Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Hanasaku Iroha 23: Y ahora qué?

Todo está de cabeza

Sui Shijima es una caja de sorpresas. Sus actitudes y acciones nos desconciertan constantemente. Puede ser tanto impredecible como inflexible, causando perplejidad en todo aquel que intente comprenderla. Lo mejor sería dejarse guiar por los dictámenes de la Ookami, aún si estos parecieran atentar contra la razón. La última ocurrencia de la abuela fue ciertamente confusa y enredada, debido a nuestro desconocimiento del japonés, lo que podría habernos ayudado a comprender que la señora tiene la intención no solo de dejar de ser la gerente de la posada que ella misma fundó, sino también de cerrarla. Aquí hay algo que no queda muy claro: ¿El Kissuiso se cierra? Una semana después recién caímos en cuenta de la magnitud de las palabras de Sui sobre el destino de la posada, y sus serias repercusiones en el futuro de todos sus trabajadores. Mientras algunos no se complican la vida confiando en sus habilidades para ganarse la vida, otros lo piensan bien tratando de hallar una luz al final del camino, estableciendo prioridades sobre qué es lo más preocupante ahora que se quedan sin alojamiento. ¿Y ahora qué?

La camarilla del Kissuiso ha demostrado capacidad total en todo aspecto de su vida laboral. Renshi, Tohru y Minko han conformado un equipo eficiente en la cocina, equilibrando sus discordantes personalidades con el deber y el cumplimiento. Tomoe, Nako y Ohana han sabido potenciar sus virtudes entre sí, sacando provecho de las habilidades de cada una para mantener complacido al visitante, ganándose el aprecio de todos, incluida su jefa. Jiromaru y Denroku han sido los magos del brillo cuidando las instalaciones de la posada siempre relucientes. Trabajo no les va a faltar si tuvieran que dejar el Kissuiso. Si alguien tiene que preocuparse por el virtual cierre del mesón sería Ohana, ya que quedaría en total desamparo estando sin trabajo ni albergue (también Jiromaru, pero de él no nos preocupamos). Por segunda vez en menos de un año, la hobiron vuelve a estar en incertidumbre sobre su futuro. Una solución sencilla sería buscar apoyo en su tío Enishi, ya que esperar algo de Sui sería pedirle peras al olmo; pero la cosa esta difícil ya que las relaciones con su nueva tía no son agradables. El viaje propuesto por Sui para ambas hacia Tokyo les da la oportunidad de conocerse un poco mejor, con resultados algo positivos, pero en especial para Ohana, ya que le da la ocasión para meditar en sus verdaderas preocupaciones, sus prioridades, ahora que se queda nuevamente a merced de la caridad.  Gracias a las constructivas palabras de la oba-san, Ohana se ve de frente con las cosas que de veras la pueden abrumar. Decepción no siente, ya que al llegar al Kissuiso no tenía ninguna ambición personal más que llevarse bien con su abuela. La incertidumbre sobre su estancia no llega a agobiarla, ya que todavía tiene a su madre y está en contacto con ella, y afortunadamente Satsuki de a pocos se ha resarcido con la niña y con la audiencia mostrando el inusual nexo que la une con su prole. Decir que la vida es dura para Ohana sería incorrecto, puesto que a pesar de los altibajos se ha sabido sobreponer y vivir con estabilidad hallando disfrute de todo lo que le tocaba pasar. Pero lo que sí le arranca lágrimas es pensar en la distancia que le separa de Koichi.

El orden de prioridades que ella ha establecido en su vida no llega a ser desequilibrado, sino propio de una joven de su edad. A lo largo de la serie Ohana se ha ido desarrollando de ser una aguerrida soñadora a ser una entusiasta emprendedora, que a punta de carisma y bondad se ha sabido ganar el cariño y admiración de todos los que la rodean; sin embargo, no deja de tener dieciséis años. En el anime lo común es presentar a adolescentes ejerciendo funciones de adultos, tomando decisiones radicales que repercuten en el destino no solo personal sino hasta mundial, lidiando con temáticas crudas como la venganza o la muerte y viéndose obligados a madurar en una mezcla de inocencia y desesperación. El mejor ejemplo en este sentido es Evangelion que presentaba niños de 14 años arrojados violentamente a una espiral de destrucción y tortura psicológica con la consigna de salvar la tierra del ataque de Dios. Pocas veces se ha visto a los jóvenes, principales protagonistas del manganime, expuestos como en realidad son, simples muchachitos en pleno florecimiento. Sin importar el grado de desarrollo de Ohana, su pubertad se hace manifiesta en características como su elección de vestimenta (hasta la holgura de la misma), sus gestos, su amabilidad y credulidad con la gente, e inclusive sus emociones. Qué podría conmocionar a una adolescente más que se le eche en cara su carencia e inactividad en cuanto a las relaciones amorosas. Para una niña emotiva como ella, cada ocasión en que se le recuerde a aquella persona especial le producirá sentimientos encontrados, terminando por moverla a actuar, a determinarse por fin a producir el ansiado acercamiento al muchacho, el que todos estamos esperando.

Una relación, sea amorosa o amistosa, depende de dos en cuanto a iniciarla y mantenerla. No le serviría de mucho a Ohana estar enamorada de su galán si este no conservara sus sentimientos hacia ella. Felizmente para la hobiron, Koichi es fiel, y no sucumbe a la tentación, no importa si se trata de una hermosa meganekko muerta de amor por él. Koichi no es otaku para caer con aquellos fetiches. El chico conserva su atracción hacia la rubia aunque ésta no le haya dado una respuesta afirmativa. Al momento de confesarse a ella, pareciera que se precipitó debido a la inminente separación, atribuible quizás a cierta necesidad de “asegurarse” de que otro no vaya a atrasarlo mientras estén separados, o también con el deseo de implantarle una idea que la mantenga pensando en él tratando de descifrar sus propios sentimientos. Lo segundo parece más probable, pero no motivado por la impulsividad. Koichi podía tener casi la entera seguridad de que su confesión no caería en saco roto, pudiendo anticipar una respuesta positiva de parte de su amiga. Sabiendo que la niña es un poco ilusa, optó por no presionarla por un buen tiempo, aguantando las ganas de mantenerse en contacto hasta una ocasión propicia, confiando en la integridad de la Ohana que conoce desde hace mucho. Las circunstancias observadas en el memorable episodio 11 no solo fueron complicadas para la rubia, sino además para Kou-chan, ya que él también fue confrontado a exponer sus sentimientos nuevamente frente a una insegura Ohana. Ver las cosas desde el ángulo de Koichi nos permite entender la necesidad de pensar en la otra persona antes que en uno mismo, en lo que a relaciones humanas se refiere. Centrarse en los sentimientos personales antes que los ajenos es una egoísta costumbre que casi todos adoptamos cuando algo hace peligrar nuestra integridad emocional, y corta el camino a la empatía y la comprensión mutua.

Para Kou-chan, lo más importante siempre ha sido Ohana, y la oportunidad que no tuvo cuando visitó Yunosagi se presenta ante él mediante Satsuki. No nos sorprende que el chico esté nervioso estando a solas en una oficina con la liberal madre de Ohana, de hecho, él mismo mencionó lo atractiva que le parece la doña. Pero como muchacho sano y moral que es, lo único que tenía en mente era aprovechar la ocasión para conocer más acerca de la hija. Al contemplar el vídeo de la frustrada película del Kissuiso notamos la atención que Koichi pone en cada detalle, cada movimiento de su amada, no sólo centrándose en su belleza física sino en sus expresiones, que evidencian el desmedido amor que la hobiron siente por él. En las palabras de la niña se siente la urgencia por hablar de él, y hablar con él, de dar por fin su respuesta y dejar salir lo que después de meses recién ha llegado a entender. En cada ocasión en la que ha recordado a Koichi, o alguien le ha hablado de él, sus sentimientos se han agitado, derramando lágrimas, defendiéndolo de acusaciones bromistas o negando la relación que sin que ellos lo sepan o se den cuenta, ya están sosteniendo.

La escena final en la que ocurre (o ocurrirá) el ansiado encuentro se pinta como una obra de arte, al suceder inesperadamente para ambos, en el momento menos pensado; en el mismo lugar en el que encuentros de esta naturaleza tuvieron desenlaces felices o trágicos; y amenizado por una propicia iluminación que proféticamente podría augurar la llegada de la luminiscencia a la descolorida vida amorosa que ambos han estado llevando todo este tiempo alejados uno del otro. Estar cerca del ser amado siempre nos llenará de calor, y habrá luz en nuestra vida al hallar aquel lucero que alumbre nuestra existencia. Para Ohana, quizás ese momento por fin ha llegado.

Deseo pedir disculpas a los lectores por mis constantes demoras en la entrega de las reseñas. Con la salida del episodio 24, esta reseña queda un poco desfasada. Espero poder hacer la nueva entrega de HanaIro (y también la de Usagi Drop) en los próximos días; así que se puede decir que esta reseña está incompleta y será complementada con la siguiente.

4 comentarios

  1. davidvfx

    BENJAMMMMIN… buen punto de que los personajes reflejan mas la realida que otros animes, que pareciera la impertinencia y pasion juvenil se impone al razocinio de los adultos… es bonito para los amantes del shonen pero ya despues de verlo mucho tiempo pues como uno dice asi mismo aqui algo anda mal.

    Estos ultimos episodio se siente mas dramaticos que los demas y se visualizan mas cotidianos y semejantes a los problemas que cada uno tiene.

    Algo curioso que veo es la diferente que toma Ohana este “problema” ya que si lo vemos de manera simple es mismo problema del primer episodio… “Una Ohana que sufre un cambio de su forma de vida por culpa de terceros”… Si lo vemos asi es exactamente lo mismo pero vemos que lo toma de forma totalmente distinta. no tenemos referente de que Ohana sea una inadaptada social ó algo por el estilo; a pesar de que solo la vimos con Ko-chan no visualizo que no haya tenido amigas de salon de club de actividades…. entonces cual fue la diferencia de Valor de Permanencia tan abismal para tener una crisis y el deseo de luchar por su identidad de estar ahi…. amor por la abuela? es cierto que a demostrado mas adminracion por la abuela que por su madre, aun que no es tanta que digamos. Por las amigas? pues tantooo .. nako-chi es las afectivay con que tiene mas acercamiento, pero aun asi. Por la escuela?… nah.

    Tal ves no es afecto por la personas, si no por el lugar y un amor, inconciente, a un oficio que le a despertado pasion… tal ves sea esto el diferencial, como cuando encontramos la carrera ú oficio que sentimos que es lo que queremos ser; y cuando alguien no dice que ya no lo estudiara, es obio que ponemos una resistencia…. puede pero tan bien es una idea muy fragil.

    La otra que pensado es que ohana ha madurado mucho en este poco tiempo, ademas de estar ya en la edad el ambiente es diferente al de su casa ya que esta en uhn ambiente mas laboral y profesional, tal ves eso cambio su perspectiva y el tener varios modelos y casos de los cuales aprenden, pudieron cambiar mas su perspectiva.

    Tal ves ohana no habia madura suficiente para apreciar lo que perdia en ese momento, el primer ep, cuando sevio forzada a dejar Tokyo, no veia lo importante que era Ko, no vei importancia alguna en tener a su madre cerca, y es que tampoco la madre demostraba que valiera mucho que digamos (aun si lo vale), ni con las amistades escolares, la ansiedad de vivir una aventura en un rincon desconocido de japon la tenia hechizada…

    bueno hablo demasiado redondeo enmucho detalles para solo decir que la gran diferencia es que Ohana Maduro (que tanto?…aaahhh no soy adivino saben jaja) solo eso.

    volviendo los detalles del ep… yo si me sorependi como la misma Ohana que su nueva “One-sama” pudiera ser tan destacada y aventurara, ya que solo tenia una imagen de una mujer demasiado habladora, pero desde el arco de la filmacion esta imagen se a diluido poco a poco y este se desvacion totalmente esta imagen quedando una mujer que se quita la sombra de mala copia de la madre ohana a uhna mujer mucho mas activa y de accion por conseguir lo que quiere… y profesional…. no te has preguntado a que sedebe el cambio de actitud durante la boda cuando la madre le dijo que NO les dejaria el negocio? yo me imagino que es que heredar el negocio seria un limitante en su carrera y lo que ella desea es iniciar todo por si misma junto con su esposo, por eso la vinos mas emocionada por esa razon.

    Igual que Ko-chan yo me sentiria demasaiado preocupado por tener a una mujer muy hermosa, y adicta al sexo (segun su propia hija), en un cuarto solo… los miedos de Ko no de menos, habia muy buenas bases, o sera que ko a visto algunos H manga de mama comiendose al novio de la hija?

    Un episodio como la vida misma.

    15 septiembre 2011 en 20:36

  2. rolo2k

    El tan esperado encuentro está a punto de suceder…

    Dados los últimos resultados del Saimoe, tal parece que Ohana s la única pieza sobreviviente para las próximas rondas (tenía muchas esperanzas en Minko, pero finalmente cayó), así que cabría también allí la misma pregunta que gravita sobre este episodio… ¿ahora qué?

    Muy buena reseña y muy buen comentario por parte de davidfx. la verdad es que una vez superado el triángulo amoroso y resuleto el problema de la boda, la tensión cae principalmente en la decisión de Ohana y el futuro de Kissuiso.

    Recuerdo haber leído hace un tiempo un comentario que decía que el amor (y por lo mismo el matrimonio) no anula tu personalidad; esto se aplica en el caso de Takako, quien ha decidido emprender su primera misión como futura ..¿ookami? partiendo a Tokio a recuperar el dinero defraudado por el estrafalario director de cine (que a mi juicio parece una mezcla de Steven Spielberg y Peter Jackson.. mensajes subliminales de los japoneses supongo) con resultados espectaculares; así mismo, luego de la breve conversación que tiene con Enishi antes de partir, resulta obvio quién llevará la voz cantante en el matrimonio… al menos en los que se refiere al negocio.

    El caso de Ohana era predescible, ya que como señala davidfx fue uno de los puntos de partida de la historia, habría que apelar en ella a la madurez obtenida gracias a las experiencias vividas en los últimos meses para saber los frutos que dará en ella el esperado encuentro: Lo que me resulta sorprendente es la actitud devota de Koi hacia Ohana – cosa muuuy poco probable en estos tiempo – pese a no haber tenido ningún contacto con ella y a tener tentadoramente cerca el amor declarado de la meganeko (me gustó mucho el gesto del café, aludiendo a su deseo de mantener vivo el recuerdo de su último encuentro); pero me sorprendió más aún la actitud de Satsuki al suscitar la conversación con el virtual “pretendiente” de su hija (ya sabemos, por cierto, que es muy aficionada al espaghetti) y sutilmente arrancar de él la verdad sobre sus sentimientos. Aunque a mi también me pareció gracioso ver en Koi la tensión y el nerviosismo ante la idea de ser seducido por la madre de Ohana… especialmente cuando estaba a punto de poner la película.

    Finalmente queda en suspenso el futuro de Kissiuso y la posibilidad de cambiar la decisión de la abuela Sui de cerrarla.

    16 septiembre 2011 en 07:23

  3. El avance de Ohana hacia la madurez es notorio en otros campos; pero en esta ocasión la vi un poco más desvalida que antes; al tratar con la tía la sentí igual que en el episodio 1 pero sin el valor de plantarse ante la adversidad. Claro, pueda deberse a que la tía puso el dedo en la llaga, y si pensamos como Ohana piensa, armándose de valor para confesarse a Koichi después de negarle una respuesta por meses y sabiéndose serruchada por una decidida mujer, la cosa está muy delicada. Expresar los sentimientos es complicado, tenga o no la posibilidad de ser correspondida.
    Gracias a los dos por sus excelentes comentarios, abarcaron justo los puntos que a mí me faltaron desglosar.
    A estas alturas ya deben haber visto el episodio 24, y sin spoilers, la trama vuelve a dar un giro. alguien sabe si serán 25 o 26 episodios?

    16 septiembre 2011 en 22:28

    • rolo2k

      Tal parece que serán 26 episodios, al menos es lo que se dice de esta serie en animenewsnetwork, espero que así sea para tener al menos un final decente y sin apresuramientos.
      Había olvidado mencionar el detalle de que ahora hay dos garzas grises sobrevolando kissuiso, tal como lo notó Yuina… ¿será profético?…
      Esperamos pronto tu reseña del episodio 24.

      17 septiembre 2011 en 00:26

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s