Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Bakuman II 3: Mis dos amores

Un verdadero hombre siempre lucha hasta el final

Hay dos asuntos determinantes en la vida de una persona. La primera es el amor, porque la elección de la persona con quien deseamos vivir en compañía el resto de nuestros días es una cuestión esencial que repercutirá no solamente en nuestro desarrollo individual, sino también en nuestra descendencia y familia; por lo tanto, influye sobre la parte emotiva de nuestro trayecto personal. Sin embargo, este aspecto no es el único, sino también la búsqueda de una vocación, un trabajo, ya que nuestras energías se enfocarán a lograr este anhelo. Desempeñarnos correctamente en esa actividad puede llevarnos a alcanzar la realización como personas y sentir que, al final de nuestras vidas, hemos cumplido el sueño que siempre quisimos.

A casi todos nos habrán preguntado cuando niños que queríamos ser cuando fuéramos grandes. Quizás en aquel momento no había certeza alguna acerca del futuro y se mencionan profesiones inexistentes o algunas fuera del alcance por la situación cada quien; pero a medida que vamos creciendo, vamos interiorizando ciertas actividades, hobbies o aficiones que formarán parte de nuestros gustos y posteriormente, irán constituyendo la primera imagen de nuestra vocación. A partir de ella, podremos ejercer un tipo de empleo en particular con la satisfacción de saber que, hasta cierto punto, nuestro trabajo nos entretiene. Sin embargo, muchos no son capaces de consumar sus ambiciones juveniles. Esto puede deberse a muchas razones: no haber descubierto nunca una verdadera vocación, que el acceso al empleo es demasiado difícil o que no se cuenta con las habilidades necesarias para ejercer ese trabajo. Los asuntos laborales pueden transformarse en una batalla. En Japón, poner en práctica la vocación es aún más complicado, debido a que las personas no escogen un trabajo, sino que el trabajo las escoge. Una vez que se alcanza la edad adulta, el sujeto debe insertarse en el mundo laboral en donde se le impone una ocupación. El caso del mangaka es especial porque son capaces de poner en práctica un oficio que los apasiona y su desempeño es medido por el mérito. Por estos motivos, muchas personas quieren ingresar a esta industria, pero una multitud entre ellas fracasan en este intento, pasan demasiado tiempo realizando tareas secundarias, viendo cómo sus sueños van desvaneciéndose hasta que pierden su convicción de volverse mangaka, como sucede con Nakai. Al hallarse incapaz de publicar un manga, ha tenido que desenvolverse como asistente, comiéndose la frustración de hundirse en un hoyo profundo a medida que pasan los años sin concretar ningún proyecto que hubiera previsto desde mucho tiempo antes.

Idílicamente el matrimonio ha sido considerado, desde una perspectiva tradicional, como la manifestación del amor duradero, pero existen muchas formas en las cuales dos personas pueden amarse y convivir juntas. Durante la juventud, las relaciones son frágiles porque los muchachos no tienen visión a largo plazo y cualquier cambio de percepciones puede provocar el rompimiento de una relación. Además, en este tiempo, el individuo puede embarcarse en cierta cantidad de relaciones: su duración no interesa, como tampoco importa la estabilidad diaria. Sin embargo, mientras el sujeto crece, va volviéndose imperioso el conseguir una pareja fija debido al temor de morir solo. Dependiendo de cuán mayor sea una persona, se torna más difícil conseguir pareja debido a que las posibilidades de encontrar personas solteras van disminuyendo. Cada chica que ilumine ese camino se convierte en potencial candidata para llenar ese espacio emocional, necesario para muchos, por lo cual, la lucha erigida para conseguir su amor y aprobación conducirá al todo o nada. Apostar cuanto se tiene en una sola jugada quizá parezca poco común, pero tampoco es extraño: mucha gente comete estas locuras de amor con extraordinaria creatividad, pero concebidas de manera pasional, pues el amor y las acciones que este provoca no se formulan desde la racionalidad, sino fundados en las emociones. Quizá se someta al razonamiento cuando se pase revista a los avances logrados o cuando se planeen los pasos a seguir, pero la fuerza de convicción proviene siempre de los sentimientos. En esos momentos, el sujeto se abstrae de sí mismo sin considerar su lugar en los actos que lleva a cabo ni los daños que podría sufrir poniendo en riesgo su integridad física, emocional o social.

La determinación de Nakai se relaciona a estos dos aspectos: el amor de pareja y la vocación ocupacional. Ambos se combinan para darle forma a una convicción a toda prueba y desatar la pasión en sus actos. Luchar cada noche contra el frío a costa de la integridad de sus manos, la parte más valiosa de su cuerpo en vista del oficio que realiza. Es una apuesta arriesgada, pero si no arriesga, deberá conformarse con el puesto de asistente por el resto de su carrera, completando el trabajo de otros y perdiendo la oportunidad de escalar en la industria: si sigue este rumbo, se acostumbraría a seguir una rutina como cualquier otro asalariado, ocupándose en tareas que le disgustan y transformándose en un hombre distinto al que deseaba ser. No podía dejar pasar esa ocasión, aunque trabajaba en las peores condiciones. Nakai fue demostrando su talento para impregnar en el papel el mundo que Aoki quería expresar llenando de tinta toda su fantasía. Ella se percata del posible resultado final de su obra, descubre la oportunidad latente, además del esfuerzo que demostró Naki y acepta trabajar con él. Aunque no creo que haya mucha oportunidad de profundizar en el aspecto romántico por ahora, Nakai sentía algo por ella: lo demuestra ese rostro de felicidad cuando hablaba de Aoki o cuando estaban juntos. Además, le interesa su faceta profesional, otro motivo de acercamiento a nivel personal. Aoki transmite ciertos aires de superioridad, que podían percibirse cuando se refería a su trabajo, actitud que la mostraba lejana de sus colegas. Aunque su momento de proximidad emocional con Nakai –cuando le ofrece el paraguas para la nieve- tiene un cariz de comedia, se suscitó una apertura y Aoki pasó a respetarlo como profesional, cambiando con ello su percepción de los otros. Koogy subestima el mundo del manga, tomando a la ligera la labor del mangaka. Se adjudica un talento que todavía no comprueba. Probablemente debido a esta postura, aún no consigue ingresar con un manga, además de un factor tan volátil como la mala suerte. Puede ser un mensaje de los creadores del manga de Bakuman a quienes se introducen a esta industria desde otros mundos distintos, ya que los personajes más relevantes siempre tuvieron al manga por primera opción y tienen un gran respeto por este.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s