Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Tantei Opera Milky Holmes Dai-Ni-Maku 11-12 (FINAL): Volver a comenzar

Uno de los enfrentamientos más bellos entre una heroína y una villana

Las Milky Holmes dan tres pasos y retroceden mil. Tienen una incapacidad innata para desempeñarse con éxito en cualquier tarea. Debido a esta imperfección, suman sucesivos fracasos. Sin embargo, en ocasiones, consiguen recobrar un poco de la excelencia que habita en sus toys: son pequeños momentos de lucidez, pero les sirvieron para derrotar al villano de turno. Por desgracia, salvar al mundo de un cataclismo no les reportará fama: su reputación se encuentra por los suelos porque todos las identifican como las culpables de causar ese desastre. Por ello, las chicas deberán comenzar a ganarse el respeto de la sociedad antes de ser valoradas como detectives.

En el principio todo era manteca: un mundo cubierto por todo tipo de manteca, que esparcía su color en toda la grasosa superficie. Pasaron eones para que la vida comenzara a partir de la manteca. Esta sustancia maravillosa, creadora de todo lo que existe sobre la faz de la Tierra, será también ahora la encargada de consumar su liquidación. Sin embargo, las únicas capaces de oponerse a este grasoso y resbaladizo destino son las Milky Holmes. El chico manteca, convertido en bishounen por la voluntad de la manteca, será el némesis de las dojikko. Libradas a su suerte, las chicas serían incapaces de enfrentarse contra ese poderoso rival, pues, en realidad, son bastante ineptas. Solamente provistas de sus toys tendrían la fuerza para combatir al enemigo. Habiendo perdido sus talentos, deberán ser humilladas para recordar su importancia y decidirse a pelear de corazón con todas sus energías, una determinación inédita durante esta temporada, que terminará devolviéndoles sus valiosas habilidades. Las chicas dependen totalmente del soporte de los toys porque, usándolos, ocultan sus incompetencias e incluso logran ser útiles, aunque siguen aplicando pésimos razonamientos: por eso, estas cualidades deberían venir acompañadas de suficiente destreza para utilizarlas, porque sin esa habilidad, Sherlock sería una bomba de tiempo, debido a su incorregible torpeza. Las chicas al fin cumplieron una buena labor y salvaron al mundo de un mantecoso futuro. Incluso el dios de la manteca vino a la Tierra para agradecerles por detener los planes del criminal por accidente y mantener el buen nombre de la manteca. Sin embargo, las chicas aún no estaban listas para reinsertarse en la vida activa, pues carecían de buena reputación: la seguidilla de fracasos las habían estigmatizado y el último evento catastrófico fue culpa suya. Por lo tanto, se vieron forzadas a enmendar su rumbo si querían seguir la senda del detective.

Sherlock Shillingford es la expresión máxima del dojikkismo: su insolvencia motriz y cerebral la fuerza a cometer muchos errores y tropezar constantemente. La pequeña nieta de Holmes también tiende a portarse con bastante ingenuidad, pero compensa todos sus defectos mediante su inmensa ternura: su candidez la vuelve adorable; sin embargo, la capacidad para enternecer al público no es una habilidad provechosa para un detective, salvo que lo invierta en recolectar información, provocando que los sospechosos bajen la guardia, pero Sherlock no aprovecha su talento con estos objetivos. Ni siquiera importa cuán moe sean ella y las demás chicas del cuarteto, pues son vapuleadas constantemente: esa cualidad enternecedora no le sirve; por el contrario, al carecer de aptitudes detectivescas, las Milky Holmes no tienen otro remedio que recurrir a la improvisación, utilizando técnicas que ellas creen propias de un detective, como apuntar a cualquiera y declararlo culpable, un acto que frecuentemente realizan los detectives de ficción cuando están de veras seguros. No obstante, habría que recordar que, en Detective Conan, Kogoro Mouri (Carlos Guzmán –como era conocido en Latinoamérica-) se valía de esta técnica, aunque también se relacionaba con su incompetencia. Pese a todos los problemas, a Sherlock todavía le queda una esperanza: en sus pocos momentos de lucidez, es capaz de liderar al grupo y sacar lo mejor de ellas. Puede recordar vagamente sus objetivos. Por ello, en el baile, antes de caer rendida, se intenta esforzar última vez para poder ganarle el concurso a la habilidosa bailarina que tenía al lado. Incluso fue capaz de abandonar por un rato su naturaleza dojikko y brindarnos una hermosa danza, utilizando sus toys para crear bellos movimientos con su cuerpo e impresionando a los asistentes. Aunque no ganó, pudo obtener su admiración. Quizás Sherlock podría dedicarse al baile… o mejor no, pues vuelve a perder sus toys.

Arsène estaba frustrada por los continuos fracasos de las Milky Holmes. Había hecho las maletas y abandonado el país, buscando otros horizontes para perseguir de nuevo emociones fuertes: el Scotland Yard fue un aperitivo para la voluptuosa villana, que luego demostraría una superioridad sobre la detective local, que revelaría las verdaderas razones de su huida. Arsene creía haber hecho todo lo posible por las Milky Holmes, suponía que era imposible rehabilitarlas. Pero, en ese momento, las chicas vuelven en sí. Entonces, Arsene realiza su regreso triunfal pero no definitivo, ya que tenía que retornar como Henriette. Además, le costaría mucho revelarse ante las chicas y la Ladrona Caballerosa deberá poner mucho de su parte para que suceda, porque las muchachas tienen un pésimo sentido de la observación: no son capaces de notar los detalles del ambiente y tampoco se encuentran con Arsène, porque están demasiado ocupadas reparando la escuela, su hogar. Al final, Henriette decide encargarse completamente de ellas, porque las Milky Holmes van a necesitar mucha paciencia. Incluso tendrán que empezar por lo básico, así que la Presidenta del Consejo intentará utilizar su otra cara, pues el castigo no sirvió de mucho. De ahora en adelante, se inclinará por la senda de la comprensión.

Balance final
Tantei Opera Milky Holmes me trajo muchos problemas y tuve que comprimir las reseñas para entregársela completa. Aun así, estoy satisfecho por el trabajo realizado: fue una temporada muy graciosa. Me encanta ese humor absurdo que explota la serie. Los personajes ganaron más en desarrollo: pudimos apreciar algunos cambios en Elly, que me hicieron variar la percepción que tenía de ella; Cordelia tuvo más ímpetu que nunca, desplegando con amplitud su dramatismo; Nero fue igual de ambiciosa que siempre; y Sherlock mantuvo su dojikkismo hasta las últimas consecuencias. Del lado policial, las Genius 4 nos acompañaron en las desventuras de las Milky Holmes, cayendo en las mismas trampas que las chicas. Kokoro estuvo más insoportable que nunca y con un coeficiente intelectual por las nubes. Las demás integrantes del grupo de élite de la policía también se lucieron. Incluso funcionarían bien en un hipotético Genius 3: por esto, es necesario que Kokoro se afirme o le pueden serruchar el piso. Por último, Arsène se lució como la némesis, ya que mantiene a sus enemigos cerca, debido a que no sería nada sin ellos. Es capaz de involucrarse bastante con las heroínas, pero intenta no cruzar la barrera que las separa. El día que lo haga, tendría que retirarse como ladrona. En conclusión, fue una temporada que aplicó el mismo desarrollo de la primera temporada, con una tensión constante sobre el tener o no los toys y, en otros aspectos, profundizó en los hechos o fueron más drásticos en sus consecuencias: ahora físicamente la escuela no existe. Personalmente, me alegra haber reído con ustedes y haber disfrutado del moe que irradia esta serie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s