Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Baka to Test to Shoukanjuu Ni! 11: La idiotez, una virtud

Te amaré por siempre

Existen dos cuestiones que rodean a Yuuiji. La primera es la responsabilidad que se atribuye con Shouko, porque -a pesar de que está constantemente renegando de ella- se percibe un cierto aire de resignación por parte del lider del salón F. La segunda es su lucha para echar por el suelo al status quo, ya que sostiene una lucha personal contra este sistema. Sin embargo, su figura de genio indicaba que algo había sucedido en el pasado para que llegara a tomar esta postura, puesto que Yuuji pertenece al tipo de personas que seguirían el camino signado por el sistema porque les favorece, siempre y cuando ningún evento doloroso influyera en moldear su opinión. Yuuji y Shouko desnudan su niñez para desarrollar estos temas a través de una conversación donde sincerarán sus posiciones.

Muchas veces nos gustaría tomar una máquina del tiempo para resolver cuestiones del pasado; sin embargo, es imposible: nadie ha inventado una que yo sepa, por lo tanto, lo más cercano que conseguiremos será pasarle revista a nuestros recuerdos y contemplar en perspectiva aquellos hechos que nos provocan remordimientos. No seremos más que espectadores, cuestionaremos nuestras acciones desde las sombras, caminaremos por aquellos pasillos ensombrecidos por el paso del tiempo. Hay mucha diferencia entre lo que recordamos y la realidad: lo más duradero en nuestras mentes es la percepción que retuvimos, es decir, la emoción más fuerte que experimentamos en aquel instante, por lo tanto, ese momento que recordamos es bastante subjetivo, todos los actores que hayan intervenido conservan percepciones distintas de ese momento. Debido a esta configuración, no existirán dos escenarios iguales para recrear el recuerdo: las remembranzas de Yuuji y Shouko difieren en su contenido emocional. La representante de la clase A atesora esas memorias con cierta alegría, porque entre esos acontecimientos se incluye su juramento de amor eterno a Yuuji, un hermoso recuerdo aunque le sigan varios hechos nefastos. Ella pone énfasis en esos valiosos instantes de acercamiento, a diferencia de Yuuji, que cambia su visión del mundo e incluso su concepción de sí mismo, además de llegar a creer que, por culpa de sus acciones, encadenó a Shouko a seguirlo por siempre. Evocar ese escenario juntos, ofrece un panorama más cabal del nacimiento del Yuuji que conocemos y del amor de Shouko, ya que iban completando la información que enunciaba cada uno hasta completar el recuadro por el cual conoceremos a uno de los protagonistas de su historia, que tiene verdadera importancia en su desarrollo, debido a que la serie está influenciada por su ideal.

Yuuji tenía dos grandes problemas cuando era niño. El primero era su inteligencia, porque puede ser un talento y abrirte grandes puertas, pero durante la infancia también tiende a alejar a las personas, en particular, cuando un muchacho subestima a los demás tomándose a sí mismo como ejemplo. Incluso después, siendo adulto, puede reincidirse en esta misma equivocación. La causa de este error constituye el segundo problema: la evidente falta de experiencia y madurez, dado que se suele juzgar al mundo mediante reglas simples. Se crea una escala que divide a las personas de acuerdo a sus méritos y, por lo tanto, se genera una visión parcializada de la realidad personal, creyendo que uno se encuentra en la cima, ocupando la parte superior de esa pirámide confiando en este razonamiento absoluto. La experiencia va corrigiendo esa noción sobre el mundo que formamos dentro de nosotros y ese aprendizaje nos enriquece. Por ello, todos los hechos ocurridos en el pasado repercuten en nuestra personalidad y nos obligan a meditar sobre la interacción entre el individuo y su medio. También nos exige aceptar que no existen leyes universales con las cuales pueda tasarse a cada persona, y aunque seas más inteligente o simplemente un genio, no eres sino otro individuo en un pequeño espacio físico. El contacto humano es primordial para cualquiera puesto que permite interiorizar mejor la experiencia y obtener mucho más de lo que puede conseguirse solo. En compañía de otros, nuestra mirada sobre el mundo se vuelve más rica. En el relato de Yuuji, integrar a Shouko resulta trascendental porque ella le muestra otro universo de conocimientos y posibilidades, poniendo en jaque su limitado conocimiento, desnudando su pequeña humanidad y revelándole que no es ningún héroe como pensaba, en cuanto es incapaz de utilizar otra parte de él, un aspecto del cual renegaba. Finalmente, no existe la racionalidad pura, sino que se desemboca en la negación de los demás individuos, encerrándose en su propia subjetividad y apartándose del resto de la sociedad, rehusándose a aportar a esta, transformándose en un ermitaño.

Yuuji realmente admira a Akihisa, ese idiota que puede romper todas las barreras debido a su estupidez, ya que a diferencia del racional Yuuji, Yoshii-kun no mide los riesgos que entrañan sus acciones. Va desenvolviéndose en la vida con esa naturalidad. Akihisa también pudo haberle enseñado a Yuuji ese gran valor. A medida que se convirtieron en amigos, esa idiotez le sirvió para ingresar en contacto con las personas, ya que logra atraer a los demás gracias a esa ingenuidad y sinceridad, que también le permite ayudar a otras personas sin medir los pros y contras, virtud que lo convierte en un verdadero héroe, a diferencia de ese heroísmo falso que Yuuji decía poseer. Tuvo que aprender a golpes a ganar esa idiotez, a través de la ignorancia, esto es, ignorando lo que sugiere su cabeza, ignorando los peligros de cada situación. A lo largo de este camino, primero se demuestra que estaba muy equivocado, ganándose a sí mismo y conquistando una premisa fundamental (que el conocimiento no es lo más importante en la vida), enseñanza que después transformará en su proyecto de vida, el cual ha intentado poner en práctica y demostrar en su paso por la clase F.  También se ganó el corazón de Shouko, aunque él lo viese como un hecho negativo, como una captura. Ella opina de forma totalmente contraria, pues ese fue un momento de liberación, donde Shouko dejó en rienda suelta sus sentimientos: desde entonces puede amar a Yuuji sin ningún tipo de barreras. En cierta forma, Shouko solamente intenta cumplir su palabra hasta las últimas consecuencias, amándolo por siempre, y hace uso de todos los medios que dispone para cumplir con esta promesa. Yuuji está condenado a casarse con ella, a final de cuentas.

Una respuesta

  1. muy buna reseña mijogo sigue asi

    23 septiembre 2011 en 15:19

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s