Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Sankarea 3: Último respiro de vida

Take the responsability

La cadavérica sonrisa de Rea luego de su conversión en zombi es su rasgo más impresionante y característico, incluso para quienes no conocen la fuente original, ya que sería la marca distintiva de la historia. Una sonrisa que manifiesta su mayor felicidad al obtener un bien intrínseco al ser humano: la libertad, un bien que solo pudo ser obtenido a través del evento más trágico que podría experimentar y aun así, el suceso más natural en la existencia de los seres vivos: la muerte. La libertad es, muchas veces, considerada, con justa razón, el derecho más preciado para los hombres, ya que de ella derivan todos los demás derechos que goza, así como las experiencias que se obtienen a partir del ejercicio de esos derechos. Sin embargo, en innumerables ocasiones, solo se consigue valorarlo cuando es negado o conculcado, incluso cuando le ocurre a una persona como Rea, que vive en condiciones privilegiadas: disfrutar de ese estilo de vida ni significa ser libre porque se le niega la opción de aceptarlo o rechazarlo, de tomar sus propias decisiones, de decidir qué desea realizar, qué desea soñar. La muerte resulta una escapatoria ante esas condiciones adversas. Representa el rompimiento de esas cadenas y, en caso del suicidio, implica haber tenido la libertad en decidir su final. Es un acto que requiere una gran determinación y si una persona está dispuesta a mostrar ese nivel de disposición, la alternativa sería emplear ese grado de determinación para enfrentarse a esas circunstancias limitantes y a los monstruos que la imponen.

Rea vive en una familia tan sistemática que un conflicto grave la noche anterior es tomado como menor y sin mucha importancia cuando se despierta. Interpreta el papel de hija que comprende los motivos de su padre. Este la defiende de la hostilidad de su madre. A pesar de que ella no resulte el verdadero problema, se disculpa por haberla golpeado, lo cual no sería diferente a un marido que se disculpa con su esposa comprometiéndose a no volver hacerlo a pesar de que sus palabras no transmitan confianza. Es una patraña a la cual Rea está acostumbrada y ambas partes serían muy conscientes de la falsedad de sus palabras, pero seguir con este juego significa aceptar las ordenes de su padre. Todas las ocasiones de fugarse de su casa sirvieron para algo, ya que, progresivamente, fue perdiéndole miedo a su padre y su autoridad sobre ella fue mermándose. De todas formas, el giro es retorcido: sigue siendo un caso raro donde son más los pasos hacia el frente que los retrocesos. Por ello, Rea logra salir nuevamente para advertirle a Furuya del peligro que sufría. Puede resultar algo cómica la orden de castración, pero tiene un fuerte significado en relación al complejo de posesión que muestra el padre hacia su hija: ningún hombre puede acercársele sin pagar el precio de perder su identidad masculina. De esta manera, el único hombre en la vida de Rea sería su padre. Hasta entonces, todos los actos de Dan’ichiro hacia su hija rayaban lo ilegal, pero, con esta orden, definitivamente, se cruza esa frontera. Que no dude en dictaminar tal agresión demuestra que no teme a las consecuencias de la ley. Su esposa, en cambio, parece resentir la soledad ahogándose en el alcohol y vistiéndose descuidadamente. No avisa a su marido sobre la huida de su hija, más que nada por indiferencia. Por otra parte, Furuya no debe preocuparse por su virilidad en riesgo: la persecución a Babu eleva sus puntos acerca de cómo lidiar con una criatura zombi. Ante el hecho de que sus mordidas sean contagiosas, Furuya acaba refugiándose en un argumento simple e incoherente: el contagio solo sucede en las películas, pero resucitar muertos por medio de una poción también es algo cinematográfico. Es un pensamiento optimista que lo vuelve vulnerable a situaciones imprevistas. El propio Babu trae cierta tranquilidad, ya que prefiere cazar hortensias antes que seres humanos. Pasando por alto el efecto de las hortensias en el siguiente episodio, es natural para los animales carnívoros masticar ciertas plantas para ayudarse a aliviar algunas dolencias. Babu también cumple la función de enviado del destino, ya que lleva a Furuya al centro principal de la acción que dividirá las aguas en la serie.

Al estar encerrado en su hermetismo, Dan’ichiro se pregunta por qué Rea lo desobedece si cree actuar con la mejor de las intenciones. Es un hombre que no soporta que le lleven la contraria, típico de individuos que construyeron su imperio bajo un brazo de hierro: cuanto más se acepta sus proposiciones, mayor se vuelve su autoritarismo. Esto no lo torna invencible. Por el contrario, lo vuelve débil cuando alguien se atreve a desafiarlo y desobedecerlo. Cuando Rea da una bofetada en la mano de Dan’ichiro, habrá sido el primer gesto legítimamente defensivo contra él. Hay un momento de silencio porque la situación para los involucrados es surreal: la hija se revela hacia el padre rechazando su oferta de reconciliación porque significa volver al estado de siempre, aceptando su condena de vivir en una casa convertida en un calabozo. Cuando Rea pide su libertad, no logra o no quería especificar que fuese libertad frente a su padre. Aunque fuese una actitud temeraria, la sensación de miedo sería inevitable: las libertades mencionadas por su padre no podrían ser tomadas por separados porque el pedido de Rea se refería a una libertad general, no solo una o dos como menciona su padre. En resumidas cuentas, la libertad que desearía era estar libre de su control autoritario. Lo que más perturba a Dan’ichiro es que su hija pueda enamorarse de alguien, lo que significa perder su posición fantasiosa como pareja de Rea. Irónicamente, pese a su porte intimidante y casi imperturbable, un pequeño gato fue capaz de sacarlo de la compostura, aunque, con la excusa de alegrarse con los gatos, se desespera de tal forma que muestra la fragilidad de su punto de ruptura. Por la forma como Babu se puso al frente del padre, caminando hacia Dan’ichiro, da la impresión de actuar como un guardián de Rea, como posteriormente menciona la muchacha: es como si los zombis pudieran entenderse aun cuando Rea todavía no se hubiera convertido en una.

Furuya se mantiene observando sin intervenir porque hacerlo significaba encender más la discusión. Fue una medida prudencial, pero su omisión tuvo un alto precio. Al inicio de este episodio se preguntó si podía haber hecho algo para salvarla: habría existido muchas posibilidades para hacerlo, pero poco aseguraba que Rea no terminara perdiendo la vida de una forma u otra, pese al poder de su padre. La reflexión se vuelve más compleja porque implicaría rechazar los frutos derivados de esa tragedia  Dan’ichiro termina con la vida de su hija sin pretenderlo y queda devastado, ya que, por más retorcido que fuera su amor, era un sentimiento auténtico aunque enfermizo. La caída de Rea es brutal, encima de un lecho de flores, que, sumado a la lluvia, parece representar un funeral simbólico. Incluso para una persona como Furuya, que tiene una fascinación por los muertos diferente al promedio, era una tragedia desalentadora, y afloja su postura de mantener su promesa de resucitarla. La poción funcionó con Babu, pero Furuya tenía libertad de hacerlo: un cadáver humano no es algo que un muchacho pueda mantener, pero el destino ya había cubierto esos detalles y la poción tomada por Rea mantiene su efecto incluso cuando si se ingiere estando vivo el individuo. Tambaleante pero sonriente, ella le recuerda a Furuya su compromiso. Ahora el muchacho pasa a ser su guardián, su retenedor y tal vez su única familia a partir de ahora. La secuencia final fue sublimemente animada por DEEN con los simbolismos, las luces, los pétalos flotando y los brillos en las gotas de agua. La serie está en camino de convertirse en una obra estupenda.

2 comentarios

  1. no puedo esperar a que salga el capitulo 5 de anime…
    casi lloro porque pense que si se havia muerto, pense que iva ser un sombie pero que mata personas

    3 mayo 2012 en 10:23

  2. Joseph

    Concuerdo contigo mi estimado, indudablemente la determinacíon de rea de pensar de q si muere pueda por fin ser libre .Eso y otras cosas más sumando está haciendo de esta serle una obra maestra !

    12 mayo 2012 en 02:28

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s