Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Danshi Koukosei no Nichijou 3-4: Boys vs Girls

Con la participación especial de Houkago Teatime

Aunque el mundo cotidiano de Danshi Koukosei no Nichijou está regido por sarcasmos, ironías, rupturas de la cuarta pared, e incluso se bromea sobre los asuntos más nimios de la serie (por ejemplo, por qué la emiten en invierno cuando en el relato transcurre en verano), también logra describir instantes memorables de sentimentalismo partiendo de temas que al inicio parecen ridículos, pero puestos en términos correctos, y contados con sinceridad, se convierten en historias alentadoras, con aires nostálgicos, como aquel segmento donde discuten los planes para las próximas vacaciones recordándonos esos días ociosos, cuando muchas veces resultaba difícil encontrar algo entretenido para pasar el rato o cuando nos proponíamos hacer muchas cosas cada día durante todo el verano, o también nos recuerda cómo sentíamos transcurrir el tiempo más rápido a medida que se acercaban las clases y lo desalentador que resultaba volver a los pupitres después que aquellos días alimentaran nuestros espíritus libres. Años más tarde, al compararlos con nuestra gris vida de adultos, atesoraremos esas imágenes como memorias valiosas de épocas pasadas, aunque entonces no parecieran nada especiales. Como el propio opening indica en su último verso, “Es una aventura que solo podemos realizar una vez’’, refiriéndose a la última fase de la adolescencia.

Aunque en Danshi Koukosei no Nichijou, se hable de períodos o fechas específicos como las vacaciones, es probable que estemos ante una historia atemporal, donde podrán pasar meses y años sin que los personajes sufran cambios y quizá nunca dejen el colegio. Esta atemporalidad se debe en parte a su estructura segmentada, que impide establecer un transcurso cronológico más lineal. Están tan acostumbrados a usar sus uniformes que no pueden dejarlos. Parece una referencia al hecho -habitual en la ficción animada- de que los personajes usen el mismo vestuario sin mayores variaciones, formando parte de la identidad de los personajes. Los miembros de nuestro elenco son estudiantes, de modo que en cualquier lugar a donde vayan, serán identificados como alumnos de preparatoria, distinguiéndolos en relación al resto de individuos. Las vacaciones de verano son un dilema, pese al abundante tiempo del que disponemos, acabamos desperdiciando esa semana dedicándola a ociosear, cuando lo ideal sería dedicar esos días a crear recuerdos duraderos, en especial, cuando se acerca la adultez y deberán cambiar las prioridades. Con esfuerzo y fortuna podremos obtener un trabajo cómodo que permite gozar de cierto tiempo libre, mayor incluso que durante nuestras épocas escolares. Hasta entones, nuestros muchachos cuentan con la compañía del otro para matar el ocio. No se muestran entusiastas porque a esa preferirían pasarlos con chicas, pero las únicas cercanas al grupo son sus hermanas y Bungaku Shoujo (y esta tiene su propio mundo). Sin embargo, los chicos lograron pasar sus vacaciones de forma bastante memorable en compañía de las personas que mejor conocen, aunque al comienzo debieran soportar el disgusto y los líos de tener acompañantes tan excéntricos. Faltó que registraran esos eventos con fotos y videos (actualmente cuentan con todas las facilidades). Tal vez su estación de radio hubiera tenido más oyentes si grabaran y divulgaran sus programas. Las vacaciones fueron resumidas a través de un montaje nostálgico: cuando, en una serie de humor random, resalta un mínimo de sentimentalismo, se introduce cierto trolleo, habitual en la obra del director, que desbarata el tono melodramático con un chiste escondido que revela cierta ridiculez. En esta ocasión, se debió a Hidenori, que descubre que usaron demasiado tiempo en relatar las vacaciones, un grave error, pero basado en algo verídico: cuando pasan las semanas de verano, apenas nos damos cuenta que están terminándose, causando sensaciones conflictivas. De la misma forma que pueden quebrar un momento de intensidad emocional insertando un elemento ridículo, consiguen hacer lo contrario: una historia inicialmente jocosa acaba volviéndose tierna.

La historia de Hidenori con la chica del tren y el llamativo vello en su lunar es una parodia romántica de series como School Days, burlándose de la banalidad del tema. Ayuda a este propósito la habilidad del seiyuu de Hidenori para llevar un asunto insignificante a grandes extremos de racionalidad innecesaria, justificando los pros y contras de concretar el acto altruista de avisarle acerca del dichoso pelo. Reunía todas las condiciones para terminar como el primer encuentro con Bungaku Shoujo, si no hubiera abierto esa brecha al deducir que, si nadie le advierte sobre ese pelo, es porque la muchacha no tiene amigos o familiares que se preocupan por decírselo, es una solitaria tanto en su colegio como en su casa, posiblemente uno de esos jóvenes que viven solos. El rasgo compartido de tener un rostro ausente solo dura hasta “la confesión’’ de Hidenori, ya dispuesto a soportar cualquier desenlace con tal de ayudarla, al mejor estilo de un héroe romántico, recibiendo como premio una radiante sonrisa de agradecimiento. Toda su angustia de ser rechazado había sido en vano, pero el segmento resulta adorable gracias a ese remate lleno de ternura, carente que sobreactuación cómica que rompa la magia del momento.

Otra diferencia que pareciera surgir entre los slice of life homogéneos (protagonizados por personajes del mismo género) sería el nivel de interacción que presentan con el género opuesto. En la mayoría de series protagonizadas por chicas, con ciertas excepciones, la participación masculina es reducida y anecdótica. Esta ausencia los diferencia del harem, donde la presencia femenina es predominante, salvo el protagonista y algún amigo extra. Este predominio femenino quizá se deba a un evidente factor económico: el éxito de ventas del slice of life femeninos sirvió para popularizar el género. En cambio, Danshi Koukosei no Nichijou, junto a Kimi to Boku, dirigidas al público masculino (por más material fuyoshi que inspiren) y estelarizada por muchachos de colegio, tienen también una amplia presencia femenina. La diferencia entre ambas series es que, mientras Kimi to Boku empleaba estas relaciones entre chicos y chicas como instancias de crecimiento y maduración de sus personajes, en Danshi Koukosei no Nichijou, son usadas como fuente de conflicto repitiendo los tópicos de guerra de los sexos, aunque algunas chicas no participan en este enfrentamiento, como Nago (siendo más una consejera) y Bungaku Shoujo (omitiendo el golpe que le diera a Tadakuni). El episodio cuatro lleva este aspecto hasta sus límites. Los omake de High School Girls are Funky es una parodia de la propia serie con versiones genderswap del trío protagónico haciendo chistes que desafían la cuarta pared. La parodia se extiende al género completo porque estas chicas no se muestran enternecedoras o lindas, ni siquiera agresivamente adorables como serían las tsundere, sino malcriadas y ruidosas.

La parodia continúa cuando la Presidenta de East High, Ringo, descubre que los miembros del consejo estudiantil de North High son pulcros, aseados y caballerosos, a pesar de sus apariencias de yankees, revelando que las chicas de su colegio son lo opuesto e invirtiendo las posiciones usuales respecto a la limpieza y elegancia. Para terminar de manchar la imagen de las chicas, Ringo demuestra visibles envidias y complejo de inferioridad, buscando excusas para afirmar su superioridad. El segmento en que Yoshitake escucha a su compañera de mesa hablar sobre los defectos de los chicos –mientras cumplen la tarea de saludar a los visitantes- es un paralelo a varias discusiones entre hombres y mujeres donde la parte masculina se queda callada. Las razones principales serían no querer alargar la disputa, no saber cómo responderle o simple gentileza para no ponerla en ridículo por lo que dice, hasta que un tipo mucho más aterrador releva a Yoshitake de su puesto llevando a la chica de trenzas a admitir su engreimiento. Pese a la diversión que todos disfrutaron, Ringo no estaría satisfecha hasta demostrar su superioridad frente al Presidente de North High. Una mala actitud, porque el rubio se mantenía sonriente y cordial pese a los golpes concedidos, una conducta equivocada que acaba por pintarla como una chiquilla descontrolada y brutal, hasta el combate final entre ambos presidentes, con espectadores, música y un locutor. Sin embargo, sería incorrecto llamarlo pelea, porque fue una verdadera paliza. Pensaba que el Presidente no respondía para poner en evidencia la brutalidad de Ringo, pero acaba siendo derrotado tras apenas haber intentado aplicarle un golpe. No todos los hombres son Touma Kamijou. Como legado del sacrificio del Presidente estaremos alertas, porque las chicas en Danshi Koukosei no Nichijou no son nada lindas. Para finalizar, un comentario sobre Karasawa, un personaje interesante, de pocas palabras, con una mirada espeluznante, pero capaz de demostrar sus múltiples habilidades: sus amigos lo quieren como líder, es miembro del consejo estudiantil, actuó como locutor y controlo con dulces a los animales salvajes de la serie: las chicas.

4 comentarios

  1. davidvfx

    de verdad que me gusto mucho el corto de Hidenori y la niña del lunar… y es que desde que inicio tambien esta con la seguridad que todo terminaria mal (como normalmente terminan los chicos de esta serie) …si me agarro en curva cuando vi la risa de la nena, que se gana un 10/10, junto con la frase de Hidenori que uno no sabe si sentir alegria o tristesa… sentimeinto encontrados.

    la otra cosa que me a gustado en ver la contraparte de los chicos: el consejo estudiantil de la escuela de niñas que se le ve la cara tan si quiera a estas; pero mas primordialmente al grupo High School Girls are Funky que como dices son una contraparte, pero como es un omake tiene que mover mas rapido su trama con gag’s mas rapidos…. y es que un que no son tiernas ó si son algo simpaticas y lindas… a un grado por supuesto… en especial la de la “bateria” que si piensa con la cabeza… la de coletas es linda por sus coletas pero tiene actitud tan ingreidad que no creo soportarla tenerla sentada a mi lado ( como paso realmente en la serie), la otra le tengo miedo a su Falcon punch y sus dientes, de verdad…. pero siguen sinpaticas y divertidas.

    15 febrero 2012 en 15:34

  2. Esta temporada deberá conocerse como “el invierno al revés”: slice of life de chicos y mecha/space opera con chicas.

    Las high school girls son graciosas a su modo, quizá porque se comportan de manera más realista, sin idealizarlas, y porque las chicas con mala actitud también merecen un lugar en la comedia (hasta ahora nadie había pensado en esa posibilidad). Me recuerda mucho a High School Girls (o Girls’ High), otra serie que también mostraba de manera descarada y sin contemplaciones el mundo íntimo de las colegialas, sin ahorrarse sus estupideces y malcriadeces, y demostrando que ellas también podían ser sucias, desordenadas, envidiosas o simplemente tontas.

    15 febrero 2012 en 21:26

  3. Lo de mujeres groseras y sucias es también una herencia que la serie posee de Gintama aunque ya de forma mas extremista por su aspecto fantasiosa ademas del elenco predominantemente adulto.

    15 febrero 2012 en 22:38

  4. Una de mis favoritas de esta tempora de verdad que esta divertida, la prte mas graciosa que se me ha hecho es las muchachas gritandole al muchacho y luego devorando chocolates
    JAJAJAJA

    16 febrero 2012 en 17:42

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s