Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Fate/Zero II 5: Entre las luces y las sombras: un antihéroe (Emiya Kiritsugu) (Primera parte)

“¡Quiero ser un héroe de la justicia!”
Urobuchi Gen, Fate/Zero, Vol. IV, Intervalo: En algún momento, en algún lugar.

En la perpetua deconstrucción de los idealismos proporcionada por la franquicia de Fate, el héroe es al mismo tiempo su contracara y su parte corrupta. De modo cínico, nos sumergimos en lo que significa ser un héroe y lo que vale para el padre también vale para el hijo.  En esta presentación, que al mismo tiempo es su propia crítica, el ojo del observador se limita a reordenar el material disponible para dar a conocer la poética de la guerra. Sus palabras se pierden en innumerables palabras ajenas. La historia del anti-héroe narra la epopeya de la humanidad presente. Quizá por esa razón se hayan convertido en la deconstrucción favorita de los ideales de heroicidad, del mártir sin causa, del deseo crónico de ayudar a los otros. Fate/Zero hace un trabajo estupendo al mostrar la encarnación de los ideales más nobles lanzados al infierno de las pasiones, a la crueldad de la vida que revela una de sus caras perversas. La figura del anti-héroe se alza como recordatorio de la contradicción interna de cualquier principio, de la paradoja que albergan los deseos. Este artículo versará sobre mi protagonista favorito de Fate/Zero. Su nombre es sinónimo de infamia y sus métodos se encuentran entre los más despreciables. Un hombre que carga con el ideal más noble entre todos, que estaría dispuesto a dar lo que sea por ese sueño, traicionando a quienes amó. Parricida y criminal. Primero asesinó a su padre y después mató a su madre. No pudo salvar a su hermana, tomó la vida de su esposa con sus propias manos y abandonó a su hija. El padre adoptivo de Emiya Shirou, a quién lego su más grande tesoro. El hombre cuyo sueño era volverse un superhéroe para hacer a todos felices y, por eso mismo, el hombre que odia más que nadie a los espíritus heroicos: Emiya Kiritsugu.

Historia de Caín:

“Permítenos contarte la historia de un cierto hombre. La historia de un hombre que, más que nadie en el mundo, creía de verdad en sus ideales, y por ellos fue arrastrado a la desesperación.”
Urobuchi Gen, Fate/Zero, Vol. I, Prólogo, Ocho años atrás.

“Incluso si tengo que cargar con ‘todo el mal en el mundo’ – no importa. Si eso puede salvar al mundo, entonces lo aceptaría con gusto.”
Urobuchi Gen, Fate/Zero, Vol. III, Acto XI, Cuarta parte

“El chico que declaró que no quería ver a nadie llorar… solo podía ver gente llorando por la eternidad.”
Kinoko Nasu, Fate/Stay Night, Unlimeted Blade Works, día catorce, Interludio- La princesa prisionera.

“He superado incontables campos de batalla invicto, nunca me he retirado, ni tampoco he sido entendido, siempre sólo en la colina de espadas, intoxicado con la victoria.”
Traducción alternativa del poema de Archer/Emiya

“¿En qué clase de hombre te gustaría convertirte?… el poder para cambiar al mundo. Algún día vas a obtenerlo.”
Urobuchi Gen, Fate/Zero, Vol. IV, Intervalo: En algún momento, en algún lugar

Emiya Noritaka

Emiya Kiritsugu,” su apariencia desgastada y sus ojos vacíos , “era metódico, cuidadoso, brutal y cruel… No mostraba emociones después de asesinar a alguien. Ni por la supremacía de su poder ni culpa por eliminar al débil… Era una máquina… No le importaba involucrar a personas inocentes. Atacaba el punto más vulnerable de sus víctimas, y no dejaba espacio para un contraataque. Usaba a los familiares de sus enemigos como escudos y a los amigos como trabas… Si hubiera participado en esta guerra, sería el Master que más odiarías” (Kinoko Nasu, Fate/Stay Night, Heaven’s Feel, día cuatro, El comienzo de la Guerra del Santo Grial).

Muchos casos de personas desaparecidas y accidentes se creía que eran magos que él había asesinado… Plantar una bomba en público; derribar un avión con muchos pasajeros a bordo… tragedias del pasado, reportadas como graves actos de terrorismo, fueron, de hecho, actos criminales realizados por Emiya Kiritsugu con el único fin de asesinar a un solo mago… aparecía en varias áreas en conflicto alrededor del mundo; y siempre cuando el conflicto se encontraba en su punto más álgido…Como si fuera un suicida, como si tuviera algún tipo de enfermedad guiándolo… el principio detrás de sus acciones era claramente la auto-destrucción. (Fate/Zero,Vol. I, Acto I, Tercera parte).

Las tácticas de Kiritsugu eran ‘confundir la mente del oponente’ de principio a fin. En tanto pueda ver a través de las acciones del oponente, en dónde se prepara para atacar, y cuál es el objetivo del enemigo, se puede descubrir el punto ciego y la debilidad del oponente. (Fate/Zero, Vol. III, Acto IX, Segunda parte).

Esta era la vida de este hombre. Una vida llena de odio y desesperación, que jamás pudo encontrar un lugar para descansar. ¿Qué pensaban las personas de Emiya Kiritsugu?  Nadie lo recuerda de un modo grato:

1) Saber:

El Master que me traiciono… Él era como todos los magos. Solamente le importaban sus objetivos y eliminaba todo lo que se cruzaba en su camino (Kinoko Nasu, Fate/Stay Night, Fate, día trece, Lo que sucedió diez años atrás).

2) Irisviel:

Te maldigo… Emiya Kiritsugu… al dolor… me arrepiento hasta la muerte [de haberte conocido]… Nunca, te perdonaré…(Fate/Zero, Vol. IV, Acto XVI, Octava parte) (Fate/Zero, Vol. III, Acto XI, Cuarta parte).

3) Lancer:

Imperdonable… ¡que mi sangre manche sus sueños!… ¡Que tu deseo se convierta en desastre! ¡Al caer en la sartén del infierno, no olvides la furia de Diarmuid! (Fate/Zero,Vol. III, Acto XI, Cuarta parte).

4) Kirei:

¿Por qué sacrificaría a su amada por tal aspiración sin sentido?… La alegría y la felicidad que ese hombre había descartado — incluso sus fragmentos fueron lo suficientemente importantes a los ojos de Kirei, para que él los protegiera con su vida o incluso muriera por ellos… si pudiera romper los sueños de este hombre… con sus propias manos. (Fate/Zero, Vol. IV, Acto XV, Tercera parte).

5) Tokiomi:

Un asesino a sueldo que ha llevado a cabo un entrenamiento especial para asesinar magos… es la clase de hombre que utilizaría métodos despreciables sin pensarlo… No tiene el más mínimo orgullo como mago. (Fate/Zero, Vol. I, Acto I, Tercera parte).

Hasta ahora, he creído en las palabras de Irisviel y nunca dudé de tu carácter. Sin embargo, incluso si un hombre como tú, ahora dice que salvará al mundo con el Santo Grial, ya no voy a creer una palabra de eso. ¡Respóndeme, Kiritsugu! ¿Engañaste incluso a tu esposa? ¡¿Cuál es la verdadera razón por la que buscas el omnipotente recipiente que concede deseos?!. (Fate/Zero, Vol. III, Acto XI, Cuarta parte).

Nadie podía entender realmente su propio carácter, forjado en los innumerables campos de batalla:

Había simplemente consignado todas las cosas significativas en la nada. No era que no tenía deseos, sino que tenía uno tan ridículo que cayó en un círculo vicioso. Sus inútiles esfuerzos y lo que había desperdiciado fue tanto que era insalvable (Fate Zero, Vol. IV, Acto XV, Tercera parte).

Me formé maldiciendo al mundo por no tener corazón. El mundo era cruel, así que yo me hice aún más cruel y use esa crueldad como arma, intentando cumplir mi ideal… (Kinoko Nasu, Fate/Stay Night, Fate, día siete, superhéroe).

Su padre, un genio marcado con una magic designation (título honorario entre los magos con habilidades extrañas), era uno de esos magos que buscaban el “origen”, su investigación se centraba en la manipulación del tiempo de la vida de las cosas:

Era una magia avanzada con un gran espectro de utilidad – y obviamente con efectos secundarios mucho más fuertes. La habilidad para separar el paso del tiempo dentro de un espacio designado del ‘flujo de tiempo’ del mundo exterior; en cierta manera, Manipulación del Tiempo puede ser considerado como un tipo de Reality Marble. Aunque es clasificada como una magia superior, definitivamente no es magia que no pueda ser replicada. Comparada a ‘Modificación del Tiempo’ (Aozaki Aoko), que puede revertir el orden de causa y efecto y cambiar el pasado, esta es meramente magia de ‘Ajuste de Tiempo’ que puede estancar el tiempo que ha pasado y acelerar el tiempo en el futuro. Por lo tanto, no es una magia de extraordinaria dificultad. El único problema que uno necesita considerar es el largo del campo y la extensión de tiempo que necesita ser modificada. La raíz de Kiritsugu, la familia Emiya, ocupó generaciones investigando y siguiendo la magia que controla el tiempo. Las crestas mágicas en la espalda de Kiritsugu le entregaban los frutos de generaciones de hombres. Pero la cantidad de prana que uno debe gastar y los rituales preparativos necesarios para activar esta clase de magia rivalizan en magnitud con las magias superiores… Aunque es imposible aislar completamente la carne del mundo exterior, puede minimizar la influencia del mundo exterior en el cuerpo [de un objeto]. Dentro de este campo mínimo, él ‘ajusta’ solo unos pocos segundos del tiempo… Por ejemplo, cuando él lucho con Kayneth, Kiritsugu aceleró su flujo de sangre, el metabolismo de hemoglobina, y el movimiento muscular al mismo tiempo. Todo lo que queda es usar su velocidad en el tiempo de reacción para esquivar el ataque… Kiritsugu es capaz de conseguir rasgos físicos imposibles para humanos ordinarios después de que acelerara el tiempo dentro de su cuerpo. El problema más grande para esta magia es la enorme carga en el cuerpo. El arte de modificación del tiempo inevitablemente crea errores entre el tiempo dentro y fuera del campo. Este error es inmediatamente corregido por las fuerzas naturales cuando el campo es removido. Eso es, el ‘ajuste del propio mundo’. Por supuesto, este ajuste solo puede existir en donde ‘han ocurrido errores’, o más bien, dentro del [cuerpo físico sometido a esa modificación en su tiempo interno]… La muerte es un peligro innato al usar magia… Justo ahora, fue tal como si estuviera(n) caminando en una cuerda floja mientras su carne fuera desmenuzada (Fate/Zero, Vol. II, Acto VI, Cuarta parte).

Por eso, las flores con las que experimentaba su padre seguían muriendo sin importar lo que hiciera. Como Emiya Noritaka no podía devolver el tiempo del universo para ver el comienzo de todo, simplemente deseó acelerar el tiempo del mundo, y alcanzar la raíz de todo en el final de los tiempos, cuando el ciclo se hubiera cumplido. Pero para eso, debía encontrar el modo de conseguir la inmortalidad para su hijo (el futuro de todo mago):

Tengo que encontrar una solución al envejecimiento, al menos antes de tu generación. La carne, amarrada por las cadenas del destino de la muerte, está realmente muy alejada de la ‘raíz’… Alguien que no puede controlar los impulsos vampíricos y se convierte en Apóstol Muerto es un fracaso… le dije esto a Shirley hace mucho tiempo. Parece que los resultados de este experimento no resultaron tan buenos como yo pensaba que serian… (Fate/Zero, Vol. IV, Intervalo: En algún momento, en algún lugar).

Shirley

No podía olvidar la escena que presenció en su infancia, la forma en que cientos de personas fueron masacradas, porque no tuvo el valor de asesinar a alguien que amaba para salvar a muchos más quienes fueron lanzados al caldero del infierno por la sangre impura de los Apóstoles muertos. Esta locura llamada magia que plaga el mundo con desgracias:

Los magos, quienes están deseosos de traer males enfermizos al mundo mortal con tal de conseguir el conocimiento que buscan, y las dos grandes organizaciones (La Iglesia y la Asociación de Magos) que usan cualquier método necesario para ocultar dichas verdades; las batallas que envuelven a estos misteriosos eventos, seguían ocurriendo en oscuros lugares.… los magos herejes como su padre, deben ser asesinados. Sólo entonces podría realmente evitar que esa tragedia ocurra de nuevo (Fate/Zero, Vol. IV, Intervalo: En algún momento, en algún lugar).

Tal vez fue porque él había sido testigo de la muerte de otros en innumerables ocasiones. La muerte no podía ser vista, ni puede ser escuchada. Sin embargo, todavía podía sentir el descenso silencioso de algo desconocido en el momento en que la vida estaba esperando desaparecer del cuerpo físico. Los momentos en que sintió la ‘alegría’ de aquella cosa, eran sin duda momentos en los que debe observar, sin poder hacer nada, los últimos momentos de alguien más, con sus vidas ya más allá de la salvación (Fate/Zero, Vol. IV, Acto XIV, Segunda parte).

Y, con el transcurso del tiempo,

ese hombre se había convertido en un cadáver ambulante… Kiritsugu, quien había querido salvar a los demás, pero, en su lugar, trajo el desastre, era el perdedor en el verdadero sentido de la palabra. Él debe estar buscando sobrevivientes que podrían darle algún consuelo. Era realmente solo absoluta estupidez. En su estado actual, muy rápidamente se desvanecería en este mar de fuego. Ya no había necesidad de pensar más en ello; esta persona ya no tenía ningún significado (Fate Zero, Vol. IV, Acto XVI, Onceava parte).

¿Cómo podía soportar la maldad?

El cuerpo de Illya es aun más ligero que la Walther. Y ella ya tiene 8 años… (Fate/Zero,Vol. IV, Acto XIII, Cuarta parte).

El padre idolatrador que amaba excesivamente a su hija, el guerrero que buscaba salvar al mundo, el asesino que había perdido toda esperanza en la justicia; eran varias piezas conflictivas de la humanidad que él mostraba (Fate/Zero, Vol. IV, Acto XVI, Novena parte).

El sueño de ese hombre era puro. Su deseo era que todos en este mundo fueran felices, eso es todo lo que él deseaba. Es un sueño infantil por el que todos los jóvenes sienten atracción al menos una vez, aquel que abandonan cuando se acostumbran a lo despiadado de esta realidad. Cualquier felicidad requiere de un sacrificio, eso es algo que todos los niños aprenden cuando se convierten en adultos. Pero este hombre fue diferente. Tal vez fue porque era el más ingenuo de todos ellos. Tal vez fue porque tenía algo dañado dentro de sí. O tal vez, él podría haber sido del tipo de personas a las que llamamos ‘Santos’, aquellos encargados con la tarea de llevar a cabo la voluntad de Dios. Alguien a quien la gente común no puede entender. Él sabía que para cualquier existencia en este mundo las únicas dos alternativas eran ser sacrificados o ser salvados. Después de entender esto, nunca fue capaz de vaciar los platillos de la balanza… A partir de ese día, puso su mente a trabajar para ser quien fuera ese balance. Para abatir el dolor de este mundo, no existía manera más eficiente. Para salvar aunque sea solo una vida en un lado, se tenía que renunciar a una vida en el otro lado. Eso quiere decir que para dejar que la mayoría de la gente sobreviviera, él tendría que matar a la minoría de la gente. Por lo tanto, en vez de salvar a la gente solo por el valor de salvarla, él se destacaba en matar gente. Una y otra vez, siguió pintando sus manos del color de la sangre, pero ese hombre nunca dudó. Nunca se cuestionó lo correcto de sus actos ni dudó de su meta. Se forzó a sí mismo a inclinar la balanza sin fallar. Jamás cometiendo el error de juzgar mal el valor de una vida. Sin ningún respeto a la humildad de la existencia y sin ningún respeto a su edad. Todas las vidas eran juzgadas equitativamente. Sin discriminación, el hombre salvó vidas y, sin discriminación, él las terminaba. Pero, desafortunadamente, se dio cuenta demasiado tarde. El valorar todo equitativamente equivaldría a no amar a nadie de manera única. Si hubiera gravado esa regla inviolable dentro de su espíritu mucho antes, podría haber logrado la salvación… Probablemente jamás habría habido algún sufrimiento para él. Pero ese hombre estaba equivocado. La sonrisa de alegría de cualquiera llenaba su pecho de orgullo, y los gemidos de cualquiera hacían temblar su corazón. El odio se añadió a su resentimiento y pronto se lleno de arrepentimientos, mientras que sus lágrimas de soledad añoraban que alguien llegara a acercarse hacia él. Aun cuando perseguía un ideal mas allá de la razón del mundo del hombre — él también era humano. ¿Cuántas veces fue castigado ese hombre por tal contradicción? Él en verdad conocía la amistad. Él en verdad conocía el amor. Aun cuando se puso la vida de ese ser amado y la de incontables números de perfectos desconocidos, en los platillos izquierdos y derecho de la balanza— Definitivamente jamás cometió un error… juzgar esa vida de igual forma que la de otros, él tenía que evaluar imparcialmente, y renunciar imparcialmente a ella (Fate/Zero, Vol. I, Prólogo, Ocho años atrás).

Nadie podía entender que es lo que quería un hombre como él, alguien que pasó toda su vida luchando por una utopía.

Kiritsugu… lo persiguió porque sabía que era un sueño inalcanzable… Aun cuando fuera inalcanzable… continuó corriendo hacia él creyendo que si lo hacía, lo alcanzaría… (Kinoko Nasu, Fate/Stay Night, Unlimited Blade Works, día quince, Respuesta).

Su nombre era la clave de su desdicha.

Básicamente, él poseía la habilidad doble de ‘Fuego” y “Tierra’. Para ser especifico, eran atributos compuestos, ‘Separar’ (切, Kiri) y ‘Unir’ (嗣, Tsugu). Esa es la forma del alma que nació con él, y la verdadera forma de su ‘Origen’. Separar, y unir – no es exactamente lo mismo que ‘destrucción y renacimiento’, porque el origen de Kiritsugu no significa de ninguna manera ‘recuperación’. Por ejemplo, una cuerda que se corta y se conecta de nuevo habría cambiado de grosor en el punto donde se haga el nudo… la acción de ‘separar y unir’ inevitablemente provocará una ‘corrupción’ irreversible (Fate/Zero, Vol. II, Acto VII, Tercera parte).

Esa corrupción es la que lo cegó. El hombre que cortaba y rehacía conexiones, estaba condenado a perder lo que encontraba y a intentar unirse de nuevo con lo que quedaba.

Tú padre amaba a la gente”, le dice Kirei a Shirou, “su amor por ellos no tenía limites. Por eso se convirtió en el mayor de todos los males. Un ser sin corazón es malvado… se deshizo de sus sentimientos personales para cumplir sus objetivos. Era tanto su fuerza como su debilidad… Estaba orgulloso de poderse convertir en una máquina que no albergaba dudas… Tenía una mente preparada para todo. No podía ser herido por nada, porque ya se encontraba herido desde un principio… Convirtiéndose así mismo en el más grande de todos los males para poder eliminar a los males más pequeños que plagan este mundo… Su existencia fue demasiado amarga. Su agonía fue demasiado amarga. Si él iba a sacrificar tantas cosas al final, hubiera sido mejor que no hubiera tenido nada desde un principio. Pero aunque agonizó por sus decisiones, luego intento recuperar todo lo que perdió. Como si intentara decir que de ese modo viven las personas… Emiya Kiritsugu deseaba la paz. Eso es bastante simple. Mas es algo demasiado simple para este mundo tan complejo. Debía eliminar las partes extras que no permitían que la forma fuera perfecta. No obstante, no soportaba hacer tal cosa… Eso es algo que sólo se consigue con un milagro que excede el poder humano. No existe un mundo sin conflictos… Ansiaba hacer realidad su ideal y, cuando se dio cuenta de que era imposible, no pudo hacer otra cosa sino confiar en el Santo Grial. Ese fue el final del camino para un hombre acorralado por su ideal. Su sueño era algo imposible que sólo podía ser cumplido por ‘algo que no existe’ como el Santo Grial (Kinoko Nasu, Fate/Stay Night, Heaven’s Feel, día cuatro, El comienzo de la Guerra del Santo Grial).

16 comentarios

  1. yoquienmas

    ummm…el perfil piscologico de Kiritsugu me parecio uno de los mas flojos, vamos, que es el tipico tipo bueno que hace cosas malas por el bien de la humanidad pero esconde dentro de si un enorme egoismo, no importa si es matar desconocidos o a su propia familia -.-. asombrosamente se parese a una fabula que me contaban seguido,.. trataba sobre un hombre tan bueno que todos decian que era santo,este tipo lloraba con ver tristes a los niños y se alegraba con la minima sonrisa de ellos (um..coincidencia ¬¬) se dolia de las desgracias de las personas del pueblo,de la niña que cuidaba a su madre invalida y del hombre que mendigaba por no tener dinero..hasta tal punto que clamo a dios y le pidio que todos los sufrimientos,dolores y desgracias se los dieran a el, mientras que esas personas no pasaran por ellas..dios lo escucho y lo hiso, ala mañana siguiente el dolor era tal que no se levanto por una semana, ni salio de su casa, cuando salio, encontro que habian peores males y dolores en el pueblo, la joven que cuidaba a su madre, como esta se curo, la abandono, el hombre pobre se hizo rico, pero empeso a prestar dinero y quitarle sus propiedades a las ´personas, en fin, la cura era peor que la enfermedad y volvio a clamar a dios para que arreglara eso, dios le dijo que lo que el habia pedido no lo habia hecho por piedad , si no por egoismo puro,por que consideraba que no existia nadie mas justo que EL para cargar con todo el mal,no lo hizo por bien, sino por que EL tenia que ser el elegido, solo EL era suficientemente puro para eso -.-..en fin, Kiritsugu nunca seria un heroe (y creo que ahi esta su verdadero dolor, su propia incapacidad de aceptar la realidad), los heroes no son autodenominados, los heroes son nombrados por sus propios congeneres, o como me gusta un dicho popular, “Un Heroe (comun) simplemente es la persona que: o no tubo tiempo para correr,para pensar o para subirse a un arbol XD” en fin, un heroe es alguien normal que hace cosas que en su momento y pensado lenta y razonablemente serian unas locuras, ya sea por el o por otras personas, conocidas o desconocidas, no lo hizo por gloria,honor,por que lo hace feliz…no…un heroe actua casi de forma instintiva,lo hace por que tiene que hacerlo, por que puede y lo hace ……., es lo que todos (o casi todos hemos sentido cuando vemos una injusticia) y ardemos en justicia (nuestra propia justicia) y son pocos los que rompeese fino hilo y entran a la accion (vamos que ser heroe ni es bien remunerado ni indoloro XD, al rato es mejor negocio ser malo XD) creo que en esta parte shirou le gano a Kiritsugu (y eso que para mi shirou es patetico) el no se glorificaba con ser heroe,ni que cambiaria el mundo,o cultivaria el sahara, simplemente quiere una vida normal y si tiene que actuar para proteger..lo hace, creo que su humanidad fue lo que cambio a saber y le devolvio la esperanza.

    por cierto, gran post, me gusta como lo analizan, nos vemos

    9 mayo 2012 en 17:24

    • La verdad es que la idea de justicia de Kiritsugu es tan simple, que por eso mismo es aterradora. Si te refieres a que su perfil psicológico es el más débil y quizá el menos trabajado, sin duda tienes razón, porque al fin y al cabo es una mentalidad infantil de alguien que se negó a crecer y a aceptar la realidad, quedo detenido en el tiempo, como una especie de Peter Pan, cuando fue testigo de las horribles escenas que cambiaron su niñez, creyó que un superhéroe salvaría a la gente a su alrededor y termino descubriendo que nadie los salvó; por eso, su propia vida transcurre en una especie de infancia interrumpida abruptamente, que no encuentra asidero o lugar de descanso, arrojado del lecho familiar a una paradójica espiral. Esa es su tragedia, deseaba algo simple para un mundo demasiado complejo, pero sabes esta idea es trabajada por Kinoko Nasu en todo Fate/Stay Night, pues los anti-héroes de Nasu nacen de un deseo inocente e inmaduro (Kiritsugu, Archer y Avenger son buenos ejemplos), quizás es por eso que me gustan tanto, porque los consideró demasiado infantiles y caricaturizados, una especie de burla contra los grandes “superhéroes”, no sólo de los comics, sino también de la historia. Son patéticos, es cierto, mas es ese patetismo el que me atrae de ellos…

      Ahora que mencionas esa historia de ese hombre puro, pensaba dejar la parte del sacrificio y el mártir sin causa para la segunda parte de esta reseña, pero adelantare algunas cosas:

      a) En el Nasuverso los anti-héroes son sacrificios, como lo narras en ese cuento de tu comentario. Todos ellos precisamente quieren encarnar “todo el mal en el mundo”, y se encuentran que ese ideal es algo equivocado, que no puede salvar a nadie.

      b) El egoísmo es algo que Nasu le atribuye a los héroes desde un comienzo, de hecho una de las primeras cosas sobre las que reflexiona Shirou al principio de la novela es ese defecto que tienen todos lo héroes. Para empezar los héroes no salvan a toda la gente, simplemente salvan a quienes quieren salvar, o eligen salvar, creyendo que son más aptos para hacer eso que alguien más. Por eso, Nasu cuestiona todo ideal de heroicidad como paradójico y extraño: Shirou y Kiritsugu son anormales y muchos de los personajes a su alrededor no pueden comprenderlos…

      c) Kiritsugu es una deconstrucción de los clásicos superhéroes y anti-héroes incluso, porque llega a extremos bastante violentos y melancólicos: lo que quiere hacer no es lo que obtiene por supuesto. Como deconstrucción lo que hace es reflejar todos los aspectos negativos de los héroes, mostrando la maldad, el ideal sin razón, la falta de valor, el egoísmo disfrazado de altruismo, el mesianismo injustificado, etc… yo creo en realidad que todos los héroes de Fate son eso en el fondo, solamente que algunos usan mejores máscaras que otros, Saber, por ejemplo, que podría decirse que está al otro lado del espectro, en realidad hace y hacía lo mismo que Kiritsugu: mataba a unos cuantos para salvar a miles, quiere borrarse de la existencia para salvar a su nación, desea encontrar alguien más digno que ella, etc… De hecho, una de las cosas más graciosas de Fate/Stay Night es que Shirou es demasiado idealista para Saber, quizá porque es el espejo de todos sus defectos…

      Pdt: No sé si sea un buen post, después de todo me límite exclusivamente a pegar y reordenar material para aclarar algunas cosas…

      9 mayo 2012 en 18:15

      • Luis Manuel

        Y con respecto a lo de Kiritsugu y Saber, pienso que tienes algo de razón. Pero Kiritsugu se metió en una cruzada donde nadie le llamó, Saber al sacar la espada no podía hacer otra cosa más que aceptar su destino. Si te invaden unos Sajaoes no tienes elección, tienes que expulsarlos como Rey. Kiritsugu decidió convertirse en ”Héroe” en nombre de un ideal infantil y aunque Saber también está plagada de ideales utópicos y hasta infantiles, no podía hacer otra cosa. Como tú dices, su error radico en su deshumanización, falta de empatía y sus utopías y en eso si es muy similar a Kiritsugu 🙂

        16 marzo 2014 en 03:57

    • Ahi un error en lo que afirmas , kiritsugu no se vio a si mismo como un santo , al contrario el queria ser la peor basura del mundo para ser digno de llevarse a toda la escoria del mundo con el , incluso si eso implicaba acabar con su propia vida ..

      2 octubre 2013 en 21:30

    • sen23

      siempre fallare al intentar comprender como un chiquillo de 16 o 17 años que en su vida habia logrado nada pudo hacer cambiar de opinion a alguien que en vida fue rey, esta devastada por ello pero fue un rey

      13 mayo 2014 en 18:18

    • kirito

      No me gusta su comentario maricon

      13 junio 2014 en 07:29

  2. Gabrelrial esta en japon XD)

    buen post y buenos comentarios, y aqui yo aporto con el mio,en fin como dise fortuna87, los deseos de los heroes (epicos) son simples y casi inocentes,(aunque yo me pregunto por que el grial esta en japon XD) aun el deseo de Saber tambien es egoista,lo hace por que simplemente no quiso vivir con esa responsabilidad, y desea que alguen mas lleve el peso, (para mi bastaria con enseñarle la inglaterra actual y mostrale que de verdad cambio para bien y que ella y su historia se volvio un simbolo de esperanza y respeto para las generaciones futuras, (es mas en la realidad actualidad a arturo lo consideran un heroe de ese pais) en fin tal ves eso es lo simple y lo atrayente de estos personajes de fate.

    10 mayo 2012 en 15:00

    • Bueno, el Grial está en Japón por razones que daré a conocer en otro post dedicado a la historia de la Guerra, que es bastante interesante y ayuda a comprender muchos de los problemas que tiene tal matanza. En cuanto al rey Arturo como héroe actual de Inglaterra, no creo que le gustará a Saber, pues los actuales ingleses son descendientes de los enemigos contra los que combatió. Arturia era hija de los clanes locales romanizados durante la caída del Imperio Romano, mientras que los Británicos modernos pertenecen a las tribus germanas de los Anglos y Sajones, que invadieron las fronteras durante su período histórico y terminaron por imponerse. Dejando eso de lado, creo que Saber igual desearía desaparecer, pues ella cree que su presencia fue la causa y la razón de los muchos males que azotaron a su pueblo, porque no fue digna como rey y se arrepiente de lo que hizo (algo que no le perdona Iskander). Uno de esos crímenes que no se puede perdonar, está dado en la historia de un caballero que la abandonó y que conoceremos más adelante en Fate/Zero, por lo que en realidad todo esto no hace sino alimentar su deseo de muerte y desaparición…

      10 mayo 2012 en 17:12

      • Luis Manuel

        ¿Contra los que combatió quién?, ¿el Arturo verdadero o Arturia? El rey Arturo mítico tampoco era Anglo- Sajón del todo. Recuerda que después de la ida del Imperio Romano de Britania, aún quedaron los britano- románicos, que eran celtas que habían sido asimilados por la cultura romana y que quedaron en reinos fragmentados cuando se fueron los Romanos, los que después a su vez terminaron huyendo o siendo asimilados por los Anglos y Sajones y también otros celtas procedentes de Irlanda y Escocia. Lo que quiero decir en síntesis, es que Arturo no era Inglés tampoco, porque Arturo no tiene descendencia Anglo y Sajona, geoggráficamente sí, pero no étnica ni culturalmente.

        16 marzo 2014 en 02:38

  3. jesus

    Que buenas reseñas se ve que las novelas desmenusan bien la historia pero tambien me hecharon varios spoilers pero bueno…muy entretenida tanto como la ke hablaron de Gilgamesh

    14 mayo 2012 en 18:45

  4. El

    Kiritsugu.. una verdadera tragedia pero con una hermosa historia.

    4 julio 2013 en 19:00

  5. Hola, quizás es un poco tarde para hablar en esta pagina debido a su cierre, pero llegue aqui gracias a Kiritsugu y me parece relevante dejar un comentario. Primero que todo criticar la forma en que estructuraste tu post, lo mio no es de estar leyendo continuas citaciones, si no de leer puntos de vista, falto tu huella de autor, tus comentarios, tus sentimientos. Aunque me parecieron totalmente interesantes los textos y mi pregunta es ¿Donde los sacaste? y ¿Me los podrías pasar, por favor?. Kiritsugu fue un personaje que no me agrado y lo digo sin dudarlo. Solo he visto la serie Fate/Zero y me baso en ella. De ideales egoístas e imposibles para una persona como el de malvada. Trate de sentir empatia, mas esta nunca llego y los esfuerzos que hacia la serie igual se quedaron estancados (por que fate/zero lo exalta como personaje y nos obliga a comprenderlo, es mas nos muestran DOS capítulos de flashback sobre su vida). Su supuesto odio hacia los espíritus heroicos no es mas que envidia hacia la majestuosidad de estos de la que el carece. Quiere brillar cuando su naturaleza es opaca. Después de mucho pensarlo mi odio hacia el no radica por rotundo que parezca en el, si no en la serie como tal en querer hacer ver a un personaje como héroe cuando no tiene nada para serlo.

    9 octubre 2014 en 00:29

    • Hola KariGarcia18,

      Aunque la página esta cerrada, de vez en cuando yo respondo algunas inquietudes. Con respecto a tú crítica de como estructure el post, puedo decir que lo hice en ese entonces así porque deseaba dejar hablar a la novela y no a mí. Mucha gente no conoce la historia en su totalidad y el anime amputa grandes porciones de texto, dejando en suspenso muchas notas relevantes para entender la historia. Todo lo que lees se encuentran en la novela visual de Fate/Stay Night y en la light novel de Fate/Zero, por eso hice citaciones de cada texto mencionando el capítulo y el lugar de donde proceden. Es cierto, en este post falta mi toque personal y hoy en día no escribiría ni estructuraría una reseña de este modo, pero por ese entonces prefería dejar que la historia fuera contada por los textos y no por mí. Al final decidí hacer ensayos interpretativos de la historia, y a eso corresponden mis últimas reseñas.

      Por otra parte, tu inquietud con respecto a Kiritsugu es válida: él jamás se considera a sí mismo un héroe (el único que lo idólatra es Shirou) y por eso se mofa de los ideales de los caballeros del pasado. En Fate/zero hay un doble registro que uno debe comprender: por un lado están los héroes del pasado, los arquetipos de las grandes gestas y epopeyas de las cuales nos hablan los mitos y las leyendas de los pueblos, cuyo origen se pierden en las brumas del comienzo, y por el otro están los seres humanos del presente, héroes sin ideales o con un ideal enfermizo, símbolos de una humanidad en decadencia o en plena perdida de sus referentes sociales y culturales. De ahí proviene el contraste tan marcado entre esos dos mundos irreconciliables. Mientras que los espíritus heroicos son descendientes de clases aristocráticas, los Masters, en muchos casos, provienen de la plebe (excepto los Magos mejor formados). Esto produce dos efectos: el primero tiene que ver con la gallardía, la arrogancia y la nobleza de las almas del pasado, que representan ideales bien definidos, y los héroes vulgares o anti-héroes que cargan con responsabilidades que están muy por encima de sus propias capacidades. En el primer caso, el héroe se reconcilia con el mundo (o no) y vuelve a la nada de la que una vez brotó. En el segundo caso el héroe destruye el mundo o el mundo lo destruye a él. El otro efecto se enlaza con la forma en que el tiempo de la historia se construye: hay una época de los dioses, una época de los héroes y una época de los hombres, cada una como sucesiva degeneración de la realidad prefigurada por la pureza del origen: la magia apunta hacia el pasado y la ciencia hacia el futuro, el mundo del presente es el mundo de la racionalidad, la reducción de la naturaleza (incluyendo la de los seres humanos) a meros objetos y la instrumentalización de los otros para obtener un fin (hedonista, idealista, nihilista). Kiritsugu es la encarnación de la razón deshumanizada (instrumental, que busca un fin a costa de cualquier medio) aunque su corazón no sea lo suficientemente duro para ignorar sus emociones, por esa razón el personaje se encuentra en constante alienación, es decir, es incapaz de ser el mismo o de actuar de un modo noble según sus ideales (que se retuercen más y más mientras avanza la serie), pues no puede reconciliar sus sentimientos con sus acciones. Yo simpatizo con esa condición del personaje, no con su accionar y sus métodos escalofriantes.

      9 octubre 2014 en 01:50

  6. Hola, otra vez (aqui respondiendo tarde). Primero agradecerte, por despejar un poco la vista hacia este personaje que aunque no es de mi agrado, ahora puedo comprender mejor su naturaleza. Lo interesante para mi de franquicias como Fate (que lo he notado mas que todo leyendo tus reseñas), son esos trasfondos de personajes tanto de héroes como humanos, los arcos dramáticos y demás matices que solo ilustran la verdadera condición humana. Sumándole a todo: el trasfondo histórico y mágico. Falta informarme y lo seguiré haciendo, hasta que mi ansia de curiosidad este saciada. Nos hablamos 🙂

    3 enero 2015 en 23:31

    • No es nada, espero que continúes siguiendo la historia, y si tienes alguna pregunta que hacerme hazlo cuando quieras.

      4 enero 2015 en 11:46

  7. bryan

    Tal vez muy tarde pero dejó mi comentario, soy fan de los comic desde hace años y siempre e analizado la naturaleza del héroe y lo que nosotros los seres humanos tratamos de ver en ellos, su delgada línea entre lo supuestamente correcto y un simple capricho egoísta e incluso infantil , creo que kiritsugu supera con gran ventaja a muchos en su sentido de lo que es justicia el afirma correctamente que los héroes más famosos nacen del campo de batalla lugar que para el sólo es una gran farsa creada por el ello y naturaleza autodestructiva del ser humano, un círculo sin fin de destrucción donde unos nacen como héroes sometiendo a la fuerza a otros para bien o para mal de ahí su odio al espíritu heroico y su acertada única solución al problema un milagro que pondría fin a los interminables conflictos del mundo, algo por lo cual valdría la pena sacrificar todo creo que el concepto de anti héroe está mal utilizado para mi eso sería un héroe en realidad y no como Superman por ejemplo que prácticamente acaba en una monarquía en la cual el mismo termina sin poder resolver e incluso siendo el villano ., la saga de fate para mi muy buena simplemente nos muestra algo que no tiene solución con buena historia y para mi con el mejor personaje de la saga kiritsugu por su forma realista lamentablemente no alcanzable para ningún héroe la paz mundial.

    4 mayo 2015 en 11:42

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s