Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Ao no Exorcist 18-19: Happy Birthday

Feliz cumpleaños a todos

Un punto frecuente en las cuestiones morales que se discuten en las obras épicas ocurre cuando el enemigo, rival malintencionado o simplemente un mero mortal, acusa, insulta y agrede verbalmente al protagonista o a cierto personaje importante y este se deja llevar por sus palabras, pero pasando por alto detalles o la réplica que puedan objetarse contra estos argumentos. Y estas palabras malévolas acaban teniendo más efecto que las buenas, dichas por personas que debían ser más preciadas para el personaje en cuestión. Hay casos donde al personaje no le importa lo que digan otros individuos con excepción de unas contadas personas que pueden influir en sus acciones sin sostener una relación dueño-sirviente, ya que estos cambios están motivados por sentimientos y razones personales. Pero en otras ocasiones, es útil aprender a escuchar a las personas realmente valiosas.

Hay personajes que distinguimos por su cercanía a otro más destacado y, con el tiempo, con fortuna, adquieren un grado mayor de individualidad. Este fue el caso de Konekomaru y Shima, que al comienzo podríamos solo reconocerlos por ser amigos de Bon. Shima, en principio, sobresalió por su propia personalidad, mientras que Konekomaru al poseer rasgos contrarios a Shima, mantuvo un perfil más discreto hasta los recientes episodios, cuando obtuvo su turno para desarrollarse, aprovechando las malas impresiones que Rin había ganado recientemente, aunque gracias a este episodio pudo restablecer sus relaciones e incluso mejorarlas. Pero antes volvió a cometer sus errores de siempre: su impulsividad al atacar al cuervo demoníaco que seguía a Nekomaru sin detenerse a dar una rápida explicación. Causar conflictos era el objetivo del pajarraco: en ello podemos comprobar de nuevo dos rasgos que caracterizan al diablo desde tiempos arcaicos, como su acción tentadora y el asumir variadas formas. Sin embargo, rechazar esas tentaciones debía ser común entre las figuras heroicas si tomamos en cuenta los mismos relatos de la Biblia. Sacando el tema de este contexto religioso y llevándolo hacia uno más general, un simple pensamiento moral debía llevar a las personas a no escuchar a individuos con obvias malas intenciones por más verdaderas que suenen sus palabras, teniendo o no fundamento. No debería dársele el privilegio de oírlo porque sus propósitos son hostiles y pretenden perjudicar. Los discursos épicos seguro son divertidos e inspiradores, pero en el calor de la batalla, sería ideal valerse de la distracción que sufren los adversarios al discursear. Algunos protagonistas también lo hacen, pero no se vuelve habitual: los argumentos de Rin son sencillos, pero son idóneos para un grupo joven. Nekomaru estaba vulnerable en todos los aspectos y el demonio solo tuvo que aprovecharse de esta situación. Sin embargo, es difícil negar la intervención de Mephisto después de todo lo que ha hecho y sigue haciendo. Otro punto es que Rin, al ver a Nekomaru como amiga, no acepta que le digan que no es su problema. Si las personas nunca se entrometieran en asuntos ajenos, jamás hubieran surgido los héroes ni su noción de justicia porque uno de sus fundamentos es solucionar los problemas de los demás y, en sentido más amplio, de la sociedad. En un shounen, este criterio es esencial ya que la intención es tener un protagonista voluntarioso, no perfecto pero que represente una imagen de altruismo y valentía, por lo cual, ser entrometido es un cualidad que impide que los villanos tengan descanso y socialmente permite que la persona obtenga alguna forma de aprecio por tener sentimientos incondicionales.

Seguramente la confianza es algo que se gana, como dice Bon, pero ¿acaso no hizo lo suficiente para ganar el beneficio de la duda? Claro que nuestro protagonista es imperfecto y posiblemente cometa más errores que aciertos, pero en los momentos más importantes, cumplía con su función primordial sin exigir nada a cambio, ni siquiera esperando que sus relaciones mejoraran, pero de nuevo, Bon estaba enojado y sobre todo, preocupado con los peligros que implicaba Rin, a costa de ignorar el tiempo que se conocieron. No obstante, por fortuna, son chicos y pueden reconciliarse de manera informal y colaborar en conseguir un bien común. El episodio donde Izumi pidió que convirtieran su cumpleaños en un cumpleaños para todos fue una sorpresa, ya que daba un paso importante de creatividad y mostraba un gran compañerismo, contrario a lo habitual en estos casos; pero por otro lado, puede tener un motivo más personal y es que tener una fiesta dedicada a ella podría ser demasiado vergonzoso para una persona que prefiere verse engreída. A pesar de que tenga sus momentos dere-dere, clasificar a Izumi como tsundere no es exacto porque estos son antes que nada, chispazos de tsunderismo que no se mantienen constantes, ya que tiene intereses amorosos visibles. Podemos emparejarla con Shima porque han tenido más tiempo al aire juntos, pero todavía no existe esa conexión afectiva, como ocurre entre Rin y Shiemi, a pesar de que Shima es un gran muchacho, gracioso, alegre, leal, bastante competente y prefiera mantener el ambiente ameno y tranquilizar los ánimos. No estoy seguro si Izumi siguió a Shima y a Paku (como si Ringo le diera esa idea) preocupada porque su amiga estuviese con un tipo que considera pervertido o porque sentía celos hacia al muchacho ya que malinterpretaba sus palabras. No encuentro razones para descartar que ocurran ambos, como también la excusa de Shima para salir con Paku: aunque cierta, no estaba completa, ya que tendría el gusto de tener una cita con una chica sin mayores intenciones, pero satisfaciendo sus deseos juveniles.

Tampoco entiendo por qué los dulces de Navidad no puedan comerse en un cumpleaños al punto que la clase tuvo que regalar su pastel por pensar que tenían el equivocado: no se trataba del dulce en sí, sino que no tendría el espíritu correcto para la ocasión y este espíritu es lo que otorga el sabor especial, un gusto que Shirou aprovechó para emplearlo como excusa y celebrar el cumpleaños de su hijo, el 27 de diciembre, en período de Navidad, para astutamente librarse de entregarle dos regalos seguidos. La sensación navideña tiende a extenderse fuera de fecha e incluso hay personas que intentan mantener ese ambiente todo el año. También observamos una referencia a los cumpleaños de los hermanos, que trae de vuelta los flashbacks, algo abandonados últimamente, y dejar en claro que los hermanos fueron hallados como huérfanos, pero de alguna forma Shirou debió conocer a su madre, en caso contrario, no sería consciente del origen de Rin. Es cierto también que las personas que crecen en un monasterio tienden a forjar un fuerte lazo familiar, por lo tanto, celebrar sus cumpleaños en Navidad sería como un privilegio mágico.

Festejar simbólicamente el cumpleaños de todos es un detalle bastante grato, ya que estas fechas acostumbran ser ignoradas incluso en los shounen infinitos, pero en estas series el problema acaba siendo mayor: el hecho que los personajes nunca crezcan o el transcurso del tiempo sea congelado, en algunos casos por adoptar la estructura de Sazae-san (anime con más de 1700 capítulos) que implica que los personajes nunca crezcan o cambien. Los Simpsons son un ejemplo célebre de este estilo por conveniencia argumental y porque el público desea que sus personajes se mantengan inmutables. Es una buena idea que las series podrían tomar prestado en el futuro. No obstante, entre todas las festividades y relaciones fortalecidas, están los detalles sobre la trama y que Yukio esté sufriendo efectos demoníacos que de una forma mantuvo escondidos pues lo vimos antes sin camisa y no llevaba las llagas que vimos después. Dudo que hayan surgido de repente, pero teniendo en cuenta que ningún personaje aparte de Shirou falleció, podemos suponer que Yukio está protegido por cuestiones básicas que atañen a la trama. La producción podría mantener la adaptación animada fiel en relación con el material original, pero también podría realizar un giro más atrevido y doloroso que implicaría un gran paso adelante hacia el desenlace.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s