Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Ano Natsu de Matteru 3 – 4: Siento Celos ♫

♪ Ese dulce sufrimiento que te quema a fuego lento... ♪

“Los celos son podredumbre a los huesos”. Este viejo proverbio enuncia muy claramente el devastador efecto que puede tener en una persona el verse invadida por los desestabilizantes ardores de los celos. La sensación de inseguridad que devora al corazón enamorado cuando se encuentra asediado por los demonios de la rivalidad y la posible derrota en las lides del amor pueden transtornar los sentidos e impulsar actitudes y comportamientos insospechados. Puesto que Ano Natsu de Matteru es una comedia romántica, se usa el consabido argumento de los achares de forma que cómicamente salgan a flote todas las pistas que el espectador necesita para tener el cuadro completo de “quién ama a quién” en este anime, y de esa forma proceder a la especulación sobre cómo se enredará la trama en lo sucesivo; porque el final está mas cantado que partido Real Madrid – Barcelona: proto-tsundere pierde contra meganekko por 2 a 1.

Pese al score en contra, en esta ocasión Kanna fue favorecida con mayor posesión del balón (entiéndase mayor airtime), lo que permitió una mejor apreciación de su personalidad y atractivo, los cuales ya estaban evidenciándose de a pocos. Sin importar las notorias diferencias entre las heroínas principales de esta comedia, Tanigawa tiene muchísimos detalles que la hacen un personaje sublime, sin temor a exagerar. La niña posee esa ternura de quien actúa sin maldad de por medio, movida más por el corazón, completamente libre de perversidad o malevolencia, actitud que genera simpatía por ella y comprensión en lo que respecta a sus actos. Todos los varones (en especial los otakus) debemos reconocer el atrayente imán que poseen las féminas celosas. Los celos, aunque destructivos, adornan a una persona con un instinto egoísta que, encauzado y usado de forma positiva, puede obrar como catalizador de sentimientos internos que de otra manera quedarían sin manifestarse ante el ser amado. Este intenso sentimiento enfocado en las relaciones románticas genera opiniones dispares en cuanto a lo propio y necesario o lo inadecuado y peligroso de los mismos. Agustín de Hipona dijo en una ocasión que “el que no tiene celos no está enamorado”; mas Cervantes refuta la idea aduciendo que “si los celos son señales de amor, es como la calentura en el hombre enfermo, que el tenerla es señal de tener vida, pero vida enferma y mal dispuesta”. En el anime, las tsunderes son las más aquejadas con este virus, lo que por lo general es el detonante que  impulsa en último término a dejar salir la avalancha de emociones ante el afortunado de turno. Y si esas reacciones impulsivas no fueran atrayentes, las tsunderes no tendrían la fama que ostentan (y Rie Kugimiya patearía latas por las calles de Tokyo). Aceptémoslo: a todos nos gustan las mujeres celosas. Dejando amplio margen para la opinión y aprobación de los eruditos en tsunderismo y las disciplinas asociadas a esta carrera, en mi opinión Kanna quizás no llegue a calificar como digna representante del cliché más popular de los últimos tiempos, pero potencial no le falta. Su intenso amor por Kaito solo puede ser equiparado con su actual carencia de habilidad y valor para demostrarlo. Sin duda es una chica de armas tomar, ya que no se quedo de brazos cruzados ante la perspectiva de perder a su amado cineasta por walk-over, así que sin importarle las consecuencias intenta tomar el toro por las astas yendo directamente a la casa del susodicho, interesada en su bienestar e integridad, esto último en sentido moral, y de paso evitar cualquier tipo de acercamiento indebido de su oponente. Una reacción como esa podría descalificarla como tsundere, ya que no oculta su interés por Kirishima, y hasta aprovecha lo propicio del ambiente para tantear al portero e intentar anotarse el gol de la victoria, pero este interés es simplemente interpretado como amistad por parte de Kaito, quien no se percata de las claras señales de creciente interés pasional por parte de su buena amiga, como suele sucedernos a todos los varones. Kanna parece ser la amiga que todos los hombres tenemos, a la cual le contamos nuestras cosas y le confiamos nuestros secretos, pero a quien no le daremos una oportunidad de trascender su condición de confidente y consejera.

Tanigawa nos regala una de las escenas más bellas en el universo animado: el momento en el que los sentimientos se vuelven incontrolables y dan lugar a la confesión. Dentro del anime, momentos como este se pueden amplificar de bella forma al estilo de una preciosa pintura, magnificando cada detalle, cada expresión, cada movimiento en dirección al ser amado, el rubor en las mejillas, el temblor de la voz, el instante preciso de la decisión cuando se pasa de la inercia al movimiento, el ineludible instante en el que las palabras darán cauce a una pasión angustiosamente encerrada por buen tiempo… todo para ser vilmente arruinado por una impertinente paparazzi. Fue una verdadera lástima que sus esfuerzos se vieran truncos por culpa de la inoportuna aparición de la prensa y sus cámaras indiscretas. Lemon, cómo pudiste…

Resulta curioso notar que todo es provocado por la simple imaginación de los personajes. Este recurso se usa con frecuencia en casi todos ellos, pues es una situación bastante común en la realidad. El uso de la imaginación para prever o elucubrar los motivos por los que la gente actúa de cierta forma da lugar al prejuicio, el temor, las dudas y la baja autoestima, todo en base a pensamientos, mas no acciones. Regresando al tema de los celos, en palabras del escritor Jacinto Benavente, “el que es celoso, no es nunca celoso por lo que ve; con lo que se imagina basta”. Kaito imagina que Ichika lo rechaza por considerarlo insignificante, lo que le genera un complejo de inferioridad y lo sume en un estado de autocompasión, tan lamentable que hasta el quinto teletubbie le tiene lástima. Ichika imagina que Kaito la evade porque ya descubrió su secreto, y esto la lleva a montar en miedo de una posible intervención de Tommy Lee Jones y probablemente Will Smith en Ano Natsu. Kanna imagina que gracias a la privacidad, Ichika y Kaito podrían ser presa de sus impulsos, y por ello se fuerza a visitar al joven cuando ese no era su plan original. Y lo de Lemon es simple lógica. No se puede negar que Aisaka II es muy deductiva, pero su bizarro comportamiento no es tomado de mala manera por sus compañeros, los que son capaces de perdonar y pasar por alto sus atrevimientos. Este es otro de los puntos fuertes de esta serie, el hecho de que los protagonistas conformen un grupo muy unido, lo suficiente como para existir confianza total entre ellos, y también para chismorrear la vida y pasiones de los demás. Esa intimidad de la que disfrutan se evidencia en la disposición a escucharse y pedirse consejos mutuamente, y apoyarse unos a otros, aunque implique cierto grado de sacrificio. Sobresale la abnegación de Mio y Tetsuro en este campo, ya que quedan últimos en el cuadro sinóptico de relaciones sentimentales. Todo enredo amoroso implica sufrimiento de alguno de los implicados. De Tetsuro destaca el hecho de que, aunque se sabe enamorado de Kanna, prefiere apoyarla en su evidente interés por Kaito, sin rencores de por medio, y aun teniendo la capacidad de generar un acercamiento hacia la muchacha, por la amistad que los une y la personalidad atrevida y flirteadora que tiene. Pero en este caso la persona más dolida por la situación es Mio, como evidencian sus expresiones. Aunque no se pueda interpretar con total seguridad su preocupación por Tetsuro como “amor”, sí se nota el grado de empatía que usa al entender el dolor del muchacho al permanecer callado presenciando el acercamiento de Tanigawa hacia Kirishima, y hasta animando a Kanna a buscar al enfermo; escenario difícil de controlar para Kitahara, siendo la única capaz de elevar su voz de protesta por la pasividad de Ishigaki. El instante en que Mio se decide a intervenir en medio de la taciturna congoja de su amigo se magnifica al silenciar todo ruido de fondo, como si la acción de alzar la mano en dirección de Tetsuro durara horas mientras Mio simplemente no piensa en otra cosa que no sea tratar de aliviar la pena en el corazón del abnegado enamorado. Su delicadeza en otras circunstancias podría traducirse como aletargamiento. Sin embargo, se advierte que mediante sus escasas pero sensibles palabras logra penetrar en su mente y por poco revelar el dolor que lo embarga. En lo sucesivo, el apoyo de Mio se vuelve constante, como si esperara que el muchacho dé vuelta en sus sentimientos y empiece a fijar su atención en ella, o el instante en que él termine por quebrarse y necesite del consuelo de una mano amiga.

"Queh lo que pasa aqui, ah?" ♪

Tratándose de una serie que basa su argumento en la aceptación de la vida fuera de la Tierra, incita un poco la curiosidad que no se dé mayores explicaciones sobre la “humanización” de Ichika, no solo en lo que respecta a su perfecto uso del japonés (aun dentro de su nave espacial), sino además en su comportamiento como una típica adolescente indefensa ante el embate de los celos. Su manera de reaccionar -ante el asedio de Kaito por parte de Kanna y luego por un personaje de relleno- no se evidencia tan pura como en el caso de la chica de cabello azul; porque en lugar de intervenir de forma directa o esperar con paciencia, simplemente se avienta a perseguir al muchacho no importándole caer en plan stalker. La diferencia entre las dos pretendientes es leve, pero notoria. Kanna opta por buscar al chico e indagar por su bienestar; Ichika prefiere malinterpretar todo desde el principio, y dudando de la integridad de su casero recurre al seguimiento desesperado. Quien sabe cuál habría sido su reacción si hallaba a Kaito junto a Kanna. En realidad, no me sorprendió el desenlace de esa primera persecución alienígena, ya que, por más grande que haya sido la confusión acerca del motivo del cineasta para negarse a darle la cara, solo habían dos posibles salidas: la revelación de la verdad o la aclaración. Si quisiéramos darle una interpretación a lo sucedido en estos dos episodios, en lo que respecta a los sentimientos de Takatsuki hacia Kirishima, argumentaríamos que esta correteadera puede haber sido el inicio de un interés sentimental serio de la meganekko hacia el cuatrojos. Pero en esta relación resalta la incapacidad de ambos jóvenes para mantener las buenas relaciones, o la facilidad que poseen para malentenderse uno al otro. De una u otra forma siempre hallan la forma de amistarse y alejarse con frecuencia. La falta de sinceridad se hace evidente, y se pone en el tapete nuevamente lo negativo de la inacción, de la carencia de respuestas y acciones claras ante las personas que nos rodean, sea cual sea el vínculo que nos una o que nos vaya a unir. Y en el campo sentimental, debe aceptarse la posibilidad del rechazo. Confesiones desastrosas, han habido muchísimas, con variadas consecuencias. En esta, afortunadamente solo Rinon estuvo a punto de ser el/la más perjudicado/a.  Como bien lo comprueba Lemon, definitivamente algo ha empezado a florecer en el corazón de Ichika hacia Kaito, al punto de que la mención de su nombre le cause pequeños desbarajustes en su capacidad motriz. Si eso es amor, aun carece de confianza, ya que gracias a la aparición de Manami-san se revela el lado más oscuro y manipulador de la alien.

La inserción de Manami Ogura solo con la intención de añadir una abultada rival en esta relación no deja de tener un desagradable sinsabor, ya que solo cumplió con el rol de añadir escenas que deliberadamente tuvieron el propósito de reivindicar esta serie como fuente de fanservice. Era lógico que en algún momento salieran con una explicación sobre el vínculo que la une con Kaito y la inviabilidad de una relación intima entre ambos. A su favor, debemos aducir que el razonamiento que emplea con Ichika llegando a casi desenmascararla frente a Kaito, y su conclusion sobre la lentitud de ambos muchachos para entender “queh lo que pasa aquí” son totalmente acertados; además que su insinuante intervención en la trama dio pie al afloramiento de los verdaderos sentimientos de Takatsuki, los que se hicieron evidentes hacia Kaito.

A partir del entendimiento entre los personajes principales de esta comedia, se augura el verdadero inicio del drama sentimental que envolverá a toda la pandilla, exceptuando a Lemon quizás. Si la relación entre Kaito e Ichika florece, tanto Kanna como Mio saldrán perjudicadas, ya que la primera perderá al ser amado, dándole espacio a Tetsuro para intentar iniciar un acercamiento hacia ella, dañando a Mio por consecuencia. En caso suceda al revés, Ichika y Tetsuro serían los afectados. De todos modos, la inevitable relación que de a pocos empieza a prosperar entre Ichika y Kaito se siente más natural que la que se dio entre Mizuho y Kei, propiciada no por amor, sino originada en una mentira. Mientras avanza la trama, la gente de J. C. Staff empieza a ilusionarnos con una historia diferente, consistente, divertida y absorbente. Es digno de mencionarse que no haya ningún dialogo de relleno; todo aporta a la trama o apunta a desenvolverla de forma fluida, sin saltos argumentales o lagunas dejadas para la libre interpretación. Confiamos en que después de haberse despegado del molde en que estaba encajonada, esta serie siga colmando las expectativas del espectador promedio. Y, por favor, no incluyan fanservice sin sentido otra vez.

3 comentarios

  1. Leo

    Gran reseña como ala q nos tienes acostumbrados, en un principio esta serie no la tenia en mis planes pero con el lio de mega y el freno q significo para algunos fansub la vi y debo decir q mejora a cada episodio, no diré q llegue a ser una obra maestra y quizá a muchos les parezca lenta o muy previsible, aun así me gusto y esperare por ella cada semana.
    Como dijiste las frases finales del capitulo 4 me dejaron un montón de sentimientos q no sabría expresar (sentí algo parecido cuando vi el intro de school days pero ojo no relaciono una serie con la otra) algo así como una pequeña angustia, por ahora la tomare con perfil bajo y aver q sucede cada semana.

    2 febrero 2012 en 21:27

  2. Muy buena reseña, todo un compendio acerca de los celos; Una vez saliendo a flote de estos líos de las descargas (Mega y similares), debo decir que esta serie poco a poco me ha ido atrayendo más (Tanigawa es en verdad adorable, me recuerda vagamente el personaje de Akane Tendo de Ranma ½) y espero vaya poniéndose más interesante.

    Si bien esta serie se amolda dentro de los cánones típicos de la comedia romántica (encuentros, desencuentros, malentendidos, triángulos amorosos, etc.) y el desenlace está – como dice Benjammin – de lo más cantado, pienso que esta historia aún nos puede sorprender y no me extrañaría algún inesperado giro argumental (luego de PMMM todo puede pasar); ya que me han llamado la atención algunos detalles:

    a) La llegada de Ichika a la tierra no fue por razones exploratorias, científicas ó fortuitas, sino por motivos puramente emocionales: la evocación en sueños de un lugar que le resulta inexplicablemente familar (¿recuerdo? ¿premonición?)

    b) Como lo menciona Benjammmin, Ichika parece muy familiarizada con el idioma y las costumbres “terrestres” (entiéndase la cultura japonesa), más aún, parece muy afín a los métodos de estudio y el ambiente escolar (es probablemente que en Preia también existan escuelas secundarias).

    c) A diferencia de otros extraterrestres de ficción (p. ej. Kyubeii), Ichika resulta muy afín a las emociones humanas (alegría, rubor, enojo, indecisión, miedo, celos) comportándose como cualquier adolescente humana, lo cual en cierta forma apoyaría la hipótesis de ser una posible precuela/secuela de OT (¿será Ichika un híbrido humano-extraterrestre?).

    d) Respetando el comentario de ele-ene-ene en la reseña anterior, la aparente ausencia (deliberada, en mi opinión) de referencias tecnológicas típicas de nuestro tiempo, nos da cierta ambigüedad cronológica (la serie podría ubicarse entre 1970 y nuestros días), lo que a su vez reforzaría la hipótesis de la precuela/secuela.

    Por otro lado me sigue intrigando el papel e incluso la identidad de Lemon, no solo por su curiosa apariencia y personalidad, sino porque algunos detalles dejan entrever que quizá sabe más de Ichika de lo que parece, incluso hasta podría entenderse en ella cierta complicidad.

    El próximo capítulo parece muy prometedor, habrá que esperar a ver qué nos trae.

    4 febrero 2012 en 12:33

  3. Luis

    podria decir que la teoria de la precuela de OT, si recuerdo bien(viendo de nuevo los cap de OT) Mizuho o la madre de mizuho dijo o hizo referencia de que el padre era terrestre. o me estare imaginando cosas?

    6 febrero 2012 en 01:59

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s