Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Medaka Box 4: Un demonio no muy conocido

“No siento vergüenza de someterme ante ti”
Akune Kouki

Akune Kouki (阿久根 高貴), “el destructor”, el “príncipe del judo”, la serpiente venenosa, el genio, el más fuerte, el objeto de deseo de las chicas de la escuela. Jugando con las palabras diremos que es una ciudad (阿久根市, Akune-shi en Kagoshima), una sombra o fantasma (阿, Kuma), un noble (高貴, Kouki, príncipe), una historia antigua (久), o quizá un criminal, el mal (悪, aku), y también una raíz (根, ne), alguien persistente (根, kon) que jamás se rendirá. “Si vas a pedir un deseo, tienes que luchar hasta que se haga realidad. En mi caso no me he rendido ante la mujer que amo, sólo porque otro me lleva diez años de ventaja.” O tal vez alguien que no sabe quién es realmente, como sabrán los lectores del manga. “No seas engreído. No puedes tomar el lugar de otra persona”. Akune Kouki, el hombre más confiable, el secretario de la escuela, el deportista de judo, el ex-criminal de secundaria. Un disfraz para cada mascarada, una nueva personalidad para una nueva fiesta, un joven que busca su lugar junto a Medaka, el nuevo integrante de la escuela que se ha unido al consejo de estudiantes.

En su eterna rivalidad por el amor de Medaka, Akune busca la menor oportunidad para arrebatarle su puesto al amigo de la infancia de la “diosa negra”. “Hitoyoshi-kun, no intento negar lo que has hecho. Respeto los esfuerzos que has hecho por mantenerte al lado de Medaka-san. Sin embargo esfuerzos es todo lo que tienes… Te aplastare una y otra vez frente a Medaka… ¡Hasta que estés perdido en la desgracia!” El “príncipe del judo”, nudista y pretencioso, despliega una elegancia que los plebeyos (Zenkichi) no poseen, por su puesto. Un cuerpo moldeado por el entrenamiento en las artes marciales, un poder nacido del talento bruto innato. Hansode toma fotografías mientras babea por su físico y las estudiantes de segundo año quedan sorprendidas por su elegancia. Una fuerza que es indispensable, una caligrafía perfecta que revela su estatuto de nobleza. Sangre azul de nacimiento, ha recibido su título por sus logros y esfuerzo, bautizado con un nombre que ha elevado sus méritos. “Nunca me he considerado un prodigio. Tal vez haya tenido un inicio apresurado, pero ha sido gracias al trabajo duro y la determinación que he llegado hasta aquí.”  Para Medaka, quien lo mira con indiferencia, Kouki es un pretendiente que no puede aceptar de buenas a primera, alguien que parece desear algo que no tiene. Para el bardo inmortal que alza sus himnos a la noche oscura de la princesa cautivante, recibe absolutamente nada por un esfuerzo inútil. “Date por vencido. No puedo corresponderte. No puedo pertenecer a una sola persona”. Su elegancia está marcada con rosas rojas como la sangre, su estilo permanece a lo largo del día, intocable, inmaculado, él es la representación de las estatuas apolíneas de los templos griegos (o quizá uno de los demonios protectores de los templos budistas, cuya furia es inaudita, como más tarde se descubrirá). La serpiente venenosa lucha contra el insecto protector de flores, una competencia, para nada amistosa, conduce a ambos, criaturas rastreras, a atropellarse mutuamente. Una pelea observada por una gata verde, quien desprecia a los genios y a los anormales. A su lado, una violeta conserva su postura mientras estalla en un llanto de lágrimas al observar el intercambio de golpes desigual. Y, no obstante, quien gana no es la víbora que posee la ventaja, sino la hormiga que es pisoteada. Es una derrota, una derrota limpia. “Me he rendido de perseguirte. Pero no me he rendido con respecto a Medaka”. Akune, quien copia y absorbe las habilidades de los demás, adquiere la personalidad más acorde para su complemento intersubjetivo o, lo que es lo mismo, su compañero de juego en el momento: rival para Zenkichi, amante descorazonado para Medaka, peleador de primera clase para Nekomini, poeta inspirado para Yatsuchima-senpai. “Es la primera vez que escribo una carta de amor desde la perspectiva de una mujer. Sin embargo creo que he sido capaz de crear una obra maestra”. Su adaptabilidad es impresionante, y su poder incuestionable. Es aquel que revierte las situaciones con extrema precaución y consigue, con su perseverancia, lo que no obtendría si se rindiera antes de empezar. Alguien que mantiene el honor al inclinarse ante su reina y pronunciar discursos de aceptación ante la enamorada esquiva, que como ninfa se dedica al mundo antes que a los individuos. Él mismo prosigue su marcha, aun cuando su propia palabra se vea ensuciada. “En ese caso, utiliza ese trabajo duro y determinación para conquistar a la chica de tus sueños… Si no te consideras un prodigio, deberías dejar de actuar como el señor perfecto… ¿Quieres mantener tu promesa a un rival o conseguir a la chica de tus sueños?”. Ese es su camino, el camino del esfuerzo.

Excurso: Problemas no resueltos:

“No hay ningún problema, ese es el problema”
Kurokami Medaka

Siguiendo la típica onda de energía positiva de Medaka Box, debemos señalar que un problema no es algo que esté dado de antemano, como una carencia o una necesidad que no ha sido satisfecha. Por el contrario, se trata de una creación posterior, de una formulación inventada: “Ella (Yatsuchiro) estaba pidiendo un deseo. Estaba creando un problema donde no había ninguno”. Antes bien, la serie intenta profundizar en qué consisten los problemas que la gente tiene y que es lo que desean. Movimiento que se produce a posteriori y que no pre-existe a la formulación del problema. La última vez, en la ayuda suministrada al equipo de kendo, habíamos señalado que la persona que solicita ayuda en contra de quienes necesitan ayuda, era parte del problema en sí. Medaka misma lucha en contra de los bloqueos y las solicitudes, no solo contra quien produce daño sino contra quien lo recibe. Por lo que, cuando Medaka acepta una solicitud, sobretodo en ciertos encargos particularmente problemáticos, parece buscar a la persona que realizó el pedido, aún sosteniendo la política del anonimato. Es casi como una necesidad instintiva que invita a la redención por medio de las fuerzas propias, y no del apoyo incondicional en alguien más. “Medaka-chan ayudará a las personas en problemas, pero no salvara al débil”, aclara Zenkichi. La liviandad y el aligeramiento de las penas va acompañado de la salvación nacida de cada uno. Por eso, el método de ayuda de Kurokami es muy diferente al aplicado por Kouki, que se limitó a hacer el trabajo duro por su propia mano, en vez de proporcionar los medios y no el resultado. De ahí la necesidad de corregir la aproximación y enfrentarlo de otro modo, esta vez usando la sangre y el sudor de la enamorada para cumplir la meta y la expectativa. En este aprendizaje, no es únicamente la solicitante quien aprende a mejorar su caligrafía, sino también Akune, haciéndose consciente de cómo desempeñar su papel adecuadamente. Sin embargo, voy a hacer una aclaración más: en Medaka Box hay problemas, que aunque no son obvios a primera vista, se harán más implícitos mientras pasa el tiempo, conociendo su verdadera naturaleza. Hay meta-problemas, que en realidad se perpetúan por varios arcos, y se resuelven muy adelante –afectando principalmente a Medaka, Zenkichi y Kouki por ahora– siendo en realidad la razón central que deconstruye la serie, que al principio parece bastante simple: solicitar ayuda a un todopoderoso ser que puede realizar mejor que nadie cualquier cosa. Por enigmático que parezca ahora, después se hará más explícito al conocer lo que este juego de máscaras encubre y seduce…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s