Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Boku wa Tomodachi ga Sukunai 0 (OVA?): I don’t have enough haremettes

Qué bonita vecindad

Si extrajera alguna conclusión o enseñanza de este lanzamiento preliminar de Boku wa Tomodachi, sería que ninguna actividad colectiva ayuda mejor a estrechar los vínculos amicales que intoxicar a tus compañeros con sopa radioactiva en pleno verano. Al menos las bitches del grupo competirán por atragantarse de veneno y quedarán, por fortuna, inconscientes e inhabilitadas para hostilizar a nadie durante largas y apacibles horas hasta que vuelvan a despertarse y rivalicen como vulgares fieras en celo por impregnar el territorio con sus feromonas. Al lead masculino interesado en escabullirse momentáneamente de esta pelea de orgullos lobunos (porque más tarde que temprano deberá ponerse los pantalones y tomar la clásica “decisión”) le convendría potenciar la receta del nabe playero para que la rubia pechugona y la morena autoritaria dejen de agriarle la paciencia. Porque la única calma que respira Kodaka Hasegawa es aquella fundada sobre los vómitos marrones donde yacen los delicados rostros de sus haremettes: hontou ni kawaii!!

Aunque este video de presentación de once minutos es etiquetado en algunos sitios de descarga como OVA, en realidad, dejando muy aparte la terminología técnica, sería más exacto calificarlo de trailer largo o, mejor aún, microrrelato promocional, cuyo propósito sería sembrar el interés del espectador aventándole la primera suculenta carnada: chicas lindas contando a la monja loli y el mucamo trap; una premisa que combina la reivindicación del falso delincuente (Toradora! sin solemnidad melodramática) y la creación de un extravagante club escolar; cierto grado de intriga por conocer cómo nuestro héroe termina entrometido en eventos gastrointestinales tan revulsivos y -cual oportuno alkaseltzer- una deliciosa calidad de animación a cargo de AIC Build (la misma filial encargada de Ore no Imouto; aunque, respecto del diseño de personajes, se asemeja a Sora no Otoshimono). Sin embargo, su eficacia publicitaria es cuestionable: para poder escribir este comentario he debido indagar acerca del producto original (las light novels de Yomi Hirasaka) pues quienes no hayan accedido al texto novelesco se encuentran desorientados, apartados del conjunto de referencias e información sobreentendida necesaria para comprender qué ocurre. Puede aducirse que pretendían dirigirse al público mejor enterado, al fandom, al lector que aguardaba la versión animada. Pero entonces las secuencias introductorias carecen de sentido. Cometieron el error de procurar orientarse a ambos sectores con la intención de familiarizar al espectador “novato” con la dinámica, las líneas directrices y un esbozo de las personalidades de su elenco, pero la comprensión de varios detalles depende de cuánto se conozcan las obras precedentes. Obviamente, es absurdo reclamarle a un preview que spoilee la serie completa, sin embargo, la legítima intención de generar curiosidad sembrando datos sueltos e irresueltos debe diferenciarse de la abundancia de vacíos explicativos que suscitan en el consumidor una sensación de dispersión o caos narrativo. Distingámoslo con casos específicos: por ejemplo, la presentación del elenco alcanza con éxito a darnos un vistazo prometedor del conflicto entre Yozora, la enfant terrible del colegio, y Sena, su voluptuosa y arrogante némesis. Podemos captar lo esencial y quienes padecemos alguna debilidad por las escaramuzas entre muchachas malcriadas habremos picado el anzuelo y adquirido nuestra primera línea guía: un colosal combate de egos entre oppai y zettai ryouiki, tan titánico y monstruoso que imaginar unas vacaciones tranquilas donde ambas se lleven como buenas amigas es una cruel fantasía, una ilusión utópica. Sin embargo, al acabar el microrrelato, únicamente podemos vislumbrar que Kodaka estuvo soñando durante los primeros cinco minutos y despierta en una tenebrosa cena junto al resto de personajes y celebrada a sugerencia de Yozora, no porque sean amigos, sino con la intención de “prepararse” para cuando los tengan, como si aquel “hot pot party” o fiesta de nabe fuese una especie de ensayo. No sabemos qué vínculo reúne a este grupo, en concreto, qué justifica su extraña convivencia y que arriesguen su integridad estomacal con caldos que apestan a desinfectante y especias. Como capítulo cero este video es confuso e insuficiente: solo después de informarme acerca del Neighbor’s Club (Club de vecinos o, como prefiero traducirlo, la Buena Vacindad, solamente por citar un referente burlesco), conseguí hilar esas líneas y percatarme de la verdadera naturaleza de esta extraña pandilla de desadaptados o marginales incapaces de forjar amistades reales en un contexto (la adolescencia) donde la pertenencia a colectivos es una norma social. Antes que weirdos, sería preferible emplear la categoría de “márgenes” o extramuros, sujetos posicionados fuera, porque el resto de estudiantes no admite integrarlos y los excluye contacto corriente.

Esta temática (la exclusión de determinados sujetos que pugnan por su legitimación) viene proliferando desde hace algunos años y enfocándose desde distintos géneros (la citada Toradora!, los relatos de otakus de clóset como Nogizaka Haruka no Himitsu u OreImo, los melodramas alrededor de la identidad sexual como Hourou Musuko, e incluso comedias como Baka to Test), pero Boku wa Tomodachi, según se publicita, compaginaría este descentramiento adolescente con las típicas historias de clubes estudiantiles bizarros gobernados por una personalidad fuerte, al estilo de Haruhi Suzumiya. La oferta se muestra prometedora: ojalá que sigan esos lineamientos porque, entonces, sus peripecias serán entretenidas. Aunque falle como narración, esta entrega funciona mejor como trailer pues ofrece al interesado los rudimentos básicos para formarse expectativas acerca de la serie. Desde el inicio se vende (y bastante bien) como harem, en concreto, el tipo de harén donde todas se sienten atraídas o influenciadas por el lead, pero cuya estructura termina reduciéndose a triángulo amoroso porque la tensión se concentra en dos oponentes. Una característica del género es la variedad de arquetipos en vitrina, en otras palabras, que cualquier espectador pueda hallar caracteres o modelos que distingan a las integrantes. Los harem no pueden contener un conjunto homogéneo de figuras porque su principal valor es la multiplicidad. A primera vista, el grupo congregado no parece demasiado original si juzgamos a sus elementos por separado, se necesitaría conocer sus interacciones, pero la rivalidad entre Sena y Yozora, la única fácil de reconocer, es un magnífico referente. Sin embargo, la presencia de una genio científica también asegura que ciertos experimentos o investigaciones se salgan de control, mientras que las lolis, entre ellas una imouto con heterocromia, tendrían que aportar otro registro que atempere el ambiente enrarecido por la lucha de palurdas. El/la maid trap, de saque una mezcla inusitada, le concede espacio a un filón de erotismo trasgender que está ganando concurrencia dada su índole controversial (la imagen se corresponde al objeto de deseo, el contenido no). Ignoro cuánta atención le presten a Yukimura, pero si profundizan en sus sentimientos, sería innovador para el harem, donde -salvo en ciertos eroge- esta clase de personajes son infrecuentes. El montaje de secuencias al final del video nos filtra chispazos sobre la gestualidad y actitudes frecuentes de los personajes. Destaca la coquetería de Sena y su afición por enviciarse con los videojuegos, pero también el ceño fruncido de Yozora y su predisposición a insultar a su contrincante apodándola “Carne”. Esta exhibición justifica mi expectación porque se estrene pronto el primer episodio (además de las innegables cualidades de AIC como estudio): espero que mantengan ese humor vomitivo hasta el último capítulo.

5 comentarios

  1. Notese que cada miembro llama a Kodata de una forma distinta, Aniki, Oniichan, An-chan, sempai Como completando cada fetiche. Ya Yukimura, en animetsuki pasaron unos datos desalentadores para el publico amante de traps. Nada mas para que investiguen por si mismos

    29 septiembre 2011 en 08:05

  2. Conozco la entrega de light novels hasta el tomo 6, por lo tanto espero ver como será la versión animada, espero que sea bastante buena, pues las novelas de verdad me hicieron reír mucho. En cuento al video publicitario, se basa en el primer capítulo del manga. Especie de introducción a las locuras que comprometen a todos sus miembros.

    29 septiembre 2011 en 09:00

  3. Mi espiritu se regocija con ver por fin el comienza de Boku wa Tomodachi. Aunque solo he leido los primeros dos volumenes del maga puedo estar casi seguro que el año que viene tanto Sena como Kadako seran fuertes candidatos al seriousmoe. Adoro a esa exagerada loli gotica que se parodia a si misma.

    29 septiembre 2011 en 14:14

  4. Esukariborugu

    POR FIN! yo sigo el manga y contraba los segundos para ver el animé!
    en este otoño habemus moe!

    30 septiembre 2011 en 00:51

  5. Comedia y chicas lindas, llena todas mis expectativa, ademas se ve un interesante desarrollo de personajes.

    2 octubre 2011 en 00:24

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s