Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Sobre el culto de Madokami, Diosa de la Esperanza

Madokami-sama practicando un abstruso ritual en compañía de sus apóstolas

Refiere el antropólogo e historiador de las religiones Miles W. T. Morrison que, desde el pasado invierno y, agudizado por la crisis social, económica y moral que atraviesa el Japón, un nuevo culto, el madokaísmo, emergió de manera súbita, entre la anomia de jóvenes y adolescentes, y durante los siguientes meses ha venido desplegándose y germinando en formas todavía confusas y discordantes de adoración. Sus simpatizantes rechazan emplear el nombre de su santa diosa loli en vano e instan, con cortesía, que nosotros, paganos, los llamemos “esperanzados” (o acólitos del 希望に満ちた), porque su Altísima y Gloriosa, domadora de demonios y sanadora de la entropía, Kaname Madoka-sama, abandonó su cuerpo mundano, su carnalidad humana, ofreciéndola en sacrificio para reconstruir el Universo desde sus cenizas, según las Leyes de su Corazón, y redimirnos de nuestros pecados convirtiéndose en “Esperanza rediviva” para los guerreros del espíritu. Los ritos para celebrar la exaltación de Madokami varían de acuerdo a la región, pero parece haberse institucionalizado como ceremonial solemne la “danza del akuma”, donde una núbil sacerdotisa en camisón y un hombre ataviado de blanco bailan alrededor de una fogata tenue representando los incontables días de tentación que resistiera Madokami ante el acoso retórico de Kyuubey, el Incubador, el Principio Maligno. Como cuenta la leyenda, la reinvención del orden no consiste en eliminar la maldad del mundo, porque la única manera de abandonar este lachrimarum valle y encontrarse en los maternales brazos de Madoka es “entregándolo todo”; por tanto, la diosa no destruye al tentador pues en ella no habitan ni rencores ni afanes de venganza, sino que redefine su función, lo restituye, y tras domesticarlo para bienestar del hombre, reinventa el Mal. Un grupo de sectarios heréticos sostiene que Kyuubey es el Dios Oscuro, de las Pulsiones Mortíferas, que convive en igualdad de poderes con Madokami, que mientras el primero apela a la materia que manipula, añadiendo más imperfección a nuestro corrompido mundo, la segunda sería la encargada de arreglar los desastres que comete el Incubador. Según este sistema dualista, el drama cosmológico, la lucha entre potencias se prolonga al interior de cada sujeto, cuya salvación depende del agotamiento de su energía mundana, la disolución del alma en Madokami, la Única y el Todo. Para lograrlo, estos herejes denominados “los incubados” afirman que debemos pactar con la Oscuridad, confiándole nuestros deseos para acelerar la destrucción de la Semilla del Alma. La mayoría de “esperanzados” considera viciosas y descarriadas estas creencias, así como las profesadas por los lunáticos “qb-ianos”, que consideran a Kyuubey el heraldo supremo que Madokami envía a la Tierra para que, detestándolo, nos conduzca por el camino del agobio, la enajenación y, finalmente, la mutua aniquilación. Sin embargo, son sectores minoritarios y gnósticos, reservados a escuelas esotéricas. Las Escrituras admitidas como canónicas en los foros y asambleas de veneración enseñan que la única mensajera mortal, la heredera del amor y el conocimiento divinos, fue Homura Akemi, salvada por la Diosa para revelarnos que Ella habita como chispa en nuestros corazones, o mejor dicho, despertarnos, abrirnos los ojos para mirarnos por dentro y redescubrir a Madokami alentándonos para continuar peleando a diario.

Megucca, I'll save u

Sin embargo, la enseñanza corriente del madokaísmo también es compleja debido a ciertos misterios que constituyen dogmas de fe. Por ejemplo, los sacerdotes del culto de Megucca conceden a Homura el título de Hacedora de la Diosa, pues su insistencia en salvar a otra Madoka durante sucesivos espejismos o simulacros de realidad fueron arrastrando un peso moral, un karma demasiado oneroso de frustraciones incesantes que concentraron sobre la otrora terrena Kaname Madoka el poder para transgredir o reescribir las leyes del universo. Sin embargo, es contradictorio que siendo santa Home-run una mortal pudiese mediante sus actos fallidos cultivar el carácter de divinidad de Madokami, porque entonces habría que negar otro principio dogmático que afirma la omnisciencia espacial y temporal de la Diosa, es decir, su conocimiento del pasado, presente y futuro. El establishment religioso japonés y muchos medios de comunicación sensacionalistas se cuelgan de estas contradicciones aparentes para desprestigiar al madokaísmo, cuando sus teólogos más obsesos se encuentran recién abocados a discutir estos puntos en el primer sínodo del Akihabara. La relación entre la doctrina puella magi y otras confesiones no está exenta de episodios crispantes. De acuerdo al estudio de Morrison, se percibe una sensación de amenaza y desplazamiento, sobre todo entre las personas adultas y ancianos en sectores rurales, muy apegados a sus tradiciones y que encuentran despreciable e indigno para el orgullo nacional japonés que compatriotas suyos, gordos y grasientos, se arrodillen ante un poster sin vida de una puberta con calcetines largos y juren mantenerse vírgenes, esposos de su única señora 2D. Otras fuentes estiman que el crecimiento del madokaísmo en internet y otros puntos subterráneos de socialización inició su apogeo cuando el polémigo gobernador de Tokyo, Shintarou Ishihara declaró que el tsunami de 2011 era “castigo divino”. Los jóvenes encuestados por Morrison hallaron en Madokami una respuesta a este vacío de espiritualidad que, contra la idea de ciertos políticos, no condujo hacia las fuentes originarias, sino hacia cultos alternativos. Aunque gran parte de “esperanzados” valora el ecumenismo, así como enseñó con el ejemplo Madoka al reunir a Kyouko y Sayaka (y citan el versículo preciso) y perdonar a quien la hostigó en sucesivas noches, una facción radical manifiesta su desprecio al shinto de Estado. Las lolis —argumentan esta suerte de revolucionarios apodados los “homuhomu”— son la reserva espiritual, la esencia del carácter japonés. Himiko, la reina chamánica, fundadora del Imperio, era una mahou shoujo. Rendirle pleitesía a Madokami no contradice en nada la idiosincrasia del ingenio nipón, por el contrario: es su destino histórico, la refundación política del Yamato después de una gran Walpurgisnacht.

Como se habrán informado quienes consultan otras fuentes aparte de este blog que realizan la cobertura de Saimoe 2011, los duelos correspondientes a ayer (26 de agosto) fueron pospuestos para el 2 de setiembre debido a una falla técnica en 2ch, desperfecto que impidió introducir votos, a pesar de existir un thread alternativo. La competencia se reanuda este sábado. Comentaré el desarrollo de la votación hasta el momento de la publicación de este artículo:

Madoka salió a arrasar, a separar la paja del trigo, a sanar a las hijas pródigas con su infinita misericordia. Sumados caudales electorales de Erika y Tsuruko no alcanza para igualar el casi centenar de votos que alcanzó Madokami en apenas cinco horas de votación. Es probable que contra rivales menos vulnerables supere estas cifras, pero mientras sus contrincantes sumen apenas un 30%, la carrera de la pelirrosada hacia el título parece afianzada, en especial, desde que Mikoto derrotó a Homura. Como ocurriera en 2009 con Yui-senpai, la eliminación de Mio-tan en lugar de mermar a K-ON! recondujo el flujo de votos hacia sus demás candidatas, como si sus partidarios hubiesen necesitado un baldazo de agua fría para despertar. Al caer Akemi-san, Madoka se convirtió en la mejor ficha para PMMM: aunque sus contendoras sean débiles (Erika hubiese clasificado en cualquiera de esos grupos WTF donde ganan las abuelas cascarrabias), este es el momento idóneo de hacer alarde de fuerza y exhibirse como favorita. Por desgracia, como antecedente, AnoHana debutará con una derrota en lugar de la segura victoria que pudo haber obtenido Menma ayer.

Run a ojos cerrados. Tooru la espera al otro lado de la puerta y Nagi aguarda ser vengada. Sus competidoras cuentan con escasas chances si comparamos sus precedentes estadísticos: Ookami-san realizó una pésima campaña en preliminares, la mayoría de su atractivo elenco femenino fue descartado en eliminatorias y enviadas al repechaje, de donde solo sobrevivieron Ringo y Usagi Mimi. Un triunfo en repesca no puede opacar una excelente posición en la primera tanda y Ringo proviene de una serie a la deriva en Saimoe. Por motivos distintos, la encantadora Q sería una pésima apuesta y cualquier incauto que le confíe su ahorros, habrá perdido su futuro (y deberá comer cartón). Aunque su solitaria letra haya impuesto un récord como el nombre más corto ingresado en el torneo principal, esa será la única marca que imponga, pues proviene también de otra serie de corte experimental, más cercana al género de acción y compleja por su interacción con el lenguaje financiero, que genera cierto alejamiento del público. Prueba sencilla para Run, cuya principal función en A Channel es proveer de moe-ness y enternecer al espectador.

Incluso ahora es difícil de determinar a una ganadora. Sae es la chica menos eficaz de Hidamari Sketch en su registro histórico de Saimoe. En 2010 también clasificó al torneo principal por medio del repechaje. Todo indica que Hotori tendrá mejores chances, mientras que Rinko, aunque esté condenada al tercer puesto, no quedará tan por debajo como otras perdedoras esta jornada. En suma, podemos prever un duelo binario si los fans de Hidamari se animan a apoyar a Sae a partir de esta mañana. Recién amanece y entramos en horas de suspenso: la votación se enfría, pero las horas ganadas en este período de hielo pueden resultar trascendentales si permiten a la perseguidora acercarse en miras de un rush final favorable. Si mantienen el status quo, Hotori habrá ganado. Entre quince y diecisiete votos de ventaja no son insalvables, siempre y cuando se vaya lentamente, porque entonces, si la situación se invierte muy temprano, se pasa de luchar como acosadora a resistir como acosada. Si Hotori sigue creciendo y no experimenta un frenazo, entonces tendremos un match a tres bandas, sin mayor atractivo.

8 comentarios

  1. Me mataste de risa con todo esto del Madokamismo xD yo me meto con los “Humuhomu” 😛 … jajaja órale, y te quedó bien sectista para que algún no enterado lo lea y crea que es algún culto satánico o que se yo xD

    26 agosto 2011 en 17:57

  2. ¡¡Épico…!! ¡cualquier parecido con alguna religión mayoritaria es mera coincidencia!, ja, ja, ja; me encantó.

    27 agosto 2011 en 00:17

  3. Una especie de mezcla entre cristianismo, sintoísmo y el dios de las redes informáticas ha venido para protegernos del mal y…jajajaja…

    27 agosto 2011 en 09:38

  4. ¡Hmmm muy interesante que además de todo el revuelo generado por la serie, se hayan planteado como para rendir culto a la pelirosada… muy extraña la idiosincracia de los japoneses; por algo se propone que su fundadora era una Maho Shojou!

    27 agosto 2011 en 10:19

  5. Pingback: Anónimo

  6. jajajja que buena redacción, comenzamos con otra religión otaku: el modaokaísmo, y yo que creí que los haruhistas exageraban jajajaja…

    1 septiembre 2011 en 07:01

  7. Spidey_87

    Si la referencia a Miles fuera cierta me devoraría ese artículo….

    1 septiembre 2011 en 17:02

  8. Abel

    Cualquiera que entra a la web, creería que esto es real xD

    9 diciembre 2013 en 22:53

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s