Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Bakuman II 16: Introducción al fanservice

Una ardiente conversación

Aoki se encuentra en una ardua disyuntiva, puesto que necesita potenciar el fanservice en su manga para conseguir la serialización. Para lograrlo, tendrá que recurrir a la ayuda masculina, pero Nakai está prácticamente descartado por culpa de su pésimo comportamiento. En medio de esta búsqueda aparece Fukuda de manera inesperada, pues no tenía una relación amigable con ella, sin embargo, Aoki ha evolucionado muchísimo en estos último tiempos y está dispuesta a aceptar sus consejos. La técnica del pantyshot es un recurso trascendental para un manga que aspire al contenido fanservicero. Debido a esta exigencia, Aoki aprenderá -bajo la supervisión de Fukuda- estos valiosos principios del arte sensual, sobre todo, cómo manejar el contenido en este contexto. Por otro lado, Iwase cumple su amenaza y se vuelca al manga, compitiendo contra los chicos dentro de la revista.

La técnica del fanservice conlleva varios detalles que manejar para asegurar su éxito. Así, debe buscarse, en primer lugar, la oportunidad propicia: algún pantyshot -o alguna escena más sugerente- tiene que realizarse en el momento correcto. Cualquier falla puede considerarse un ecchi forzado. La naturalidad es básica para el fanservice: un pantyshot -para juzgarse efectivo- tiene que asociarse a algún evento voyeurista: puede tratarse de un accidente circunstancial (un tropezón de alguna chica), un infortunio de la Naturaleza (ese bendito viento que deja al descubierto esa tan oculta pieza de ropa interior) o la intervención directa de cierto personaje masculino o femenino (estos últimos, cada vez más frecuentes). Estas causas van acompañadas por la necesidad de mostrar alguna parte que no es visible a simple vista, pero si existe un exceso en la utilización, más que ayudar a llamar la atención sobre este elemento, solo consigue impedir que destaque, tal sería el caso de las faldas demasiado cortas. Estas diminutas prendas, utilizadas en algunos anime ecchi, que hacen del pantyshot más una regla que una excepción, le restan todo impacto sorpresivo al fanservice. Además, ¿qué escuela permitiría a sus alumnas llevar ese tipo de uniformes? Otro aspecto importante es separar el ambiente público del privado, porque el primero necesita de la situación accidental para esta tipo de situaciones exhibicionistas, pero el ámbito privado no lo requiero, debido a que dentro del entorno casero, el personaje no necesita cuidarse de ser observado: en estos espacios, pueden incluirse los desnudos parciales o totales que ocurren durante las prácticas cotidianas o cuando se realizan los rituales diarios. En estos casos, el lector no es un partícipe común porque accede a visitar la intimidad de las chicas. Es parte de sus deseos, pero es imposible que ocurra en la Realidad, porque no hay observadores intentando apreciar esa escena, a diferencia del ambiente público. Sin embargo, el lector intenta inmiscuirse mentalmente en ese cuadro: debido a estas requerimientos, el fanservice con base en el ecchi es una actividad que reclama al creador el ponerse en el lugar del lector, tratando de ofrecer un producto que pueda satisfacerlo y enriquecer su experiencia al leer su manga.

Fukuda acepta tomar en sus manos el problema de Aoki, ya que, ante todo, él es una persona leal y la considera parte del grupo. Como primer paso, decide ir con Nakai: hace un tiempo atrás, este se había esforzado por ganarse la confianza de Aoki, pues esta era su única posibilidad de ser serializado, un sueño que había abrigado por mucho tiempo. No obstante, por culpa de una tontera, se desligó de ella para inmiscuirse en nuevo proyecto. Dejar de lado esta gran oportunidad demuestra su carácter poco proactivo. Muchas veces era el último en ingresar a la corriente: esto queda confirmado cuando no acompaña a los mangaka que se lanzan a la huelga, pues era el único que no estaba convencido. Incluso Aoki estaba de acuerdo con sus colegas en aquella ocasión. Nakai intenta poner a Kato como excusa, sin que ella estuviera enterada del motivo de sus conversaciones. La pobre chica queda encerrada en medio del fuego cruzado: ella veía a Nakai como un compañero de trabajo, por lo tanto, era complicado que concediese a iniciar una relación. Hasta el momento, parece un caso perdido, aunque el asistente insista en tomarse las cosas en serio. Está inhabilitado para poder participar en cualquier proyecto, aunque resulta una lástima que se pierda su arte: había logrado dotar de vida al complejo mundo de fantasía que creado por Aoki. La opción de relevo que aparecía en el horizonte era Ishizawa, sin embargo, era también la peor alternativa que disponían. A los chicos les trae malos recuerdos de aquella vez que Takagi se volvió el chico malo de la escuela, aunque ese cambio fue la causa inmediata de su noviazgo con Miyoshi. Lo peor de Ishizawa como personaje es que no ha cambiado con los años, sigue siendo un petulante que no puede preciarse de haberle ganado nada a nadie e intenta ganarse a los demás adjudicándose características que no posee. Además, de repente, aparece con proposiciones estúpidas: si acaso quería trabajar en una revista importante, esta sería su única chance, pero la perdió rotundamente.

Fukuda intenta arreglar él mismo este embrollo, tomándose a pecho el papel de maestro de Aoki. Esta introducción al fanservice era la destreza que necesitaba para mejorar su relato y redondear su obra, pues no manejaba los conceptos básicos de la materia. Bajo una estricta tutoría, Fukuda le enseñó estos rudimentos, ejercitándola en la práctica. Tras este aprendizaje, se logra percibir una evolución en Aoki: cuando la conocimos por primera vez, era una mujer fría, que trataba con distancia a sus colegas, pero ahora se le nota mucho más cercana, e inclusive es capaz de entenderse con Fukuda, algo impensable en el pasado. También se le ha visto sonreír bastante por alguna ocurrencia. Tiene una actitud mucho más relajada y amigable, hizo su entrada oficial al grupo de amigos de Fukuda, y desde ahora, será una nueva rival, bastante fuerte. Nizuma está deprimido por la falta de competencia: el dúo Ashirogi-muto era su principal contrincante en esta descarnada batalla de mangas, pero su cancelación provoco una pérdida en su rumbo. Carece de metas que superar, por más que hayan otros mangaka dentro de la revista, no son más que nombres sin sentimientos, a diferencia del dúo, contra quienes libraba un duelo jurado. Incluso el editor comprende la situación y le permite a Fukuda seguir el plan para componer una máquina de rivalidad entre compañeros de profesión.

Aunque ya lo había advertido anteriormente, Iwase se presenta en la revista para trabajar en un manga. Según parece, la chica se toma este tema con seriedad. En su vocabulario no existen los imposibles, y hasta llega a parecer maniaca en su comportamiento. Es recibida por Hattori, el antiguo editor de los chicos, quien al comenzar le advierte que es una novata y tiene que seguir sus indicaciones. El editor es una persona con amplia experiencia en el rubro, sabe cuáles son los pasos indicados para publicar un manga popular, pues pulió el diamante en bruto del cual fuera responsable. Si sigue en esta senda, Iwase también puede transformarse en una rival complicada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s