Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Bakuman II 15: La familia crece

Una romántica forma de pedir la mano

Las posiciones parecían irreconciliables debido a las dudas que habían germinado en los episodios anteriores. Este atolladero tenía a ambos asustados, a la defensiva: solamente un gesto monumental de Takagi (urgido de ganarse nuevamente la confianza de Miyoshi) lograría recomponer el ambiente provocando un giro del infierno al cielo. El futuro estará colmado de fiestas y preparativos, pero toda situación tiene una causa y un desarrollo: no eran únicamente Takagi y Miyoshi los involucrados. Aoki participa de un encuentro cercano con el amor del primer tipo, Nakai fracasa en el intento de lucir importante haciendo alarde de su falsa galantería, mientras Miho y Mashiro parecen haber pospuesto su pelea para más adelante, cuando se destape algún problemilla. De esta manera, todos hicieron posible una alocada y atlética declaración.

La confianza que comparten Miho y Mashiro carece de muchos puntos donde sustentarse. En anteriores ocasiones, este vínculo se ha roto, sea ocultándose las cosas o sufriendo en solitario. En cualquier caso, la falta de comunicación conduce a la desconfianza del otro. Nunca se impone la sinceridad como valor definitivo, en lugar de ello, se emplean maniobras evasivas para eludirse a enfrentar los problemas. Es similar a barrer el polvo debajo de la alfombra: va acumulándose en un globo que puede estallar en cualquier momento. Ambos chicos son bastante cerrados, les cuesta abrirse, constantemente se guardan secretos y en contadas ocasiones tienden a conversar en serio. Estas charlas, tan necesarias para una relación, suelen ser omitidas. No obstante, el etéreo noviazgo que mantienen va tocando de a pocos suelo firme, pues durante mucho tiempo se basó en la imagen idílica que proyectaban sobre el otro, peor aun cuando sostenían una relación a distancia. Es imposible querer a alguien por lo que es si apenas se le conoce. Probablemente en épocas pasadas, como relatan las novelas caballerescas, el enamorado se comunicaba con su amada por medio de cartas basándose en una imagen mental, pero no estamos en la Edad Media. Aunque una mujer puede abrigar emociones más profundas e intensas que el común de los hombres, la distancia y el tiempo afectan a la construcción del deseo. Se tiende a contar cosas acerca de uno mismo, pero la mayoría de casos, se trata de adular para alcanzar el corazón de esa persona. Este era el camino emprendido por Mashiro con sus modernos mensajes: halagar a Miho para continuar agradándole a pesar del distanciamiento, y quizá soltar a cuentagotas la información, importante para armar el complejo rompecabezas que es la imagen del otro: saber cómo es, qué hábitos tiene, cuáles son sus aficiones, sus defectos. Sin embargo, estos detalles solo pueden irse conociendo gracias a la convivencia diaria.

Aoki tiene grandes posibilidades de volver a ser serializada en la Jump, pero antes necesita arreglar algunos asuntos. Aunque su arte exhibe una notoria calidad, falla en uno de los aspectos que le valdrían catapultarla al éxito dentro de la revista: el fanservice. Puesto que ignora los gustos de los chicos, cuando deba diseñar una escena erótica, esta corre el riesgo de parecer forzada, restándole efectividad al ecchi, devaluando su obra y perdiendo su capacidad para arribar al lector objetivo. Vistas estas carencias, le recomiendan que busque apoyo en Nakai. Sin embargo, muchas cosas han pasado desde que se vieron por última vez, en especial, el nuevo trabajo del asistente. Allí conoció a Kato, la antigua ayudante de Ashirogi-muto, y parece que el sujeto sufre de algún síndrome enamoradizo porque al poco tiempo de entusiasmarse con Aoki, cambió de opinión y dirigió sus sentimientos hacia este nuevo objetivo, aunque no sabemos cuán correspondidos sean, probablemente una fantasía de Nakai. Sin embargo, toma su posición muy en serio e incluso le formula una extraña proposición a la mangaka, exigiéndole como condición que salieran juntos, cualquiera sea su estado. Esto es aborrecible: Aoki asumió que Nakai estaba jugando con las mujeres al creerse que podría salir con cualquiera y sustituirlas con suma facilidad. Esta actitud reprobable lo hizo merecedor a una cachetada de su antigua colega. Quizá Nakai había cosechado un poco del cariño de Aoki, pero lo perdió de golpe. Para colmo, también rechazó una nueva oportunidad de convertirse en mangaka. Antes se había esforzado para lograrlo y ahora se dedica a poner condiciones. No generaba mucha confianza, era débil para tomar decisiones, pasaba demasiadas veces de la negación a la aceptación y viceversa. Ni siquiera encuentra una personalidad estable, y esta inseguridad lo rebaja, transformándose en un personaje detestable.

Una de las alternativas más viables para resolver este embrollo era la participación directa de Takagi, pues había sido él quien diera inicio a esta serie de eventos desafortunados. Para hallar una solución, debía acudirse a la raíz del problema: necesitaba dirigir sus palabras a Miyoshi, explicarle la verdad con sumo cuidado y paciencia para no precipitarse en un diálogo de sordos. Para llevarlo a cabo, Miyoshi sugiere el lugar donde ocurrieron la mayor parte de los eventos que instigaron esta situación: el zoológico. Los monos, que eran testigos de los dilemas de Takagi y Aoki, ahora presenciarían el último capítulo de esta tormentosa novela. El primer encuentro es muy utilizado para realzar el carácter dramático, pero en Bakuman fue tomado en tono de comedia: esa tan manoseada escena donde un malentendido complica todo el escenario fue llevada al absurdo. Hasta Takagi sabe que es un cliché, por eso mira para el lado, porque sabe que Miyoshi está ahí contemplando la acción. Normalmente el momento en que nuestro protagonista persigue a la chica, está cargado por un denso ambiente en donde el héroe dramático toma una decisión, pero la alocada carrera que también emprende Aoki tenía muy poco de melodrama, estaba acompañada de palizas y enojo. Sin embargo, sufre un giro bastante sorprendente cuando Takagi le pide matrimonio. Aunque no haya sido la circunstancia más romántica o idílica para anunciar esta propuesta -cualquier chica hubiese preferido un mejor ambiente, no mientras era perseguida por su novio y la posible amante-, después de conversar como merecía desde un principio, consiguieron arreglar este impasse e incluso agregaron a Aoki al grupo de amigos, incrementando la familia dentro del grupo principal. Parece que esta determinación de Takagi presionará en algo a Mashiro respecto del matrimonio. Tiene que apurarse o quedará por detrás de su compañero de manga. Resuelto el enredo, los muchachos pueden volver a trabajar en su proyecto para la serialización de su nuevo manga.

5 comentarios

  1. Ahora sí que estoy molesto conmigo mismo… Apenas leí la introducción de tu reseña y me dije a mi mismo: “Qué diablos pasa?! Me estoy perdiendo de mucho!!!” Mira que solo he leído tu introducción y ya me muero de ganas de ver todo. Antes de terminar de leerla quería decirte que la forma en que la estás reseñando está increíble. Apenas termine de leerla (o en el mejor de los casos, de verla, pero esta negro) te vuelvo a postear algo

    20 enero 2012 en 22:02

    • Había leído anteriormente en uno de tus comentarios, que mencionabas no haber visto los episodios, parece que tienes una mala costumbre de leer las reseñas sin haber visto el anime en cuestión, craso error, benjamin deberías saber como colaborador del blog, que una de las reglas al leer una reseña es haber visto el episodio, porque nos basamos en el capitulo para realizarla y omitimos detalles por eso mismo, vuelvo a remarcar lo dicho anteriormente sobre Bakuman, es una historia muy buena con un desarrollo bastante fluido, pueden ocurrir muchas cosas en un episodio, por lo cual es muy entretenida, ojala te pongas al día con la serie, para que puedas comentarme.

      20 enero 2012 en 22:53

      • Bueno, Mijogo, pero Benjammmmin está haciéndote un elogio diciéndote que tu manera de reseñar la serie está increíble (y de verdad, se aprecia mucho que estés colaborando con dos series a la vez). No creo que debas reprocharle. Espero que no hayas interpretado mal sus palabras, porque gracias a lo leído en tus artículos, ahora nuestro amigo está más interesado en ver los episodios que se perdió. Para eso también sirven las buenas reseñas.

        21 enero 2012 en 01:55

    • Lo siento Benjamin, no pense que sonara tan mal, solo queria dejar en claro que es muy peligroso leer una reseña sin ver el capitulo, espero con ansias que puedas llegar a comentar sobre el episodio.

      21 enero 2012 en 10:00

      • No hay problema, amigo; pero te entiendo, tienes mucha razón, me estoy spoileando detalles importantísimos… pero no puedo evitarlo! Apenas vi tu intro y quedé capturado… Argh! Qué cólera con el tiempo! Intentaré actualizarme con la serie. Me quedé en el 3…

        21 enero 2012 en 23:26

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s