Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Bakuman II 21-22: Chicos llegaron refuerzos

Espionaje industrial

El nuevo proyecto de Ashirogi-muto es una arriesgada apuesta, pues tienen mucho que perder: la estable posición que habían logrado dentro de la Jump se podría derrumbar en cuestión de meses. Tiempo atrás, habían conseguido ser tratados como autores importantes y tuvieron grandes posibilidades poner un manga en serialización, pero no decidieron empezar otra historia debido a un capricho: muchas personas piensan que lograrán convertirse en grandes mangaka, la sed de triunfo habita en su sangre. Ser material de relleno no figura entre sus metas. Además, Hattori siempre los estuvo apoyando desde las sombras: serán capaces de conseguir su objetivo antes de la última reunión de editores.

Estaban bastante satisfechos por haber logrado que les dejaran emprender un nuevo proyecto; sin embargo, no sería fácil volver a empezar. En primer lugar, porque tienen la soga al cuello. Para poder quedarse dependen de la calificación que obtengan en la próxima reunión. Lograr que aprueben un manga es una odisea increíble, pues muchos otros mangaka envían con frecuencia historias buscando ser serializadas, de manera que Ashirogi-muto está compitiendo con otros buenos artistas y excelentes relatos. Por ello, deben ponerse manos a la obra: no hay confianza en las habilidades de Miura para realizar un buen trabajo como editor, se le encuentra perdido, sin saber qué dirección deben tomar como grupo. Aún le falta experiencia para aplicarla en su trabajo, por lo cual utiliza sus impresiones como herramienta en las reuniones: tiende a confundir a los mangaka que tiene a cargo. No obstante, ha cambiado en su actitud: ya no se refugia en un género que le gusta, sino que quiere probar otros que puedan encajar mejor con el dúo, ya que se están jugando el nacimiento de un nuevo éxito. La primera idea de volver a desarrollar Dinero e inteligencia fue un interesante comienzo, pues este retorno a sus inicios les serviría para reconocer los cambios que han sufrido durante todo estos años. Takagi ya ha visto pasar mucha agua bajo el puente, ha creado varias historias y dos de ellas han sido serializadas, así que al revisar este argumento, podría encontrarle nuevas fortalezas y debilidades, comparando su yo del pasado y reconociendo sus puntos de superación. También ha evolucionado Mashiro con sus dibujos: ha dejaso de considerarse un novato, ahora es todo un profesional, por ello, no sorprende la idea de Miura de agregarle la apariencia a la fórmula de la historia, pues nadie esperaba semejante raciocinio de parte del editor. Al parecer, está aprendiendo, pero no lo ha hecho solo: detrás de todo se encontraba Hattori, deseoso de colaborar con esta idea. Pese a ello, no sería el remake de Dinero e inteligencia el proyecto se impondría entre los chicos.

Tiempo atrás, llegó a la selección chilena de futbol un técnico llamado Marcelo Bielsa. Lo interesante de esta persona era su modo de trabajo, porque convertía al entrenador en una de las piezas fundamentales del equipo, planeando sus estrategias, tanto al nivel individual como grupal, realizando ingentes estudios sobre las fortalezas y debilidades de sus jugadores para extraer su máximo rendimiento. Aprovecho esta reseña para hacer un pequeño paralelismo entre este famoso estratega y Hattori. La sorpresiva aparición del editor confundió al dúo, fue un hecho totalmente inesperado, aunque les ayudo a explicarse el cambio de mentalidad de Miura. Desde que este empezó a frecuentar al experimentado editor, aprendió una que otra cosa y fue dirigiéndolos bajo su tutela: sin embargo, fracasaron dos veces, tienen su última oportunidad, por ello, necesitan un buen plan. Hattori había estado manejando los hilos tras bambalinas, todo había sido diseñado para explotar sus habilidades tanto individuales como de equipo. Además, aprovecho sus experiencias anteriores para que pudieran darse cuenta qué necesitaban realmente para poder triunfar. No obstante, hay que recordar que Hattori no tenía ninguna responsabilidad sobre ellos, pues hace bastante tiempo dejó de ser su editor. De cualquier forma, siempre le ha preocupado su futuro. Sabe que Ashirogi-muto pueden llegar alto, su pasión por el manga lo lleva a jugársela por estos muchachos, como Marcelo Bielsa, un apasionado del deporte, que apuesta por equipos no muy poderosos, pero a los cuales puede conducir al máximo de su rendimiento. Esa misma pasión los ha llevado a entender su profesión más allá de lo normal, concibiendo la fórmula del éxito a través de un sistema que solo ellos logran comprender. Con sus múltiples trabajos Hattori ha logrado desarrollar un perfil de los mangaka, las habilidades de Takagi para desarrollar las historias y su roce con el humor, que puede darle un nuevo aire a su antigua forma de trabajar y que también lo puede combinar con el trabajo de Mashiro.

Hattori logra descubrir los mejores elementos que podrían desarrollarse en una historia y poderse trasladar a un manga, que sería mejor que el de Nizuma, por lo cual, decide darles pequeñas indicaciones para que puedan trabajar en equipo. Uno de sus consejos iba orientado al humor, pero ya habían tenido malas experiencias con este género anteriormente, por ello, Hattori le ofrece una alternativa al tipo de comicidad que habían estado utilizando, ya que tiene la fórmula perfecta para desarrollar su relato. El experimentado editor se refiere a un humor más serio, lo que significa que la ambientación sea de corte realista, pero que busque provocar sonrisas en el lector. Esto es muy cercano a mi tipo de humor favorito, el humor negro, pero el cual sería inviable para una revista como la Jump, debido a que este modelo necesita de elementos como violencia o un trato poco amigable entre personas, lo que no es recomendable para menores de edad que son los mayores lectores de la revista. De manera que tendrán que desarrollarlo sin cruzar esa frontera, aunque el club del crimen perfecto tiene solucionado en parte este dilema, debido a que son niños los protagonistas de la historia. Por tanto, no deberían preocuparse por la crudeza de las escenas, pues no abundan situaciones de este tipo con esta clase de personajes, a menos que sean chicos excepcionales, nada comunes ni corrientes, como sería el caso del detective Conan, el cual está casi todos los días enfrentándose cara a cara con la muerte. En consecuencia, tendrán que trabajar bastante con la naturalidad de los niños, sobre cómo toman en serio algunas situaciones o la imaginación que desarrollen a esa edad, una circunstancia que puede transformar pequeños eventos en grandes hazañas. El progreso de la historia puede resultar interesante y, dependiendo de las necesidades de los autores, pueden insertar pequeños giros, cambiando su orientación y así generar más expectativa o cambiar el público objetivo. El nuevo trabajo tiene miles de posibilidades: queda en manos del dúo decidir qué hacer con esta historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s