Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Ano Natsu de Matteru 2: Down To Earth

No lo hiciste, pero lo pensaste...

Con las esperanzas a medias por la desmerecida entrega de la semana pasada, aventurarse a ver el segundo episodio de Ano Natsu requería de total imparcialidad para ser objetivos a la hora de valorar el contenido vertido esta ocasión. El resultado termina por ser agradable, ya que en lugar de desembocar en un torrente de escabrosas escenas salidas de la concupiscente imaginación de un adolescente promedio, se nos expone una sencilla historia de los enredos de las relaciones humanas entre un grupo de jóvenes como cualquier otro (eso si tenemos en cuenta que ante la vista de todos Ichika y además Lemon demuestran comportamientos usuales entre los púberes). De esa manera, nos adentramos en una espontánea trama a medio camino entre lo cotidiano y lo sobrenatural, lo terrestre y lo espacial.

Resolver la embarazosa situación en la que fueron sorprendidos Kaito e Ichika al final del anterior capitulo no toma mucho tiempo gracias a la madurez y sensibilidad de Nanami. Esta chica es sencilla, algo crédula; demuestra ser condescendiente ante las circunstancias adversas de la foránea, llegando a derramar lágrimas por imaginarse las desventuras por las que tuvo que pasar suponiendo que no tiene padres al igual que ella y su hermano. La decisión de que la pelirroja se quede a vivir con los Kirishima es por demás trillada dentro de las aventuras animadas, pero puede entenderse en la realidad si pensamos que Nanami es una onee-san preocupada en el bienestar de su hermano ahora que lo va a dejar solo por un tiempo; y además confía en él y su entereza moral, más en lo primero que en lo último. Adicionalmente, el identificarse con Ichika creyéndola huérfana mueve sus emociones al grado de abrirle las puertas de su casa sin miramientos ni prejuicios, cosa que normalmente no harías con un desconocido, por más atractivo o educado que sea. Probablemente esa es una de las razones por las que para Kanna, las explicaciones de la senpai no son suficientes, y se esfuerza en poner en duda las intenciones de ella al acercarse a la familia con tanta velocidad. De sus palabras se revela que su preocupación no es necesariamente el temor a introducir a una extraña al hogar, sino que en menos de un día haya llegado a intimar con Kaito, del cual a todas luces está terriblemente enamorada, claro, sin que él se dé por enterado. De el trato entre ellos podemos deducir que no son amigos de la infancia como habíamos presumido, ya que Kaito la trata por su apellido. No se nos hace difícil entender el porqué del interés romántico de Kanna por el joven cineasta, ya que, como comentamos anteriormente, se le ha dotado de una personalidad lo adecuadamente sencilla como para parecernos al hijo bueno de la vecina de al lado.  Tanigawa no puede evitar que sus sentimientos la dominen y se vea amenazada por una atrayente y seductiva meganekko, pero pese a las obvias diferencias entre ambas féminas, Kanna-chan tiene el atractivo de una personalidad cuasi-infantil, la que se evidencia en su habla y expresiones faciales, como el puchero que hizo al escuchar a Ichika ganarse a Nanami llamándola “onee-chan-san”. Dejando de lado las fijaciones, pueden haber muchas características en una mujer las cuales puedan captar nuestra atención sin importar que sean opuestas. Puede que nos atraiga al mismo tiempo la ternura y pasividad de una chica junto con la energía y fogosidad (emocional, por si acaso se malentiende) de otra.

Dejando de lado las críticas hacia lo obvio de la trama, a favor podemos aducir que el personaje de Ichika también tiene sus puntos fuertes. La pelirroja se esfuerza por parecer normal entre los terrícolas pero no logra su objetivo, ya que desde el color de su cabello hasta la comida que prepara siempre hay algo en ella que llama la atención y se torna sobresaliente, tal como lo expresa Kaito. Puede en parte atribuírsele a su belleza física o la explosiva combinación de los lentes con la cabellera rojiza lo que hace que no pase desapercibida aun manteniendo el perfil bajo. Sin duda fetiches como los anteojos ejercen gran poder, pero Ichika va más allá de un simple estereotipo, ya que aunado con las características visuales con las que se le adorna, posee delicadeza y refinación en su trato. No es un alien sin sentimientos con una rígida misión que cumplir, por el contrario, se le delinea como una jovencita emocionada por conocer nuevos horizontes más allá de sus fronteras. Su llegada a la Tierra fue fortuita, sin planearse, y su encuentro con Kaito también fue una casualidad. No se explica el porqué de la fijación de la alien meganekko por el camarógrafo megane más que el hecho de que él se hallaba en el lugar adecuado/inadecuado en el momento adecuado/inadecuado. La ingenuidad de Takatsuki se hace manifiesta al no poder encubrir su origen y declarar ante una felizmente distraída audiencia que tuvo problemas con el Quan Link de su nave espacial y que viene de Pleia, más allá de Hokkaido. Personalmente tengo la ligera sospecha de que en algún momento se diga que es hija de Mizuho Kazami, dadas las coincidencias estéticas y cualitativas entre ambas. Otra cosa que apoyaría esa hipótesis es el hecho de que anhelara conocer un pueblecito rural al lado de un lago en el cual nunca antes ha estado, pero del cual podría haber escuchado por parte de alguien cercano a ella en su planeta natal. Dejaremos descansar esta teoría hasta recibir mayores confirmaciones antes de darle más vuelo a la imaginación.

Además de las interrogantes notorias, hay dos cosas en esta serie que mantienen la intriga en un nivel alto. Una de ellas es que el relato de los sucesos por parte de Kaito tiene un enfoque retrospectivo, como si rememorara los sucesos de su pasado. Quizás este primer detalle sólo sea mi imaginación. El segundo es Lemon. La prima de Taiga es intrigante; no se conoce a ciencia cierta qué trae entre manos, pero a pesar de ser suspicaz y sinuosa sabe mantenerse bajo control, aunque se evidencia que tiene su carácter. Definitivamente actuaba bajo un propósito específico al traer el mejunje o bebida espirituosa que ofreció a sus convidados, a.k.a. dinamite drink, pero este objetivo no llega a deducirse mas allá de las ganas de fastidiar a la gente provocando que emerjan sus tendencias internas. De hecho, la reacción no se hace esperar, y presa de la borrachera Kanna arremete contra Ichika siendo interrogada por su interés en Kaito; solo para ser salvada por esa pera con patas llamada Rinon. Lo calculador y malicioso del comportamiento de Lemon no pasaría de una importuna palomillada si no fuera por cierto destello en su mirada que pone al descubierto su interés en Ichika. Queda descartada como la tercera arista del triángulo amoroso, pero si se le diera mayor protagonismo la trama elevaría mucho más su nivel, ya que es un personaje que puede aportar mucho a una historia un tanto predecible.

A diferencia de la preocupación que expresé en la primera reseña sobre el uso del fanservice en esta serie, en este segundo capítulo se pudo observar gran mesura al exponer los caracteres femeninos sin denigrarlos convirtiéndolos en objetos provocativos. Si ese hubiera sido el propósito, la trama se habría prestado para cantidades ingentes de exhibicionismo, pero no se incurrió en ellos de forma descarada. El uso de minifaldas es casi nulo, además de las del colegio; y los trajes lucidos por las chicas son modestos y naturales. Las escenas del cleavage de Ichika son brevísimas, y no terminan por excitar al acompañante y de seguro tampoco a los espectadores. La imaginación de Kaito bien pudo ser un caldo de cultivo de insinuantes situaciones entre él y sus amigas (que feas no son en absoluto), pero en ningún caso llega hasta lo perverso en sus alucinaciones. Hasta en el caso del Ousama game no se cae en obvios desenlaces, y las cosas que sí se muestran se pueden tomar más por lo burlesco y como obvia consecuencia del licor.

Los últimos minutos revelan detalles que podrían ser determinantes en lo sucesivo. Además de Kanna, Mio y Tetsuro parecen estar ocultando algo, como si reprimieran sus emociones. Mio es una chica pudorosa, pero como se presentó, no tiene reparos en andar desvestida en su habitación, o abrir un ojo ante la escena que armó Tetsuro por el Ousama game; detalles que podrían indicar que otros detalles acerca de ella quedan todavía por exponerse. Sea como fuere, de a pocos Ano Natsu empieza a levantar como serie, brindando a sus protagonistas vitalidad y credibilidad; y si las cosas siguen así, llegar a tener mayor éxito que su predecesora.

P.D.: Megaupload RIP (T____T)

5 comentarios

  1. Eriol elric

    OMG! mi caotico pensamiento sobre el episodio 2 de está serie ha tomado una forma coherente.

    Buenas, soy nuevo en este blog, y me han gustado las reseñas que siempre escribes, anyway me da gusto, al igual que a tí, que este episodio se sintiera más “natural” que el anterior. Aunque yo discrepo con la teoría de LA HIJA, mas aún hay chances de que Ichika sea la MADRE de MIzuho por la carencia de técnologia (celulares, modelos de telefono, etc) pero aún no es definitivo, tal vez ni tenga relación.
    Sobre otra cosa, tal vez el pentagono amoroso este a punto de nacer en este anime. Ya se verá en las proximas semanas hacia donde nos lleva este tren.

    23 enero 2012 en 00:33

  2. ele-ene-ene

    Pleia=Pleyades?

    23 enero 2012 en 09:31

  3. 1.- A Eriol: Bienvenido! Esperamos que te quedes. No me había fijado en que en la serie no se presentan avances tecnológicos tan difundidos hoy como para presuponer que pueda ser una precuela de Onegai Teacher. Claro, y en lugar de la cámara que tiene podría usar una más moderna, pero como que la de 8mm le da un aire “especializado” a eso de la grabación de una película. Hoy sale el 3 (eso si ya no se han bajado también a Mediafire y Rapidshare) así que me fijaré aun más en los detalles
    2.- A LNN: Me basé en la traducción del subber, que dejó la cosa en “Pleia”.. pero como Ichika se retuvo de hablar, pueda que sí se haya referido a las Pléyades.

    23 enero 2012 en 16:34

  4. ele-ene-ene

    En otros blogs han determinado que el anime pasa en 2011, basándose en los autos, las laptops y los años compatibles con las fechas de los calendarios.

    23 enero 2012 en 17:41

  5. Pese a no tener conocimiento de las series predecesoras (onegai teacher y onegai twins) me parece una serie muy simpática y agradable (conociendo las aristas que puede significar una típica comedia romántica y un posible harem). Igual me intriga el eslabón en la trama que representará Lemon y aquello que aparentemente ocultan Mio y Tetsuro, espero que más adelante se vaya develando.

    Me pareció notar un pequeño guiño a la película “Super 8” (donde curiosamente se involucra también un alien) en la escena de la reunión en casa de Kirishima, cuando Lemon sugiere hacer una película de zombies.

    Muy buena reseña Benjammmin, ahora voy por los próximos dos capítulos y tu nueva reseña.

    3 febrero 2012 en 18:25

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s