Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Ore no Kanojo to Osananajimi ga Shuraba Sugiru 1: La venganza del chuunibyou

La premisa de la extorsión para conseguir a una pareja luce interesante. También cómo evoluciona el personaje de Masuzu, ya que toda idea que podíamos forjarnos durante del desarrollo de este primer capítulo se irá desmoronando al final, lo que induce a preguntarnos qué ocurría realmente. Quizá podamos deducir alguna motivación, pero, a veces, el discurso de Masuzu sonaba muy encubridor, como si usara una máscara. Además, se visualiza un conflicto. Chiwa no se quedará tranquila a contemplar lo que está sucediendo. El ambiente apacible en que transcurría su vida cotidiana la mantenía en una especie de resignación stand by, pero el cambio en las condiciones del escenario provocará que la chica adopte una actitud ofensiva más directa, que apele otros recursos aparte de su vieja amistad.

La ojou-sama es en esencia una caja de pandora: su posición social no le permite comportarse libremente, por ende, debe anteponer su dignidad a cualquier sentimiento. De esta manera, va camuflándose en una máscara de buenos modales, aunque, en el fondo, pueda haber cualquier cosa. Algunos protagonistas de comedias románticas tuvieron la suerte de conocer las otras caras de estas ojou-sama, siendo algunas de estas experiencias no muy agradables. Sin embargo, esta ocasión, el personaje posee muchas más capas, ya que a Masuzu le encanta jugar con sus interacciones. Aunque su intención primaria de alejar a posibles pretendientes (que abundan) no parece falsa, tampoco parece ser la única razón. Podemos prever que, durante el desarrollo de la serie, se irán revelando sus verdaderas intenciones. La chica deslumbró a toda una escuela gracias a su halo de misterio, con movimientos bastantes histriónicos. Juega con su lenguaje y también apela a su físico. Lo primero que le incomodó al llegar a este nuevo colegio es el sitial donde la colocaron. Debido a la imagen que proyectaba, fue catalogada como una especie de ser superior, su aura atraía a muchas personas debido a su belleza y ese toque de elegancia que transmite, pero toda este barullo de la fama la había agotado. No tenía ganas de seguir jugando el juego que le había impuesto la sociedad que conforma el colegio, así que ideo un plan para escapar de este acoso. La idea del novio falso puede servir como repelente a las visitas indeseables, aunque otro motivo también podría ser el establecer contacto con otros, puesto que Masuzu nunca antes había exhibido el comportamiento que despliega frente al protagonista: se le ve más libre y utiliza estos momentos para entretenerse. Además, puso demasiado esfuerzo en tramar esa estrategia, por tanto, debe esconder otra clase de objetivos.

El chuunibyou fue un concepto bastante popularizado durante la temporada anterior gracias a la adaptación de Chuunibyou demo Koi ga Shitai!, producida por Kyoani, en consecuencia, resulta sencillo para el público identificar su padecimiento. Eita es acosado por ese síndrome que parece habitar en el pasado, en sus sueños, y luego revive por obra de Mazusu. Esta enfermedad se manifiesta cuando el individuo cursa la secundaria: en su mente, el sujeto elabora una épica y altera su comportamiento para calzar con ese relato. Su estilo de vida se basará en tales fantasías. Hasta aquello que llamamos “sentido común” desaparece cuando el adolescente decide actuar acorde con su personaje. Esta perturbación se termina cuando el muchacho ingresa a preparatoria, pues se supone que alcanza un punto de madurez suficiente para darse cuenta que hace cosas anormales. El joven reniega de ese pasado, busca deshacerse de ese antiguo yo y se propone comenzar una nueva etapa, pero perdura el miedo de volver a recaer o que su pasado reaparezca frente a su yo del presente. La táctica de Masuzu es efectiva porque saca a flote el chuunibyou del protagonista y amenaza con perjudicarlo en su desarrollo social. Aunque, como se percibe en el primer capítulo, su socialización es bastante pobre: se le observa bastante alejado del resto de la clase, su único contacto humano permanente era su amiga de la infancia. Su objetivo de entrar a la universidad era demasiado importante como para dejarse arrastrar por las preocupaciones normales de un chico de preparatoria, por ejemplo, el amor. Basándose en su racionalidad, le restó importancia al asunto de buscar una novia. En resumen, quizá Eita y Mazusu parezcan similares; sin embargo, el muchacho lucha por alcanzar una meta, un deseo, y decide desprenderse de todo lo que estorbe a su propósito de conquistarlo, mientras que la oujo-sama simplemente demuestra un desprecio por los demás, lo que parece irreversible ya que le nace del corazón.

Se vislumbra un inminente triángulo amoroso: la amiga de la infancia ve cómo su territorio ha sido profanado por una figura invasora, lo que significa un cambio en los términos de su relación con Eita. Antes que apareciera Mazusu, la situación actual podía calificarse como monopolio afectivo. Debido al poco contacto que Eita tenía con sus semejantes, Chiwa tenía la seguridad de que las cosas no iban a cambiar. El movimiento de Masuzu fue inesperado: nadie se imaginaba el giro que estaba a punto de imprimirle a los acontecimientos. Ahora, la atención a medias que solía dedicarle Eita no le corresponde solo a Chiwa sino también a la nueva chica. Además, la popularidad de esta bishoujo de pelo rubio plateado, recién transferida, debe representar un peligro para la amiga de infancia, pues no podrá competir contra ella: Masuzu la supera en todo sentido, incluso en su sueño de convertirse en una chica popular (la oujo-sama ya ostenta ese puesto). Además, también quedan por evaluar las verdaderas intenciones de Masuzu: nos mostró algunos atisbos de sus cualidades y ahora deberá interactuar con el círculo cercano de Eita, lo que podría derivar en situaciones incómodas para el protagonista. El aspecto más importante de la trama de Oreshura lo constituirán los movimientos de Masuzu, que debe tener preparados varios ases bajo la manga y promete conducir esta historia por el camino de la comedia romántica con algunos enredos que sometan a prueba la resistencia del protagonista. ¿Estará Eita a la altura del desafío de Masuzu o sucumbirá a su juego?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s