Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Ore no Kanojo to Osananajimi ga Shuraba Sugiru 7-8: Osananajimi vs. Osananajimi

El último componente del harén de Eita ha entrado en escena y ha sorprendido desde un inicio, porque, de lejos, con las pocas imágenes que habían mostrado de Ai Fuyuumi, lucía como un hueso duro de roer y que tomaría bastante tiempo antes de enamorarla. Sin embargo, ocurre lo contrario: la miembro del comité de disciplina estaba totalmente ganada de antemano y, aunque todavía no queda resuelto el tema de cómo se conocieron, al menos, se deduce que habría sido amiga del protagonista durante la infancia. Debido a estas circunstancias, la nueva integrante del grupo entraría en conflicto con Chiwa, la eterna osananajimi de Eita. Ambas se enfrentan incluso a través de los personajes de una película. No obstante, Fuyuumi ha tenido mala suerte, pues su coraza de mentiras es débil y apenas le sirve para sumergirla más y más en engaños. Por tanto, no espera otra solución, salvo que Eita la recuerde, gracias a ciertos pequeños flashbacks, donde podría reencontrarse con esas memorias perdidas.

En reseñas anteriores, enumeré las características de una osananajimi, pero también mencioné que no todos los personajes que cumplen esta función siguen el mismo patrón. Me refería, en particular, al caso de Chiwa, a quien podríamos clasificar como la amiga de infancia que continúa siéndolo en la adolescencia, arrastrando su amistad desde tiempos inmemoriales y, debido a ello, comparte con el protagonista ciertas costumbres y prácticas cotidianas. Esta ocasión, profundizaré en otro tipo de osananajimi, representado por Fuyuumi. Los datos aportados por estos capítulos me permiten concluir que esta etiqueta le corresponde a la pelirroja. Como toda amiga de infancia se caracteriza porque, durante su niñez, vivió una importante amistad con el chico. Cabe resaltar, además, los hechos que envuelven a esta relación, pues son trascendentales para que la amistad deje huella y pueda ser recordada. Luego de haberse conocido, por algún motivo de fuerza mayor, los amigos son separados, una situación nada sorprendente, ya que los niños no tienen control sobre su destino. Todos estos acontecimientos desembocan en el reencuentro (evento que justifica la aparición de este tipo de amiga de infancia): este hecho suele ocurrir muchos años después de la separación: el paso del tiempo provoca que alguna de las partes olvide su pasado con facilidad. Incluso, en algunos casos, ninguno de los involucrados se acuerda de lo sucedido. Sin embargo, por convención, al menos uno de ellos añora los viejos tiempos, aunque es incapaz de confrontar a la otra persona en sus actuales condiciones. Esta amiga disfruta de una clara ventaja sobre la otra osananajimi, pues su relación es bastante más dinámica. Recordemos que la rutina termina por matar el interés amoroso, situación que perjudica, en especial, a Chiwa. En cambio, Fuyuumi tiene, a su favor, los recuerdos, además del cambio, porque, después tantos años, las personas crecen, maduran, agregando aspectos interesantes a su personalidad. La antigua amistad puede proporcionarles a ambos la intimidad que necesitan. Aparte, la nueva pretendiente de Eita-kun dispone de otra carta de triunfo, pues no fueron simples amigos e incluso hubo una promesa que los mantendría unidos por encima del transcurso del tiempo.

Después de observar a Fuyuumi para descifrar su personalidad y de haber opuesto bastante resistencia, pues su comportamiento era muy variable, me sorprendió su carácter, demasiado diferente a la imagen mental que me había forjado de ella. En realidad, reusltaba fácil catalogarla de tsundere y definitivamente, lo es; pero su inestabilidad me deja una grave duda. Por ello, iniciaré con una definición de tsundere. Los personajes que pertenecen a este arquetipo responden a cierto instinto de supervivencia. No son capaces de sincerarse porque deben proteger algo en su interior. Tienen miedo al rechazo y temen que su intención amorosa sea rechazada. Aunque esta actitud puede deberse a su reticencia a involucrarse en una relación con el protagonista aunque lo ama, pero también porque no comprende la naturaleza de sus sentimientos y no desea afrontar las consecuencias de experimentar ese romance. Cualesquiera sean sus razones, la tsundere busca defenderse y, para lograrlo, crea mecanismos de protección (su faceta tsun tsun), como manifestar distintos grados de odio, que llegan hasta situaciones de violencia física. Por ejemplo, para expresar su tsun tsun, Fuyuumi utiliza frases prefabricadas. Sin embargo, esta barrera de protección de la personalidad sobre el dere dere no es natural, sino forzada y racional hasta cierto punto, pues la muchacha reprime sus deseos sobre el sujeto en cuestión. Por ello, cualquier estímulo puede provocar su caída, dejando en libertad al dere dere. Debido a esta contradicción, Fuyuumi es tan errática. Su manejo de los impulsos es deficiente y no consigue reprimirlos, permitiendo que broten con demasiada frecuencia y reflejando su verdadera intención amorosa. No obstante, hasta el momento, no ha logrado llegar a Eita, pues el muchacho se creyó toda la patraña del novio, que Fuyuumi ha rellenado simplemente con mentiras. Es posible revertir este escenario porque todavía le queda la promesa de infancia y los recuerdos permanecen en la mente de Eita. Por desgracia, la pelirroja ignora que Masuzu podría contraatacar en cualquier instante.

Luego de varias referencias por parte de Masuzu y gracias a los buenos comentarios que recibí de varias fuentes, decidí ver Jojo’s Bizarre Adventure, que me ayudó a comprender un poco a nuestra heroína, quien es una gran admiradora de esta obra, y descubrir otras facetas de su personalidad. Podemos deducir que Masuzu se inspira en el personaje de Dio, un patán que, pese a ser acogido por la familia Joestar, busca aprovecharse de ellos y usurpar la herencia de su hijo, a quien toma como rival. Dio es un tipo que carece de tribulaciones al realizar un acto malévolo, aunque es capaz de encubrir su verdadera personalidad para engañar a quienes lo rodean, un rasgo que recuerda a Masuzu. La chica popular del colegio planea diversas artimañas para derrotar al amor y oculta su identidad real para alcanzar sus cometidos. La persona que mejor conoce esa faceta es Eita porque ella no tiene el menor empacho en contarle sus planes. Aunque esta “villana” no sea tan despiadada como Dio, basa su conducta en Jojo, parodia algunas escenas e imita a sus personajes. Además, podrá reivindicarse a medida que avancen los capítulos. Cuando besa a Eita, el muchacho le demuestra que ella todavía no ha perdido por completo su esperanza en la humanidad.

2 comentarios

  1. Estoy de acuerdo, el lado Dere Dere de Fuyuumi se revela muy facilmente, aunque se esfuerce mucho por parecer fuerte su mentalidad es como la de un infante, asi que su personalidad es dificil de deducir, sus fantasias son igual o incluso mas alejadas de la realidad que las de Eita, quien considera que el cerebro de Fuyuumi a sido infectado por el “amor” ese sentimiento tan… Confuso y ambiguo.
    Me pregunto que rol tendra el amor en la historia?

    21 marzo 2013 en 11:12

  2. GatoLoco =@..@=

    Es como un aliens vs depredador gane quien gane todos perdemos.

    24 marzo 2013 en 12:38

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s