Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Hentai Ouji to Warawanai Neko. 4: Eres algo más que una hermana

Un caprichoso gato de piedra que se erige en lo alto de una colina ha cambiado la vida de innumerables jóvenes que han decidido confiar en sus milagros. El gato parece divertirse con los efectos que genera su magia: por eso, concede ciertos deseos y se niega a otorgar otros. Por esta razón, las peticiones siempre terminan de manera desventurada para quienes se animan a confiar en este minino. Además, el dios toma alguna característica del individuo cuando le concede el deseo. Después del arco de Azuki Azusa, Yokodera había recuperado su talento perdido, de manera que deberá ayudar a su kouhai a recuperar sus sentimientos. Sin embargo, aún quedan ciertas dudas por resolver entre ambos, debido a los encuentros que tuvieron en el pasado y los celos que siente Tsukiko contra Azusa.

Los poderes del gato de piedra pueden ser explicados desde el sintoísmo. Aunque el proceso que sigue cierto objeto para tener una existencia mágica forma parte de esta religión desde hace siglos, la estatua se demoró menos tiempo en alcanzar esa condición. Este fenómeno puede deberse a varias razones. Primeramente, el lugar donde está situado podría ser un espacio sagrado, ya que los dioses del sintoísmo pueden estar emplazados en un lugar físico. En este caso, sería la colina. En consecuencia, el gato sería capaz de proyectar ese poder en una figura y, mediante esa habilidad, puede afectar al mundo. También podría tratarse del árbol que está cerca de la estatua: la planta podría contener a dicho espíritu. De cualquier forma, la función del gato de piedra sería servir como intermediario. También puede darse el caso de que esta figura se considere sagrada: las estatuas siempre se han relacionado con espacios religiosos, como templos o cementerios. Por eso, es más fácil hallar una estatua sagrada que un árbol sagrado. Además podría tratarse de algún espíritu gato que haya encontrado un contenedor. Los felinos son conocidos por su carácter juguetón, de modo que no sería difícil asumir que un espíritu viva dentro de la estatua. Finalmente, queda la posibilidad de la adoración: el gato de piedra fue ganando popularidad, lo que indujo a muchas personas a creer en su poder. Si ya existía un espíritu dentro del gato, los nuevos seguidores podrían haberle entregado más poder, transformándolo en un catalizador de los deseos humanos. También podríamos asumir la teoría de la creación del espíritu: el deseo humano le pudo entregar una nueva vida a esta estatua, juntar tantos deseos en un solo lugar tendría como consecuencia la creación de una deidad local, acelerando el proceso natural que atraviesa un objeto para adquirir la particularidad de desarrollar su propio espíritu y tornarse sagrado. Aunque esta evolución demora muchos años en concretarse, el gato creado por Tsukushi se ha transformado en una deidad local.

Hentai ouji es el apodo que se ha ganado el protagonista Yokodera, ya que, por culpa del gato de piedra, el muchacho perdió su fachada con la cual escondía sus verdaderas intenciones. Es un pervertido, aunque, si lo definimos mejor, se trataría de un idealista: fantasea con las chicas de forma idílica, se imagina miles de situaciones, tiene muchos fetiches, pero nunca ha puesto nada en práctica. Ha mantenido la distancia de su objeto de deseo, aunque esa represión se debe más a sí mismo. Que todos se enteraran de esta verdad, no disminuyó su energía: Yokodera continua imaginando a las chicas de forma idealizada, aunque, luego de convencer a Azuki, logra recuperar lo que había perdido, de manera que puede volver a su antiguo “yo” que no perdía la cabeza ante la mínima situación que se presentara. Sin embargo, hasta ahora, no percibimos nada raro en Yokodera: al contrario, es normal interesarse en las chicas cuando un muchacho llega a la adolescencia y también es natural pensar en todas las posibilidades que este contacto pueda implicar. No creo que Yokodera sea el chico más pervertido, pero sí resulta fácil de relacionar con esa palabra. Pese a ello, esa perversión no sería, de por sí, nada malo: las aficiones sexuales implican un grado de intimidad y no afecta a otras personas aparte de los involucrados. Sería pernicioso si esa perversión dañara a terceros de manera claramente explicita, pero Yokodera manifiesta un nivel de desenfreno más o menos “sano”; además, ha demostrado ser un correcto protagonista: maneja de buena manera las situaciones cómicas y tampoco se inhibe en momentos importantes, aunque esto último se relaciona con el gato de piedra. Después de recuperar su fachada, aprendió a no depender tanto de ella y actuar acorde con sus emociones. Esto también es motivado porque ya no tiene nada que perder, carece de una reputación que cuidar y puede vivir más abiertamente su perversión.

Tsukushi se había vuelto lejana para su hermana menor. Tsukiko estaba preocupada por este alejamiento y, por esta razón, decide pedirle ayuda al gato de piedra. Sin embargo, estas suposiciones no reflejaban la realidad, ya que Tsukushi es una siscon en toda regla. Hay varias siscon de closet: por ejemplo,  Akaza Akane amaba a su imouto pero tenía todo su merchandise guardado y se aseguraba de que Akari nunca se enterara. Aunque Tsukushi intentó mantener la boca cerrada, no pudo esconder el secreto por mucho tiempo: amaba a Tsukiko como algo más que su hermana, quería deshacer la relación de sangre que tenían para comprometerse en una boda. Lo tenía todo planeado de manera impresionante: se irían a vivir a Estados Unidos, se casarían gracias a las nuevas legislaciones que están apareciendo y permiten los matrimonios de personas del mismo sexo. No obstante, había un aspecto en contra: ambas son familia. Si la homosexualidad en sí misma no es considerada algo extraño -y, por eso, cada año, cada vez más estados están permitiendo su unión civil-, el incesto continúa siendo un tabú. También involucra las relaciones sexuales y las muestras de afecto, aunque estos delirios estaban únicamente en la cabeza de Tsukushi, pues Tsukiko no tenía la mínima idea ni estaba de acuerdo con ellos. La protagonista estima mucho a su hermana porque es la única familia que posee luego de que murieran sus padres. No llegaría al extremo de querer casarse con ellos, pero, al final, decide hacer un sacrificio: encerrar sus emociones en un pan de carne y entregárselo a su hermana para que no volviera a esconder sus sentimientos. Que Tsukiko haya renunciado a ellos puede explicarse por dos razones. La primera: que haya pensado en su hermana y no deseara perderla. La otra es Yokodera: su actual relación está basada en la maldición del gato de piedra. Si recuperaba sus emociones, no existirían razones válidas para seguir frecuentándose. Además, el Hentai Ouji todavía no recuerda su encuentro del pasado. Por estas razones, Tsukiko emprenderá una batalla para que el olvidadizo senpai se acuerde de aquellos tiempos cuando conversaban juntos en el parque.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s