Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Sankarea 8: Cita con secuestradores

Belleza mortal

Las razones de Furuya para grabar a Rea tal cual fuera un reality show serían más próximas a los motivos de un investigador de la Naturaleza que persigue a una especie rara. Al mismo tiempo, actúa igual que varios enamorados que graban a sus amadas mientras conservan su belleza, registrando para la posteridad sus momentos felices. Sigue siendo un camarógrafo amateur, ya que comete el error de principiante de perturbar a su estrella: este yerro puede considerarse una infracción leve a su intimidad, un daño mínimo comparado con el sufrimiento de su padre, al permitirle vivir como desee. La normalidad que disfruta en este episodio sería otro tópico de la comedia romántica: salir de compras con su pretendiente, afrontando el problema habitual de contar con limitados recursos monetarios. Por fortuna, Rea es una chica comprensiva y nada caprichosa, a pesar de su vida como ojou-sama. Esta falta de caprichos es otro rasgo que demuestra lo poco que disfrutaba de aquella vida por la falta de libertad, incluso para tomar sus propias decisiones.

\

Desde la muerte de Rea, habrán transcurrido poco más de tres días. La muchacha empieza a interactuar directamente con la familia de Chihiro sin compartir su comida, ya que ni siquiera puede arriesgarse a ingerir alimentos. Es difícil saber cómo funciona su organismo para obtener los nutrientes que necesita para mantenerse activa. Según la bola de hojas escupida por Babu es posible que solo digieran una única sustancia de las hortensias y deben expulsarlas para obtener de vuelta espacio en sus estómagos. Son detalles orgánicos simples que ayudan mucho a dar verosimilitud a su situación, pues, a diferencia de su serie hermana (Kore wa Zombie Desu ka? OF THE DEAD), Sankarea no posee “tanta” fantasía y la comedia está ligada al romance: estas condiciones llevan al protagonista a vivir un día inicialmente más relajado y despreocupado con su protegida. Comprarle una vestimenta puede interpretarse tanto como una analogía romántica, como una paternal, ya que su protegida requiere constantes cuidados. Posteriormente, esta similitud podrá involucrar un drama separado, pues aunque su vida con su padre la hacía infeliz, Rea debe estar habituada a tener una referencia masculina como soporte emocional. Sin embargo, pese a sus precauciones, Chihiro ignoró un aspecto sobre el cual debía tener sumo cuidado. Se dedicó a pensar en una forma para que Rea continuase en la escuela, pero pasó por alto las represalias que tendría por parte de Dan’ichiro. No se podría decir que los secuaces que contrató estarían haciendo un trabajo ilegal, ya que apenas estarían llevando a Rea de vuelta a su casa después de lo que se considera “fugarse con su novio”. La moral contiene más reglas de comportamiento que las leyes y, desde este punto de vista, lo consideramos equivocado, ya que la arrastraría forzosamente a su antigua prisión. El plan del padre implicaba llevarse a Rea cuando Furuya estuviera desatento y con la guardia baja. Nada peor ocurriría si alguien hubiese llamado a la policía antes que pudieran llegar a la mansión, pero tuvieron un pequeño contratiempo, cuando uno de los legendarios amigos del protagonista realiza quizá su única participación destacada, en su discreta aunque ruidosa trayectoria: Yasutaka hace una invitación a Rea que ni llega aceptarla estando muy abrumada debido a su típico comportamiento de pervertido atolondrado. Sabemos que los amigos del protagonista tienen una influencia nula o mínima en la historia. Yasutaka es usado como recurso para provocar una situación que, de otra manera, no podría ocurrir por la responsabilidad que Furuya carga. Se introduce una breve pausa en la cita para visualizar a Ranko jugueteando con Mero y sus amigas, un recordatorio de su participación incompleta en la historia. Los secuaces dudaron en atacar, pues Yasutaka era totalmente un desconocido para sus investigaciones. Cualquiera fuese su participación, este muchacho fue solo un obstáculo menor, rápidamente neutralizado, mientras Rea era secuestrada sin contar con nadie para protegerla. La chiquilla debería defenderse sola y precisamente los secuaces encontraron en su víctima al mayor impedimento para concretar sus objetivos.

Hasta el momento, la fuerza de Rea se demostraba de manera poco ofensiva. No tenía la intención de usarla. Contra sus secuestradores, reacciona como muchas víctimas, con la diferencia de que ella resulto más fuerte que los esbirros. Levantar un banco y sacudirlo como un bastón de béisbol significa alcanzar un poder que supera la fuerza de un humano normal. No llega a los niveles de poderío de su compañero zombi Ayumu Aikawa, ya que Sankarea incide menos en el contenido épico. Un chiste que no ocurre es que los brazos de Rea se rompan al exigirse tanta fuerza: su uso todavía estaría dentro de sus límites pero no sería tan fácil colocarlos de vuelta en caso se salieran. Incluso tras dejar noqueados a sus secuestradores, Rea no se da cuenta de su habilidad, pues el miedo la empujaba a actuar por impulso y corre buscando abrigo en ese confuso chico que no pudo ser un héroe. Hasta el momento, Furuya actuó más como cuidador de Rea que como paladín. No le resta méritos a su trabajo de mantenerla a salvo, pero nos recuerda que necesitará plantear acciones más directas para elevar su nivel protagónico mientras actúa con cierta torpeza. Un segundo intento de secuestrar a Rea sería surreal, ya que su fuerza no disminuiría y el alborozo producido ya creó un público de testigos, así que los secuaces recurrieron al plan B, trayendo un premio menor que sigue siendo preferible a regresarse con las manos vacías: secuestrar a Furuya era su premio consolatorio, cualquier intento heroico de Rea por detenerlo fue torpemente impedido por Yasutaka, que se despide de su participación con su faceta más negativa. Los lacayos obtienen la aprobación de Dan’ichiro por secuestrar a Furuya. Ahora tendrá la oportunidad de encontrarse directamente con su rival en el triángulo más relevante en la historia: recibe las informaciones vestido de esgrima, lo cual acentúa el ambiente de rivalidad. Será solo por su parte, ya que Furuya nunca se opuso directamente a él y tampoco profirió algún comentario despectivo, puesto que prefirió pasar por encima de los detalles. En la mansión, escuchará inevitablemente las partes que faltan en la historia. Irónicamente, necesitará la ayuda de su protegida para salir de esa situación: no es un asunto de solo una persona, sino de toda la familia.

Una respuesta

  1. rolo2k

    A excepción del rostro gatuno de Furuya, debo decir que esta serie la encontré muy buena y a pesar que la temática zombie suele ser muy sórdida la encontré en verdad muy agradable. Lamento que no hayas podido reseñarla toda pues los siguientes capítulos fueron interesantes y dejan muchas incógnitas (¿por qué la hermanita de Furuya llamó “Mamá” a Rea?), realmente espero que la producción lance una segunda temporada, creo que la historia lo merece.

    11 agosto 2012 en 21:01

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s