Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Shinryaku!? Ika Musume 3: Hola nudillos

Rompiendo ilusiones

En la prehistoria, los lobos y los ancestros del hombre rivalizaban por el alimento. Tras siglos de convivencia, se volvieron aliados e incluso podría afirmarse que la Historia de la Humanidad no habría sido escrita sin su apoyo. Se convirtieron en los mejores amigos pues sobrevivieron a las peores batallas junto a los humanos, una lección que Calamarcita deberá aprender en caso quiera impedir que estas criaturas la transformen en su almuerzo, puesto que su forma antropomórfica constituye una deliciosa tentación para esos lobos domesticados. Aunque no haya ninguna desavenencia declarada entre ellos, bastaría una pequeña chispa para que la pierna de Ika Musume guarde unos recuerdos poco felices de otro día más en la superficie.

Alex fue el centro de atención de Sanae por mucho tiempo y, pese a pasar más tiempo en privado con ella, no debe recibir la misma atención que antes, ahora que su dueña es una chica enamorada. Debido a ese estado, es posible que Sanae acabara desatendiendo sus prioridades y Alex, en posición de hijo, siente celos por el interés romántico de su dueña como un niño se siente afectado cuando su madre inicia una nueva relación con otra pareja, pues interfiere con el vínculo privilegiado que tenían. Aun cuando no había ningún compromiso, Ika acepta llevar a la mascota de paseo. Es la primera vez que comparte tiempo con otro animal, con el cual podría interactuar, pero como carece de suficiente conocimiento acerca de los caninos, desemboca en los previsibles conflictos que originarán una tormentosa relación. Una situación que podría compararse a los niños que adquieren su primera mascota y deben sobrellevar varios problemas. Alex contiene sus mordidas a la calamar mientras paseaban por mandato de su dueña. No quería decepcionarla, pero sus instintos cuando olfateó a una cachorra y su terquedad hicieron de la caminata un compendio de payasadas, que llegaron a su punto máximo de tensión cuando tuvieron que enfrentar juntos al perro más grande. Fue una sorpresa que mordiera a Ika Musume pues era una situación más grave y violenta en comparación con las mordidas de un enano como Alex. Podemos quedarnos tranquilos porque Ika tiene cierta inmunidad a algunas enfermedades, que evita que se contagie de rabia o alguna infección de boca de un perro tan agresivo. Aunque dieran cierta pelea, Alex y la Chica Calamar prefirieron huir evitando con su escapatoria que el segmento se volviera más brusco, pues no tenía el efecto caricaturesco de otras palizas que Ika suele endilgar, por ejemplo, a los científicos locos. Hay amistades que se forjan mejor en las batallas, y pese al descontento final de Alex, se crea una base para un futuro entendimiento entre los dos. De todos modos, ni las relaciones más cercanas de Ika son pacíficas, ya que Eiko es el personaje principal con quien Calamarcita convive más y su trato es de tira y afloja.

Seguramente, hacer ejercicios por la mañana es mejor que realizarlos por la tarde, porque aparte que el cuerpo no está cansado y tensionado por las actividades diarias, se gastan las calorías residuales de una noche de ayuno educando al cuerpo a iniciarse más rápido. Obviamente se necesita ese impulso para vencer la pereza de despertar. Japón tiene un estilo de vida saludable y los ejercicios al aire libre son frecuentes, incluso los empleados de algunas empresas se ejercitan en los parques poco antes de entrar a sus empleos sin necesidad de ducharse, ya que son ejercicios de calentamiento y no de intensidad (como sería correr). La primera vez que Ika Musume observa estas actividades no comprende por qué esos niños se están moviendo y para muchas personas, también debe resultarles graciosos esos raros movimientos. Lo que intriga a la Chica Calamar es percibir que los niños salen felices y radiantes, a diferencia del serio semblante que tenían al principio. Como cualquier chiquillo, ella imita lo que asimila sin entender realmente el sentido de esos actos, pero para satisfacer sus ganas de repetirlo dando lugar al humor físico cuando, sin notarlo, comienza a causar desastres y malentendidos por el movimiento autónomo de sus tentáculos como lo haría una persona con cabello largo, pero con pelos más extensos y fuertes. Incluso causa mayores fatalidades cuando decide reunirse con los niños y debió golpearlos duro para dejarlos en nocaut y nadie se queje. Sorprende la tolerancia del tutor porque pudo expulsarla por causar esa masacre, aunque comprendió que Ika Musume no pretendía hacerlo a propósito y además era una clase gratuita. De todas formas, le pide que no vuelva al darse cuenta que planeaba hacer trampa en su boletín, porque entonces sería abusar demasiado de su generosidad. En este segundo segmento vuelve a resaltar otro puñetazo de Eiko a la Chica Calamar, esa clase de golpes que tienen un cariz “fanservicero” y lanzados a la fama gracias a Touma Kamijou y su habilidad para pegarle a las mujeres. Estos puñetazos resultan impactantes porque son menos típicos incluso en series de peleas donde intervienen heroínas femeninas, que prefieren las patadas o los golpes al estómago, pero pocos hacia el rostro.

En la primera temporada, a pesar de trabajar como salvavidas, Goro era un muchacho bastante inseguro que destacaba por estar atolondradamente enamorado de Chizuru y porque fracasaba en sus intentos impetuosos de mostrarse competente frente a la chica de sus sueños. El cambio de producción cambió su imagen, lo volvió mucho más centrado en su tarea como vigilante y visiblemente más musculoso. Cuando trató de incorporar a Ika al equipo de auxilio en la playa, aprendió que la Chica Calamar es desatenta y de limitado razonamiento, aunque es habitual en ella sustituir el raciocinio con alguna fantasía. Esto ocurre al visualizar la sombrilla como un arma. Aunque acostumbra causar más líos que solucionar problemas, es una criatura amable y gentil, realmente hábil cuando se trata de salvar personas en caso de ahogamientos, ya que puede hacerlo sin siquiera salir de la playa, alcanzándolos más rápido que un salvavidas. No tendrá el nivel de dedicación, entendimiento y disciplina para volverse una vigilante profesional, pero ha evitado varias tragedias, además de cuidar su hogar, como atestigua cuando recoge la basura del mar. No serán puntos positivos para una invasora, pero son suficientes para ganarse el cariño de la gente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s