Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Nisemonogatari 2: Una superficie de tensión sexual

Una colisión cósmica...

El shock visual que produce la construcción geométrica y lumínica de Nisemonogatari no deja de impresionar hasta en los más mínimos detalles. Realmente Shaft ha lanzado la casa por la ventana para la estructuración de este universo imaginario que pone delante nuestros ojos, pues sus artimañas ópticas no han disminuido en calidad (las ventas de blueray de Madoka han llegado a las nubes), hasta el punto de perfeccionar e incluso mejorar muchos de los efectos que usaran durante sus antiguas producciones (incluso las del año pasado palidecen un poco frente al despliegue rimbombante de colores y la arquitectura conseguida en algunas escenas). No hay punto de comparación entre los diseños de la serie original y el espectáculo orquestado en esta nueva versión, que ha incorporado las técnicas y escenarios que caracterizaron a series como Maria Holic y Denpa Onna. Hasta el momento la historia ha sido fiel a la novela ligera. A pesar del fanservice generalizado, ninguna de las escenas se ha desviado de la narración establecida por NisiOisin, de hecho la tensión sexual emanada en ellas se ha mantenido en el mismo nivel, aunque en lugar de aludir a nuestra facultad imaginativa nos presenta el producto terminado. Araragi jugando al twister con Nadeko, o escabulléndose dentro de la habitación de una Kanbaru desnuda son eventos que ocurren en realidad en la novela ligera.

No es sino hasta este segundo episodio que tenemos la presentación oficial de nuestra estrella invitada para este arco, Araragi Karen, la energética y atlética hermana de Koyomi. Tal y como su apariencia lo indica, Karen es una experta en artes marciales, paseándose por las calles usando un traje a lo Bruce Lee o Uma Thurman, para destacar su lado combativo y guerrero, de cinturón negro y luchadora callejera, con mirada agresiva de niño problema. Araragi describe su lado masculino al hacer énfasis en su guardarropas, que realmente destaca este lado de su personalidad animal. En contraste con la pereza expuesta por su Tsukihi en el episodio anterior, Karen vagabundea en busca de culpables, para castigarlos en nombre de la justicia. Sus movimientos físicos, que desafían la capacidad de un ser humano promedio, demuestran la fortaleza de su cuerpo. Giros de estrella, caminar con las manos, hacer poses de películas de acción, esos gestos ayudan a trazar una imagen exacta de sus cualidades inherentes. Karen cumple años en junio, mes conocido por su predominio solar, el comienzo del verano, siendo el día veintidós el solsticio, de ahí su relación con el calor, la salud, los deportes. Ese mes también representa el momento de mayor crecimiento y actividad de las abejas, lo cual no es gratuito,  debido a los elementos utilizados para la composición visual. El opening de verdad esta magníficamente trabajado y quizás es uno de los mejores que he visto a nivel gráfico y visual: la forma en que utiliza la miel, los paneles de una colmena y las flamas solares hacen del modelo gráfico algo exquisito, al punto de que sientes que se te escurre entre los ojos la dulzura de un néctar sin igual. Una verdadera sinestesia mezcla lo táctil y lo óptico convirtiendo la canción en una marejada de colores fluidos que se desvanecen en un instante para reagruparse en el siguiente. Las formas son hermosas y bien trabajadas, dando la sensación de una pulcritud sin igual. La imagen de Karen se descompone en un centenar de abejas que se dispersan en todas direcciones, o en flamas ardientes que se propagan por el suelo. Hay un verdadero uso y abuso de los elementos correspondientes a la cosmología solar, convirtiendo todo en una fenomenología mítica de referencia a la apicultura, al orden de las colmenas y a la inestabilidad de las llamas que parece consumirse en un instante hasta carbonizarse. El episodio destaca la acción diurna, creando un régimen del brillo del astro celestial que anuncia el tiempo activo de los seres humanos. Araragi realmente ha sido capaz de encontrarse y reagruparse con todas las personas que conoce, una especie de reintroducción de con quienes convivió. Paralelamente a su hermana hiperactiva, Koyomi muestra no ser menos aventurero y energético, atravesando una serie de avatares que lo expulsan y reimpulsan a nuevas desgracias. Jugando con las palabras en japonés, las partículas Ka y Hi se componen del mismo carácter chino-japonés en ambos nombres. El carácter 火 que designa fuego, al ubicarse en distintos espacios de la construcción gramatical adquiere valores diferentes (ya se trate de nombre o sufijo). Ka-ren (火憐) y Tsuki-hi (月火) comparten esa flama que bautiza su dúo. En la escritura esa posición marca su intervalo de edad, al igual que su posición como mayor o menor (el carácter de fuego se ubica primero en Karen, de segundo en Tsukihi). Descomponiendo sus sentidos, el segundo carácter en el nombre de Karen (憐) hace referencia a lo piadoso, simpático, juguetón, alegre. En Tsukihi es más bien un fuego nocturno, abrazador, oscuro: se alza en su nombre la luna (月), para luego arder en el cielo (火) estrellado. Para mostrar lo arbitrario que puede ser la mirada de una cultura, diremos que  los japoneses ven una liebre en la luna llena. Tsukihi es un fuego fatuo, falso, enmascarado, que cubre su verdadera personalidad con ropas femeninas que alejan la atención de su histeria, su temperamento agresivo y sus raptos de furia. Sin embargo, la historia se construye alrededor de una intriga y un enunciado equivocado. Precisamente, el título de la serie comienza con nisemono (偽物). La primera partícula hace referencia a algo falso y la segunda a un objeto. En conjunto, significa falsificación, engaño, fraude con respecto a un objeto, en definitiva una imitación.

Es interesante observar como las chicas con las que se encuentra nuestro lead siguen una especie de línea progresiva, una escala de edades que se suceden en los encuentros fortuitos, a veces maltrechos, que marcan las desventuras de ese gentleman moderno. Acosar niñas y luego ser descubierto en una casa realizando poses comprometedoras con una preadolescente no transmite una buena impresión al resto de la sociedad, menos cuando tu “victima” se insinúa y luego se preocupa de lo que su madre pensará. Por otra parte Araragi sigue un camino de crecimiento en sus visitas a su harem, pasando de la menor a los más grandes: Mayoi, Nadeko y Kanbaru. Mayoi mostró todo su encanto de loli problemática y adicta al dinero en el episodio anterior, pero en este fue Nadeko quien se lució. La chica tímida, con una fuerte atracción hacia el hermano de sus amigas, realizó avances comprometedores durante la estadía de su Onii-chan en casa, aunque, para la siempre indirecta Sengouku, las cosas no salieron como lo esperaba. Usando todos los trucos del manual (sin padres, poner llave a la puerta, realizar juegos sugestivos, entrar en una habitación calurosa), terminó jugando un twister a medias que casi la mete en problemas, para finalmente abalanzarse sobre su “querido” (lo llama anata, que también significa “tú”, pero en el contexto tiene un doble sentido), implorándole que la salve de la vergüenza que se avecina. Algo muy propio de la retorcida serpiente en que se irá convirtiendo esa niña inocente. No obstante, para mí, el verdadero problema yace al final de la serie. Kanbaru fue, por mucho, mi personaje favorito de Bakemonogatari. Lesbiana, fuyoshi, lolicon, masoquista y esclava sexual de Araragi, no ha perdido ninguno de los atributos que la hacían genial. Se enorgullece de su propia perversidad y de destapar la perversidad de los otros (eso queda claro en los comentarios e insinuaciones que hacía antes y ahora). Por eso fue tan imprevisto para ella el haber sido expuesta por su senpai como una simple imitadora, pues le revela que no es la más pervertida, sino una entre muchas. A todos les gustan los chicos hermosos, pero se requiere tener una mente podrida para que te gusten los malos olores de los viejos y los obesos. Una escatología que va más allá de lo que estamos dispuestos a soportar. Por esa razón, actuando por sus instintos animales, termina abalanzándose sobre su débil presa, buscando desvestirla para mostrar quién es el/la verdader@ pervertíd@. Esta superficie de tensión sexual que exhalan los participantes de este banquete fílmico pasa por los pasos convenidos del erotismo. Hay desnudos, hay pérdida de ropa, de modestia, de timidez. Se busca el acercamiento y el toque. A la vez acto de agresión y de cariño, nada despierta más pasión/miedo que la mano que se acerca a la piel desnuda, el cuerpo que se deja acariciar/arrastrar por las garras y dedos de un amigo/enemigo. Ese toque de los cuerpos que se retuercen en posiciones extrañas no deja de aludir a ese tacto sexual/violento, a esa especie de atracción/rechazo con el que juegan los personajes. Tanto el contacto inofensivo como el ataque peligroso están contenidos en este único acto, y algo del segundo siempre resuena en el primero. Todas nuestras defensas, desde la ropa hasta los muros de nuestras casas, han sido puestas a favor de evitar/eludir ese doble peligro/deseo que nos acecha en las sombras. Ese sustrato psíquico que no deja de presionar las paredes de lo consciente y que fácilmente pasa de lo agradable a lo fatídico. Araragi experimenta, en un momento de desesperación, el horror de Mayoi a sus abusivos abrazos, tomando el aspecto de su víctima-fantasma y sufriendo en carne propia una violación. En este capítulo se nos invita al gozo, a la relajación, el disfrute erótico del cuerpo. Nadeko y Kanbaru enseñan a la corporalidad de Koyomi los movimientos necesarios para alcanzar la excitación.

La habitación de Kanbaru es una verdadera zona de construcción que reúne a su alrededor muchos letreros y equipo de trabajo pesado. Koyomi-sempai se vuelve una especie de trabajador a sueldo pago, con todos los riesgos laborales que esta actividad implica: el primero, ser engullido por una avalancha de escombros al abrir la puerta. Me sorprende la flexibilidad de Shaft para hacer de un espacio normal y típico (una habitación desordenada), un lugar de fantasía. Los libros de Kanbaru sufren una metamorfosis inexplicable que los hace ladrillos de construcción en una toma y a la siguiente una catarata con todo y arcoíris. Sufren un devenir de lo sólido a los liquido. En Bakemonogatari veíamos a senpai y kouhai nadar en ellos como si se tratara de una piscina, incluso lanzándolos a los cielos en señal de salpicaduras, en esta ocasión se convierte en un terreno que aspira a ser organizado y reestructurado. Frente al desorden inherente a la habitación de Kanbaru, Araragi intenta vencer la entropía que genera esa tierra o agua movediza, convertida en arena que no se queda quieta.

No aceptar imitaciones

El basurero que genera un mono no deja de ser enorme. Shaft ha llevado al extremo sus técnicas de animación, cada escena tiene un trabajo minucioso donde se imprime el nombre de su fabricante tanto en el dinero como en los zapatos de Karen. El sello de autenticidad del estudio manifiesta la importancia de la marca. Abunda el espacio liso, llano, las líneas y trazos cuadrados, son las repeticiones infinitas de un mismo elemento sin más las que se abren al infinito de la imagen, como si de un mandala se tratase. Por una especie de herencia milenaria, Shaft ha vuelto a las raíces ancestrales del arte Oriental, en la construcción de esas imágenes religiosas conocidas como mandalas, los esquemas cuadrangulares y circulares establecen la forma de la composición. La proporcionalidad invade la imperfección del mundo y crea un universo alterno, medidas exactas y matemáticamente correctas se suceden en los escenarios más variados. No dejan de resoplar, de presentar una coherencia interna total. Los ojos de Koyomi a veces son rombos y otras veces óvalos. En torno a los personajes se reúne, con una geometría sobrenatural, miles de figuras de tamaños diferentes, como cristales de nieve repetidos incesantemente. La mente, de pronto, se siente cautivada por el transparente rigor de las simetrías; se siente confundida por la riqueza de símbolos y se pierde en las mil semejanzas de las figuras, como en un infinito juego de espejos. Es el sufrimiento que marca el avance en una realidad de sensaciones extrañas, de un diagrama perteneciente a un diamante puro cuyas mil facetas reflejan la luz del vacío. Una sucesión de significantes que se establece en una cadena interminable, como la banda transportadora que lleva los libros yaoi de Kanbaru. Cada significante encuentra su lugar, y por mucho que se parezcan, cada uno es único y distinto, cada uno tiene su espacio. No ser capaz de captarlo es falta de esfuerzo y entrenamiento (Suruga), pues la mente se pierde en la vacuidad y el ojo se marea ante las formas y colores. Quizá contemplamos vitrales y rosetones en movimiento antes que animaciones normales.

Notas sobre el fanservice:

Por extraño que pueda resultar, una de las condenas esgrimidas a menudo en contra del anime contemporáneo es el fanservice generalizado, pero para entenderla debemos apelar a una tradición. Una de las raíces profundas del miedo a la imagen es su fuerza sensual que cautiva e hipnotiza, haciendo incluso pasar por la realidad en la medida en que se transforma en simulacro. El ídolo, del cual es importante recordar que es de esencia femenina, apela a lo sensitivo, lo visceral, al estomago matricial. Es el vientre y no la razón quien se siente atraído por ese poder de ligazón, ese símbolo de los sentidos en su diversidad. Este punto es relevante en la medida en que permite entender la condena al onanismo que abunda en los foros y en los mismos fanáticos que disfrutan del anime. Precisamente el predominio de la figura femenina causa escozor a las viejas vanguardias, quienes consideran una epidemia el moe que condenan. En sus mensajes resuena la misma condena de los profetas del Antiguo Testamento, quienes emprendían una cruzada en contra de los ídolos de los pueblos paganos, ídolos representativos de la “madre tierra”. Esta lucha no es gratuita, pues continúa, por otros medios, un combate en contra de las tentaciones, se alza como queja, como suspiro en nombre de una mejor historia, lo cual no es cierto. El énfasis se sitúa en lo cerebral, lo cognitivo, en la exposición de una verdad más grande. No obstante, debemos recordar, que todo esto se ubica en una lucha en contra del onanismo. En el marco de la cultura Occidental, la figura de Onán se alza a la manera de un paroxismo, pues se trata del goce inútil, individual, cuya semilla se pierde en la tierra. Observando más de cerca la correlación entre la condena a la imagen (moe) y al apetito visceral se hace evidente. En la medida en que la masturbación requiere contarse una historia, hacer una puesta en escena, visualizar una imagen de gozo, debe ser tomada como peligrosa, como desvío, canto de sirena que pierde al marinero en su camino de regreso. No sorprende que el mismo argumento de algunos fans sea el que se encuentra en todos los que condenan el mundo virtual, y la caricatura en general: ataque contra la sexualidad y la violencia. “Todo lo que se reprime vuelve con más fuerza”, solía decir Freud. Sería bueno pensar en esto cuando intentemos comentar sobre este problema.

13 comentarios

  1. Quisiera decir algunas cosas que se me olvidaron: las escenas de Nisemonogatari no han sido editadas. En la parte de Nadeko jugando al twister con Araragi no hay censura, en realidad no pasa nada en la novela. Ellos empiezan a jugar, pero poco después llega la madre de Sengoku,dejándolos en la posición en que se encuentran, el capítulo anterior termina con que deciden jugar y el siguiente con que Koyomi se escapa. Otro detalle es que ella esconde los zapatos de Koyomi para que sus padres no se den cuenta de que esta ahí y le ayuda a escabullirse. Si quieren ver una interpretación de esa escena hay hentai al respecto. También la parte de Kanbaru es igualmente sexual y erótica, tal y como aparece en la novela, con todo y abuso. Cuando Nisio escribió estas escenas pensaba que Monogatari iba a terminarse, por lo que hace un rápido recuento a los personajes. Esa es una de las diferencias fundamentales entre este arco y el resto, pues en los otros se concentraban en una chica, aquí el juega con todas. En realidad Shaft a sido muy fiel a la novela y no ha prescindido más que de ciertos detalles menores como los enunciados arriba. Esto lo digo porque he leído en muchos foros que hay censura y no es cierto.

    P.D.: Alguien a notado que los japoneses son mejores pronunciando el español que el inglés. Ciertamente Karen dice unas dos palabras en inglés y suenan algo forzadas, mientras que cuando dice “hasta la vista” lo pronuncia perfectamente. Dato curioso.

    17 enero 2012 en 10:42

  2. davidvfx

    la verdad se nota un cambio visual en la serie y es que hablamos de sucesos de solo meses y los personajes an tenido una metamorfosis fisica con anatomia mas moldeada y marcada en direccion de resaltar el atrativo fisico-visual

    No he leido las novelas pero creo que no era lo que yo creia en que las hermanas serian las protagonistas.

    17 enero 2012 en 15:35

    • Las hermanas son las protagonistas, pero no en este momento, sino más adelante en la historia, por ahora se trata de un reencuentro y de un intento de Nisio de mostrar a sus creaciones… Con respecto al cambio visual, pues obviamente Shaft no tenia los fondos que tiene ahora para darle vida a estos personajes, realmente los a maquillado mucho, hasta el punto de que se hacen irreconocibles. Además, Bakemonogatari fue su primer éxito y ahora que hacen su secuela realmente están invirtiendo al máximo en cada capítulo. Una serie popular trae como consecuencia que se hagan mayores gastados en cada capítulo para mejorar su animación….

      17 enero 2012 en 15:52

  3. La belleza visual que alcanza Shaft con cada serie, es superada por la siguiente, además logra hacer algo que considero muy difícil, armonizar grises con colores vivos, se lleva un bravo por la capacidad plástica.

    La sexualidad es algo inherente al ser humano, por lo cual no es despreciable, mas aun a la edad de Araragi, debido que las chicas son muy atractivas para el varón y siempre va a existir una tensión sexual, por lo cual, mas que mostrar fanservice, es solo mostrar este punto de vista, es decir que nosotros también tenemos una parte sexual que influye en nuestro comportamiento.

    Mi personaje favorito siempre a sido Nadeko, esto es debido a mi fascinación por su belleza adolescente, que tiene una incipiente sensualidad, ya que ella esta descubriendo sus encantos y como puede utilizarlos, tal como una serpiente, intenta mudar de piel para acercarse lentamente, mientras se arrastra hacia el objetivo, sin embargo aun tiene una tranca con ella misma por lo cual le cuesta realizar movimientos mas avezados, lamentablemente Koyomi tiene un acuerdo para si mismo con respecto a ella, lo que le impediría ejecutar cualquier acto de índole sexual con la chica.

    17 enero 2012 en 20:19

  4. nvsmp

    Curioso pero cierto lo de la pronunciación en español de los japonenes, hace poco en el 2do capítulo de Kill me baby, el buenos días de Yasuna salió perfecto, es que no usamos una fonética especial, como el francés que pronuncia las R’s con el sonido de la g, o el ingles cuyas R’s (otra vez) está en la parte anterior de la lengua y sin vibración (lo dije bien?).

    En lo personal esos personajes femeninos los cuáles no puedes interpretar y ocultan más de lo que una mirada superficial puede descubrir siempre me han causado fascinación más que una simple atracción sexual. Nadeko y Tsukihi (en especial Nadeko) son tan misteriosas e ilegibles que concentran toda tu atención y tu curiosidad, una curiosidad sofocante.
    Nadeko es verdaderamente una pequeña femne fatale, descubriendo en ella misma encantos que la mayoría de chicas no tiene, un encanto combinado con esa autorestricción seguro impuesta por la sociedad y lo que se considera buenas costumbres pero que no puede ocultar siempre, por sobre todo teniendo a un chico que le gusta y siendo mayor este, buscará atraer su atención usando el atractivo del fruto prohibido, después de todo no es lo suficientemente mayor para que se considere correcto, y al mismo tiempo ya no es más la niña que era, ha cambiado precozmente volviendose tan atractiva en una edad tan peligrosa (jeje). Difícil el dilema de Araragi.
    Espero ansioso ver la serpiente retorcida en que convierte Nadeko (por lo que leí, tras descubrir que su querido koyomi-onichan ya tiene novia), esa locura generada por las pasiones desbocadas es algo que mi mente encuentra maquiavélicamente atractivo (no por nada me gustan tanto las yanderes).
    El tema de la preadolescente inquietante y el hombre que lucha por controlar sus pasiones como hombre maduro que és (aunque Araragi no es adulto) me hace recordar esa novela de Mempo Giardinelli “Luna Caliente”, contiene tintes de horror que hacen ese desboque de pasiones tan increíble, siempre con la presencia de la Luna, que es sabido su simbolismo con el amor pero también con la locura del ser humano.

    18 enero 2012 en 10:54

    • Lo que pasa con el español es que es una lengua de pronunciación rápida, compuesta por palabras, en la mayoría de los casos, llanas, con vocales que no son ni abiertas ni cerradas, a diferencia de lenguas comos el portugués, el francés, el italiano y el inglés. De hecho los japoneses consideran el español “el idioma extranjero más fácil de aprender”, pero no lo estudian mucho. La similitud fonética entre el español y el japonés ayuda. En realidad las chicas de Nisio son misteriosas, parecen pergaminos encriptados que es necesario interpretar por todos los medios, de ahí su principal atractivo, pues no sabes como reaccionaran y que es lo que traman, al menos de que te concentres en los pequeños indicios que dejan escapar.Por otra parte lamento decepcionarte con respecto a Nadeko, pues en esta secuela ella no va a desarrollar su lado yandere, eso sucede en Otorimonogatari, cuando se enfrenta a Hitagi. Por lo que escuche, Shinbo piensa animar todas las novelas ligeras de NisiOisiN, pero para llegar a esa parte falta mucho tiempo la verdad, al menos cinco novelas. Nadeko es el personaje favorito de muchos, porque es la más moe entre las chicas de Monogatari sin duda, la más tímida y reservada, siempre indirecta y mostrando un lado muy tierno e inocente de su personalidad. Aunque no deja de dar miedo, al menos se notó su oscuridad cuando iba a jugar twister con Araragi. También, las mujeres asociadas con las serpientes, en la mitología son consideradas come hombres, sobretodo de sus partes sexuales (las vagina dentata a las que tanto le temía Freud). Y la luna, pues bueno, mitológicamente la luna es un símbolo de locura, junto con el agua, la noche es espacio de metamorfosis, de transformación, de mestizaje, los seres lunares son seres híbridos (hombres lobo, vampiros, etc) que mezclan las características humanas con las de otros animales. La noche llama al silencio y duerme los sentidos, lo irreal se hace posible en cada paso del camino…

      18 enero 2012 en 11:45

      • nvsmp

        Triste estoy al enterarme de que falta tanto para Yandere Nadeko, como pregunta antes de buscar, ¿están todas las novelas traducidas al español o al inglés en la red para descargar? antes que la SOPA se derrame (Stop Online Piracy Act)

        18 enero 2012 en 11:55

        • Lamentablemente nadie a traducido Monogatari en su totalidad, a excepción de Kizumonogatari que esta traducido en su totalidad al inglés en Bakatsuki. Realmente es muy difícil de leer estas novelas. Yo se japones, no tanto como quisiera, y he leído fragmentos y partes, sin embargo es muy complicado entender lo que dicen los personajes. Una de las razones es el juego, bastante enredado, de sentidos que usan los personajes, pues Nisio juega con las sinonimias, la ironía, la metáfora, etc… Entonces es complicado saber que dicen. Ahora que lo mencionas, el SOPA ya esta convirtiéndose en una piedra en el zapato. Mira lo que sucede ahora con wikipedia. Deberíamos hacer un post para quejarnos de eso. Aunque no me sorprende, pues era algo que venía verse.

          18 enero 2012 en 12:10

      • nvsmp

        Me olvidaba, son tantos los mitos y simbolismos que tiene la luna… hace más estimulante intelectualmente y más fantástico cuando los autores usan bien esos elementos para darle más profundidad a su obra.

        18 enero 2012 en 12:03

  5. Como fuerte yurista que soy, debo considerar la sexualidad declarada de Kanbaru contradictoria. Primero, ella no vemos ella flirtear con otra chica con excepcion de Senjouhara en su arco, asi como sus insinuaciones a Koyomi y etc. Lo segundo de ella declararse fuyoshi siendo que estos aficionadas le agradan lo que a los yuristas no y viceversa, asi como no tenga nada relativo a los lirios. Con lo cual concluyo lo correcto seria llamarla bisexual, siendo un ejemplo de Clase S.

    18 enero 2012 en 13:30

    • Sin duda tienes razón Kitsu. Creo que Kanbaru es muy habladora, sin embargo su personaje explota todas las perversiones sexuales de cada uno, por lo que es una aglutinación de desvíos y contrasentidos. Aunque predomina el gusto por la homosexualidad en ambos casos (tanto el yuri como el yaoi son relaciones dirigidas a congéneres del mismo sexo). También Kanbaru coquetea con Nadeko en el arco de esta última, y no sólo son Hitagi. Aunque ella no es una santa, ni siquiera con el deber, y si decide experimentar para ver cual relación le gusta más, pues no es malo. Uno no es homosexual por declararse como tal, hay que besar y sentir erotismo por tu pareja de turno para descubrir eso. Kanbaru es de ese modo. En cuanto a los lirios, debes mirar más de cerca, porque el techo de Kanbaru esta tapizado con referencias al yaoi y al yuri, en el simbolismo de las flores que los representan respectivamente. Hay lirios y rosas por doquier, por lo que si posee claras referencias a sus apetitos sexuales…

      18 enero 2012 en 14:00

  6. - Test Type -

    Aunque carezco de evidencia, me permitiré, sólo por diversión, elaborar una teoría que explique el arrollador sex appeal de nuestro protagonista para con las mujeres:

    Como veremos, el vampirismo parcial de Araragi se debe a su convulso encuentro con Kissshot/Shinobu. Entonces, entre la peculiar gama de cambios que implica tal transformación, es posible que la secreción de feromonas y/o los efectos de estas sean potenciados, haciendo de su dueño todo un conquistador. Por tanto, desde una perspectiva darwinista, lo que para los humanos es un simple mecanismo coadyuvante para la seducción con la intención de perpetuar la especie mediante un encuentro sexual eventual, para el “no muerto” supone una ventaja adicional, es decir, no solo garantiza la continuidad de su especie al haber mordido a su desprevenida víctima en un momento de íntima cercanía, también su renovación energética al haber conseguido alimento. Sin embargo, confieso no asegurar dicha ventaja en este caso, ya que si mi recuerdo de Kizumonogatari sigue fresco, en el universo Monogatari, uno no se transforma a vampiro al ser mordido por dicho ser, sino a la inversa.

    Por cierto, de no haber sido por la característica timidez de Nadeko, Koyomi habría sido violado dos veces ese día.

    7 febrero 2012 en 14:16

    • Está teoría fue desmentida por Hanekawa-san en el arco final de la primera parte de la serie… Koyomi no cuenta más con sus poderes vampiros, además de la regeneración. Tsubasa da los siguientes argumentos: cualquier chica se fijaría en él contara con el carisma de una vampiro, lo cual no sucede; la razón por la que atrae a ciertas jovencitas es el hecho de que las ha ayudado a travesar situaciones muy duras y les a prestado ayuda…

      22 febrero 2012 en 09:02

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s