Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Sasami-san@Ganbaranai 4: Ovni salvador

Una deliciosa ironía le ocurre a la ex-hikikomori. Después de pasarse tantos años vigilando a su hermano con obsesión, ahora, durante su reintegración en la sociedad, será Sasami el objeto de la vigilancia de sus propias stalkers, quien resultan poco delicadas en su tarea de acoso, pues vistar los sitios representativos de la cultura otaku para distraerse es casi una obligación. Antes de pasar a la reseña, quisiera trazar un paralelo con Haruhi Suzumiya: aunque las semejanzas entre ambas series tengan mucho sentido, sus diferencias también merecen ser mencionadas. En primer lugar, la lideresa de la Brigada SOS popularizó un tipo de personaje femenino a cuyos pensamientos no podemos acceder. Los únicos monólogos que escuchamos le pertenecen a Kyon, de quien conocemos sus reflexiones internas. El poder divino de Haruhi no puede ser removido. Está rodeada de compañeros con habilidades sobrenaturales quienes tratan de mantenerla entretenida, aunque ella lo ignore. Por el contrario, en Sasami-san@Ganbaranai, la protagonista es la única persona que pone de manifiesto su mundo interior. Su divinidad no es inmutable, puede ser despojada de sus cualidades. Aunque las hermanas Yanagi juren protegerla, no tienen ningún reparo en desagradarla, fastidiarla y enojarla pues no ponen en riesgo la vida normal que tanto anhela. La equivalente de Mikuru Asahina sería Tama por su personalidad infantil. En lugar de Yuki Nagato, tendríamos a Kagami, por su aspecto robótico y su actitud indiferente. Tsurugi sería equiparable a Itsuki debido a su entusiasmo y sus conversaciones concernientes a la divinidad. No obstante, son apenas similitudes puntuales. Entre las encargadas de filmar a Sasami, solamente Kagami mantiene un seguimiento constante. Tsurugi asume la función de directora conduciendo la tomas, pero, puesto que Tama estaba siendo entrevistada por unos alienígenas, solo cuenta con una cámara disponible. En un universo narrativo capaz de darle cabida a una multiplicidad de dioses, nada evita que ingresen los extraterrestres pues, según ciertos ufólogos que defienden la teoría de los antiguos astronautas, aliens y deidades serían lo mismo.

Anteriormente mencione que la verdadera función de Kamiomi en la estructura del show es cumplir el papel de héroe cómico. Sus intentos de proteger a su hermana, con frecuencia, se presentan como situaciones ridículas. Sasami le impone límites inusuales a su relación, quizá con el propósito de mantener su trato dentro del status quo. Sin embargo, nuestra heroína es aparentemente tan brocon que no permitiría que Kamiomi viera otro tipo de pornografía que no fuese incestuosa. La última frase del opening (varía en algunas palabras, dependiendo de la traducción), dice: “That’s the kind of bond I want to share” (Este es el tipo de vínculo que quiero compartir). Ahondarlo y convertirse en amantes sería cumplir la voluntad de sus padres y tal vez, para evitar darles este agrado, Sasami mantenga una distancia prudencial y disfrute su amor mediante una especie de romance platónico similar al de un shoujo clásico. Negarse a mostrar el rostro de Kamiomi tiene un ventaja para la comedia: convertir cualquier objeto -sea una maleta o una cámara- en sustituto de su cabeza lo vuelve simpático. Cumple apenas una pequeña parte de las labores de stalker, tarea asignada mayoritariamente a Kagami. Más adelante, el hermano mayor realiza un trabajo más atento de vigilancia sobre su hermana, el cual ejerce grabándola de noche. Antes de este episodio, ya había mostrado hábitos voyeristas pero ligeros para los estándares de perversión de otras series. Kagami dispone de más elementos para espiar como localizar a Sasami por sus rastros espirituales o usando rayos X, además de su rapidez para trasladarse pese a causar mucha destrucción. Su tendencia a quedarse dormida es su único inconveniente y aprovechará cualquier oportunidad para relajarse, incluso en el baño público. Tsurugi adquiere una forma estilo chibi, adorable por el enojo que transmite su figura pequeña y su voz aguda como si hubiera tomado helio. Su motivo oficial era ayudar a Sasami a reintegrarse a la sociedad, pero solo basta saber que Tsurugi le entregó una lista de compras bastante rara que contenía, entre otras cosas, unos “Jimmy Hats”, un eufemismo para decir condones, para sospechar que la Yagami mayor tiene otros motivos como divertirse avergonzándola. Sasami desconoce muchos términos de uso cotidiano, por tanto, ese pedido no le ocasionó ninguna vergüenza porque usaba una frase antigua y tampoco un joven empleado de farmacia la conocería. Ningún paseo no estaría completo sin una visita a una tienda de mercancía anime/manga. Sasami acude disfrazada para evitar ser reconocida, ya que Kagami le ordena comprar una figura desnuda y podrían pensar que es una pervertida. Su propio interés por el anime no parece demasiado extremo, pues un verdadero otaku jamás se quejaría del precio de una figura ni se sorprendería al leer una revista erótica, aunque -para comenzar- tampoco tendría el grado de inocencia de Sasami cuando descubre un manga H de temática imouto. Sorprende que Shaft no aprovechara las tomas sobre las portadas de las revistas para promocionar sus propias series.

Desde el comienzo, se planteó una duda: la amnesia de Sasami. La chica no recordaba haber transitado por los sitios que mostraba el vídeo. No teníamos razones para poner en entredicho su identidad, ya que tanto su físico como su comportamiento eran idénticos a los habituales. Sin embargo, los episodios de Sasami-san@Ganbaranai poseen una estructura particular: crean una expectativa acerca de su desenlace mediante la acumulación de cosas locas e insanas. El templo Tsukoyomi no solo sobrevivió al ataque de las hermanas Yagami, sino que prepararon una emboscada para Sasami fingiendo ser fanáticos de una idol. La sacertotisa de pelo verde desbarató la ilusión de estar en un concierto: una persona que vivió toda su vida en un ámbito religioso jamás encontraría trabajo de agente de seguridad. El escenario revela su verdadera identidad. Los hermanos quedan atrapados, sin salida. Su padre se presenta sin introducciones y, de inmediato, atraviesa el pecho de Sasami -quien, posiblemente, también sería su sobrina-. Quizá nunca veamos el rostro de Kamiomi, pero el aspecto de su padre puede darnos una idea. La endogamia forma individuos con rasgos muy similares; por eso, en la ganadería, estos cruzamientos son frecuentes para obtener individuos idénticos. Resulta imposible forzar a Sasami a regresar al templo, en primer lugar, porque tuvo contacto con la modernidad, por tanto, devolverla a su anterior estado sería improbable; y, en segundo lugar, porque las hermanas Yanagi le proporcionan protección. Debido a estos impedimentos, la familia Tsukuyomi recurre al método más visceral: la serie no deja ningún detalle al azar. La personalidad alterna, apodada Sarcoma, es retirada a petición propia, porque es el núcleo del poder de Amaterasu. Si el Sarcoma comunica sus deseos, pudo informarles del momento ideal para atrapar a su huésped. Toda una conspiración contra una quinceañera. Hacerle tanto daño a una hija solo demuestra una inmensa falta de amor paternal. El padre festeja ignorando que su hija está desangrándose.

Normalmente las mejores escenas de acción las protagoniza Kagami. Esta vez le tocó el turno a Tama, no exactamente como escena de combate, sino debido a un accidente sorpresivo causado por sus nuevos amigos quienes, sin pretenderlo, salvaron el día. Un ovni estrellándose contra un edificio es un espectáculo inédito, no lo vemos todos los días, salvo quizás en los sueños de algún ufólogo. Sarcoma adquiere la forma de Sasami. Por tanto, estuvimos viendo todo el tiempo a una impostora. Personalmente, me pareció cruel de parte de Tsurugi sellarla de nuevo, pues aunque tuviera una personalidad violenta, su deseo era comprensible. El compromiso de la Yagami mayor es ayudar a Sasami a proteger su felicidad. Tras una jornada repleta de aventuras, se termina con una gran sensación de tranquilidad. Todos ganaron algo: Kagami obtuvo una mascota (rogamos que no cumpla su deseo de comérselo en un intento de imitar a los humanos) y Tama, un amigo de otro planeta.

Una respuesta

  1. GatoLoco =@,,@=

    Es te capitulo maas paresia un final UFO de los silent hill . Y me sorprendi q giro dio al saver q el lunar de carne no era la verdadera sasami y fue bueno ver a la loli roja ponerla en su lugar por pendejo.para mi estubo bueno hasta el epi 3 por q ahora esta aburrido joder ella toma red bull todos los dias como agua con tanta cafeina puede terminar una maraton en 2 horas pero siempre esta apagada joder no me quiero imaginar cuando se le acaba el afecto no abrir no los ojos . Ahora si esta confirmado kyube es un producto patentado por shaft o asi de troll y hdp sera su jefe y no les creo q el engendro sea popular alla .
    Bueno hasta otra y cuidate

    16 febrero 2013 en 00:22

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s