Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Danshi Koukosei no Nichijou 2: Babababa rarira ba ba

Representaciones personificadas de 4chan

En la era conocida como PRE-Internet, cuando la televisión por cable era el mayor lujo que los niños y jóvenes podían darse, la magia transmitida por los programas populares estimulaban la imaginación juvenil despertando los deseos de aventuras, grandes desafíos y combates épicos y conducían, de la forma mas espontánea, a repetir tales hazañas que películas y series describían como factibles dentro de sus mundos ficcionales, y dejaban una impronta en el público infantil gracias a sus escenas emotivas y cautivadoras. Reproducir combates con espadas de papel, de plásticos o sombrillas, jugar pokemon con muñecos de plástico, crear sus propias cartas de Yu gi oh con cartulina, etc. Allí donde más faltasen los efectos especiales, la imaginación se encargaba de subsanarlo, creando los escenarios y situaciones ideales para imitar tales hazañas, incluso perderle el miedo a hacerse el payaso.

El propósito de la serie -como su título indica-, es poner en pantalla la vida cotidiana de algunos muchachos de instituto, como lo hacía el Nichijou de KyoAni, de manera festiva destacando la naturalidad de situaciones absurdas, tanto que los personajes raramente se ríen de sus propias circunstancias. Caminar juntos camino de casa, con frecuencia, es signo de cercanía entre los amigos durante las épocas estudiantiles. Fuera del colegio, los adolescentes se sienten librados para actuar como desean sin miedo a reproches ni reprensiones de los profesores u otros compañeros, animándose a tontear en la calle y desplegándose en un territorio más libre y amplio. Uno de los juegos más comunes es emular las escenas de películas, series de televisión, videojuegos, etc. A esta edad, cualquier muchacho se avergonzaría de jugar como niño en público… excepto entre personas cercanas y dado este permiso, nuestro trío de chiflados se entrega a reproducir escenas de heroísmo: puesto que nadie los está mirando, pueden divertirse improvisando historias, personajes y reglas. Cuando irrumpe alguien ajeno a esta simulación, peor aún, cuando se trata de algún elemento femenino, los chicos pasarán por un tremendo bochorno. Frente a otros varones, se vería como un típico juego de chiquillos ociosos; frente a las chicas parecería un acto infantil. Por eso, un supuesto yankee rudo, como Motoharu y sus secuaces, se retiran apenados al ser descubiertos por una muchacha que poco caso les hace. La vergüenza es automática, instantánea; sin embargo, los jovencitos seguirán jugando a imitar escenas épicas, porque sujetar un simple palo alucinando que fuese una espada legendaria capaz de exterminar monstruos les otorga una sensación de poder. De estas conductas derivan las air guitar o los videos de Youtube con gente grabándose mientras perpetran estas ridiculeces. Otro evento importante para los adolescentes japoneses es enrolarse en un trabajo de medio tiempo, uno sencillo y que permita disfrutar la juventud teniendo un presupuesto extra para sus andanzas. En el caso de Tadakuni, labora en una pizzería bajo las órdenes de una robusta e imponente cocinera, Nago-san. Como preguntarle a sus amigos acerca de noviazgos resultó infructífero, supuso que consultarle al género opuesto podía proporcionarle mejores consejos. La respuesta de la ruda cocinera es que si alguien se confiesa, pasas a gustarte esa persona pero solo si el rostro te agrada, un argumento bastante más sencillo, aunque lleguen al mismo punto: la apariencia importa más en la primera impresión; pero tiene como consecuencia una reciprocidad aceptable: cuando una persona pasa a gustarte, se vuelve más atractiva, porque podrás conocerla con más amplitud y notar aspectos que no alcanzas a percibir en una primera impresión. Tadakuni y Yasunori, su compañero de trabajo, tuvieron una visión única ese día.

Nago resulta un caso raro entre las féminas de la serie, pues sería de las pocas en tener un nombre propio. A las otras chicas se las denomina con términos generales, Imouto, Nee-chan, Bungaku Shoujo. Además, Nago y la Chica literaria son las únicas de quien vemos el rostro completo, quizá porque no son familiares de algún personaje: de Imouto y Nee-chan solo vemos sus bocas y narices. La falta de ojos (por el momento) genera la impresión de carencia de identidad. Esta ausencia en su rostro es frecuente en los eroge, donde el propósito de este recurso es crear un personaje genérico para insertarse en la trama, pero es extraño que apliquen este criterio a las chicas, cuando la tendencia es a mostrarlas atractivas. Usando esta lógica, los familiares serían personajes vacíos a los cuales el espectador podría insertarles la identidad de sus propias hermanas y reflejarse en las mismas situaciones, mucho más absurdas por el humor de la serie. Cada personaje tendrá su segmento para destacarse y así el público pueda identificarlos eligiendo sus favoritos. Curiosamente, el segmento problemático con Imouto no estaba directamente relacionado con Tadakuni, sino al sacrificio de Yoshitake para con sus amigos por enfrentar las consecuencias de usar los sostenes de la hermana menor (¿le están tomando el gusto al travestismo?). Para el rubio, era un asunto de honor proteger a sus amigos de esas secuelas, motivado por la ficción heroica, donde las grandes amistades son la fortaleza para sobrellevar cualquier trance. Aunque se mantuvo firme hasta recibir el impacto de Imouto y entregar a sus cómplices, tampoco Tadakuni y Hidenori se merecían tanta condolencia de su amigo ya que lo sujetaron para que recibiera el golpe. Otro rasgo especial de estos primeros episodios fueron esos discursos motivadores, líricos y épicos, con buenas intenciones pero que no sobreviven a la faceta gris de la vida. Las palabras poéticas de Motoharu a la Bungaku Shoujo, la reflexión heroica de Yoshitake y por último, la historia del director para justificar las 70 horas de trabajo comunitario de los alumnos, todas resultan bellas cuando las separamos del sarcasmo y la ironía de sus remates. Aunque Motoharu es denominado yankee, no hay mucho que lo justifique, pues se encuentra sujeto a los mismos infortunios que los demás personajes, se apena al confundir a la Chica literaria con su hermana, y termina convertido por su nee-chan en víctima de sus juegos traumáticos. Esta debilidad le resta todo rasgo agresivo, como corresponde a un yankee, pareciéndose más a alguno de los tres chiflados. Casi no existe momento donde no haya un gran perdedor, como en la nueva secuencia de historias de terror de Tadakuni, quien esta ocasión compromete en el lío a su compañero Karasawa, perseguido por la calle por culpa de una historia inventada acerca del misterio debajo de su gorra.

El segundo ending es estupendo,  una ampliación de la primera parte puesto que el teatro es la forma más antigua de daler forma a nuestras fantasías, pero siempre ridiculizado al límite por Danshi Koukosei no Nichijou, pues las escenas que interpretan con esos disfraces caricaturescos no tienen coherencia alguna. Para el final, dejaron un pequeño segmento acerca de una joven ojousama ordenándoles a sus mayordomos que inventaran una excusa para que faltara a clases y pueda continuar con sus días de ociosidad. Otros mayordomos tratarían de convencerla para acudir al colegio de cualquier modo, pero Danshi Koukosei no Nichijou es ante todo sarcástica y la ricachona acepta ir a la escuela cuando sus mayordomos fracasan en crear una excusa y se desprende su diente falso. Aunque el potencial moe de las chicas en esta serie sea bastante reducido, la escena de la ojousama lloriqueando por su diente faltante exhibe toda su ternura y candidez, como los bebés y niños que hacen berrinches por algún capricho. Será ruidosa, pero con una perspectiva más relajada, se ve bastante mona. Igualmente, los tres mayordomos son otros tres chiflados que aumentan esta maraña de locuras de la vida cotidiana. Espero encontrarlos con más frecuencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s