Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Dos escenas andinas

En anteriores artículos, hemos comentado los estereotipos que atribuye el imaginario colectivo japonés a ciertas identidades nacionales (por ejemplo, los estadounidenses son alegres e informales, los ingleses son solemnes y elegantes, los alemanes son disciplinados y rectos). Los medios globales se caracterizan por recurrir a multitud de referentes culturales y asimilarlos como figuras exóticas o decorativas, como “detalles”. El anime abunda en alusiones frecuentes a Europa, Norteamérica y otros países del Extremo Oriente; sin embargo, es menos habitual la mención de elementos provenientes de América Latina (aunque la gran mayoría procede de ingredientes asociados a la cultura mexicana: lucha libre, tacos, sombreros de mariachi). Como muchos espectadores latinoamericanos, yo también me sorprendo gratamente cuando alguna serie de anime alude, de casualidad, al país donde nací o viví o pone en vitrina sus paisajes, su acervo histórico, sus tradiciones, su fauna, su gastronomía. Llámenlo frivolidad nacionalista, pero aunque nos consideremos los sujetos más cosmopolitas y globalizados, seguimos sintiendo orgullo y cariño por nuestra identidad local. Recuerdo cuando Azu-nyan se traba pronunciando “Machu Picchu” o Ika Musume intenta dibujar líneas de Nazca para demostrar su origen extraterrestre. Dejando de lado las odiosas fronteras, existe un conjunto de referentes que conforman el patrimonio común de varios países. Estas últimas semanas, series tan dispares en temática y atmósfera como Love Live! School Idol Project y Maoyuu Maou Yuusha sacaron a resaltar dos elementos que forman parte del rico legado productivo de la región andina, que abarca mayormente a Ecuador, Bolivia, Chile y Perú, países unidos por fuertes vínculos étnicos, lingüísticos, folklóricos y una larga historia compartida.

Las chicas de μ’s sobrevivieron al fracaso (¿o éxito?) tras su primera performance en vivo; sin embargo, necesitan reclutar más talentos para engrosar las filas del equipo de school idols que salve del descalabro al colegio Otonokizaka… aunque, a corto plazo, su obligación es juntar como mínimo a cinco integrantes para obtener la autorización de funcionamiento del club y lidiar con la antipática Presidenta del Consejo que parece empeñada en destruir sus sueños. Mientras sus compañeras se esfuerzan por continuar repartiendo panfletos, Kotori prefiere visitar a las alpacas y contemplar sus hábitos digestivos. Aunque nos suene chistoso, estos lanudos auquénidos cumplen los requisitos para merecer el calificativo de “kawaii”: son esponjosos al tacto, parecen un cruce de caballo y oveja, y tienen una conducta apacible (solo andar y pastar). Sin embargo, desconfían del contacto directo con humanos (excepto sus criadores) y manifiestan un carácter arisco, poco dispuesto a recibir caricias. Kotori debería agradecer que la alpaca blanca reaccionara de buen humor al manoseo porque, en circunstancias menos amistosas, le hubiese estampado un escupitajo. La escena es medianamente verosímil para un espectador peruano o boliviano porque las llamas, alpacas y guanacos se comportan de manera similar: serenos y casi indolentes mientras nadie los moleste, pero chúcaros y violentos cuando un humano desconocido intenta siquiera tocarlos. Ignoro cómo una escuela a punto de desaparecer ha destinado un porcentaje de su escueto presupuesto (a menor cantidad de alumnos, disminuye el dinero, me imagino) a la crianza de criaturas tan exóticas y adoptarlas como mascotas. Suena incluso absurdo que inviertan recursos en alimentar a estos tiernos camélidos y pongan tantos reparos para apoyar a Honoka en su disparatado proyecto jpop. Sin embargo, las alpacas permiten delinear la personalidad de Hanayo Koizumi, la tímida meganekko, capaz de congeniar con animales tan ariscos, pero demasiado asustadiza para comunicarse con claridad con otras alumnas. Este defecto (temor a alzar su voz) se transforma en virtud para destacar la faceta más enternecedora del personaje y granjearle la simpatía del público: aunque su delicadeza al comienzo se presenta como defecto (le impide cumplir su aspiración de convertirse en cantante), luego se añaden matices que describen el lado más manso pero también más bondadoso y solidario de Kayocchi. Una chica dulce y sensible cuidando y mimando alpacas, la especie más “fuwa fuwa” de la fauna andina: no conozco una combinación más adorable. Ojalá esta onda de moeficación no convierta a las alpacas en íconos “cute” porque me pesaría comer un olluquito con charqui (un plato peruano a base de tubérculos y carne deshidratada, de preferencia, auquénidos) o ponerme en invierno mi chompa de lana baby alpaca.

La Erudita Carmesí ha diseñado un plan infalible para revolucionar las estructuras económicas, sociales y productivas del arcaico mundo de hadas y magos, acostumbrado a arreglar sus desequilibrios fiscales con invasiones y guerras. Para frenar las ambiciones expansivas de la clase dirigente, debe solucionarse el problema del abastecimiento, las necesidades inmediatas de la población, es decir, el hambre. Luego de experimentar con nuevas técnicas de cultivo, la Rey Demonio introducirá una fabulosa planta con altos márgenes de productividad, más provechosa -en términos agrícolas- que continuar sembrando cereales. Ese maravilloso sembrío brinda tres cosechas en doce meses, es casi invulnerable al pillaje de los pájaros, puede cocinarse frito, cocido, en forma de puré, y mientras se almacene bien refrigerado y lejos del sol, supera en duración al trigo. En efecto, la papa (o patata) ayudó -en nuestro mundo nada fantástico- a aliviar la hambruna en Europa, convirtiéndose en la base alimenticia de muchas naciones del Viejo Continente y quizá el aporte agropecuario más importante de Sudamérica a la Humanidad. Solamente en Perú existen miles de variedades nativas, un universo de sabores y texturas por descubrir, aunque, tras siglos de asimilación, la cultura global ha aprendido a saborearla en diversas versiones (french fries, rösti, chips, vodka). Como indica la voluptuosa Reina Demonio, es venenosa si se consume cruda, pero la gran hazaña de las civilizaciones precolombinas consistió, justamente, en aprovechar las posibilidades de un producto, en apariencia, dañino. La escena en Maoyuu Maou Yuusha logra reconducir la tensión del reencuentro del Héroe y su abandonada compañera de batallas la Chica Caballero hacia la exposición científica de la Erudita que promociona la papa cual panacea sin exagerar sus propiedades. La reina encubierta demuestra sus habilidades como negociadora, pues consigue encubrir su identidad y mantener la ecuanimidad sin salirse del papel aunque la Abadesa que confronta fuera una potencial contrincante romántica. Tampoco muestra señas de nerviosismo o amedrentamiento pese a penetrar en terreno enemigo (un cuartel de la Iglesia). En cambio, pretende valerse del conocimiento que, durante centurias, ha acumulado esa institución para, aupándose en su prestigio, impulsar una reforma educativa con repercusiones en el aparato productivo. La papa sirve como carta de presentación: ganarse la confianza de las autoridades eclesiásticas, demostrar la viabilidad del proyecto, exhibir su sabiduría y convencerlas dando pruebas de la utilidad práctica que conllevan sus innovadores conocimientos. Maoyuu Maou Yuusha es una deconstrucción del típico RPG fantástico de ambientación caballeresca proveniente de los cuentos de hadas europeos (calabozos, dragones, espadas mágicas, reyes y princesas, magos oscuros). La transgresión consiste en incorporar un elemento que destruye o desmitifica la “fantasía”: el pensamiento racional. Cuando se aplican interpretaciones políticas y economicistas, la cruzadas protagonizadas por guerreros arquetípicos lucen menos honorables. El Héroe cree defender la bondad y la justicia, pero ignora las intenciones nada santas ni morales de los comerciantes, nobles y jerarcas que promueven el conflicto: la guerra es requisito indispensable para mantener activa la economía, pero también para preservar cuotas de poder y liderazgos locales. Si aplicáramos esa lógica a nuestros videojuegos favoritos de temática “medieval”, ¿cuánta explotación, desigualdad e intolerancia descubriríamos?

Cerraremos hablando de otra clase de reinas, aunque ninguno de ellos sea mujer. En verano de 2012, P.A. Works lanzó otro producto original directo al anime, ratificando su talento para conmovernos con sus historias de vocación y aprendizaje (true tears, Hanasaku Iroha). Konatsu, la protagonista de Tari Tari, es una entusiasta aficionada al canto que desea cumplir su anhelo de expresarse en un escenario por simple amor al arte. Desde niña, ha admirado a Condor Queens, un pintoresco grupo de música folklórica latinoamericana. “Amigo Amigo”, la canción emblema del trío (formado por hombres mayores de cincuenta), fue compuesta en colaboración con Mahiru, la madre de Wakana, la estudiante de música más talentosa del pueblo y -al comienzo- renuente a colaborar en los atolondrados planes de la enana Konatsu. Por desgracia, este hit de ritmo latin pop está cantado en espanioru, no en español, aunque un integrante del grupo se expresa en perfecto acento castellano (que solo faltaba el jo!). La tonada combina elementos sonoros brasileños, andinos, caribeños, es decir, una mezcla anómala de ideas preconcebidas sobre la identidad “latina” (los infaltables ponchos y sombreros mexicanos, los gritos fiesteros). Si nos planteamos analizar los estereotipos de la latinidad persistentes en la mente del consumidor japonés, Condor Queens es un ejemplo sintomático: alegría, informalidad, colorido, pero también agrupación desordenada de referentes no bajo el concepto de fusión (un mestizaje de folklores nacionales), sino fruto de la confusión (generalización, incapacidad de distinguir entre países).

¿Recuerdas alguna aparición de tu país en alguna serie de anime? ¿Cómo crees que construyen los creadores de manga y anime su imagen de lo “latinoamericano”?

7 comentarios

  1. yuracc

    Claro en aquel anime inspirado en la cultura Nazca aunque se omitan e incluyan referencias no relacionadas (bueno pero es anime XD), se llamaba NAZCA (Jikū Tenshō Nazca) , además en otros episodios de animes recuerdo muy bien las referencias al Perú y el misticismo andino, uno era el Cazador de la Bruja (Eru Kazado) que desarrolla un viaje por latino-américa desde México hasta una ciudad en Perú (no digo más), estos dos los recuerdo porque su trama se centra en el Perú; las otras referencias en animes están perdidas en mi memoria debo hacer una desfragmentación urgente ^^, pero en estos casos son solo escenas esporádicas o menciones , un ejemplo actual sería One Piece con aquella alpaca que acompaña a uno de los enemigos en el nuevo mundo.

    Bueno es todo por ahora saludos.

    12 febrero 2013 en 10:16

  2. xamux

    mmm recuerdo en nichijou la aparicion del peso argentino

    12 febrero 2013 en 11:35

  3. faithswordman

    recuerdo dos referencias, la primera en excel saga, cuando hacen un viaje por todo el globo, se detienen en brasil y disfrutan de “un café suave de gran calidad” clara referencia al café colombiano (se les fue la mano en una cantidad de kilómetros entre ambos países pero bueno) la segunda es con el personaje lala fernandez de school rumble, es mexicana, practica lucha libre y habla a los gritos, en determinado ep. otro personaje hace un viaje a México donde todos son morenos, y usan gorros andinos, hablan un extraño idioma, no hay pavimentación en las calles, las casas son precolombinas y pululan los animales salvajes, sumemosle una emperatriz de este exótico lugar con un montón de referencias a las amazonas; al ser un anime de comedia, creo que se justifica hasta cierto punto jugar con los estereotipos no?

    13 febrero 2013 en 12:48

  4. lmperium

    ALgunos niveles de SAO recreaban la ciudad del cuzco

    13 febrero 2013 en 22:42

  5. Alex

    Una muy obvia es que el alimento favorito de Yuki Kataoka cuyo alimento favorito son los tacos, para jugar bien necesita dopa… digo alimentarse con una ronda de tacos.

    14 febrero 2013 en 15:36

  6. Esta temporada no estoy viendo NADA (ehhmm… bueno, solo Tamako Market dado que es el único slice of life que me cuadró), así que me perdí esas alusiones que mencionas. Aparte de las comentadas, a mí me movió hasta el fondo escuchar el ending de NAZCA “Condor Wa Tonde Iku”: El Condor Pasa! La verdad, el ending en sí es.. “curioso”, por usar un adjetivo amable. Es una deconstrucción muy… bueno, pasa. La que sí es buena es la instrumental incluída en el BGM “Sketch Of Nazca”, con el título y la melodía fiel al original. Tengo buenos recuerdos con esa canción, así que el simple hecho de escucharla dentro de un disco japonés me conmovió.

    15 febrero 2013 en 13:00

  7. Los de los Condor Queens es toda una pasada, no es que hayan interpretado mal la identidad latinoamericana, ¡Es que no les importó un bledo! en Animesuki estuvieron buen rato tratando de descifrar si era Italiano, Español Peninsular, Español Latino, Portugués… y creo que al final decidieron dejarlo en “Español chistoso” – Personalmente, la amalgación de estereotipos fue tan *over the top* que ya ofenderse habría sido insólito, ya simplemente causaban risa y la música propiamente dicha no estuvo nada mal.

    Y lo de la papa (patata) en Maoyuu, dada la temática de la serie, era inevitable. (Advertir que podía ser venenosa cuando ya iba comiendo medio plato también era inevitable)

    8 marzo 2013 en 01:57

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s