Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Amagami SS+ 2: La Gran Kaichou

De forma tan sencilla como resolver matemáticas de primaria, el peligro de conflicto ante una supuesta traición fue apenas una falsa alarma que permite exhibir de forma brillante la genialidad de la nueva kaichou, que sabía de antemano las tácticas sucias que su rival usaría en su contra, una contendora que -vale afirmarlo- no le llegaba a la planta del zapato si comparábamos sus cualidades. El verdadero beneficiado de esta lucha será el protagonista. A pesar de sus faltas y escaso razonamiento, estos defectos son compensados por su labor incondicional y gracias a ese esfuerzo, termina obteniendo mucho más de lo que auguraban sus fantasías y alistándose para seguir con su vida de vicepresidente y amante exclusivo.

Para fortuna de Junichi, su novia es inteligente y sabe interpretar una situación sin necesidad de explicaciones. Descifra de inmediato la verdad sobre la escena con Kurosawa, demostrando, por un lado, que confía en su novio, pues pese a dejarse llevar por algunos piropos y cierto contacto físico, tiene actitud suficiente para no ceder ante las tentaciones. Podríamos asegurar que incluso esos intentos de seducción no se equiparan con lo que proporciona una novia ruda e intimidante como Ayatsuji. A fin de cuentas, si Junichi caía en la trampa, hubiera perdido a una chica con muchas virtudes que la producción se encarga de resaltar incrementando su atractivo durante su arco, acentuando su diseño, dedicándole las mejores tomas y los mejores diálogos, todo con la intención de exhibir los puntos más resaltantes de su personalidad. Una oponente como Kurosawa –personaje creado ex profeso para estos capítulos- no tendría (ni podría tener) la menor oportunidad en ninguno de esos aspectos. Algunos opinarán que valdría dudar de las intenciones de Junichi, pues permitió que Kurosawa aproximara mucho su rostro, sin embargo, la manera de narrar de Amagami SS nos permite defender su inocencia puesto que es el único personaje con monólogos que transmiten sus pensamientos: la rival se mantiene totalmente ausente de sus reflexiones, ni siquiera es mencionada por su nombre. En su relación, Ayatsuji es la dominante, es quien toma la iniciativa para los besos y Jun debe solicitarlos (esto varía en cada arco, pues en otros, es Junichi quien dispone o el acuerdo es recíproco). No obstante, el desenlace peca de predecible. Nos referimos a las elecciones. Por una parte, Tsubasa se enfrentaba a contrincantes débiles. Por otra, mostraron a una Kurosawa incapaz de detentar el cargo de setokaichou, sino valiéndose de tretas injustas. Tampoco era una chica radicalmente malévola, sino muy inmadura para tratar esos temas: Ayatsuji la superó jugando limpiamente. Además, en este pequeño mundo del colegio, los alumnos acceder a los candidatos de manera más directa, con mayor amplitud, y entregar su voto con criterio. Incluso el grupo de apoyo de Ayatsuji era superior porque esta constituido por gente cercana (los amigos de Junichi) y, sorprendentemente, por personas con quienes antes había tenido discrepancias y que, al reconciliarse, le brindaron su lealtad. En su última aparición en pantalla, Kurosawa exclama que volverá a candidatear y le robará a Junichi, dejando al aire la incógnita de si participó en la elección por intereses políticos –como pensaba Tsubasa- o como pretexto para una confesión indirecta –como indicaba Kaoru-.

Como acostumbra Amagami SS, en cada arco contamos con la presencia de las demás heroínas, desde apariciones apenas anecdóticas, como el caso de Kaoru, hasta intervenciones con cierta relevancia para el relato, como la actuación de Sae Nakata, que continúa ensayando métodos para superar la timidez. El valor de su candidatura reside en haber participado hasta el final y habiendo enfrentado la etapa más complicada: su discurso ante los alumnos, que debió haber destruido sus posibilidades como candidata cuando los votantes notaron que tenerla como kaichou sería lindo, pero imprudente por sus visibles limitaciones. Fue preferible su derrota por esta razón, pues todavía le falta pericia para lidiar con el público. Sus intentos para curarse la timidez, además del dilema del club de té de Rihoko son elementos que se mantienen en sus arcos. Sin la participación de Junichi como principal motor de sus logros, sería plausible considerar que los dilemas personales de cada chica se mantendrían irresueltos en los otros arcos. De esta manera, la candidatura de Ayatsuji ocurriría en el resto de rutas, y Junichi seguiría colaborando activamente pero sin ningún vínculo romántico, fuera de cámara o fuera de la línea cronológica. Obviamente, no pasaremos por alto el tiempo dedicado a Rihoko en este capítulo, pidiendo ayuda financiera al consejo mientras sus senpai comentan que es la mascota del club. Al parecer, luego de las elecciones consigue su propia kouhai. Podremos especular que esta temporada tendrá como patrón que los desenlaces incluirán un tiempo extra con la siguiente heroína, ahora que concluir un arco no requiere de discursos épicos ni mayores aventuras, salvo ser perseguido por un perro. Resulta evidente que esta temporada funciona también como fuente de fanservice para los seguidores de cada heroína, pues las relaciones con cada chica no cambiarán, excepto Rihoko, la única rechazada. Sus fans han depositado sus esperanzas en este último intento.

Aunque Amagami SS deriva de una novela visual no erótica, sus desenlaces suelen conllevar altas dosis de erotismo como ocurriría en cualquier eroge, con escenas abiertas a la interpretación cuando los protagonistas son dejados a solas. Por ejemplo, el primer beso con Haruka (en los labios) sucede cuando la senpai está cubierta con una toalla. En esta ocasión, Junichi cumple su fantasía del capítulo anterior: que su novia le lave la espalda, y aunque no está tan desnuda como le apetecería, estas escenas de baño son clásicas en el eroge, tanto como compartir juntos la bañera. Incluso entonces, con Ayatsuji frotando sus pechos contra el cuerpo de Junichi, la escena sigue luciendo bastante inocente, dado que Junichi se siente nervioso, no excitado, aunque puede haber confundido las palabras. Cuando la pareja se besa por última vez, la cámara se retira dejando el resto a la imaginación del público. Para finalizar, faltaría comentar el pedido de Ayatsuji: que Junichi jurar no besar a otra persona. No hacía referencia a su noviazgo como uno entre varios que se suceden durante la juventud, sino a un romance definitivo. Este es el detalle más idealista y utópico de Amagami SS: la esposa es también la primera novia, como sucedía con frecuencia en épocas de nuestros abuelos.

2 comentarios

  1. Diego

    Hola. Ayer descubrí este sitio y me encantó. Hace tiempo venía buscando un lugar donde analizaran lo más objetivamente posible las series de animé, a las que recientemente me inicié como un fan (no puedo creerlo). Creo que algunas están muy bien hechas y deben ser apreciadas como verdaderas obras de arte en su estilo. Amagami ss para mí marcó un antes y un después. Lo encontré por accidente buscando animes románticos y confieso que de primera el primer episodio, el de Haruka Morishima, no me gustó mucho y lo dejé de mirar hasta que la curiosidad pudo más y llegó a atraparme. Tengo 28 años y aún no me he enamorado ni han correspondido a mis sentimientos; ya me visualizo como un solterón el resto de mis tristes días y estas encantadoras historias, especialmente la primera, me han tirado abajo por un lado y me han divertido mucho por otro. Sería feliz si por favor escribieras algo sobre el arco de Haruka y el de Kaoru. Sería importante par mí poder entender mejor la historia. Desde ya te agradezco que te hayas tomado la molestia de leer mi comentario. Espero ansiosamente próximos artículos sobre la serie. Un abrazo.

    30 enero 2012 en 08:55

  2. Hola Diego
    Posteriormente vendran los arcos de Haruka y Kaoru dond podre hablar mas ampliamente, lo que puede decir ahora sobbre el arco de Haruka, es que esta la hizo la Idol de la serie por su alegria y candidez asi como haber protagonizado la escena mas erotica de la serie, aquel beso en las espaldas de sus piernas, mientras el de Kaoru trataba sobre el crecimiento mas natural en las relaciones romanticas en el periodo de secundaria, de amigos a novios demostrando la atracción que siempre tuvieron.

    31 enero 2012 en 18:29

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s