Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Yahari Ore No Seishun Love Comedy Wa Machigatteiru 6: RESET + START

Después de haber dejado fluir toda la frustración y resentimiento contra el mundo en una reseña catártica, es apropiado retomar un poco de la objetividad y moderación para abordar temas menos escabrosos en Oregairu, solo si el maestro lo permite, claro está. Al tratarse de capítulos autoconclusivos, la trama puede virar hacia otro lado rápidamente: los temas que nos ocuparon en anteriores ocasiones pueden pasar a segundo plano en los siguientes capítulos. Ahora que ya fueron estrenados los episodios 7 y 8, es difícil combinar el asunto de la relación entre Yuigahama y Hikki con las cuestiones referidas al campamento de verano; así que, para no perder continuidad, y siendo este un tema interesante, al inicio, trataremos brevemente sobre la teoría que defiende Hikigaya acerca de las relaciones humanas y su duración, para volver, más adelante, a discutir el problema de la soledad y el orgullo en una reseña doble que aborde lasincidencias de la excursión del Club de Voluntarios y artistas invitados.

Hachiman Hikigaya es un ser excepcional, lo sabemos. Para no caer en sosos elogios repetitivos, esta vez aclararemos que, si bien muchas de sus rasgos son destacables, también posee cualidades desconcertantes. Conocidas son su mordacidad y frialdad hacia la gente que deplora, pero ese desafecto va llegando a un punto extremo, al grado de causar perplejidad. Entendemos su filosofía, es más, la apoyamos; pero prestando un poco más de atención a su conducta, ciertamente es frustrante verlo regocijándose en su crueldad hacia Yui, sin sentir la más mínima compasión hacia la persona que lo ama (implícito para el espectador), o siendo incapaz de entender la sinceridad de la muchacha en su interés hacia él. ¿Qué puede llevar a un muchacho común a deshumanizarse de esa manera?

6-1

Dehumanizer

Suele usarse el término “deshumanizar” con relación al acto de eliminar las cualidades típicas del ser humano, las que lo diferencian de los animales, primitivos e instintivos; por lo general aplicándolo a delincuentes y psicópatas sin una pizca de aquello que se denomina “humanidad”. En esta ocasión usaremos esta palabra para describir, en Hikigaya, el proceso de pérdida de emociones básicas en todo adolescente normal, sobre todo en las relaciones afectivas. Al ser una persona “desventajada” estética y carismáticamente, Hikki estuvo “condenado”, desde niño, a sufrir el rechazo de los demás. Ponemos “desventajado” y “condenado” entre comillas porque no se trata de una minusvalía real, sino virtual; dado que el poco atractivo físico o una personalidad retraída no son necesariamente causas del hundimiento social o la baja autoestima. Estas circunstancias pueden revertirse o usarse como recursos a favor con un poco de destreza y buen humor; sin embargo, en Hachiman, se conflagraron además la crueldad y la discriminación por parte de la gente a su alrededor. Expuestos de forma cómica, estas experiencias de mocedad causan gracia y ayudan al espectador a reírse con las desventuras del joven con “ojos de pez muerto”. Las cosas cambian cuando se mira a través de la broma y se observa una discriminación constante, una burla diaria, una vejación eterna. Hikigaya fue objeto de una malévola sucesión de maltratos a una edad en la que todo debería ser juegos y amistad, por parte de personas que debieron darle la mano y acompañarlo en el inolvidable viaje de la infancia y pubertad. Quien haya sido el blanco de las bromas pesadas en su niñez puede contar cuánto duele ser humillado y cuánto tardan en sanar las heridas. La serie nos pinta con los flashbacks y los comentarios del Hikki una historia diferente a la actual, en la que el protagonista ya tiene el control. Esta es una historia paralela sobre un niño despreciado, discriminado por el simple hecho de ser él mismo, sin tener la culpa de ser poco atractivo o tímido por naturaleza. Captado este punto, es más sencillo comprender que la actitud de Hachiman hacia el mundo, en general, es más que solo resentimiento, se trata de una total desilusión.

61

Habiendo dado por hecho que así funcionan en realidad las cosas, Hikigaya se convence de la futilidad de las relaciones sociales y, por ello, no debería sorprender su frialdad hacia Yuigahama. Haciendo gala una vez más de su aguda perspicacia, utiliza una metáfora para explicar el motivo de su reacción: ser duro con la persona que siente compasión contigo actúa como un reset al eliminar todo avance emocional entre los implicados y devolverlos al estado original, sin sentimientos de por medio. Simple, rápido e inocuo. Casi todos los aficionados al anime entendemos esta analogía tecnológica. En un videojuego, el reset borra todo progreso que no haya sido salvado y devuelve al jugador al principio, sea frustradamente voluntario o infelizmente involuntario. En computación, el reset es el recurso que reinicia voluntariamente la máquina devolviéndola al proceso de arranque inicial, lo que se puede derivar en muchas circunstancias. Si una computadora se “cuelga” y no responde, el dichoso botón nos ahorrará la molesta espera y reiniciará la máquina restaurando su normal funcionamiento. Si un aparato como un teléfono móvil, una tablet, una interfaz de red, etc., experimenta un mal desempeño, simplemente activando la opción de reseteo se le regresa a la configuración de fábrica y se corrige todo error presentado. Si una relación se está volviendo tormentosa, es mejor cortar sin compasión ni amabilidad, para evitar incomodidades y malentendidos; de esta manera, las heridas tardarán menos en sanar. Siendo así las cosas, el reset de Hikki más parecería estar relacionado con la versión informática, al ser únicamente voluntario y correctivo; pero, como veremos, hay otras variables que deben ser consideradas.

62

Un aspecto que Hikigaya no tomó en cuenta en su metáfora es qué ocurre después de un reset tecnológico. Obviamente apretar el botón no hace más que re-iniciar la máquina, permitir un nuevo arranque. Desde cero, claro, pero con conocimiento de lo sucedido que permita evitar cometer los errores de antes. En los videojuegos, al sufrir un reset involuntario, solo quedan dos opciones: abandonar el juego indignados o volver a empezarlo, sabiendo de antemano por dónde llegar más rápido hacia la meta. En cómputo, el aparato iniciará automáticamente el proceso de arranque para reanudar la operación normal. En relaciones humanas, siempre habrá opción para volver a reanudar una amistad sin importar qué factores los hayan separado. Yukinoshita ejerce mayor perspicacia que los otros dos miembros del club de Voluntarios y logra captar el motivo detrás de la indiferencia de Hikki y la persistencia de Yui, explicándole a la última que siempre se puede volver a empezar, sabiendo cómo ganarse el aprecio de la otra persona. Pueda que inconscientemente Hachiman se haya dado cuenta de esto y, por eso, prefiere calificar su actitud de reset y no de delete, lo que es mucho más extremo como él mismo razonó, y dejaría sin posibilidad de reconciliación a ambas partes. Es evidente que, pese a su terquedad y mezquindad, Hikigaya no deja de ser un muchacho con emociones, con la capacidad de sentir compasión, bondad y gentileza. Todavía su propio código moral le impide deshumanizarse por completo, como evidencia su natural reacción ante Haruno Yukinoshita o su bizarro sonrojo cuando aparece Totsuka.

63

Aunque hubiera sido agradable que la trama continúe abordando el tema de Yui x Hikki, al parecer, las cosas no prosperarán entre ambos, ya que el chico es selectivo en su elección de intereses, y las féminas de su club no logran conmocionarlo en lo más mínimo. Ni las lágrimas de Yuigahama ni la “proposición indecente” de cortejo por un día de Yukinon lograron moverle ni un pelo, dando a entender que las apuntó en su lista negra (incluimos a Komachi también, que no despierta en el fulano el más mínimo asomo del complejo de imouto). Aunque el dolor experimentado le ha hecho ver más allá de la “gruesa fachada externa” de la gente, aun es presa de su propia humanidad. Esta propensión lo está llevando indefectiblemente a acercarse hacia aquellos a quienes deplora. Lamentablemente, para los que somos fans de Yui, en lugar de atraerla hacia la atractiva dojikko, esos sentimientos lo relacionan cada vez más y más con su enemiga número uno, la déspota Yukino Yukinoshita.

_____________

Captura de pantalla completa 10052013 104250 p.m.

PD.- Esta serie grita OreImo por todos lados….

3 comentarios

  1. me gusto mas la reseña pasa pero esta sigue siendo muy buena,no se por que la gente se fija tanto en “shingeki no kyojin” y no se fijan en este PEDAZO de serie !!! y algo que le dio muuuchos puntos con Yukino Yukinoshita fue descubrir la fachada de su hermana!!!

    28 mayo 2013 en 15:15

    • Bueno, los gustos varían. A mí me jalan más las series vivenciales como ésta; y a mi parecer el público al que esta directamente dirigido el anime es reducido.
      No pude encontrar un hueco donde meter el asunto de Haruno en la reseña; pero también me llamó mucho la atención la agudeza de Hikki para, mismo Leon-o, “ver más allá de lo evidente” y decir la frase de la semana: “El ideal es sólo el ideal, no la realidad”. MAESTRO!
      Otra curiosidad fue el cómo, si Yukinon admite que no tiene los mismos gustos de las chicas de su edad, puede vestirse tan oshare (hasta con COLETAS!). Paar favaar, ese look requiere técnica!

      29 mayo 2013 en 21:46

  2. Esta serie es muy buena, he sentido una gran aprecio a los personajes por sus cualidades y defectos. Es verdad que es una serie que ha pocas personas les interesa al no ser tan comercial como shingeki no kyojin pero no le quita su valor.

    1 junio 2013 en 21:23

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s