Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Premios Serious&moe 2011 (Parte 3)

ACTUALIZADO: MEJOR ACTION GIRL

Adelantándome algunas horas, deseo a nombre del blog un FELIZ AÑO DEL DRAGÓN (aka 2012) a todos nuestros lectores. Esperamos de corazón que cumplan sus proyectos más ansiados, que vean concretarse las aspiraciones y expectativas que cifraron para los próximos doce meses, que renovar el calendario signifique también refrescar nuestro espíritu para afrontar con esperanza y convicción el desafío de un nuevo ciclo. Aunque oficialmente el patronazgo del benéfico dragón oriental comenzará recién el 23 de enero, en Japón ya encendieron los fuegos artificiales para recibir el año bisiesto. Mientras preparamos la temporada de invierno, reanudamos nuestra gala de premiación, ahora inmersos en su dimensión más graciosa y frívola, celebrando a las mejores exponentes de diversos arquetipos del moe-ness. En 2010, Himeno Shirayuki obtuvo el galardón de mejor onee-chan, Erika Sendou fue investida como mejor autoridad estudiantil, Fumino Serizawa se llevó el trofeo de mejor performance tsundere, Perrine Cloistermann fue coronada oujo-sama del año, Yui(-nyan~) recibió los honores como mejor genki girl y su compañera de elenco Yurippe los laureles de mejor action girl moe. Nuestra chica de portada y eterna senpai (ahora ataviada con un idóneo disfraz dragontino) fue proclamada mejor dojikko. Ahora cederán el nombre de sus respectivos premios a las dignas sucesoras que conoceremos a continuación junto al debut de nuevas categorías (Oh, so cute!, chica intelectual, muchachas extrañas y mejor rival)…

EL PREMIO ERIKA SENDOU A LA MEJOR AUTORIDAD ESTUDIANTIL

Tercer lugar: La Presidenta Kirika Ueno (Eri Kitamura, C³ Cube×Cursed×Curious)
Segundo lugar: La Vicepresidenta Ayano Sugiura (Saki Fujita, YuruYuri)
Ganadora: La Presidenta Ume Shiraume (Ai Kayano, Ben-To)

Año poco propicio para las mandamases del colegio, defensoras de la disciplina, arbitrarias dictadoras o alborotadoras gobernantes que intentan moldear la rutina escolar imponiéndole al ritmo cotidiano del colegio su megalómano sentido del orden o sus imprevisibles antojos. Sin embargo, aunque algunas presidentas o delegadas escapan del estereotipo autoritario, todas pretenden, de manera amistosa, inspiradora u opresiva, dejar huella sobre el alumnado, como si interpretasen sus funciones de gobierno como una misión trascendental. Kirika asume, quizá como consecuencia de compenetrarse demasiado al cargo, la pesarosa responsabilidad de preservar una fachada de rectitud espartana y moralidad intachable que podría desmoronarse si cierto profesor delatase su secreto más íntimo y vergonzoso. Representar al salón, antes que abogar por el bienestar del compañero, implica -de forma casi desquiciante- someterse a una asfixiante vigilancia. YuruYuri, en cambio, se burla de la ridícula magnitud y la irrisoria gravedad que tiene la política estudiantil: el premio para Ayano podría asumirse como un reconocimiento colectivo al Consejo que integran también la tenue Presidenta Matsumoto, la torrencial Chitose y sus beligerantes kouhai Sakurakou y Himawari, a quienes debemos agradecerles el desenmascarar los podridos y corruptos bemoles del poder. Como muchas gobernantes colegiales, Ayano es tan obstinada que fracasa incluso cuando triunfa porque la anárquica espontaneidad de Toshino Kyouko es imposible de subyugar. En especial, si esos cuadriculados preceptos son productos de la represión lésbica, espinosa circunstancia que no parece afectar a la arrolladora Ume Shiraume. La feroz Presidenta de Ben-to, tan aterradora que la invistieron mandataria antes que culminaran los conteos, no teme admitir sus bajas pasiones, y aunque las exprese con contundente violencia, no pierde su porte elegante y garboso de gran jefa o hembra alfa de la manada. Sin competir por alimento barato, tendría los recursos intimidatorios y la fuerza para hacer temblar a cualquier lobo, y tampoco tiene empachos en declararle la guerra a otras escuelas. Shiraume-sama no reina, no gobierna, no legisla. No: ella manda o, para dejarlo más claro, she rulez.

EL PREMIO PERRINE-HENRIETTE CLOISTERMANN A LA MEJOR OUJO-SAMA

Tercer lugar: Kanade Suzutsuki (Eri Kitamura, Mayo Chiki!)
Segundo lugar: Sena Kashiwazaki (Kanae Itou, Boku wa Tomodachi ga Sukunai)
Ganadora: Mami Tomoe (Kaori Mizuhashi, Puella Magi Madoka Magica)

Existen dos clases de ricachonas en el imaginario del anime. El sector mayoritario está conformado por aristócratas engreídas y petulantes que gustan de vanagloriarse de su rancio abolengo y su exorbitante opulencia, gastar millones en elefantiásicos caprichos, divertirse a costa del resto, prorrumpir en risotadas o concluir sus frases con el obligatorio “–desu wa”. Pero también encontramos chicas de alcurnia o adineradas hijas de la burguesía que muestran una humildad, un desprendimiento y una naturalidad que sorprende a quienes tratan de aplicarle los estereotipos de la adolescente oligarca: son muchachas refinadas, delicadas, juiciosas. Debemos considerar además que el status socioeconómico es distinto al discurso de clase. Para no marearlo con conceptos: quien nació y fue criado bajos los preceptos y costumbres de una clase social, seguirá reconociéndose en ellos aunque su condición económica se vea trastornada. Empleé este criterio para explicar mi decisión de premiar a Perrine en 2010 y volveré a adoptarlo para galardonar a Mami Tomoe, cuyo garbo, gentileza y donaire bastarían para reconocer su magnificencia. Una muchacha valiente que dignifica su lucha otorgándole prestancia con detalles de estilo. La última heroína clásica, modesta pero aguerrida, sabia y acogedora con sus pupilas: la única idealista, cuya temprana desaparición termina por borrar cualquier rezago de honor y nobleza. Cuando Mami sale de pantalla, la batalla se torna más infame, incluso carente de moral. Como Perrine, Tomoe-san realiza un sacrificio en nombre de cierta ética cercana al noblesse oblige. Aun consciente del cariz ominoso de la guerra que libraba, trata de purificarla con un heroísmo sublime, desinteresado, pero sobre todo, decente. Esa mezcla de delicadeza y sobriedad le valdrá la admiración y respeto de Madoka y Sayaka, a quienes acoge como hermana mayor espiritual. Kanade y Sena, dos excéntricas, dos locas, dos pequeñas sátrapas con la billetera cargada, la flanquean en el podio, y aunque ambas procuran una diversión ilimitada, sea Suzutsuki porque teje los hilos de la travesura o porque Niku es deredere a pesar de tantos pavoneos, la cantidad o calidad de mayordomos (o peleles dispuestos a dejarse pisotear) no importa, no cuenta: la aristocracia del espíritu es asunto de gracia, de aplomo, de modales.

NUEVA CATEGORÍA: OH, SO CUTE!

Tercer puesto: Rin Kaga (Ayu Matsuura, Usagi Drop)
Segundo puesto: Yune (Nao Touyama, Ikoku Meiro no Croisée)
Ganadora: Meiko “Menma” Honma (Ai Kayano, Ano hi Mita Hana no Namae Bokutachi wa Mada Shiranai)

Este premio se propone reconocer la sincera pureza y ternura de personajes que no requieren aspavientos lolitescos porque son auténticas niñas capaces de robarse el corazón del menos sensiblero y derretir en lágrimas al espectador más estoico con su genuina habilidad para conmovernos sin artificios. Algunos arquetipos del moe-ness suelen explotar los rasgos infantiles para endulzar y fetichizar a determinados personajes y aunque no encuentro desagradable esta tendencia, me preocupa que perdamos la facultad de apreciar de manera sana y honesta a personajes que encarnen el candor más impoluto, más humano, más íntegro. Su inocencia es un bálsamo sanador que recupera, aunque fuera por veinte minutos, ese optimismo franco, esa confianza en la belleza que espera ser descubierta pese a la amargura de nuestro desgraciado mundo adulto. Una pequeña desamparada, marginada por su familia, encuentra en un desgarbado soltero al padre que jamás tuvo: ese aprendizaje mutuo que emprenden germinando la semilla del más profundo amor filial es también un relato inspirador sobre la responsabilidad paterna en un país cuya tasa de natalidad se precipita en picada. La inocencia de Rin no transforma solamente al hasta entonces irresponsable Daikichi en un héroe del microcosmos cotidiano, sino también enriquece al público que halla en su sonrisa de kindergarten un remanso contra nuestra desilusión. Yune consigue mediante su perseverancia y buena voluntad romper la muralla lingüística y cultural que parece tenderse entre ella y su adusto patrón francés en una París decimonónica que la atrae y confunde. Auténtica historia de comprensión y verdadera fábula del entendimiento para una época de imperfecta globalización. Finalmente, Menma se destaca por su esfuerzo literalmente sobrehumano, más allá de la muerte, para recobrar con su esperanza, intacta desde la niñez, al grupo de amigos separados por su traumática desaparición. Aunque la lindura de Menma solo puede ser percibida en su forma fantasmática por Jintan, su recuerdo es imborrable y continúa afectando al resto de Super Peace Busters: estas memorias revividas después de diez años de fingido letargo sacarán al despeinado protagonista de su encierro para decidirse a actuar con valentía para forzar una dolorosa pero necesaria reconciliación.

EL PREMIO HIMENO SHIRAYUKI A LA MEJOR ONEE-CHAN

Tercer puesto: Chizuru Aizawa (Rie Tanaka, Shinryaku!? Ika Musume)
Segundo puesto: Minami Shimada (Kaori Mizuhashi, Baka Test to Shoukanjuu Ni)
Ganadora: Nako Oshimizu (Aki Toyosaki, Hanasaku Iroha)

Responsabilidad, ejemplaridad, bondad, sapiencia: las virtudes cardinales que cualquier hermana mayor requiere cultivar para considerarse la onee-chan ideal. Sus gestos y actitudes deben iluminar el aprendizaje práctico de sus menores, como si fueran una cátedra viva. Sus consejos oportunos los ayudarán a encontrar el camino correcto. Nunca faltará su abrigo y protección en los momentos idóneos, porque sacrificará su bienestar o comodidad para obtener como única recompensa la sonrisas de sus seres amados, o porque no dudará en asumir más compromisos en nombre del amor fraterno. Una onee-chan perfecta podría convertirse en una segunda madre, en mejor amiga, en cómplice, en objeto de admiración, en espejo donde reflejarse. No importa cuán bufonas o estrictas parezcan: defenderán a sus hermanos, los guiarán o serán su máximo referente moral. Chizuru alcanza el podio por segunda ocasión consecutiva porque logra conjugar una faceta rigurosa con otra, condescendiente y afable. Puede masacrar a un fornido salvavidas o trotar decenas de kilómetros sin cansarse, para de pronto revelarse generosa y tolerante. Presiento que ha adoptado a nuestra revoltosa chica calamar para brindarle una familia, un hogar, pero también para disciplinarla, enseñarle a comportarse y respetar un orden, digna función de madre postiza. En Baka to Test descubrimos la fortaleza de Minami para esforzarse, siendo tan joven, por cumplir el deseo entre hermanas, compartido con Hazuki, de quedarse en Japón: compañeras de un mismo camino, a ambas les costará adaptarse a su propia patria. Varios recuentos del pasado explotan la historia de Minami, mostrándonos su abnegación y la gratitud de Hazuki. Nako triunfa porque no rehúye a la pesada carga de criar como una mamá canguro a sus traviesos hermanitos: entonces aparta su habitual timidez y se convierte en eficiente jefa de casa. La asombrosa kappapa es una caja de felices sorpresas que acrecientan su simpatía: ese vigor y coraje que exhibe en su entorno doméstico es la clave para comprender su intención de esforzarse, el dichoso bonboru, cuya fuerza procede de sus constantes ansias de superación, inspiradas por su labor de onee-chan. Quizá se cohíba, se intimide, sea indecisa, pero jamás renunciará a esforzarse.

EL PREMIO YUI(-NYAN~) A LA MEJOR GENKI GIRL

Tercer lugar: Riko Mine Lupin IV, the Quadra (Mariya Ise, Hidan no Aria)
Segundo lugar: TOSHINO KYOOOOOUKO (Yuka Outsubo, YuruYuri)
Ganadora: Ryuushi, perdón, Ryuuko Mifune (Emiri Katou, Denpa Onna to Seishun Otoko)

Las genki girls son armas de doble filo: sobresalen gracias a sus arrebatos bullangueros, sus randomísticas ocurrencias, sus movimientos atolondrados y un demencial despliegue de energía malgastada en acciones, frases o proyectos que colindan con el absurdo, la idiotez, la cursilería o el disparate, ganándose la simpatía del adepto a la comedia por su carácter incontrolable, disidente, que desconoce las normas en ejercicio pleno de su irracional albedrío. Para los parámetros del moe-ness, estos rasgos son positivos. Sin embargo, las genki girls son sustancias volátiles: un guionista debe manejarlas con cuidado porque cualquier “exceso de excesividad” puede tornarlas indeseables o idiotas en el sentido menos halagador. Estas chicas crean sus propias reglas, no suelen planificar su futuro ni preocuparse por las opiniones ajenas: algunas convirtieron la provocación en estilo de vida, como Riko Mine, quien siendo villana o aliada, no deja de mostrarse alborotadora y desquiciada hasta los mínimos detalles, sea irrumpiendo con pueriles exclamaciones, buscando pendencia a sus rivales amorosas o modificando su uniforme para hacerlo más lolitesco. TOSHINO KYOOOOUKO es indescriptible, las palabras no alcanzan porque la lengua es normativa y la rubia perseguidora de Chinatsu es inaprensible mientras usemos la razón. Para calificarla habría que utilizar un lenguaje de chiflados, pues ella es la capitana azarosa de una nave de locos denominada Club del Entretenimiento. YuruYuri es 90% Kyouko: su inconsciencia activa los engranajes del mejor slice of life humorístico de 2011. Sin embargo, una frutariana ciclista de pelos rebeldes la aventajó con sus escandalosas y dulces quejas. Dueña de una lindura exacerbada y desbordante, Ryuushi se vuelve más atractiva y tentadora mientras más estruendosos, precipitados e impetuosos son sus actos. Ningún otro personaje logra igualarla en esta hazaña alocada de contagiar de preciosidad todas sus expresiones simplemente portándose como una tolondrona que, bueno, si mide sus actos, lo hace por kilómetros. Los puntos de pubertad que aporta son proporcionales (y desproporcionados) a su edulcorado alborotamiento, sea trepándose de rodillas sobre un pupitre, instituyendo el yahoo! como saludo, usando un incomprensible sombrero de abuelo, saliendo al galope de un hospital o destartalándose de celos. Ryuushi es única: mucho, demasiado (el adverbio más conveniente para designar a una exuberante genki girl).

EL PREMIO FUMINO SERIZAWA A LA MEJOR PERFORMANCE TSUNDERE

Tercer puesto: Haqua du Lot Herminium (Saori Hayami, The World God Only Knows II)
Segundo puesto: Misato Tachibana (Chika Horikawa, Nichijou)
Ganadora: Minko Tsurugi (Chiaki Omigawa, Hanasaku Iroha)

HOBIRONNN!!!

“Tsundere” es la tipología más comentada y teorizada del anime, y probablemente el neologismo mejor difundido del vocabulario moe porque es intraducible y porque alude a una categoría inexistente en otros ámbitos culturales. La presencia del tsunderismo definió el sentido de la comedia romántica en manga y anime e incluso trascendió el terreno de la dinámica erótica para adaptarse a otros campos de la sensibilidad. He mencionado que, como recurso narrativo, es una fórmula idónea para el relato amoroso porque la conflictividad interna del personaje, además de dotar de profundidad sus penas y contradicciones (asumiendo el peso de temas como la represión o los roles de género), también ayuda a delinear un trayecto argumental (el sinceramiento luego de quebrar el lado tsuntsun). Al consagrarse como el tópico más abusado del love comedy, cuesta imaginar maneras de salvarlo del anquilosamiento, pero frente a una multitud de clones aburridas y estereotipadas, cada año aparecen muchachas que revitalizan este esquema. La ausencia de Rie Kugimiya en el podio es significativa: hace tiempo sus tsundere se convirtieron en productos de un molde repetitivo. Haqua se también se pliega al modelo tradicional, la chica en posición de liderazgo, con ínfulas de eficiente y autónoma, pero temerosa de comprometer su sentimientos porque lo considera una forma de subordinarse, en este caso, en sentido intelectual. Como muchas tsundere, la amiga de Elsie vive tratando de sostener una fachada para no perder un fatuo prestigio y cuando es incapaz de mantener esa farsa, se desatan las congojas, pero también la ternura. Si hablamos de renovación, Misato llevó los principios del tsunderismo hasta sus extremos más radicales, ganándose el apodo de gundere por su tendencia a extraer del hiperespacio imaginario un variopinto arsenal destinado a castigar o intentar borrar de la faz de la tierra al resistente Koujiro alcanzando el paroxismo máximo de la violencia tsunderesca. Misato lo convirtió en una rutina surrealista, donde la pasión prorrumpe en el mundo sin limitaciones. Pero –como adelantábamos- el campo de acción del tsunderismo ha rebalsado el espacio amoroso transformándose en estilo de vida e inundando otras circunstancias donde también se reprime la expresión honesta de los sentimientos. Minko es una tsundere amical: frente a Tohru es más sumisa que díscola, pero cuando Ohana entra al encuadre, la bestia de los pucheros y gritos destemplados se despierta, incapaz de concederle una oportunidad aunque se muera de ganas. No recomendamos sugerirle que prepare omurice.

NUEVA CATEGORÍA: LA INTELECTUAL

Tercer puesto: Kurisu Makise (Asami Imai, Steins;Gate)
Segundo puesto: Victorique de Blois (Chiwa Saito, GOSICK)
Ganadora: Yuko Shionji, “Alice” (Yui Ogura, Kami-sama no Memo-chou)

Los cánones del anime señalan que no existe contradicción entre la inteligencia (erudición y pericia en el manejo de información) y la torpeza. Las cualidades intelectivas pueden convivir con algunas deficiencias psicomotrices o escasas destrezas prácticas. Además, la aptitud cerebral se corresponde con una belleza excepcional. Las chicas listas son lindas e irradian una fascinación que además de estimular las neuronas, enternecen al espectador con su ineptitud para comprender sus propios sentimientos. Entre precoces prodigios de la ciencia, ratonas (o cachorras) de biblioteca, adictas a los libros o genios de la informática, las intelectuales reivindican con el poder implacable de su hermosura, el ejercicio de la racionalidad, sea para comprender un universo caótico, para resolver misterios o para hacer hablar a los muertos y leer el bloc de notas de Dios. Kurisu armoniza ese lado cool y solvente de la experta en neurociencia con unos toques de timidez y ofuscación que recuerdan cómo las chicas sabias suelen desarrollar tanto sus destrezas racionales que terminan por descuidar sus emociones o, mejor dicho, su tolerancia a la sensiblería. Victorique se ganó las preferencias unánimes del público no solo porque destilara un encanto lolitesco devastador cuando se avergonzaba o cometía la monería de enojarse, sino porque se enseñoreaba en pantalla desentrañando la historia detrás del caos, uniendo los indicios más insospechados para reconstruir una escena del crimen que nunca observó. Mejor que Sherlock Holmes o Monsieur Dupin, porque la diminuta Loba Gris no necesitaba siquiera abandonar el infinitesimal piso de la biblioteca donde se aislaba a disfrutar de sus textos y dulces, solamente recibir la información pormenorizada para estructurarla en un relato coherente y sin fisuras. También de estirpe detectivesca, Alice es mucho menos idealista y convirtió su habilidad para procesar datos, su pericia para valerse de las nuevas tecnologías y su orgullo neet para transformar su curiosidad en un oficio, aunque no de manera desfachatada y nihilista, sino bajo un discurso inspirador, ofreciendo su talento para darle voz a quienes la perdieron. Alice demuestra una madurez asombrosa para dirigir su equipo de investigadores: rehabilita como sujetos útiles a un grupo de marginales, pacta con la mafia y aunque tenga miedo de tomar un baño, no parpadea al momento de encarar a un criminal. Sin embargo, la libreta de apuntes del Cielo es escurridiza y difícil de interpretar.

EL PREMIO YURIPPE NAKAMURA A LA MEJOR ACTION GIRL (MOE)

Tercer lugar: Merry Nightmare (Ayane Sakura, Yumekui Merry)
Segundo lugar: Sen Yarizui (Mariya Ise, Ben-To)
Ganadora: Homura Akemi (Chiwa Saito, Puella Magi Madoka Magica)

El heroísmo femenino ha desplazado en términos numéricos al antiguo predominio masculino en animes de acción y combate: las chicas han salido de su antiguo reducto del mahou shoujo para invadir otros géneros como los deportes, las artes marciales, la lucha callejera, los space-opera y el pilotaje de mechas, allí donde prevalecían los machos hot-blooded. Las adolescentes con agallas enfrentan desde tenebrosos villanos de otra dimensión, extraterrestres sin moral o musculosas hordas de lobos o jabalíes hambrientos. Sus métodos y propósitos difieren, e incluso algunas no actúan según los principios clásicos del heroísmo caballeresco, pero todas protagonizan peleas espectaculares, elegantes, con excepcionales giros casi coreográficos o inesperados recursos fruto de su experiencia guerrera. Merry derrotó a cuantos demonios intentaron poseer a sus amigos o salir del mundo de los sueños a cometer fechorías. La potencia de sus golpes son dignos de una gatekeeper, aunque quizá sus poderes más impresionantes provengan del estado berserk que adopta cuando entra en pánico: Merry pertenece al tipo de heroína que extrae sus fuerzas del impulso emocional, que alimenta sus puños de sus sensaciones inmediatas y transmuta la furia en fortaleza. Sería injusto afirmar que Yarizui aplica sus patadas a motivos menos nobles, porque en el mundo de Ben-To no existe nada más digno que ganarse los alimentos en una lucha decente: incluso la comida sabe mejor. La serena senpai del club del Bento de descuentos es heraldo de un discurso particular, una ética del luchador que infunde en sus aprendices e incluso en sus rivales, como cuando le increpa a Shaga que baje al llano y recuerde que no pelean por honor ni preponderancia ni orgullo, sino por llenarse la barriga con comida de remate. Tan realista, pero también tan heroico, que resulta hasta poético. Home-run-chan, la auténtica protagonista de Madoka Magica, representa a las heroínas grises, quienes persiguen una obsesión sin otra regla que el objeto de sus angustias, sin importar cuántas desgracias deba cargar sobre sus hombros, ni cuán oscura e insensible parezca porque está resignada a absorber esa negatividad. Homura es una heroína del sacrificio, no del modo idealista y gentil como Mami ni tampoco de manera escéptica y despiadada como Kyouko, sino a medio camino entre el egoísmo y la devoción. Homuhomu no respeta otra ley salvo Madoka: ella es la causa y medida de todos sus actos, una amistad omnímoda que colma todo significado.

11 comentarios

  1. rolo2k

    Homu-Homu, Mami san, Ohana Matsumae, Rin chan, Ume Shiraume, Yarizui sempai, Erio, Meme san, Nakochin, Minchi, Sui Shijima, Daikichi, Makoto, Kyubeii, Tohru, PMMM, Hanairo, Usagi Drop…¡a por todos!

    31 diciembre 2011 en 16:14

  2. danyami

    Ume Shiraume? pero si el personaje más odiado de Ben-to.
    Sera yuri y eso, pero solo aparece para j*der al protagonista y sin justificacion alguna.
    De la otras 2, están bien, especialmente Ayano.

    31 diciembre 2011 en 19:25

  3. Hurra! Ningun lobo puede contra un Leon, asi que reverencias a la gran Kaichou.
    Happy new year y que la profecia maya no los afecte.

    31 diciembre 2011 en 19:45

  4. Kenough

    Feliz Año para todos, un brindis por serious y por los demas chicos y por un 2012 con mas grandes entregas de anime. Salud!

    31 diciembre 2011 en 22:42

  5. Feliz 2012.

    1 enero 2012 en 00:27

  6. rolo2k

    ¡Feliz año nuevo a todos!

    1 enero 2012 en 03:18

  7. nvsmp

    Jaja, que gusto que Ayano haya logrado un reconocimiento, esa chica era encantadora por su tsunderismo además que tenía una excelente química con Kyouko, que también está de más decir que me alegro por su reconocimiento en genky girl (aunque me hubiera gustado que ganara, hay que reconocer a las otras contendientes).
    Muy bueno lo de Shiraume, sin lugar a dudas su lugar en Ben-to estaba claro desde el inicio: era la que mandaba, imponente, sin lugar a contradiciones, se podría decir una tirana, pero eso estaba definido desde sus primeras apariciones y era el rol que lo tocó interpretar.
    Pues feliz 2012, que empieza ya fuerte a partir de mañana.

    1 enero 2012 en 15:24

  8. lnn

    Merecido e inesperado reconocimiento para Misato Tachibana.

    1 enero 2012 en 18:10

  9. La única falta a la inmensa sabiduria de Seriousman es en el tercer lugar de Rin. Si bien Menma despierta la ternura de todo lo que tenga un corazón palpitandole en el pecho, esto se debe al argumento que rodea a su personaje no en ella como tal. Caso muy diferente al de Rin: quien es adorable por el mero hecho de ser Rin y la historia que gira a su alrededor solo nos hace enfocarla, querer protegerla y prestarle una intención especial.

    Si no ocurre algo pronto, la última Tsundere presentable va a ser Kirino o Fumino (aunque su generalizado uso de la violencia y el pantsu de Mayoi Neko le quita muchos puntos).

    Y, por cierto, recomiendo que tambien le echen un ojo a BakuXInu SS. Esa serie promete mucho.

    1 enero 2012 en 18:47

  10. davidvfx

    bonita lista y casi estoy de acuerdo, aunque considero que tambien mis diferencias son por algun desbalance por gustos propios sin medir friamente….. buenas lista que me hace reflexionar mis medidas sobre los personajesde esta temporada…. solo eso si creo que Yune por mas que le busque no pude calificar que Menma le ganara, sigo pensando queYune tiene mas merito de cute tanto en diseño como en arquitipo de personaje

    2 enero 2012 en 10:06

  11. Pues a mi me encanta todas las caricaturas de manga porque también cuando me pongo a dibujar manga, porque yo lo hago a lapiz, es imposible que la gente me quite del comic que ahora estoy haciendo

    1 mayo 2014 en 05:56

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s