Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Sankarea 6: Hortensias para el buen apetito

Ilusiones fúnebres

Las fantasías románticas de Furuya resultaron demasiado inocentes, ya que pasaban por alto los rasgos más peligrosos y aterradores de su pasión. Quizá asumió erróneamente que los sentimientos pueden cambiar a cualquier criatura, incluso aquellas que posean un comportamiento primitivo. Siendo un tópico recurrente en varias ficciones, es evidente que un aficionado al cine de zombis como Furuya creyese probable que, a través del romance, pudiese devolverle la humanidad a estas entidades. Sin embargo, primeramente, deben superarse los instintos primarios de un zombi, como atacar a los humanos y alimentarse de sus vísceras. Antes que besarlo, parecía que Rea estaba mordiéndolo, un acto violento que vino acompañado por un abrazo del oso que aplastaba sus costillas. Estas acciones no causaron mucho más que un gran susto, al punto que la enfurecida prima de Furuya podría resultar más peligrosa al tratarlo de criminal. Su reacción es una mezcla de sorpresa y celos, sentimientos que conoceremos mejor próximamente, mientras Furuya soluciona los pequeños y abundantes problemas de vivir con una cadáver moe.

Mero, la pequeña imouto, tiene, en esta etapa de la historia, una participación bastante anecdótica, que consiste en remarcar la vida familiar estable de Chihiro. Como Rea, ella estaría cumpliendo el papel correspondiente a una mujer mayor, el de su madre, en un sentido menos traumático: está encargada de cocinar y cuidar a su abuelo. Se ofrece a limpiar la habitación de su hermano ignorando que el grito era algo grave, así que, a excepción de Chihiro, nadie va a vigilar lo que sucede adentro ni hay grandes alteraciones. En principio, el sentido común indicaría que ese grito es solamente una típica pequeñez, pero la situación cambia si hablamos de un aficionado al terror con objetos horripilantes entre sus pertenencias. La circunstancia del beso no era grave, pues aun con la fuerza sobrehumana que posee una zombi, Rea no dejó ninguna marca en Chihiro. En sentido cómico, más amenazadora resultó Ranko al asumir conclusiones entre exactas e inesperadas. La resurrección de Babu la preparó para aceptar de inmediato la existencia de muertos vivientes. De nuevo, el minino actúa con mayor conciencia que cualquier gato promedio, pues parece haber guiado a una letárgica Rea al jardín donde podría recuperar sus fuerzas gracias a los efectos de las hortensias. Esta solución era predecible desde que Babu las comió por primera vez. También la aclaración del abuelo de haber sido el creador de esta medicina en uno de sus pocos momentos de cordura. Del testimonio, se concluye que su fallecida esposa, Sada, fue su primer éxito y Chihiro  obtuvo los mismos resultados repitiendo simbólicamente el pasado familiar. Las indicaciones del vejete le alertan que los efectos de la medicina no son permanentes, hasta donde él consiguió averiguar. Aparentemente, podría haber revelado más datos si no fuera por el golpe de Ranko. Como lo noqueó justo antes que el anciano dijera algo importante, parecía que quisiera evitar una recuperación completa de Rea. Las hortensias funcionan como un equivalente al tratamiento brindado para aplacar una enfermedad degenerativa o crónica, puede retrasarse su avance y prolongar la vida del paciente, pero sin curarla o detenerla. En consecuencia, el estado de la bishoujo es una navaja de doble filo. Chihiro la salvó manteniendo su existencia en el mundo humano, al mismo tiempo que sigue condenada a desaparecer. Este es otro factor recurrente en la ficción zombi: la descomposición, un proceso del cual se valen los héroes que esperan sobrevivir tiempo suficiente para que la biología termine por derrotar a estos monstruos.  Que ocurra una pandemia zombi en Sankarea resulta imposible, ya que no sucede ningún contagio infeccioso. Además, las intenciones narrativas son diferentes al relato de muertos vivientes tradicional.

Pasado el tema biológico, vendría el tema familiar con Furuya convenciendo a su padre de permitir que Rea viviera con ellos. Hubiera sido fácil mentirle, pero no conveniente que engañase a su padre, pues no tendría ninguna excusa práctica, además, era un asunto donde no cabían pretextos, porque la responsabilidad que carga es bastante compleja. Decide omitirle detalles para evitar involucrar a su familia en una promesa personal. Su padre concede el permiso, ya que Furuya demostró una determinación particular en un tema supuestamente aparte a los zombis, al desconocer la condición de Rea, pero también manifiesta su confianza natural en su hijo, pues conoce de antemano su nobleza. Solucionado el asunto, Rea pasa a incorporarse como un miembro no oficial de esta familia. La falta de interacción directa con los familiares le impediría considerarla oficial. Participa de un contexto hogareño más amplio y distinto a otras magical girlfriends, normalmente inexistente o reducidos a un miembro femenino atractivo. Por ahora, la familia de Chihiro tiene una función ocasional: al no tener cables sueltos ni conflictos independientes, poseen una estabilidad y son felices, pese al ambiente ordinario que cunde durante los almuerzos, pero sin ninguna sensación de hostilidad. Para Mero, la mayor señal de aprecio es que le agradezcan su comida. Sin embargo, por más buena cocinera que fuese, es probable que Rea nunca pueda darle las gracias con sinceridad. Su condición de zombi le otorgó muchas ventajas, pero también le deparó varias carencias, las cuales, tal vez, pesen más a lo largo del tiempo, ya que limitan su capacidad de gozar sus vivencias, dejando truncas las ansiadas experiencias de una chica normal. Este hecho no parece molestarle, puesto que disfruta la sensación de libertad por encima de la falta de sentidos; no obstante, se percibe un aire de melancolía cuando alimentaba a Babu. (Una mancha amarilla aparece en un ojo del gato, otro posible efecto de su estado de descomposición, pues a diferencia de Rea, no estuvo tanto tiempo en un ambiente ventilado.) La melancolía desaparece en su paseo con el muchacho, cuando ella vuelve a sonreír de su forma más espléndida y característica.

El término adecuado para la situación de Rea como muerta viviente sería el de criatura animada. Un ser animado no sería solo un espécimen que pueda moverse, sino que pueda interactuar activamente con su entorno. El estado animado de Rea, por ahora, sería cercano al que poseen los cyborgs, seres que tampoco poseen vida en sentido biológico, pero cuya constante interacción nos conduce a aceptarlos como humanos, tal vez de forma más simbólica que objetiva. Rea no muestra ningún conflicto por ya no ser considerada humana: si alguien se atreviera de llamarla monstruo, posiblemente no le afectaría. Su tristeza se debería a la obligación de aceptar las limitaciones de su nueva realidad, aunque se alegra mucho más por haber cumplido ciertos caprichos y deseos. La función de retenedor implica que Furuya pase más tiempo cuidando a su protegida que a sí mismo. Sus expectativas de salir con una zombi se frustran mientras Rea se mantiene consciente y su alegría eclipsa el lado trágico con su cabeza llena de detalles por solucionar. Sigue pasando por alto que Dan’ichiro es la mayor amenaza que enfrentará, ya que considera la salud de su protegida como tema más urgente. De nuevo, Rea conlleva un peligro para su vida, porque todavía no aprende a utilizar su fuerza sobrehumana. Cuando lame el brazo herido de Furuya, despierta otro de sus instintos, al saborear su sangre como si fuera una fruta. La ficción ya ha abordado la antropofagia como una fórmula para mantenerse vivo, joven y bello. El hambre de Rea se mantiene, por ahora, reducido a las hortensias, permitiéndole a Furuya ganar tiempo para hallar una solución definitiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s