Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Yahari Ore No Seishun Love Comedy Wa Machigatteiru 9-10: Enamórate de mí

Los fans ya estábamos sobre aviso del interés romántico de Yui Yuigahama hacia Hikki desde hace varios episodios, y bien sabíamos que nuestro misántropo héroe no correspondería a sus sentimientos. Las esperanzas de un Hikki x Yui eran remotas, pero algunos todavía queríamos mantenerlas. Oregairu no es la primera serie en incluir triángulos amorosos, ni la más original al enredar a los integrantes en el laberinto emocional; sin embargo, logra introducir la cantidad necesaria de ingredientes para mantener en expectativa al aficionado sobre qué será lo siguiente que ocurrirá entre ellos. Iniciar una relación romántica es de por sí complicado, pero cuando intervienen otras personas, se pierde el encanto del descubrimiento y la naturalidad, de manera que termina convirtiéndose en un producto y hasta una obligación. Estas dos semanas hemos sido testigos de los infructuosos esfuerzos de una mujer enamorada, la mezquina e incomprensible intervención de una hermana repulsiva y las silenciosas reflexiones de un ermitaño muchacho que sigue siendo humano aunque le pese.

Capturas de pantalla12En una ocasión, leí que el amor es como el chocolate fino, tiene tanto de dulce como de amargo, pero igual se disfruta. La realidad sobre cómo surge el amor o de quien te terminas enamorando es tan impredecible, que el dicho “el amor es ciego” queda corto al intentar explicar este milagro. Ciertamente es un milagro, al llevarnos hasta el cielo o infierno, tener la capacidad de elevarnos muy alto en nuestros sueños y expectativas o complicarnos la vida y acabar con nuestras ilusiones y esperanzas de forma definitiva. El que diga que nunca se ha enamorado o nunca lo hará está mintiendo. Nadie puede escapar de los embrujos del romance y la pasión. Yui Yuigahama está enamorada como cualquier quinceañera, y resulta delicioso contemplarla en sus dilemas para captar la atención de su galán. Sea que lo hayamos vivido en carne propia o lo hayamos anhelado toda la vida, verla sufrir, emocionarse y esforzarse por ser naturalmente atractiva hacia Hikigaya es conmovedor. Esos pequeños detalles que brinda la serie – el nerviosismo al invitar a los hermanos, la toma de aliento para darse valor – ayudan a meterse en la piel de Yui y casi alentarla desde nuestros asientos a continuar, a persistir en su lucha. Lo que menos importa es qué diablos le ha visto al dichoso antisocial. Quién sabe qué es exactamente lo que le atrae de él, pero definitivamente para ella es muy valioso. Pueda que, en su naturaleza de airhead, haya podido ver más allá de la pantalla que el mismo Hikki se ha creado para huir de la realidad, y haya encontrado las buenas cualidades que se han labrado en él gracias al padecimiento. Ella sabe que lo suyo es serio y vale la pena, aún si es mucha pena.

Capturas de pantalla13Por su lado, Hachiman no es de piedra y, pese a su falta de experiencia en el campo del amor, conoce bien todos los trucos y vueltas de las relaciones entre hombre y mujer. Pareciera que se ha dado el tiempo de estudiar cada movimiento, cada reacción y su consecuencia, para mantenerse alerta ante la posibilidad de caer en las redes del corazón y una vez más, sufrir. Probablemente su orgullosa manifestación de conocimiento con la que podría escribir una Hikipedia no esté muy lejos de la realidad, ya que se las sabe todas como si se tratara de cálculos matemáticos infalibles. Hikki reconoce que se siente atraído por ella, o en todo caso su cuerpo se siente atraído. No es el caso de estar enamorado, pero estar cerca de Yuigahama logra sacarle un sonrojo. No se nota que fuera así con cualquier mujer, sino que, como mencionamos en la reseña anterior, tiene buen gusto hacia el sexo opuesto; y cabe la posibilidad que la combinación entre apariencia y personalidad de Yui jueguen un papel importante en la inconsciente atracción que siente. A estas alturas, Yuigahama ha logrado ganarse un espacio en el círculo cercano de Hikigaya, sin que él se dé cuenta de ello; pero, como el chico es calculador, teoriza cada situación para evitar caer en las típicas rutinas del adolescente que se excita por el roce, la casualidad y el “suceso imprevisto”. Esa fijación al rechazo en el campo amatorio es de todas formas frustrante. El tipo se da cuenta de que es muy probable que ella esté interesada en él, pero se niega a ceder al terrenal impulso de creerse lo suficientemente afortunado. Otros, en su lugar, ya habríamos caído presas de la emoción. En estos casos el maestro tiene razón: es mejor ser negativo y no esperar nada, que recibir una vez más el doloroso desengaño. Pero, ¿cuál es el límite entre realismo y negativismo? Vale la pena ser realista si con eso se puede evitar quedar como un idiota, pero el negativismo solo ciega a la oportunidad de hallar alguien importante, quizás la persona más importante de su vida. Sea como fuere, Hikki tiene razón para actuar así, pero, una vez más, pareciera que está yéndose al extremo.

Capturas de pantalla14Lo que prueba que Hachiman no ha sido deshumanizado por completo es su comportamiento a lo largo de toda la cita con Yui. Muy a su estilo, Hikki demuestra su “caballerosidad” en varios aspectos y, felizmente, estas muestras no pasan desapercibidas para Yuigahama. Cuando ocurre el encuentro con Sagamin y compañía, Hikigaya detecta el momento preciso para hacerse humo con una excusa barata y así ahorrarle más explicaciones a su consorte por una noche. Luego, se ofrece a acompañarla a su casa, sabiendo bien lo que puede ocurrir. Es curioso: lo sabes, lo sientes, se hace obvia la dirección que están tomando las cosas, pero no haces nada por detenerlo. Sabes lo que va a decir, sabes qué es lo que quiere, sabes cuál es su objetivo, y solo dejas que ocurra, solo esperas que llegue ese momento para hallar la forma de escaparte de la situación. Sin embargo, es diferente en el caso de Yukino. La reflexión final de Hikki le da la última estocada a las esperanzas del espectador fan de Yui, quedando claro que si Hachiman no ha mostrado mayor interés en Yuigahama es porque se siente más atraído por Yukinoshita. Sin quererlo, el aburrido y orgulloso solitario se ilusionó. He buscado otra palabra para describir esta situación, pero por ahora no encuentro una que encaje con el concepto. Ilusionarse sería abrigar esperanzas (románticas, obviamente) hacia una persona debido a las posibles pistas que indiquen correspondencia. Yukinoshita tiene mucho en común con Hikigaya y era de esperarse que tarde o temprano ambos llegaran a juntarse más estrechamente; pero mientras la fría Yukinon* expresa filiación mas no atracción por Hachiman –aun-, el joven sí bajó la guardia y se dejó impresionar por su presencia. A sus ojos, la joven es perfecta en todo sentido. Tiene los ideales que él defiende, no necesita de nadie al igual que él, y es totalmente independiente, ajena al mundo, viviendo a su propio ritmo. Se dejó llevar, y eso le molesta.

Capturas de pantalla15En medio de este “bizarro triángulo de amor”, la intromisión de Haruno Yukinoshita no deja de ser desconcertante y extraña en grado extremo. Mientras no se suelten mayores datos, Haru se presenta ante nosotros como una detestable hipócrita con nada mejor que hacer que fisgonear en la vida de su hermana menor con el supuesto interés de protegerla o apoyarla haciéndola quedar mal en el proceso. La mayor de las Yukinoshita pareciera llevar una guerra silenciosa (¿“guerra fría”?) con su hermana, como si se tratara de envidia u repulsión enmascarada de compasión. Es simplemente detestable, una máscara que no logra encubrirla en lo más mínimo. Para el aficionado, la fingida Onee-san logra ganarse el repudio total al menospreciar a su linda hermanita. Como un ataque de bipolaridad, un instante puede estar melosamente alabando a Yukino, e inmediatamente tirar todo al suelo criticándola e insinuando oscuras intenciones de parte de ella. El esfuerzo, o diríamos disfuerzo, de Haruno por emparejar a Hikigaya con Yukinon pasa de noble a nefasto en segundos, y viceversa. Hasta Yuigahama percibe ese doble juego y sin mucho éxito inquiere por el odio entre hermanas, para terminar siendo ninguneada por la sister. Esta rivalidad entre hermanas parece datar de antaño, y en afán especulador, pareciera estar relacionado con la posición familiar y quizás algún anterior pretendiente de Yukino arrebatado por Haru. Para colmo de males, la inclusión de Sagami Minami en escena añade más misterio a la trama, ya que ella y Haruno son el nexo entre los episodios 9 y 10. Si la pelirroja fuera otro personaje más de tercer orden, su aparición no habría pasado de un capítulo, como el gordito chuunibyou del que no recuerdo su nombre (qué prescindible); pero su interrelación con los personajes principales adquiere matices relevantes, al grado de tener diálogo con la mayoría de los miembros de esta serie de forma importante, ya sea como aliada o rival encubierta. En su primera aparición, busca aparecer como la amiga buena, pero sus intenciones se hacen evidentes al deplorar de inmediato a Hikki como cortejo de Yui. Su mirada revela otras intenciones, un doble sentido malicioso. Esta malicia se incrementa con cada episodio, al mostrar una fachada tan bien fabricada que hasta miedo da. Sagamin posee un discurso que engaña formidablemente a todos los que la rodean (menos a los perspicaces, lógicamente), aparentando ser la niña buena, coquetona y delicada. Su falsa imagen se pone al descubierto en sus gestos, que no ocultan el aire de superioridad que tiene; y su compañía, que cual cuadrilla de lamebotas la siguen, aconsejan y comparten la taimada sonrisa de su lideresa. Su tendencia manipuladora la lleva a chocar con la sistemática Yukino, que incomprensiblemente acepta colaborar con ella, para luego tener enfrente el combo más amenazador de la serie. La combinación de Minami con Haruno probará, en lo siguiente, ser letal para los protagonistas, o quizás lo contrario.

Capturas de pantalla16Pese a los revelados sentimientos de nuestro protagonista, Hachiman se mantiene inmutable en su trato hacia Yukino, pero no por eso indiferente. La intervención que hace a favor de ella en la sesión del consejo estudiantil pone en evidencia su interés camuflado de empatía. Nadie mejor que él para entender el valor del orgullo propio. Hikki comprende los sentimientos de Yukino hacia su trabajo, queriendo sentirse orgullosa -internamente- de hacer bien todas las cosas por su propia cuenta, sin requerir de la ayuda de nadie; y, al delegar, se quedaría carente de reconocimiento, sin la sensación de ser interdependiente. Siendo Hikki quien es, está dispuesto a cargar con el peso de la vergüenza para salvar a su amiga. Así ellos lo nieguen, a estas alturas ambos comparten un tipo de amistad muy especial. Un amigo es aquel con quien tienes mucho en común, que sientes que puede entenderte y por quien te preocupas y acudes en auxilio en la adversidad. Teniendo tantas cosas en común, ambos jóvenes conforman una pareja única, posiblemente la más extraña de esta temporada, y de la que esperamos más en lo subsiguiente.

————

*Haciendo una breve acotación, probablemente el nombre aluda a su personalidad. Dado que yuki es “nieve”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s