Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Deconstructing Mami: Radiografía pública de una puella magi

Resúmelo en una palabra: "Fascinación"

Meses después del desenlace de Puella Magi Madoka Magica, nadie dudaría de la vigorosa y unánime popularidad de Mami Tomoe. Abunda el fanart de homenaje en distintos matices: elegíacos, épicos, gozosos, eróticos, incluso paródicos (como un memory-stick cuya tapa es la cabeza del personaje). Su temprana desaparición no mermó su vínculo de empatía: quizá esa trágica y horrenda muerte —un hito histórico para el anime: el momento cuando se desmantela la inocencia del género mahou shoujo— la catapultó al estrellato entre sentimientos de compasión e injusticia, que mezclaban el dolor, el deseo y la veneración. La única puella magi que supera a Mami dentro del imaginario y aprecio del fandom es su tácita rival de los primeros episodios, Homura Akemi; sin embargo, la rubia solo necesitó protagonizar tres capítulos para merecer un altar ficcional en el panteón del heroísmo moe. Bella, valiente, juiciosa, cool: cumple esas cláusulas inconscientes que rigen nuestras preferencias. Sin embargo, con justa curiosidad, muchos todavía se preguntan qué origina ese afecto, qué fundamenta esa predilección, pese a su limitada presencia en pantalla. Trataré de explicarlo en este apologético que describe al personaje, pero también mi mente como espectador.

Marco teórico

Cuesta trasladar a categorías objetivas un conjunto de circunstancias subjetivas, o peor aún, de nivel emotivo, fuera del control racional analítico: pasiones, gustos, debilidades estéticas, fantasías, susceptibilidades. Los patrones recurrentes que describen nuestros arquetipos favoritos (esas fórmulas que estandarizan, para su consumo, los objetos de deseo) están influenciados por esa enrevesada madeja de sensaciones o pulsiones personales, tan peculiares que compartirlas con otras personas, en ocasiones, es imposible. Como consumidor cultural, nunca he logrado que opere el efecto de distanciamiento que pregonaba Bertolt Brecht: mi compromiso con los personajes es visceral, sentimental, y dependiendo del registro, a veces catártico, a veces sensual. La ficción es depositaria de mis aspiraciones imposibles o improbables. Solo cuando debo someter el producto al estudio (por ejemplo, al reseñar anime), procedo a “objetivizarlo”, pero esta postura atañe al análisis, no al goce. La crítica literaria pretende, a lo máximo, discutir la calidad o trascendencia de un texto, pero incluso esos propósitos están supeditados a debates interminables sobre qué criterios determinan la eficacia funcional o la relevancia dentro de una tradición. Por ejemplo, sin importar cuánto nos agrade o disguste, Puella Magi Madoka Magica ha supuesto la reescritura más devastadora del modelo clásico de chicas mágicas; no obstante, continúa discrepándose sobre su legado y algunos objetan que el obscurecimiento de la atmósfera sea síntoma de deconstrucción. En crítica literaria, está prohibida o menospreciada toda argumentación que parta desde la experiencia emotiva o las “impresiones” del comentarista: la interpretación y valoración debe partir de principios y pautas objetivas. Podemos detestar el maquiavelismo de Kyuubey o la indecisión de Madoka, pero ambos son eficaces en su función de hostigador amoral o enunciadora de la duda hamletiana. Esta reflexión es fruto de mis observaciones, sin embargo, sin perder un ápice el enfoque objetivo, cualquier lector podría sostener una opinión contraria.

Cuando nos referimos al placer particular, entramos a un terreno mucho más caprichoso: no afirmamos que una obra sea buena o mala, eficaz o fallida, sino que nos gusta. En consecuencia, debo alejarme un poco de la actitud habitual del crítico profesional. Strike Witches es insustancial, está plagada de clichés y recurre al vulgar subterfugio de exhibir calzones por doquier, pero ambas temporadas consiguieron engancharme y arrastrarme hacia los relatos en audio, manga, twits y doujinshi semi-canónico. ¿Cómo obrar, entonces, para discurrir acerca del gusto personal? Para comenzar, la sustentación del gusto individual enfrenta una paradoja: hablar de lo subjetivo tratando de enunciar sus motivos de forma precisa. En consecuencia, debemos asumir el pacto de hurgar esas causas de manera explicativa (Strike Witches me atrae porque despliega un universo autónomo y exclusivo de bishoujos, porque las personalidades de sus heroínas interactúan en un ambiente de homoerotismo soterrado, porque endulza los estereotipos aplicados a ciertos países, etc.) y evitar reducir las causas al mero gusto en sí mismo porque incurriríamos en tautología (“Me gusta porque me gusta”). Esta (limitada) pretensión de objetividad, se complementa con una renuncia absoluta al universalismo, que implica admitir de antemano la imposibilidad de persuadir o transformar la opinión de otros (por ejemplo, quizá me cuente entre los pocos que, respecto de Kirino Kousaka, adoran aquello que muchos detestan: su pronunciada soberbia). En lugar de poner en debate una hipótesis, se trata de exteriorizar una subjetividad (no cabe discutir, por tanto, en términos de verdad o falsedad). El método más sencillo que propongo consiste en enumerar esos motivos, es decir, anotar las características que mejor estimamos en nuestro personaje preferido y ahondar mediante preguntas puntuales. En efecto, —insistiendo en los ejemplos anteriores— las witches y Kirino son figuras hasta cierto grado superficiales: Yoshika Miyafuji encarna un idealismo ingenuo y tontorrón que , sin embargo, anhelaría compartir si nuestra realidad cotidiana no me hubiera infundido su escepticismo, mientras que la imouto pervertida y fanática del eroge reivindica o embellece el discurso ambivalente del otaku de clóset gracias a su provocadora y marketera lindura, pero además comporta un modelo novedoso de heroína cómica, testaruda pero autónoma, polifacética, competitiva y responsable, un tipo de mujer que me provoca simpatías. Como observamos, el gusto es una categoría distinta de la calidad, no obstante, también puede (y debería) razonarse, con mayor interés si defendemos un “placer culposo”, pues a partir de ellos surgen meditaciones acerca de nuestros hábitos de consumo. Volviendo al caso de Mami Tomoe, resumiré este experimento a cuatro puntos dignos de destacarse en la constitución del personaje como intermediario entre el espectador y un pathos.

Elogio de Mami-san

1. Mami es épica. Sayaka pelea movida por la frustración, el desengaño, la rabia contenida y el afán de venganza contra Kyouko. La pelirroja ejerce su función de puella magi por supervivencia y profesando una ética pragmatista, deshumanizada, resignada a saciar sus apetitos corporales y alimentar el incesante carrusel de la muerte propiciado por Kyuubey. Homura tampoco lucha por el bienestar de la sociedad, pues sus acciones son impulsadas por un deseo íntimo y ciertamente individualista (su veneración incondicional a Madoka), aunque este empeño se considere loable, honesto y conduzca al sacrificio (suena paradójico, pero Homuhomu dedica su esfuerzo a perseguir una obsesión que crece a cada salto temporal). Ninguna puella magi es sujeto de descalificación: todas pidieron un deseo en nombre de otros, o para salvar a alguna tercera persona, pero terminaron ofrendándose a sus propias pasiones. Con Mami ocurre al revés. La serie no explicita qué solicitó a Kyuubey esa tarde del accidente; sin embargo, la rubia pensó en ella misma como beneficiaria directa y, aunque se condenó a la soledad, en adelante, el objetivo de su combate contra las majo es defender a la Humanidad (a escala reducida, su ciudad) de las demenciales matanzas que cometen estos entes monstruosos aprovechándose de la debilidad emocional de la gente. Mami plantea su labor como una cruzada heroica que afronta con coraje y dignidad (no quiere defraudar a sus kouhai). Su muerte deroga por completo el candor adolescente del género mahou shoujo porque alrededor de Mami se proyectaba el único momento en Puella Magi Madoka Magica cuando la lucha contra un enemigo maléfico (las brujas) revestía un matiz de idealismo, cuando pelear todavía tiene sentido y prestigio, cuando aún se sostiene con ingenuidad una moral de raigambre caballeresca encarnada en una guerrera admirable, que convierte cada batalla en un arte espectacular, coreográfico, pero nada circense ni ostentatorio, porque todos sus giros gimnásticos tienen una utilidad, cada filigrana sirve para destruir al enemigo. Sayaka también es eficaz en combate, aunque su fuerza brota del descontrol emocional y ello provoca su perdición. Mami no pierde un ápice de aplomo que distingue a los grandes paladines, la cautivadora tibieza de sus ojos semicerrados. Admite que siente miedo pero sabe reprimirlo cuando se consagra a esa danza tanática: solo experimenta el descontrol ante un temor sobrecogedor segundos antes de morir. Esa muerte que genera un cambio radical de registro en la serie y anula toda esperanza de pureza, es horripilante, pero afín al héroe trágico que muere en su ley, poco después de saborear la gloria.

2. Mami es elegante. Pocos personajes poseen ese nivel de garbo y finura que engalane la totalidad de sus actos, desde hablar hasta desempeñarse como justiciera. La tonalidad de su voz y su dicción son tersas y relajantes, denotan confianza y madurez, aunque la misma seiyuu interpretó a Miyako en Hidamari Sketch. Si consideramos como referente canónico la versión BD, esta prematura exquisitez se proyecta a la decoración de su departamento, de mobiliario vanguardista pero refinado, muy europeo, y adornos coloridos sin incurrir en desequilibrio. Incluso en batalla, se diferencia del resto de personajes porque emplea un movimiento final con nombre italiano, un guiño aristocrático a un idioma de artistas y sibaritas: Tiro finale. Además, celebra sus victorias con otro gesto señorial bebiendo una oportuna taza de té, al estilo inglés, no japonés. De nuevo, su muerte marca un antes y después, porque las puellae magi que sucederán a Mami no poseen ninguna marca convencional de individualidad como ocurría en el mahou shoujo tradicional. Sayaka es berserker, Homura está forzada a actuar con frialdad, y Kyouko ha despojado su ocupación de cualquier indicio de dignidad superior. La única que trató de adecentar ese penoso oficio era Mami: al morir, ese modelo de heroína galante que cubre de mística y belleza su ejercicio épico se disuelve en la desesperanza. La elegancia se manifiesta en dos facetas: la conducta y la apariencia. Debemos distinguir al personaje auténticamente elegante de otra fauna menos feliz conformada por pretenders, wannabes, fantoches con ínfulas de dandi o bufonas que simulan comportarse como aristócratas. Visto desde esta perspectiva, no recuerdo una mahou shoujo con semejante gracia. La virtud nuclear de la elegancia, antes que la ostentación, es la mesura, el equilibrio, una aristocracia del espíritu que se contagia a los signos exteriores en armoniosa consonancia tornando al personaje ficticio en una efigie admirable. Mami es ladylike, como demuestra al invitar y servir con gentileza a sus kouhai después de revelarse como puella magi: no existe ceremoniosidad en su gesto generoso de invitarles un lonche con bocadillos, sino una serenidad equilibrada, no porque pretenda exhibir su superioridad, sino porque el charm, los buenos modales, la formalidad, se condicen con su espíritu. Sin embargo, esa fineza de señorita en lugar de contradecirse con su vertiente guerrera, confiere prestancia y artisticidad —un estilo— a su desempeño como combatiente. Respecto de la elegancia visual, otros signos que connotan refinamiento son los detalles del vestuario, pues se complementan con la gestualidad (sacar mosquetes al extenderse la falda o desde adentro del sombrero) o un fetichismo de la minuciosidad, al cual soy propenso (las pantyhoses, el tipo de zapatos, el peinado drill), pero que demuestra el escrupuloso esmero dedicado a los asuntos mínimos, tan significativos en la constitución de un personaje: incluso escribir su nombre en katakana, insinuando cierto aire de galanura europea.

3. El paradójico aislamiento de Mami. Aunque los puntos anteriores describen un perfil de heroína perfecta, casi sin grietas, admirada por quienes la rodean y admirable como referente hacia el público, en realidad, Mami se encuentra lejos del anquilosado y anticuado modelo de héroe unidimensional, sin profundidad dramática y carente de un conflicto interior que condicione su toma de decisiones. Es cierto que, comparada con Kyouko (junto a quien protagoniza una secuela en los audio CDs), Mami encarna al idealismo contrapuesto al pragmatismo descarnado; sin embargo, más que simbolizar una idealidad inocente, guiada por la aceptación de principios a priori sin sentarse a discutirlos ni cuestionarlos (como podría tratarse del caso de Madoka, quien al principio representaba al idealismo más cándido y crédulo), la rubia asume la defensa de unos ideales porque son necesarios. Las experiencias traumáticas del pasado, en lugar de empujarla a desestimar toda confianza en el género humano y sus valores y abrigar un materialismo radical (como ocurrió con Kyouko), le proporcionaron a Mami un aprendizaje dolorosamente prematuro sobre las consecuencias del ejercicio de nuestra libertad. No obstante, mientras la pelirroja renunciaba con pesimismo a cualquier solución viable que reconcilie la vida real y los ideales de justicia y bondad, Mami asume esas aspiraciones utópicas no como verdades per se (pues sería imposible), sino como pilares de esperanza que sustenten la acción humana y siendo coherente con estos buenos propósitos, asume una responsabilidad. Mami es consciente (de manera limitada, pues todavía consideraba a Kyuubey un aliado) de las condiciones aciagas que entrañaba convertirse en puella magi y, según se deduce del diálogo con Madoka antes de enfrentar a Charlotte, le atormentaba haber elegido sobrevivir mediante el deseo de Kyuubey, aferrándose a su propia vida en lugar de concederle esa gracia a sus padres. Proveniente de una familia acomodada y tradicional, al aceptar la desigual oferta, se condenó al infierno de la soledad. Su servicio como chica mágica le impide entablar relaciones: apremiada por el terror o alentada por la esperanza (extraña equivalencia), prefirió la supervivencia terrena y pagó un precio que asume como justo castigo por olvidarse de sus padres. La situación se torna paradójica porque, mientras que la ficción convencional solía presentar al héroe como un vocero moral de la sociedad, el summum del ethos, para Mami, en cambio, el heroísmo conlleva una secreta punición que acepta en cuanto penitencia o purgación: sufrir en silencio, convertirse en paria, participar del ritmo de la colectividad (asistir al colegio, por ejemplo) pero no involucrarse en ella. Aunque digno de aplausos, el talante maduro y sosegado de Mami funge como máscara para ocultar su miedo primario a luchar contra las brujas. Sin embargo, esta revelación (que alcanza su punto más catastrófico en el episodio 10, cuando asesina a Kyouko por compasión, para librarla del ciclo cruento de las mahou shoujo) no atenúa su valor heroico, solamente lo reconfigura. Existen distintas clases de héroes según aquello que simbolizan: algunos se encuentran por encima del común mortal en todas sus dimensiones (el superhéroe), otros se encuentran por debajo del hombre corriente como un recordatorio de sus contradicciones (el antihéroe) y otros se encuentran a nuestro mismo nivel, actuando con la mezcla de pavor y determinación que muchos experimentaríamos. Comparar esta conducta con el enmascaramiento no implica acusarla de hipocresía o fingimiento, sino reconocer su humanidad. El término latino para máscara (actoral) era nada menos que persona.

4. Mami es onee-san. Retomando el cauce analítico teórico, si hubiese que abusar de los esquemas y ubicar a nuestra mosquetera en una categoría arquetípica del moe, el modelo que mejor calza con su perfil sería el papel de hermana mayor espiritual: una senpai o amiga de mayor edad que aconseja, protege y acompaña a la protagonista en su tortuoso recorrido hacia la madurez, pero que gracias al intercambio vivencial con la imouto (o pupila espiritual) enriquece también su aprendizaje al reencontrarse con una candidez o bondad vivificante. El yuri shoujo supo explotar el potencial melodramático inherente a esta fórmula, sin embargo, Puella Magi Madoka Magica —emparentada por muchos comentaristas con el homoerotismo femenino— frustra esta relación al estilo Marimite sustrayendo a Mami del escenario. La posibilidad de desarrollar una amistad sublimada queda trunca, pero muchas características del arquetipo constituirán la personalidad de Tomoe-san como queda demostrado cuando Sayaka sugiere que utilizaría su deseo para ayudar a alguien y Mami la previene, no de manera coercitiva, sino reconviniéndole sobre la diferencia entre querer beneficiar a alguien y desear convertirse en su benefactor, entre el sacrificio que deriva del imperativo categórico y el placer encapsulado en las buenas obras. Incluso cuando se desbarranca en el pánico, pierde los estribos y pretende acabar con esta insania matando a sus compañeras, busca protegerlas, liberarlas del yugo mortífero de los incubadores. Cuando se juzga una cualidad en términos de arquetipos moe, aunque no existe un barómetro específico, quizá la medida más adecuada sobre su funcionalidad sea el factor kawaii o cuán adorable es un personaje (“adorability”) de acuerdo a su lindura (“cuteness”). Hacer fenomenología de estos conceptos es complicado e inútil porque no todos reaccionamos de la misma manera ante un estímulo, pero puede extraerse algunas conjeturas sobre el efecto que pretende generarse. La adorabilidad de una onee-san se relaciona con la calidez del trato, la capacidad de mostrarse severa y blanda sin parecer bipolar, de cargar una responsabilidad casi maternal hacia sus menores, de responder con suficiente seriedad, dependiendo de la situación, pues ha aprendido a actuar en congruencia con cada suceso. La fragilidad emotiva de Mami no impide rastrear en su personalidad estas características, algo teñidas de melancolía trágica, como si conectara la admiración y la compassio (solidaridad sentimental).

La pista de background music alusiva a Mami se titula “Credens justitiam” (“Creyendo en la justicia”), quizá la mejor pieza del soundtrack compuesto por Yuji Kajiura, un canto glorioso a la esperanza que será desmoronada con la rubia como predecesora (¿como Juan el Bautista?) para resucitar encarnada en Madoka. Vincular a Mami con una confianza prudente pero todavía ciega en la justicia (como potencia divina) describe, junto con la contundencia sonora del coro sacramental, la identidad del personaje mejor que mis 2800 palabras. Retumba como un destello y se desenvuelve con soberbia sublimidad como los coreográficos tiroteos de nuestra rubia pistolera. Tiro Finale.

17 comentarios

  1. davidvfx

    algo de acuerdo, es cierto que esta serie profundiso el psique de cada personaje majico como ningun otro, y es verdad total que la menos traumas o con un perfil menos complejo y mas honesta fue Mami.

    es cierto que ella decidio jugar un juego cruel (sin tener claro la verdad detras de ello) y a la vez cargar una cruz que nadie la oobligo si no aceto con conocimiento y sentido… es cierto que se desmorono en una de la realidades de hamura, pero igual fue un shock tan grande que la desmorono en un crisis en el asesinato de Kyouko, pensaria que fue la unica mancha en perfecto perfil de Mami, pero si profundiamos el acto no fue por odio, o egoismo por salvarse, al ser la mas esperimentada sabia lo horrible actos que habian hecho las brujas y en un momento de desesperacion veia solo “unica forma” de salvar a su amigas, su mismo dialogos daban entender que ella la seguiria matandose por propia mano por el dolor de mancharse las manos, creo que por eso Madoka (de esa realidad) la mato ya ella era la que mas cercana a Mami en esas anteriores realidades y asimilo esa misma forma de pensar y prefirio matar a Mami que verla sufrir (curioso que la Madoka final no hubiera hecho eso nunca).

    MAmi merece una serie totalemente completa de sus inicios, de preferencia en la realidad original antes de que hamura cambiara la realidad ya que es la linia mas larga de sus existencia donde murio peleando a la ultima bruja junto a Madoka.

    7 octubre 2011 en 10:12

    • Pues no existe una serie, pero si un drama cd que cuenta la historia entre Mami y Kyouko antes de los eventos de la serie.. solo diré que solo queda querer más a Mami que antes.

      7 octubre 2011 en 10:16

      • O.o un Drama CD?? Rayos, es aqui donde lamento no entender Japonés… posibilidades de encontrar el script de dicho Drama CD por Inet : bajisimas u.u

        7 octubre 2011 en 19:54

        • De hecho yo tengo los script en inglés de los 3 drama cds y estan los 2 primeros traducidos al español, no es imposible… solo un tanto dificil xD

          8 octubre 2011 en 09:15

  2. ele-ene-ene

    Agregando a los 4 puntos señalados:
    5º Mami es vulnerable: dentro de su autosuficiencia aparente invita al “instinto de protección” de sus fans y atenúa la agresividad de los otros, especialmente de los fans de su rival (explícita, no tácita) Homura. Por lo menos es lo que me pasa a mí como fan de Homura.

    Analizando de qué manera la inesperada salida de Mami de la serie en el cap 3 pudo haber incidido en su popularidad. Esta salida fue percibida como injusta y arbitraria. “Por qué tuvo que morir Mami” era lo que se podía leer repetido en los sitios de discusión de PMMM. Los libros de psicología social nos dicen que toda acción injusta, autoritaria y arbitraria por parte de la “autoridad” (si podemos incluir en esa definición a los autores de la serie, como amos y señores que son de la suerte de los personajes a los que siguen los fans) puede provocar uno de dos tipos de reacciones mutuamente excluyentes: o el tipo de reacción “agresiva” o el tipo de reacción “apática”, dependiendo de la existencia o no de una amistad mutua entre los miembros del grupo sobre los que se ejerce la acción (si se pueden considerar como “los miembros de un grupo” a los fans de PMMM). En el caso de la muerte de Mami la reacción agresiva es la que se dió, en su mayor parte sublimada como una muy activa producción de fanart explotando las posibilidades “desperdiciadas” por la serie, y otras expresiones similares (como el subtitulado en youtube del video de “La caída”). Así vemos que la falta de Mami no fustró a los fans (reacción apática) sino que los impulsó a completar por su cuenta las “deficiencias” de la obra original. Tal vez estas expresiones de los muy dinámicos primeros fans de Mami pudieron aportar a la indiscutible popularidad actual de Mami lo que apenas tres capítulos no hubieran podido lograr sólo por su cuenta…

    7 octubre 2011 en 19:04

  3. Quiquedt

    Muy buen análisis, completamente de acuerdo con respecto a la opinión de los gustos, estos entran en el marco de lo no discutible, la unica forma de cambiarlos es que uno mismo cambie.

    Remitiendome a Mami, iba agregar un punto, pero ele-ene-ene lo describio bastante bien. Ciertamente la vulnerabilidad de ella incita el deseo de protegerla, de cambiar su trágico destino.

    7 octubre 2011 en 20:48

  4. Si cada Puellae Magae posee un estilo propio basado en la moda, entonces diría que Mami es rococo, Sayaka medieval, Kyouko es china, Homura es moderna y Madoka es romántica. Bien se puede ver que cada una de ellas varia como sus propios deseos las conducen por caminos diferentes, caminos que oscilan entre la esperanza y la muerte…

    8 octubre 2011 en 21:28

  5. rolo2k

    Un excelente análisis de la carismática Mami, quien junto a Homura son las veraderas protagonistas de PMMM, sin menospreciar sin duda la acción conclusiva de Madoka. Mami indiscutiblemente reúne todas las cualidades para hacerla legendaria, incluso su trágica e injusta muerte.
    Si aplicaramos a las chicas mágicas las categorías del imaginario de Star Wars, diría que Mami representaría el ideal del caballero Jedi y Sayaka la caída al lado oscuro.

    17 octubre 2011 en 22:03

  6. Mami Aeru

    Me he deleitado con cada palabra, cada frace, cada sub texto que has escrito, con este simple texto (el primero que leo de tu autoria) me dan ganas de leer mas, me encanto la “reseña” si es que se le puede llamar asi.

    Aclarado ese punto, quiero en primer lugar, hacerte una cordial invitacion a el grupo de facebook que yo misma he creado, a forma de un FanClub, este porsupuesto es sobre Mami Tomoe, aunque es un grupo muy redicido y nuevo (3 dias incluyendo el dia presente) espero que cresca con colaboradores y admiradores como tu; En otro punto independiente, tambien pido tu permiso para usar tu texto en el FanClub (con respectivas menciones de autoria claro esta), gracias por textos como este, sin mas por el momento me despido y te felicito por el gran texto.

    27 enero 2012 en 20:13

    • Qué bueno que te haya gustado el artículo. Mami es mi personaje favorito de PMMM y traté de explicar mis motivos de manera que sirva también como un homenaje. Puedes usar el texto como desees (desde luego, mencionando la fuente). Sobre tu fanclub en facebook, pues gustoso de participar (no olvides de colocar un link a la página correspondiente para que los lectores también se enteren). Te felicito por buscar reunir a los fans de Mami, ojalá seamos varios los que vamos uniéndonos.

      27 enero 2012 en 21:40

  7. Mami Aeru

    Muy cierto, olvide por completo el linck al fanclub, enceguida lo pongo para que los fans lo conoscan, gracias por la observacion.

    Este es el link http://www.facebook.com/groups/292032837519543/

    espero que les guste y se una mas gente.

    28 enero 2012 en 03:27

  8. Mami Aeru

    Por cierto, a la vista de la falta de interes mostrada por mis amigos de leer el texto, solo por lo extenso que es (hay que admitir que lamentablemente la lectura es un habito cada vez menos popular), he psado tu texto con el conocido programa loquendo, y con una sencilla musica de fondo (Deciderium de el OST de PMMM es la cancion que “adorna” durante los 20 minutos que dura el texto) ahora solo te pido tu permiso para difundir el archivo de audio por la red (denuevo con tu nombre y autoria total) si aceptas aqui mismo pondre el link de descarga.

    29 enero 2012 en 23:08

    • Como desees: los textos de SMB tienen licencia Creative Commons y pueden usarse de forma creativa siempre que se mencione la fuente y el autor, aunque te recomiendo que -para acortar la duración del audio y hacer la escucha menos pesada (20 minutos es bastante)-, obvies la parte del marco teórico (donde casi no se habla mucho de PMMM) y pases directamente a las características del personaje. Sería buena idea que colocaras el link al archivo de descargas. Gracias por tu aprecio a nuestro trabajo en el blog. Mucha suerte.

      30 enero 2012 en 00:30

  9. Magnífica labor de análisis, casi me da vergüenza enseñar los míos en mi blog ante trabajos de ésta magnitud.
    Me ha encantado tanto el post como su forma.

    14 abril 2012 en 11:58

  10. Tai

    Este análisis.
    Es épico, al igual qué Mami 😀

    7 abril 2013 en 18:17

  11. Sakura Yagami

    Simplemente hermoso, como siempre lo digo cuando recomiendo Madoka Magica a mis amigos, esta serie es el cambio radical al genero mahou shojo. Si bien hemos visto muertes tragicas o personajes “oscuros” (en Sailor Moon por mencionar una) ninguna como el universo de Madoka, que nos muestra el lado real de lo que es ser una mahou shojo y como tus mismas acciones pueden salvarte o destruirte (algo mas realista que eso?) a diferencia de antes que lo hacian ver todo color rosa. Lindo pero llega a cansar a veces

    En cuanto a Mami, muy justo y acertado tu analisis. Una cosa que particularmente me gusta en las series que los personajes sean realistas, especialmente los heroes ya que aunque sean la utopia y modelo a seguir, tambien que tengan ese lado humano pero con todo sigan adelante, que sean capaces de reconocer sus propios errores y cargas y asumirlas. Mami era un digno ejemplo de todo eso, y el hecho de su muerte con todo y lo cruel que fue, estuvo dentro del contexto de la historia ya que la misma impulsa a las otras chicas (especificamente a Sayaka). Espero y seria interesante hicieras un analisis de las otras chicas, ya que hasta ahora este ha sido el mejor que he leido. Gracias y exitos!

    12 septiembre 2013 en 12:38

    • rolo2k

      Enviado desde mi Huawei

      12 septiembre 2013 en 13:16

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s