Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Tantei Opera Milky Holmes Dai-Ni-Maku 5-6: Cuando los problemas explotan

Algo están haciendo mal... muy mal...

Este artículo llega tarde debido al retraso que sufrieron los fansub en inglés, pero en próximas entregas me pondré al día con las reseñas de Milky Holmes. Los principales ingredientes de esta serie son extraños y bizarros: además de integrar parodias y burlarse de su género, toma elementos que en muchas otras historias se utilizaron de forma seria para desarrollar una trama, y los transforma en comedia a través del sinsentido. De esta manera en los siguientes dos casos: el tema del exhibicionista, buscado a tontas y locas a través de toda la ciudad, para fallar rotundamente al final, y la desactivación de la bomba, que en lugar de presentarse como un asunto de extrema tensión, transita por lo carnavalesco, desembocando en un desenlace absurdo, cuyos motivos son casi imposibles de predecir.

Las connotaciones sexuales son un tema frecuente en Milky Holmes, aunque no es aplicado de la forma tradicional, entiéndase, a la manera del ecchi, sino que es transformado en un elemento de comedia sin malicia. El exhibicionismo es una conducta sexual castigada por la ley, ya que el cuerpo desnudo es un tabú para la sociedad. Por ello, realizar un acto semejante representa una gratificación para quien lo perpetra porque significa violar las reglas establecidas. También puede ser una circunstancia de liberación, cuando la ropa es concebida como una prisión para el cuerpo. Sin embargo, el exhibicionismo de Milky Holmes es distinto, puesto que la liberación solo debe contar con el individuo que lo ejecuta, olvidar que existen otros en ese mismo espacio, por lo cual, la conducta tiene como finalidad la autosatisfacción: obligar a otra persona a entrar en este juego tiene otra perspectiva, pues abrir un abrigo sobre una piel desnuda frente a alguien que ni siquiera está de acuerdo con el contexto, puede significar la violación de su libertad. Entonces, se buscaría el goce sexual a partir del perjuicio del otro. También se ha sindicado a Twenty como un pervertido. Queda claro que su narcisismo exacerbado lo lleva al exhibicionismo, pues disfruta de mostrarse a los demás sin ninguna especie de vergüenza, e incluye en esta tortura a sus propios estudiantes (en cualquier escenario real, lo hubiesen detenido por perversión de menores), quienes tienen que tolerar sus juegos, en especial, cuando saca a lucir sus pezones (¿cómo puede hacer que se muevan de esa forma?, que técnica mas retorcida), como ocurre en casi la mitad de las batallas en que participa. El acto sexual no pasa desapercibido: aunque Milky Holmes se perciba como una serie tierna en su superficie, en realidad, está dirigida a un público adulto, puesto que ellos son los mayores consumidores del moe masivo. En consecuencia, utilizar este elemento de humor no es nada fuera de lugar, sino que le agrega un sabor picante a esta rara pero deliciosa mezcla.

Cordelia tiene un alma altruista y noble, pero le gusta ser reconocida por sus buenas acciones. Por lo tanto, al lanzarse del tren con la bomba, buscaba que las demás reconocieran este gesto de grandeza con colosales muestras de agradecimiento e incluso hubiese preferido que intentaran detenerla, pero la indiferencia de sus amigas para despedirla, incluso permitiéndose ciertas bromas -que hasta Cordelia se daría cuenta de que eran falsas-, la llevaría a abortar este acto de heroísmo. Sin reverencia no hay sacrificio. El papel ideal de Cordelia sería como una especie de Lady Di, altruista pero con glamour. Ojalá su funeral sea un evento internacional, pero la rubia se encuentra lejos de la elegancia monárquica británica, pues habita en un ático mohoso, donde convive con sus miserables compañeras, que apenas tienen para alimentarse: esclavizarlas sería bastante fácil, se contentan con un poco de comida, aunque encargarles una misión sería contraproducente, pues son bastante inútiles. Cordelia es la más expresiva del cuarteto, a diferencia de Elly a quien hablar le cuesta. La rubia tiene la manía de expresar sus sentimientos de la forma más ostentosa posible y debido a ello, tiende a representar su vida como una obra de teatro, tan demoledora como una tragedia griega. Incluso en ocasiones se arriesga a cantar para armar pequeños musicales, por ello siempre suele ser la primera del grupo en caer en desesperación, aunque Elly también se preocupa pero lo reserva para ella misma. Nero es una despreocupada y Sheryl ni siquiera entiende qué está sucediendo a su alrededor. Por ello, el punto fuerte de Cordelia son las situaciones que requieren de una rápida reacción. Además, su toys colabora con este objetivo, porque es capaz de presentir los problemas antes de que aparezcan. Sin embargo, aunque las chicas estén enteradas de un futuro percance, tropiezan de todos modos con él.

Todo comienza con una fórmula clásica de las historias de misterio: iniciar por el final de la historia para luego ir desarrollando el misterio a través de los hechos, explicando cómo pudo llegarse hasta ese punto. No obstante, existe un gran inconveniente: la escena es extravagante y bastante surrealista. No tiene explicación lógica, incluso trae consigo a Poporo-chan, un robot que desactiva bombas, bastante temperamental al igual que Kokoro-chan, lo que produce un bucle cuando ambos se pelean por la pronunciación de su nombre. Al menos Poporo-chan es una máquina que puede seguir trabajando sin cansarse hasta agotar sus energías, pero Kokoro-chan es simplemente una obstinada. Otro detalle que dificulta el esclarecimiento del misterio es la falta de reglas que caracteriza a esta serie, pues son manipuladas al antojo. Las normas tanto naturales como sociales pueden sufrir cambios para adaptarse a la comedia, en consecuencia, no existe un marco al cual ceñirse, de manera que fluye simplemente un torrente de idioteces dignas de las chicas detective, aun cuando se encuentren acompañadas por las Genius 4, quienes –se supone- deberían aportar un enfoque más serio a sus labores. Sin embargo, las policías sucumben al torbellino de estupideces, empezando por Kokoro-chan, que quedó fuera de combate al principio del relato, aunque no la dejaron fuera de escena, pues haría una pequeña aparición como Puella Magi Lyrical Kokoro-chan. Luego Zenigata la relevaría como chica mágica, usando el mismo vestido pero en una versión más sexy… y mucho más ridícula. Ni siquiera Hirano se salva del ridículo al ser atacada por una extraña criatura. Al final, el culpable admite su crimen y entrega la bomba sin que las chicas hayan logrado descubrirlo y ni siquiera logran mantener intacta la figura del detective, porque la dojikko Sheryl es incapaz de no arruinar un trabajo bien hecho.

Una respuesta

  1. Cordelia y Hercule son mis Milky Holmes favoritas, aunque prefiero a la rubia un poco más gracias a su exagerado dramatismo. Incluso su boca es su corazón (siempre me divirtió ese detalle). De las G-4, Saku es la única verdaderamente genial en el grupo. En el sexto capítulo tuvo un “encuentro cercano” con Elly.

    6 marzo 2012 en 18:52

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s