Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Dantalian no Shoka 4-5: Amores inmortales

It's only... love?

[…]Quién iba a prever que el amor, ese informal
se dedicara a ellos tan formales

mientras almorzaban por primera vez
ella muy lenta y él no tanto
y hablaban con sospechosa objetividad
de grandes temas en dos volúmenes
su sonrisa, la de ella,
era como un augurio o una fábula
su mirada, la de él, tomaba nota
de cómo eran sus ojos, los de ella,
pero sus palabras, las de él,
no se enteraban de esa dulce encuesta[…]

[…]una hora apenas de biografía y nostalgias
hasta que al fin sobrevino un silencio
como se sabe en estos casos es bravo
decir algo que realmente no sobre

él probó sólo falta que me quede a dormir
y ella probó por qué no te quedas
y él no me lo digas dos veces
y ella bueno por qué no te quedas
de manera que él se quedó en principio
a besar sin usura sus pies fríos, los de ella,
después ella besó sus labios, los de él,
que a esa altura ya no estaban tan fríos
y sucesivamente así
mientras los grandes temas
dormían el sueño que ellos no durmieron.[…]

Mario Benedetti – Los formales y el frío (Fragmentos)

El sentimiento más grandioso, más especial, aquel que ha servido de inspiración a un sinfín de autores, compositores, directores… Ese mismo que nos lleva a cometer grandes locuras, que es capaz de convertir a los hombres en gallardos y valientes caballeros y a las mujeres en musas inspiradoras de actos heroicos, pero que también nos vuelve idiotas, nos lleva a desprendernos de todo ápice de cordura y a cometer actos impensables: ese es el amor, el sentimientos que invade los capítulos 4 y 5 de Dantalian no Shoka. A pesar de que en cada episodio se presenta de manera diferente, nos permite observar distintas facetas del mismo. Sus finales no son muy distantes: de una u otra manera respetan el ideal romántico de conducir a un final “feliz”. Sin embargo, conocemos también desenlaces trágicos, y qué mejor expositor que la tragedia romántica por excelencia, Romeo y Julieta, y su autor William Shakespeare, quienes constituyen la antítesis de aquel ideal que surgió del romanticismo idealista. De esta misma manera, se nos presenta nuestra primera historia de amor. Un joven escritor que ha perdido a su querida esposa, y es capaz de entregarle de nuevo su corazón a una mujer, quien, a su vez, aun sabiendo que jamás podrá llegar a ser la legitima esposa de nuestro artista, decide entregarle su amor. Hasta este punto todos pensaran que la historia se desarrolla de manera normal, es más, podríamos llegar a calificarla como la típica historia de amor (pérdidas, tristezas, sacrificios… al final, todo ello forma parte del amor), pero no olvidemos que en las tragedias siempre encontraremos a nuestro personaje oscuro, obsesivo, el cual encarna la maldad que engendra la tragedia.

La culpable de revelar aquella tragedia, no es nada más ni nada menos que Dalian, quien ha quedado embelesada con el libro del joven autor (fangirls, anímense ya que el libro es sobre una historia yaoi, y parece que Dalian también se une a este grupo), pero ¿quién no ha quedado atrapado por una historia, hasta el punto de querer enterarse cuanto antes de cómo concluye? Pues Dalian no es la excepción y de esta manera arrastra a Huey al lugar donde serán testigos de la tragedia amorosa… De antemano, queda claro que una pérdida de esta naturaleza es bastante dolorosa, y este dolor parece aumentar si el motivo de la separación es la irremediable muerte. Supongo que será incluso peor ver morir a esa persona, sentir la impotencia de no poder hacer nada. No olvidemos que luego de ver a Julieta “muerta”, Romeo tomó la determinación de suicidarse, pero en Dantalian no Shoka se manifiesta una dulce ironía ante la tragedia: la muerte de uno le da vida al otro. Por eso, aquella obsesiva mujer es la encarnación de la tragedia, ya que hace revivir al par de amantes una y otra vez la muerte del otro. Parece ser un ciclo sin fin, una tragedia que pueden revivir por la eternidad, y su única motivación es ver la culminación (yaoi) de la historia. Pero cuando predisponemos a nuestra mente para alguna clase de final, es inevitable en un gran número de casos sentirnos decepcionados, y aquel motivo, tan trivial para unos, de suma importancia para otros, es el que lleva a la obsesiva mujer a darle un “ligero empujoncito” al autor de la historia para que la narración tome el curso que ella desea. Pero lo que mal comienza, mal termina, y jugar con ese límite invisible entre la vida y la muerte tiene un alto costo. Por más que prolongues una vida, esta se terminara extinguiendo, aunque quizá, como en esta ocasión, el motivo de esa extinción sea todo un misterio, o por lo menos para mí aun lo es.

Solo yo podía hacerlo

Si bien hasta ahora hemos basado nuestro análisis desde una perspectiva romántica de reciprocidad, existen muchos casos en el que el amor parece viajar en un solo sentido. De este modo surgen diferentes “clases” de amor, desde los obsesivos repulsivos, hasta los más desinteresados y altruistas, y este tipo de amor parece ser el que se abordó en el siguiente capítulo de esta serie, que a pesar de situarse en un contexto sumamente diferente, parece seguir con la misma temática básica, aunque abordada desde otra perspectiva. Está claro que respecto del amor podremos encontrar infinidad de casos singulares, pero para mi asombro (sí, el mío), en esta ocasión se adopta un arquetipo bastante básico, una chica solitaria ante la cual se presentan diferentes caballeros para pedir su mano y ella, siendo incapaz de decidirse, opta por “ponerlos a prueba”. Esta ocasión la prueba en sí misma parece un imposible, una petición egoísta cuyo único fin es la auto-salvación. Allí es donde aparece nuestro dúo, que en un principio no se involucran en mayor parte de la historia, pero al final, mostrándonos a una Dalian conmovida ante aquellos “actos de amor”, se determina a brindarles el poder necesario para proteger a la bella dama de las garras del malvado hechicero (quizá esta anotación sea relevante, pero hasta ahora, en mi concepto esto parece alguna historia sacada del guion de una serie animada de Disney, por lo menos en su contexto básico). Después de aquella ardua batalla, de la cual nuestros nobles caballeros salen victoriosos, lo único que les espera es la decepción al darse cuenta que la doncella ya ha hecho su elección, pero -para sorpresa de todos los presentes-, aquel hombre con el que ella ha decidido quedarse no es ninguno de los que ha luchado por ella, es mas ni siquiera es el guardián de la biblioteca (muchos debieron pensar que su elección sería Huey), como se aguardaba del cliché, sino un hombre poco agraciado, que parece tener mucho dinero y no hizo nada para salvarla del peligro. Sin embargo, así es el amor: en ocasiones, los aspectos más irracionales contribuyen a la consolidación de este sentimiento. No en vano se dice que el amor es ciego y ciertamente su fiel acompañante no es la razón, sino la locura.

Cuánto… te amo

Por que te amo...

Innumerables veces, al salir de casa, en un café o en algún parque, he escuchado a parejas decirse “Te amo con toda mi alma”, es más, creo que muchos de nosotros hemos hecho uso de estas palabras en un par de ocasiones. Luego de ver este par de capítulos, una serie de inquietudes han surgido en mi mente, y una de ellas está relacionada con la frase que recién les acabo de mencionar, una pregunta ontológica, la cual podría debatirse, entenderse y explicarse desde diferentes puntos de vista y aun así, sería bastante difícil llegar a alguna máxima que la resuma. Aun así, esta parece ser la principal similitud entre ambos capítulos. Muchos podrían pensar en este cuestionamiento como una herejía, una afrenta en contra de los principios básicos, pero ¿existe el alma? Lo más lógico sería ver el alma como una imagen de transcendencia: el hombre, al estar destinado a llegar a un fin como ser temporal que es, busca una manera de hacer que todos sus esfuerzos, sufrimientos y demás cosas vividas en el plano físico, tengan un significado. El alma sería la prolongación del hombre, la idea de eternidad, y de esta forma aquella frase (“Te amo con toda mi alma”), también trasciende y se convierte en “Te amaré toda la eternidad”, o “Te amo una eternidad” y todos su sinónimos. Si hasta el momento solo ha sido una cavilación de ideas, de hecho, lo conduje de manera tal para que esa sea la conclusión obvia, nada es demasiado evidente, nada carece de complejidad. Por una parte, tenemos el capítulo 4 de Dantalian no Shoka como el perfecto ejemplo: un alma compartida que al final trasciende convirtiendo aquella última escena, la unión de los cuerpos en la unificación del alma y la infinitud del sentimiento, pero en el siguiente episodio se niegan los principios del anterior: un ser artificial creado por el hombre (hablando en términos de misticismo, un homúnculo), incapaz de poseer un alma, pero -en este caso- capaz de desarrollar sentimientos, se encuentra, debido a su cuerpo inmortal, en una situación paradójica, pues su manera de expresar amor sería finita. “¿Te amaré hasta que me canse de ti?, ¿Te amaré hasta que te mueras?”, sería una manera bastante irónica de expresar su amor. No debería ser extraño encontrarnos con relaciones de este tipo, si bien, en las sociedades antiguas, el alma y el amor tenían peso y significado, hoy en día, un cambio en los valores se impone, el amor se vuelve permutable, está en constante cambio, y termina tan rápido como empieza.

2 comentarios

  1. Si entiendo bien tu punto de vista, lo que sucedió en estos dos episodios de Dantalion fue una especie de contraposición entre dos formas de amor: la antigua representada en los enamorados que se aman hasta la muerte, sin importar el sufrimiento y los obstáculos ontológicos y sociales que pesan sobre su relación. Y la nueva en que encontramos más bien la parodia de ese amor, convertido en un medio de consumo que se obtiene por medio del dinero y apariencia banal de la belleza eterna, incapaz de corresponder el amor de los demás a partir de las acciones que se realizan con esfuerzo. En pocas palabras se trata de dos modos diferentes de vivir un sentimiento que en el presente ha adquirido otras características.

    19 septiembre 2011 en 07:34

  2. ele-ene-ene

    Unas ideas interesantes del cap 5:
    El desarrollo del ego a partir del conocimiento, en este caso de un recuerdo específico de Viola que la transforma de artefacto a organismo.
    Y al adquirir la conciencia del yo, aparece el libre albedrío. El mago le advierte a Viola que libertad implica responsabilidad, desde ahora la responsable de su felicidad es nadie más que ella misma. Como descubren en carne propia los pretendientes: al conseguir romper las cadenas que sujetan a Viola a la voluntad de su padre/creador, también la liberaron de sí mismos como sus salvadores. Así que ahora deben aceptar con filosofía la elección de la díscola que no los favorece, pese a todo lo que se arriesgaron por ella. Madurar es doloroso.

    Aunque el mago luce peligroso, poderoso y mal intencionado, no se lo destruye como uno espera, sólo se limitan a evitar el sufrimiento que está por provocar. El no ver al otro poderoso como una amenaza que hay que destruir me parece también un signo de madurez, aceptar que la convivencia es posible. Es como esas organizaciones ecologista que tratan de evitar que los elefantes destruyan las cosechas en África, pero sin dañar al elefante. Después de todo, un mago verdadero no es una cosa común de ver, así que se lo trataría como una “especie protegida”.
    Y otro “signo de madurez” de Dantalian es que los protagonistas más que monopolizar la trama, en la mayor parte del capítulo se dedicaron a observan y comentar las situaciones para que los espectadores las podamos entender, minimizando su intervención directa a lo indispensable. Los héroes fueron los pretendientes.

    Para terminar, confieso con vergüenza que malentendí el gesto que hace la madam al ver a Dalian. Pensé que le estaba por ofrecer trabajo en su refinado establecimiento.

    19 septiembre 2011 en 13:59

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s