Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Mawaru Penguindrum 12: El castigo de Mary

All of my Love, Forever and Ever

Cuán cruel será el Destino, que cuando todo por lo que peleaste deriva en fracaso, casi un suicidio sin ningún resultado, y descubres que no fuiste más que un títere, un actor de reparto en una historia trágica que obedece a un guión preestablecido, sin capacidad de modificarlo, sin negociaciones ni acuerdos. Y piensas que apenas sastisfaces el deseo malévolo de alguna entidad superior, desde luego, mientras supongas que el Destino se encuentra totalmente controlado por un tercero que te niega cualquier opción de perseguir tu propio futuro. Sin embargo, todavía puede rechazarse esa suposición y creer que mientras dependa de tu voluntad, tomar la decisión final estará en tus manos. Llegamos a un punto donde Mawaru Penguindrum guarda cierta semejanza con Steins;Gate, la serie sobre viajes en el tiempo estrenada en abril. La muchacha que funge de “motivadora” en la trama, es víctima de un hecho fatal y las posibilidades de revertir la situación son inciertas, incluso a costa de muchos sacrificios. Se introduce también la temática de la culpa, cuando un ser amado fue capaz de tamaña destrucción afectando con sus actos a personas cercanas.

Los nombres de los señores Takakura, padres de los protagonistas, no aparecen en la lista oficial de los perpetradores del ataque terrorista de 1995, esto se debería a que, por ser miembros de alto cargo de esa organización, estarían protegidos por sus compañeros, quienes asumirían toda la responsabilidad. Sin embargo, nada asegura que estos subordinados guarden silencio por siempre, avivando preguntas acerca de la desaparición de los padres, cuyas respuestas mantendrían en secreto de los hermanos hasta que tuvieran suficiente fortaleza mental para soportar tal revelación. Es probable que ellos los muchachos lo descubrieran sin ayuda de nadie y -supongo- lo mantuvieran a espaldas de Himari estando ella enferma, lo cual explica cómo Kanba habría conseguido el dinero para sus gastos, salvo que sus padres les hayan dejado alguna especie de herencia, no necesariamente en dinero, sino en poder o en contactos. Pero el tema principal de este flashback es la culpa que Shoma se atribuye por el daño que sus padres causaron. Como traté en la entrada anterior, esta culpa no sería más que subjetiva porque, siendo recién nacidos, jamás podrían haber influenciado en sus padres de ninguna forma, pero como ellos no están presentes, Shoma se siente en obligación de aceptar esa responsabilidad. No obstante, ello implicaría que debe aceptar también las consecuencias y esto no convendría para ayudar a su hermana. Tampoco que Ringo concordara con sus conclusiones, a pesar del ambiente tenso generado por esa información, que motivaría también que la princesa pingüino se mostrara despectiva hacia lo que escuchaba, siendo menos propensa a sugestionarse con esta clase de emociones. Era obvio que, por sí solo, el Penguindrum no podría ser únicamente el diario de Momoka por el simbolismo mayor que conlleva, ya que guardaría la historia de una vida, incluso tratándose de una niña como ella cuya relación con Tabuki, el primer beso y la primera noche habrían sido eventos inocentes enmarcados en un vínculo de estrecha amistad. El proyecto M de Ringo sería el deseo a futuro de una chiquilla, lo que esclarece la edad que tendría el profesor. Por otra parte, como se negaron a revelar el rostro de Momoko y, aparentemente, nunca encontraron su cuerpo (solo hallaron el diario) cabe todavía la posibilidad de que estuviese viva.

La semejanza con Steins;Gate radica en que exactamente a la mitad de cada serie, la chica principal fallece por determinadas circunstancias. En Steins;Gate, el protagonista, Okabe, en sus continuos reseteos temporales con la intención de salvar a su amiga Mayushi, descubre que, sin importar lo que hiciera, nada cambiaba el día ni la hora de la muerte de Mayuri. El conflicto de la serie se basaba en que, literalmente, el tiempo de vida de Mayuri se había agotado en su línea temporal, modificada por pequeños mensajes enviados en el pasado, los famosos D-mail. Revirtiéndolos lentamente, lograría recuperar la dimensión temporal donde Mayushi sigue viviendo. En otras palabras, el universo de Steins;Gate concebía un número de destinos posibles, pero a costa de perder a otras personas envueltas en ellas. Okabe descubre que escogiendo un destino sacrificaba a otra persona amada y esto no cambiaría si quisiera intercambiarla por la suya. Esta comparación es válida solamente excluyendo el último par de episodios donde surge una solución beneficiosa. Aplicando estas observaciones a Mawaru Penguindrum, Himari, al parecer, sufre su muerte “más definitiva”, al punto que el sombrero no es capaz de resucitarla y ocurre totalmente fuera de la voluntad de Nadine. Se confirma que las visitas a otras dimensiones ocurrían en las mentes de los involucrados. El hermano pelirrojo es el único que logra despertarla por un momento, pero Nadine aclara que la penetración de su pecho en el primer episodio implicaba la realización de un pacto que consistía entregar la vida de Kanba para recuperar la de Himari. Esto reduce bastante el supuesto beneficio que proporcionaba la princesa, porque además de usar a Himari como un vehículo, la vida que le obtorgaba era a costa de otra persona y no de sus propias fuerza, por lo tanto, solo actuaba como un motor del cual Kanba era el combustible. Sin embargo, solo podía acogerse a este recurso una sola vez. El primer beso y el atravesamiento habían sido signos del pacto; no obstante, por más que Kanba desee ofrendar su vida para suplir la de Himari, este esfuerzo está simplemente fuera de los poderes de la princesa y de su conocimiento, pues no había mencionado el tiempo que disponían para su misión. Fue uno de los pocos momentos en que mostró algo de sentimiento al decirle adios, como ese acercamiento tan íntimo al atravesarlo con la mano. Kanba la abrazaba para no perder el contacto: fue una bella escena cargada de tensión erótica  y ternura. Es difícil no ponerse del lado de Kan respecto de sus sentimientos ya que son tan profundos y tiene la voluntad de dar todo por ella.

Ese intercambio de vida puede ser uno de los sentidos del Seizon Senryakuu, pero como no hubo algo similar cuando se lo dijo frente a Shoma y Ringo, su significado debe ser más extenso. La historia contada por Sho en un estado hipnótico, aparentemente sobre Mary y sus ovejas y el precio que pago por robar las cenizas de una diosa para resucitar su manzano, sería una referencia al padre de los Takakura, Kenzan, que al querer salvar a alguien preciado fue engañado para cometer un robo, que fue castigado con la pérdida de una de sus amadas ovejas, un castigo que debía ser injusto porque si afectaba solo a Kenzan, la diosa vengativa no podría disfrutar de su dolor tanto como al privarlo de alguien querido. Himari sería la persona más amada en su familia, por lo tanto, la más preciada, porque, de alguna forma, el hombre le había arrebatado también algo preciado a la diosa por mas que unas cenizas no valgan lo mismo que una persona. ¿ Acaso por haber destruido tantas vidas, tantos seres queridos, la consecuencia sería que lo despojaran de una?  Las víctimas no tenían la culpa de nada y la única razón para que la organización terrorista perpetrara ese atentado sería, según lo que dijo Kenzan, provocar que el mundo alcanzase la paz: cualquiera sea su significado, varios inocentes pagaron un precio desproporcionado aquel día. Tal vez en la visión de la diosa, otro inocente debía entregarse en retribución. No podían ser los otros hermanos porque no eran tan apreciados ni los más puros, por lo cual, la máxima injusticia no se aplicaría. Los pingüinos podían ofrecer la inmunidad que tanto la auxilió, pero esto tenía un límite, mas aún cuando la fuente principal se desvanece. La princesa como ser todavía existe, pero como vehiculo, Himari ya no le sirve y su final coincidiría con la muerte de su compañera, desapareciendo conjuntamente. Sin embargo, tal vez  no haya un único destino, lo que permita cierto grado de verdadero albedrío, rutas mediante las cuales se puede acceder a un resultado distinto, sin importar que una vez tomado ese camino, el albedrío haya terminado y deba atenerse a las consecuencias que surjan. La única ruta donde Himari se salvaría de su final sería mediante el único individuo sonriente al final del espectáculo, pero sería un desenlace donde los hermanos no estarían con ella.

2 comentarios

  1. Paola

    Este capítulo me gustó mucho. Se desvelan muchos secretos pero a la vez te dan tantos datos sueltos que a uno sólo le queda seguir viendo la serie para terminar de descifrarlos o que la misma trama te los dé. Esa última toma entre la princesa y Kanba ni que decir…preciosa. Lo que quiero saber es qué motivó a los padres Takakura para cometer tan atroz cometido y exáctamente a qué paz se refería Kenzan (una paz física que muchos seres humanos hemos anhelado por tantos siglos? o tal vez la paz que llega en un momento de encuentro con el destino y plenitud, que a fin de cuentas sería el amor de lo que se habló en un comienzo del capítulo: “la recompensa de los que escogieron el amor por sobre todas las cosas” ?), Excelente reseña.

    6 octubre 2011 en 15:07

  2. davidvfx

    aaahhh solo agradecer a KITSU260 por el spoiler de Steins;Gate que empezaba a ver… hay que tener cuidado con comparativas hay maneras de plantear las cosas, o minimo avisar un spoiler de una serie ajena al tema

    7 octubre 2011 en 09:49

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s