Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Shinryaku!? Ika Musume 1: Las medusas princesa (ESTRENO)

La historia es más instructiva que motivadora

La vida de invasor solitario es penosa porque, además de afrontar problemas como la falta de personal combatiente y material bélico, debe tolerar los dilemas de adaptarse a nuevos territorios y sus eventuales víctimas, para nada indefensas, pues lo superan el número y no permanecerán pasivas ante la invasión. Pero también pesa el desánimo y la falta de motivación para seguir adelante con sus sofisticados planes, tratando cada noche de conquistar el mundo, aunque recupere la inspiración al observar ejemplos de invasores exitosos aunque sean producto del frenético mundo hollywoodense. Esta es la historia de Ika Musume, una calamar sola contra el mundo, armada únicamente  con su cabello (¿tentáculos?) multiuso y su determinación para vengar al mar por los daños que la humanidad le ha propinado. Sin embargo, incluso ella sabe que dominar una pequeña playa requerirá de sus mayores habilidades para combatir a sus adversarios… al menos, eso es lo que ella cree hacer.

Ika Musume fue la sorpresa humorística del año pasado gracias a sus cualidades de exquisita cefalópodo moe que detentaba una excéntrica visión del mundo. Inicialmente su motivo para invadir la tierra fue la contaminación del océano, responsabilidad de los seres humanos, pero al poco tiempo de salir a tierra, las hermanas Eiko y Chizuru ya la habían disuadido sobre la facilidad de emprender su plan, y aunque no haya vuelto a mencionar ese asunto de la polución marina, mantiene el hábito conservacionista de limpiar la playa y persevera en sus intenciones de invadir la superficie pese a que este afán acaba enredándola en situaciones de lo más pintorescas. Esto nos lleva a una pregunta obvia: ¿hasta cuándo tendrá esas ambiciones invasoras? En una serie de extensión promedio, no sería un problema que persistiera en esa idea, aunque en relatos más extensos, pasaría a ser incoherente. Este es el caso de los invasores más longevos del anime, las ranuchas de Keroro Gunsou, que pese a sus centenares de episodios, todavía se empeñan en conquistar la Tierra, aunque a un punto ya bastante superficial, pues la mayoría de veces actúan como salvadores del planeta, debido a que su relación con los terrícolas se ha vuelto estrecha y, por consiguiente, esas malas intenciones se van disipando. En el caso de Ika Musume, la chica calamar mantiene vivos sus anhelos pero los deja de lado para disfrutar de las comodidades humanas y las amistades que ha ido forjado, pero todavía le brotan sus chispazos de atacar a la gente, como cuando roba la comida de  los clientes de la tienda antes de ser intimidada por Chizuru. Ese día, estaba motivada por ver una película referente a Alien vs Depredador, que momentáneamente la privó del escaso sentido común que tiene para sospechar de las cosas más mínimas. Si nuestra calamar se hubiera dispuesto a investigar un poco, habría sabido que incluso las colonizaciones humanas tardaron décadas en concretarse, teniendo a veces escenarios más favorables para la acción, un hecho que Eiko explico a Ika al conocerla. Aunque se quedara impresionada, estas dificultades no la hacen desistir, ya que raramente divide lo posible y lo imposible en terrenos separados. Cuando cree que alguna de sus ideas es posible, descarta la intensidad de los obstáculos, puesto que solo puede asimilar bien un concepto a la vez. No ignora totalmente la parte contraria, pero en cambio, la minimiza. Es incierto el origen de Ika, aunque es seguro que vivió en el mar. Por cuánto tiempo y cuándo apareció son datos desconocidos, a pesar que la científica gringa, Cindy, enunció una teoría bastante coherente sobre su posible origen alienígena tanto que se puede afirmar que parecería la correcta, elaborada en la serie en forma de chiste; por otro lado, el mundo de Ika Musume no es cerradamente científico: conviven la ciencia ficción y lo sobrenatural, por lo cual un origen terrícola no puede ser despachado. No obstante, son datos que la serie puede evitar explicar sin ninguna complicación ya que es una comedia surrealista, por lo cual, las posibilidades de presentar algo inexplicable son más abundantes.

Calcular el tiempo transcurrido desde su aparición podría ser inoportuno si la serie pretende emplear un modelo de estructuras inmutables, donde incluso un transcurso extenso del tiempo como ocurrió al final de la primera temporada, sería irrelevante por privilegiarse un tiempo “atemporal”. Una estructura inmutable también afecta a las relaciones que, pasado un cierto punto, no se desarrollan más: es cuando la chica yuri de la serie, Sanae, se enfrenta a sus supuestas rivales amorosas pero sin lograr avanzar con su objetivo romántico. A pesar de que Ika no muestra ninguna atracción explicita hacia ningún genero, es notorio que estableció una amistad romántica con Kiyori. Sin embargo, el mayor impedimento es que probablemente Ika no entienda la complejidad del concepto de romance. Sabrá quizá lo que es, pero ignora todo lo que implica, como un niño que mira al cielo sin tener noción de la atmósfera y su composición. Por ello, Sanae le parece una mujer rara que le coquetea y acosa. Ika percibe ese amor, pero desconoce el significado y la consecuencia de los sentimientos de esa extraña muchacha, y por ende, actuará con acidez hacia Sanae pero avergonzándose por entristecerla. Aceptará con más agrado el afecto de Kiyori porque además de haber tenido una primera impresión más amigable de la meganekko, su cercanía no compromete avances afectivos tan intensos como los arranques de Sanae, ahorrándole la necesidad de “defenderse”. Para parte del público aficionado al yuri, resultará amargo el tratamiento que le endilgan a Sanae, pues, al igual que muchos otros personajes yuri, es empleada como objeto frecuente de situaciones desafortunadas y padece constante violencia. La mejor exponente de esta clase de personajes sería Kanako Miyamae (MariaHolic), tan desdichada que Sanae puede verse como una Kanako más joven y baja. Sin embargo, la balanza de justicia divina se equilibra porque Sanae pasará por momentos tortuosos cuando le dedican algún airtime, pero es Ika Musume quien tiene más mala suerte, demostrando que no habría tantos favoritismos. Otro aspecto para comentar es el “Daisuki”. Cuando lo dice Sanae, no dudamos que es un gesto romántico, sin embargo, cuando el grupo de amigas de Ika y Kiyori dice lo mismo, entendemos que es apenas un gesto amical. Incluso Sanae lo diferencia. Habría que discutir bastante sobre el significado subtextual que tiene esta frase en la mayoría de series cuando se enuncia entre personas del mismo género, inclinándose o no hacia tendencias románticas. En el caso de Sanae, es fácil identificarlo porque no esconde su enamoramiento por Ika, pero en otras chicas, es más diversificado. Deberíamos valernos de la forma como lo dicen, la intensidad, sus reacciones y tal vez su frecuencia, para poder clasificarlo.

Curioso que Goro, quien se portaba como un payaso en la primera temporada, se muestre tan caballeroso y centrado. Claro, sin la presencia de Chizuru para alborotarlo y que Ika no lo enfrente tan directamente, lo benefició esta ocasión y condujo a la chica calamar a su ultima aventura de la semana: recolectar medusas en un juego bastante inofensivo puesto que sus picaduras son pequeñas. Cuando se trata de especies ordinarias, no resultan más incomodas que las picaduras de mosquitos: habrá métodos más eficaces de contenerlas, como prender redes en el mar, como vi en algún documental sobre el tema, pero no sería tan divertido y tampoco alimentaría tanto el espíritu de cooperación. Esta vez, Cindy y sus colegas científicos rematan el segmento: ellos siguieron la premisa fundamental de la competencia que organizaba Chizuru, pero permitiéndose usar una pistola multiplicadora para facilitar el trabajo y evitar las picaduras. Habrán ganado de forma cuantitativa, pero olvidaron el objetivo primordial que era librarse de esos mosquitos y que la playa vuelva a ser un lugar divertido. Reafirmando la dimensión surrealista de la serie, una chica ordinaria como Eiko logra patear a los tres chiflados con facilidad: siendo hermana del ser más poderoso que alberga el elenco, puede que tenga una fuerza por encima del promedio, aunque insuficiente para soltarse de los tentáculos de Ika y el fetichismo que ellos sugieren. La calamar tuvo una tarde de suerte ya que no fue la última en sentir dolor y ya bastaba con sus repetidos encuentros con los mosquitos marinos.

3 comentarios

  1. davidvfx

    solo tengo que decir esto: !!! Ika musume para presidente del mundo !!!

    3 octubre 2011 en 20:47

  2. Batou

    Me gusto buen comienzo de su segunda temporada

    5 octubre 2011 en 17:19

  3. Patricio Metal God

    Jajajajaja,el personaje de Ika Musume me parece encantador,es una excelente serie

    16 agosto 2012 en 03:28

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s