Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Mawaru Penguindrum 22-23: El Expreso del Destino

Mawaru Penguindrum fue el teatro más grande del año. Kunihiko Ikuhara construyó una historia tan diferente a las que abundan ahora sorprendiéndonos con vidas ilusorias y secretos revelados que cambiaron la forma como percibimos los eventos precedentes. Primero fue la saga del triangulo amoroso de Ringo, luego la falsa medicina sanadora, después la responsabilidad de los hijos sobre los pecados de los padres y la deconstrucción de la familia Takakura, sin lazos de sangre, poniendo a prueba el valor intrínseco de esa familia. Nadie negaría que Shoma, Kanba y Himari forman una, pues la biología nunca impidió que los hombres tendieran lazos fraternos con personas fuera de su familia. Incluso los Takakura podrían constituir  una familia más auténtica, manteniéndose juntos por voluntad propia, no obligados por la casualidad de compartir genes. Este año, varias series reestructuraron de diversas maneras su aparente historia inicial: desde la comedia, como Level E, donde un príncipe bromista solo deseaba jugar con los demás, hasta la tragedia en  Blood-C, la fraudulenta vida feliz de una muchacha, ocupada en exterminar demonios. Inclusive la veterana Gintama se aprovechó de los sentimientos de sus espectadores para burlarse de ellos. Fueron proezas del engaño y la manipulación.

El mayor milagro que pudiera realizarse sirvió de poco. Himari resucitó todas las veces que esperaban una solución milagrosa, pero estos sucesos solo retardaban lo inevitable prolongando la vida de la muchacha. El milagro no le permitía acceder a la inmortalidad: Himari seguiría su ciclo biológico y volvería a fallecer. El mejor resultado que podía esperarse sería que viviera un período prolongado después de  cumplirse mágicamente el deseo de los hermanos. Este acontecimiento revela qué vida realmente valora y desea el individuo. Si creyera en la existencia después de la muerte, la resurrección sería algo irrelevante o con menor importancia en vista que el resultado finalmente sería el mismo. Desear que reviviera, por su parte, indica que explícita o implícitamente, el sujeto no cree o no desea esa posible segunda vida. En principio, porque no está seguro y por ello, prefiere evitar la muerte. Además, aunque admitiese la posibilidad de esa otra vida, no será idéntica a la deseada, porque en esta vida presente se encuentra lo que conoce, lo que ama, lo que espera, etcétera. El primer caso es, obviamente, el más común, y suele causar conflictos de fe. Para el escéptico, la situación es menos conflictiva: esta vida es la única y la resurrección (por medio de la ciencia, al menos) es una escapatoria. El mundo ficticio de Penguindrum nos lleva a cuestionar la existencia del Destino. Si fuera cierto, debería suponer la presencia de un ser superior; en consecuencia, la certeza de otra vida después de la muerte. Pero rechazarlo implicaría que todas las determinaciones se concentran en nuestras manos. El destino que tanto proclamaba Ringo, ese donde los eventos más tristes tendían hacia un propósito, una finalidad, podía recibir una interpretación cruel, pues si hasta las peores jugadas del destino tenían un objetivo, este podría ser adverso a nuestro beneficio. El destino podría usarlos como parte de un plan más grande, como las hormigas que como individuos son insignificantes, pero juntas son capaces de construir una colonia, pero que representaría el destino cimentado únicamente a favor de un individuo: la reina. En un sentido más despiadado, todas las tragedias tendrían la finalidad de hacer infelices a los afectados, una razón sádica, pero que formaría parte del funcionamiento del mundo. El azar sería igual de implacable: no daría muchas esperanzas. Himari ahora representa más que la hermana a quien el desinteresado Kanba deseaba salvar. Ella representa las vidas inocentes que sus padres ansiaban rescatar del Vertedero Infantil. Podría cumplir el pedido de Himari dejándola irse y seguir con su vida, encontrar la felicidad rodeado de otras personas iniciando una nueva historia, pero esto implicaría aceptar la carencia de Himari en el mundo, que sin ella no será igual y aunque encuentre otra forma de felicidad, no será la misma de haber vivido con Himari.

Abrazos

No sería la primera vez que Kanba pretende intercambiar su vida por la supervivencia de la persona que aprecia. Lo hizo primero con sus hermanos biológicos, Masako y Mario renunciando a tener los privilegios de su clan. Por otro lado, el destino habrá dado un obsequio a Kanba por ese intercambio y es que pudo tener una familia que le otorgó felicidad y el hecho de haber conocido a Himari. Masako advirtió que no había recibido el amor que Kanba le diera a Himari: no significa que el muchacho no la ame, pero sus afectos son diferentes. Masako y Himari fueron sus hermanas opuestas: Himari fue dócil y Masako violenta. Kanba se enamoró de Himari pero fue Masako quien se enamoro de su hermano (manteniendo como temática el tabú del incesto). Sin embargo, ambas abrigan ahora el mismo deseo: salvar a Kanba. Masako estuvo dispuesta a sufrir las consecuencias junto a su hermano, rogando que no asumiera la maldición de su padre. Himari trataría de devolver toda la benevolencia del destino para que su hermano sea salvado, pero Kanba no quiere ser rescatado, no habría llegado a este punto sin haber repudiado tantos derechos y haber gozado de otros.

Llegados a este punto, muchas preguntas ya no interesan. Muchos deseos tampoco: el anhelo de Tokikago por resucitar a Momoka no será cumplido, y aunque pudiera, Momoka nunca habría aceptado regresar a costa de otra vida. “Bad news, love can’t save you”, diría House: es otra sentencia cruel del mundo, siempre consideramos que el amor es el sentimiento más poderos, que inspira los actos más sublimes que una persona podrá realizar e incluso así, objetivamente, no será fuerte como la materia, como el acero, una piedra o incluso una hoja de papel. Por eso, por más que Ringo sostenga el diario cubierta de llamas, su amor no evitará que fuera consumida, ni siquiera la libera del dolor. Ringo, que comenzó como una gran anti-heroína durante buena parte de la historia, término siendo una de las mayores víctimas, abandonada al fuego, que este elemento decida su destino. Sanetoshi dijo que el conjuro del diario habría consumido a Ringo, pero obviando que esa hubiera sido su decisión. Y como a Momoka, el intercambio le habría beneficiado. Se puede decir que el amor Kanba por salvara a Himari pueda lograr su objetivo, en caso que Watase dijera la verdad, pero solo en parte, ya que el precio es la destrucción del mundo. La esperanza para detener esta destrucción reside en ese muchacho que ocupo el mayor protagonismo en la serie pero a su vez, el que menos impacto causó observando el desarrollo del relato en forma general. Himari ama a sus hermanos -de una forma romántica, sería otro asunto-: si ella se dio cuenta de los sentimientos de Kanba o si ella ama a Shoma románticamente por ser su alma gemela, serán cuestiones que podrán no ser respondidas. Lo único que sabemos es que Himari depositó sus últimos deseos a Shoma, y al final, la propia Momoka.

Cuando se menciona la destrucción del mundo, sonaría contradictorio porque ¿cuál sería el mundo donde Himari viviría? De tal modo, el sentido de destruir el mundo debe ser otro: reiniciarlo desde cero, una plataforma limpia para crear un nuevo universo. Obviamente, la visión de Sanetoshi solo se aplicaría a determinada parte, porque el mundo tendrá un ámbito de maldad y superficialidad, pero tambien su parte bondadosa y profunda. Pese a ello, se aplica el principio de que un fruto podrido pudre también a los demás. De esta manera, la peor faceta del mundo contamina a las mejores, por voluntad propia o por sus consecuencias. La referencia del bishounen acerca de que los humanos se encierran dentro de una casa posee varias interpretaciones. Desde mi perspectiva particular, lo interpreto en estos términos: que en sus vidas, lo cotidiano, la rutina y los variados sucesos que experimentan, hacen que las personas vivan de forma más superficial, perdiendo el valor de la Historia: ignoran que un día nunca se repite, un momento no se repetirá, e incluso los mayores eventos serán enterrados por otros menos importantes y recientes. Una conciencia conformista argumentaría que un mundo superficial es mejor que cualquier otro mundo, pero el bishounen podría afirmar igualmente lo contrario y resultaría valido. Sanetoshi es el opuesto de Momoka, que ama el mundo incondicionalmente y es capaz de ver lo que el bishounen no ve, pero tambien se aplica sobre ella la incapacidad de ver lo que Sanetoshi percibe. El conflicto épico fue protagonizado por esas dos personas que, aunque los separe una gran diferencia de edad, no estaba ninguno en desventaja contra el otro. El resultado fue igual para ambos en su primera batalla: se destruyeron, pero no eliminaron las intenciones del otro. Ese es el asunto que tienden pendiente.

4 comentarios

  1. Mawara Pinguimdrum es una de las series más originales que he visto en mucho tiempo, no sólo por la historia y los giros argumentales (pasamos de la comedia a la tragedia), sino por como los personajes adquieren dinámicas propias que los hacen devenir en otra cosa (Ringo, por ejemplo, ha dado un salto cualitativo excepcional). Sanetoshi confiesa que odia al mundo, porque este se ha olvidado de todos nosotros (la organización secreta, el vertedero de niños, etc), es hora de que salga a la luz ese olvido y ese desconocimiento sustancial. Por esa razón los atentados terroristas son un modo de llamar la atención, de crear caos, de mostrar el lado ignorado por un mundo corrupto, de tomar venganza por los parias lanzados a la basura y triturados por compactadores, hasta convertirse en vidrios amorfos, rotos. Hay subversión y lucha, parece que los dos hermanos Takakura han tomado bandos opuestos, resta ver cual será el final.

    21 diciembre 2011 en 08:28

  2. Tendría que esperar a ver mañana el último capítulo para dar una opinión general de la serie, pero por lo visto hasta ahora, para mí todavía está un escalón por debajo de Madoka.

    Con el pretexto de que lo han dejado de lado Sanetoshi odia al mundo, y quiere destruirlo. Momoka ama el mundo, pero eso no le impide ver las desgracias e injusticias que el mundo provoca. Momoka fue capaz de cambiar el mundo (y sufrir las consecuencias) sólo por salvar a un único individuo. Sanetoshi fue capaz de convertir en terroristas y llevar a una muerte infame a los padres de Shouma y al padre de Kanba. Y ahora hace lo mismo con el propio Kanba.
    ¿Es posible que el temor al resentimiento de Shouma y Kanba por lo que le hicieron a sus padres sea el significado del encierro de los chicos en jaulas? Si Sanetoshi teme a Shoma y Kanba, entonces Himari y su “enfermedad” funcionaría como su elemento de manipulación contra ellos. Masako ya lo ha expresado claramente, y Kanba no la oye, o pretende no oírla. El astuto Kanba es capaz de engañar, pero el puro e inocente Shoma para que engañe a Sanetoshi debería ser engañado él mismo primero. Creo que Kanba le devolvió a Shoma recuerdos clave cuando le disparó en el hospital, y lo que veremos en el tren no será un enfrentamiento Kanba vs Shoma, sino un planificado enfrentamiento de Kanba y Shoma contra Sanetoshi, armados con el Penguindrum que todos creíamos destruido gracias a la “electrizante” actuación de Ringo retorciéndose entre las llamas. Dos contra uno puede ser una ventaja determinante que Momoka no tuvo en su momento, cuando no pudo “salvarlos a todos”. Todos, en este caso, pueden ser también los que Kanba supuestamente mató.

    21 diciembre 2011 en 11:46

  3. davidvfx

    tengo tantas preguntas a varios detalles de la serie que ha estas alturas no creo que sean contestadas y solo seran dejads a interpretacion propia….. pero eso si la mas original de esta año… Excelente retorno de Kunihiko Ikuhara al mundo del anime!!!

    21 diciembre 2011 en 23:05

  4. Excelente anime. Me encanto. Hay muy pocos como este, es complejo eso si, ya que esta lleno de muchas metáforas, simbolismos y surrealismo. Aparte de que trata temas fuertes. Esta entre mis favoritos. Gracias por esta reseña, es lo que buscaba, una explicación, un análisis, de lo que se puede interpretar de esta obra de arte.

    12 diciembre 2014 en 23:07

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s