Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Premios Serious&moe 2011 (Parte 2)

ACTUALIZADO: MEJOR MEGANEKKO

La “gala” de premios continúa. A manera de preámbulo, aprovecho este evento especial para comunicarles nuestros planes referentes a la temporada de invierno 2012, en concreto, las series que reseñaremos durante los próximos tres meses. Para aclarar el panorama del cierre de otoño, utilizaré los primeros días hasta el 5 de enero para culminar con Boku wa Tomodachi ga Sukunai y WORKING’!!, mientras que los últimos episodios de serán analizados en perspectiva global, como hiciera antes con Madoka y Denpa Onna, porque lo exige su grado de complejidad y porque supongo de antemano que la mayoría de lectores ya conoce el desenlace. Los estrenos inician el lunes, pero el grupo de series que concitarán nuestro interés arrancan recién desde el jueves. Incluso sopesando calidad, cantidad y variedad, sigue costándome elegir, pero Zero no Tsukaima F y Another están garantizadas. Mis otros dos cupos entre Amagami SS+, Milky Holmes y alguna del trío de acción con bishoujos (Senki Zesshou Symphogear, Mouretsu Pirates o Rinne no Lagrange). Todavía falta consultar al resto de redactores, que optarán según sus afinidades (aunque está casi confirmado que Fortuna comentará Nisemonogatari). Extiendo la invitación a quienes desean unirse al equipo del blog: pueden consultar nuestros requisitos en “Colaborar con SMB“.

Este post también empleará el modelo “ceremonia”. Los premios se revelarán con un intervalo de aprox. 90-120 minutos (el tiempo es referencial, se indicarán las actualizaciones). Unos imprevistos iRL me impidieron redondear ayer los premios musicales. Los completaremos ahora antes de proseguir con los galardones al moe-ness. Que ruede la alfombra roja y enciendan los reflectores.

MEJOR VIDEO DE OPENING

Tercer puesto: Hanasaku Iroha OP2 (“Omokage Warp”, por Nano Ripe)
Segundo puesto: Mawaru Penguindrum OP1 (“Nornir”, por Etsuko Yakushimaro Metro Orchestra)
Ganador: Puella Magi Madoka Magica (“Connect”, por ClariS)

El videoclip ideal para opening debe cumplir ciertas funciones elementales. Aunque no precise una narrativa, necesita trazar un compendio del relato o sus premisas básicas. También requiere esclarecer el tono (épico, cómico, trágico, sosegado) que identifique un horizonte de expectativas para el público (prepararse para la acción palpitante, aguardar una cuota de romance melancólico o sumergirse en un desconcertante juego de símbolos y misterios). Finalmente, salvo contados casos de abstracción absoluta (recuerdo Fractale), un opening exitoso debe realizar un inventario instantáneo y bastante sinóptico del elenco principal, retratando como mínimo el carácter de sus personajes principales, sus actividades frecuentes y quizá los conflictos que enfrentarán. Lograrlo en apenas noventa segundos es tarea espinosa, pero P.A. Works afinó toda su batería de animación de calidad para entregarnos un clip impecable desde el primer segundo cuando sugiere que quizá la verdadera protagonista de la serie sea la tradicional posada Kisuisou y luego acompasar los ajetreos del staff simbolizados por la empeñosa prisa de Ohana. Las microescenas que componen el video exudan una vitalidad que se prolonga hasta el background. Mucha motricidad y énfasis en el trabajo como cotidianeidad y como aprendizaje, empaquetado con una canción vigorosa. Tanto Mawaru Penguindrum como Madoka Magica merecían el reconocimiento y hubiera considerado un empate si acaso SHAFT no hubiese empleado la magnífica triquiñuela de esconder su gran volteretazo argumental de manera muy disimulada. Las imágenes de “Nornir” privilegian la imaginería simbólica transformando su minimalismo en fuente de intrigas. Himari desciende como bailando una danza somnolienta mientras la orquesta intensifica la sensación de incertidumbre que pende sobre quienes rodean a la inocente muchacha, todos con gestos graves o apesadumbrados. El madokaísmo tuvo su primer evangelio mistérico envuelto en explosiones de color, repasando los tópicos del género que buscaba reformar o dinamitar, y prediciendo la aparición de Madokami como la identidad alterna que alienta e insufla de poder a la tímida pelirrosada. La veloz pero comprehensiva secuencia donde se presenta en cuestión de segundos a los personajes en situaciones tan neutras como reveladoras solo alcanza la plenitud de su significado cuando completamos el rompecabezas: imágenes de soledad y pesadumbre se intercalan con instantes de goce escolar confundiéndonos pero insinuándonos que existe un lado lúgubre por explorar detrás de tanta inocencia. Asistimos a la definitiva destrucción del cuento de hadas invadiendo su débil colorido.

MEJOR CANCIÓN PARA OPENING

Tercer puesto: “Harinezumi”, por Hitomi Azuma para Fractale
Segundo puesto: “Nornir”, por Etsuko Yakushimaro Metro Orchestra para Mawaru Penguindrum OP1
Ganadora: “Os Uchuujin” por Erio o Kamatte-chan para Denpa Onna to Seishuun Otoko

La categoría más reñida hasta el momento. Incluso me lamento y continúo cuestionándome por dejar fuera del podio a “Connect”, “Hyadain no Kakakata Kataomoi – C”, “Endless Story”, “Aoi Shiori”, entre otras. Sin embargo, primaron varios criterios antes de arriesgarme a seleccionar esta terna, aparte de ponderar los evidentes méritos musicales. La funcionalidad fue un factor decisivo. Un opening es, además de carta de presentación para su serie, el sello auditivo que identifique la historia. Su canción no puede desvincularse del relato, sino contagiarse de su temática y atmósfera. Es contundente cuando sus letras “cuentan” o sintetizan, mediante su confluencia de metáforas, el espíritu que enciende el argumento, el estado de ánimo de algún personaje, los rasgos idiosincrásicos de su universo narrativo. Debe comunicarnos su tono, su intencionalidad, sea solemne o carnavalesca. La apertura de Fractale nos refiere las incertidumbres y temores de un sujeto mimetizado con un puercoespín que pregunta cómo encontrarse con el objeto de sus afectos a quien sacrificadamente rechaza para evitar herirlo. Recuerda a Phryne huyendo de Clyne pese a amarlo, pero también aludiría a la incapacidad generalizada de los habitantes de esta falsa utopía futurista para comunicarse con sinceridad y ofrendarse a sus semejantes. La renuncia al abrazo se exclama con dolor durante los picos dramáticos de la canción. Escuchar “Nornir” se torna terrible si leemos entrelíneas la angustia de esta pasajera que pide disculpas al desconocido “tú” porque jamás volverán a verse después de abordar ese tren fatídico en medio de la fanfarria citadina, un vagón que podría aludir a los funestos atentados con gas sarín en el metro de Tokyo. Está presente todo el aparato conceptual de Mawaru Penguindrum: las estaciones, el destino, la supervivencia, la revolución convertida en Armaggedón. Por momentos asume tonos de canción de cuna que redundan en su pesimismo, no desesperado porque culmina con una chispa de esperanza. Para concluir, aunque Asuka Oogame no tenga grandes cualidades vocales y apela al registro meloso (que denominamos moe-rock), “Os Uchuujin” conquista el oído porque compagina la dulzura que imprime su vocalista con una música potente y coros precisos para construir esa imagen paródica de “sala de espera del Universo” y porque remata el increscendo con el pegajoso “sonna anata no koto ga suki” que desearíamos fuese eterno. Esta declaración de amor, estrafalaria, dulce y rebelde, describe los sentimientos de Erio hacia Makoto con la enternecedora extravagancia de la denpa onna, reconociéndose como solitaria, inestable, evadiéndose del colegio, incapaz de conseguir un trabajo, pero recordándole con picardía al primo que “siempre serás más extraño que yo”. El enrevesado lenguaje de ciencia ficción y las ondas electromagnéticas cobra otro significado en el contexto romántico donde “mientras todos me evadían, tú estabas allí parpadeando y recibiendo”.

EL PREMIO UI HIRASAWA A LA MEJOR IMOUTO

Tercer puesto: Himari Takakura (Miho Arakawa, Mawaru Penguindrum)
Segundo puesto: Nazuna Takanashi (Momoko Saito, WORKING’!!)
Ganadora: Kobato Hasegawa (Kana Hanazawa, Boku wa Tomodachi ga Sukunai)

Lectores y editor coincidieron. Kobato fue electa por clamor popular, en arrollador consenso porque su tenebrosa lindura de vampiresa cliché aportó un matiz de originalidad paródica al arquetipo. Existen dos modalidades de imouto. Las primeras son tenaces y autónomas; las segundas, son débiles y estimulan con urgencia el deseo de protección del onii-chan. Sin embargo, ambas comparten, como característica común al paradigma, la dependencia emocional hacia sus hermanos mayores. Sin embargo, en ocasiones, los afectos sobrepasan los límites invirtiendo la relación. La frágil Himari, figura etérea amenazada por los caprichos del destino, motivo de zozobra para sus heroicos hermanos, fue también objeto de pulsiones casi incestuosas y eje simbólico de una telaraña de historias entrelazadas por la fatalidad. Instituyó una forma noble de siscon convirtiendo la preocupación fraterna en razón de existir. Pocas series abordaron estas pasiones prohibidas, fronterizas, al margen de la aceptación social. Himari, con su inocencia y  gentileza, apaciguaba por instantes ese meollo de tensiones e impulsos. Mientras abundan las imouto celosas u obsesivas, otras mantienen hacia sus hermanos un afecto menos enfermizo o un respeto menos ceremonial. Donde los Takanashi, Nazuna, la menor del clan y quizá la única cuerda entre tantas personalidades pintorescas, también guarda una moderada devoción hacia Souta y despierta cada mañana preguntándose cómo aprender una nueva manera de ayudarlo. Es bondadosa y conoce los defectos y virtudes de Katanashi-kun mejor que cualquier onee-chan gracias a su aguda capacidad de observación. Aunque Nazuna no produzca el humor, su mirada cándida y madura sobre su vida cotidiana revela por contraste la ridiculez y complejos de cuantos la rodean, siendo su cordura la medida para tasar los despropósitos de sus hermanos. No obstante, Kobato se encontraba a kilómetros de distancia de cualquier competidora, porque irradiaba ese aire de imouto adorable que merece ser mimada y defendida hasta dejarse embriagar por su dulzura. El ecchi haremnesco ayuda a fortalecer el fetiche, pero la menuda aprendiz de vampiresa posee un potencial de enternecimiento a salvo de cualquier deformación fanservicera, como atestiguan quienes cayeron presas de sus fingidos ojos heterócromos. Además, la hermana de Kodaka redefinió el lenguaje del amor fraternal al aplicarle las categorías de sus relatos vampíricos, y pretender sin éxito mostrarse poderosa e imponente, subrayando su enternecedora fragilidad. Resulta cómico que cuando intenta mostrarse arrogante y altiva felicitando a su “siervo” por prepararle deliciosas “ofrendas” y un refrescante vaso de “sangre”, luce más infantil, más linda, más apachurrable, como si su irresistible ternura derivara de una pantomima frustrada. El carisma de Kobato, su fanatismo contradictorio, el alucinarse una princesa gótica, pulen su deliciosa imagen de pequeña dictadora, peluche en mano, con ilusiones de ficción.

EL PREMIO YUKI NAGATO A LA MEJOR MEGANEKKO

Tercer puesto: Ayame Shaga (Emiri Katou, Ben-to)
Segundo puesto: Konoha Muramasa (Minori Chihara, C³ Cube×Cursed×Curious)
Ganadora: Nakuru Narumi (Kana Asumi, Mayo Chiki!)

Será, sin dudas, la categoría más polémica del rubro moe-ness, porque con seguridad muchos lectores aguardaban la presencia de Homura en el podio. Su ausencia es intencional: el objetivo del premio es condecorar a personajes cuya identidad esté esencialmente ligada a su pintoresca condición de cuatroojos. Aunque HomuHomu luzca en anteojos, este look tan kawaii dura apenas unos minutos hasta que decide utilizar su magia para curarse la miopía. La personalidad y encanto de nuestras seleccionadas sería incomprensible sin recurrir al arquetipo megane: sus gafas guardan una correspondencia intrínseca con nuestras expectativas e influyen sobre su perfil conductual, además de instituirse como ícono imprescindible para comprender su peculiar simpatía. El abanico de variantes es amplio: lo demuestran estos tres estilos diferentes de vivir la “anteojidad” (permítanme el neologismo). Sin embargo, existe un patrón de intelectualidad o inteligencia excepcional, a veces creatividad caótica, en otras sinónimo de madurez y prudencia, cualidades intelectivas que persisten  como sustrato básico al diseñar e interpretar esta clase de personajes: tímidas, mesuradas, maliciosas o vivaces, sin importar su carácter todas poseen una afinada agudeza mental. Además, cuando se retiran los lentes algo maravilloso o espeluznante puede ocurrir. Shaga parece alejarse de estos parámetros, pero su renombre como loba experimentada supone cierto know-how, un conocimiento práctico, un ingenio para las artes del combate hambriento, una elegante inventiva y manejo de recursos que demuestra al luchar con palillos. Incluso su afición por resucitar videojuegos noventeros le agrega un típico detalle geek que consuma su fusión con los lentes. Konoha representa otra vertiente: la adolescente adulta, sensata, racional, que funge de consejera o estratega. Es seria y cautelosa cuando la situación exige un justo centro aristotélico, una mirada circunspecta, de tutora o hermana mayor. Este perfil de sabihonda madura se complementa con una faceta juvenil de colegiala enamorada y otra de valiente pero cerebral guerrera. Todos los elementos que componen su aspecto visual están calibrados con precisión para presentarla como un infalible objeto de deseo. Terminó la época de meganekko planas y retraídas. La chica de gafas es paradigma de sensualidad. Sin embargo, Nakuru se impone sin objeción porque alcanzó tamaño grado de compenetración con sus anteojos que superó el nivel de fetiche hasta instituirlo como religión. Alocada escritora de novelas boys-love, la chica bronceada de orejas gatunas y única exponente del “moe irónico” es el tesoro mejor guardado de Mayo Chiki! Subsanaron la injusticia de brindarle escaso airtime dedicándole por entero un episodio adicional que explota su exótico embrujo, homenajeando sus curvosos atributos, cómicas perversiones, éxito literario e hiperbólica devoción por usar lentes o colocárselos al prójimo. Nakuru encarna un nuevo esquema de meganekko: voluptuosa, vivaracha, hiperactiva, algo morbosa, de insólita ternura, pero muy divertida. Y, desde luego, obsesionada con revolucionar al mundo mediante el excitante poder de las gafas.

9 comentarios

  1. De hecho el opening de Madoka Magica va cambiando de colores mientras más avanza la serie, haciéndose más gris y sombrío. Algunas veces parece una canción de amor cantada por una enamorada al amor que no puede salvar (dejó esto a la especulación de los demás), una verdadera intriga recorre esas escenas que cambian de contenido mientras los productores y las especulaciones del público van proponiendo sus propias interpretaciones sobre las escenas que presencian, los elementos que componen esa explosión de colores pasteles que se hace más negra. Por todo eso merece el primer puesto. También me gustó el opening de Mawaura Pinguimdrum, un himno de melancolía y alegría, invita a ser optimista y a creer en el destino, un verdadero amor fati, a lo bueno y lo malo de la vida.

    Pst: ten por seguro que reseñare Nisemonogatari.

    30 diciembre 2011 en 18:32

  2. Benjammmin

    Como ya comente en una ocasión, Os-Uchuujin es atronadora, demoledora, explosiva. Esa combinacion de sonidos ensordecedores y vocales empalagosas, un ritmo trepidante, me hace pensar en una locomotora que te da de lleno en el cuerpo; en una bomba que te explota en la cara. Soy muy aficionado a la música, pero a la vez muy malo para describir sus efectos.

    30 diciembre 2011 en 22:44

  3. danyami

    “Mejor cancion opening : “Os Uchuujin” ”

    Noo,noo, this can´t be, finjire que no he leido eso.

    30 diciembre 2011 en 23:17

  4. Estoy muy feliz por mas tres premios ganados para Penguindrum, uno siendo en una categoria mas personal anuncia buenos rubros para las siguientes categorias. Todo premio que gana una serie que logre bloguear me deja bastante estasiado.
    Hasta ahora van dos rubias ganando los primeros premios. Mhhh.. isn’t it electrifying?

    31 diciembre 2011 en 06:42

  5. rolo2k

    El opening de PMMM y Hanairo, Shaga de Ben-to, Konoha de C cube, Usagi Drop y Denpa Onna, mis favoritas siguen ganado; ¡felicitaciones a los demás ganadores!

    31 diciembre 2011 en 16:05

  6. Os-Uchuujin, es un tema que cuesta acostumbrarse, incluso hay veces que muchos no pueden tragarlo, aunque depues empieza a gustar, no lo considero el mejor, en imouto estoy de acuerdo, el gran personaje de Kobato, haria enternecer a cualquiera, de verdad, es muy adorable, ademas Kana hanazawa hizo un buen trabajo ahi,en la eleccion de la meganekko, parece que serious tiene un gran fetiche poir este y encontro a alguien quien lo compartia.

    Ademas de seguir con Bakuman, me gustaria tomar otra serie, aprovechando mis vacaciones, me gustaria ver las nuevas series para saber cual tomar.

    31 diciembre 2011 en 16:22

  7. lnn

    Sería interesante tener reseña de Mouretsu Pirates, por lo menos es lo que parece viendo los previews

    1 enero 2012 en 17:18

  8. Completamente de acuerdo con la canción de Opening y de One-chan. No tanto con la de los videos (dudo que haya uno mejor que el de Hanasuku Iroha, pero como no he visto Mawuguaru Pinguin ni Madoka no puedo opinar al respecto). Excelentes seleciones. Sigue así este año tambien.

    1 enero 2012 en 18:19

  9. Definitiva mente Kobato, es la mejor imouto, principalmente por su poderosa escena de transformaciónXD

    3 enero 2012 en 20:06

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s