicaremos artículos relacionados a los personajes que participan en el certamen. Este texto sirve para despedir a Illya tras su derrota contra Senjougahara. Ojalá su protagonismo en esta nueva entrega de la franquicia le otorgue más chances para brillar en los próximos certámenes.

3 comentarios

  1. “Hasta la fecha, Rin Tohsaka continúa considerándose un paradigma del tsunderismo.” y sin embargo, los fans más acérrimos de la saga Fate y del personaje de Rin, la defienden a capa y espada declarando que ella no es Tsundere. No quieren que pongan a su personaje en un estereotipo tan explotado como las tsunderes y declaran que ella tiene una personalidad original y única.

    29 julio 2013 en 07:54

  2. En efecto Rin tiene una personalidad original y única, todo nació con algún malentendido de unos cuantos (o varios xD) queriendo meterla a la fuerza a ese saco. Analiza la personalidad de Rin a fondo y verás que no entra del todo en esa categoría.

    3 agosto 2013 en 16:05

  3. jounen

    -(aunque luego termina enredada en el harén de Shiro)-
    que haren?

    20 agosto 2014 en 08:00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s