Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

N°6 – 6: El Rapto de Eurídice

Ya no puedo sentir el viento...

Yo no puedo perder contra la muerte. Por fiera que sea su mirada, no puedo dejar ir lo imposible. El  viento se ha ido pero no mis recuerdos. Cuánto tiempo me deleitaba en la belleza, en la burbuja que absorbía mi corazón. Mas ahora el color de la añoranza ya no me trae la tranquilidad. ¿Realmente se puede ser feliz en la mentira? Oh hado de la muerte, señor del infortunio: ¿quién puede detener tus pasos ante la tragedia? Ya no poseo en las dulces palabras de mi ser querido el dulce que saciaba mi soledad. Prosigo entonces en pos del amor pero cuán lejos se ha ocultado.  Llevado al exilio y mutilado en la infamia ahora no puedo verle. Corro con el valor para poder contemplarlo. Si la vida se me agota que sea por la única razón de estar a su lado. He comprendido finalmente al amor y sus lazos, ya no me importa correr sin retorno. ¡Pero, ay de mí! La funesta mortandad se ha aliado con el destino llevándome al profundo abismo del inframundo. ¡Por favor no me llevéis lo suplico! Ya no puedo luchar y en mi agonía dejo escapar su nombre al viento. Regresa por mí… ¡SHION!

Jamás me imagine que Safu pudiera escapar de la prisión impuesta por la increíble represión de su ciudad natal. Pero sus estudios le han dado una enorme libertad, el poder vivir y respirar fuera le otorgaron la posibilidad de ver el mundo de forma diferente. Ahora aquella hermosura a la que estaba acostumbrada comienza a molestarle y en su interior surge la duda. Poco pudo sufrir la pérdida de su abuela ante la sensación tan poco verídica asociada a la muerte de su ser querido. Siquiera pudo conservar el olor en las viejas ropas de la anciana. La aguja símbolo de su unión había desaparecido. El sentimiento que la envuelve la hace tan tácita que me es difícil no identificarme con su vulnerabilidad. Era inevitable que tratar de contactar a su amigo de la infancia para quedar nuevamente impactada ante la información que encuentra sobre él. Sin más opciones se dirige a la única persona capaz de darle los datos necesarios para encontrar a Shion: su madre. A pesar de que usa su inteligencia para poder sacarle la localización y el nombre de Nezumi a Karan sucede entonces lo inevitable. Aparentemente las pulseras que les colocan no son un simple sistema de identificación, sino que además funcionan como micrófonos que comunican todo al núcleo. El centro de poder se encarga de apresarla mientras lucha incansablemente y en un último grito no puede evitar mencionar con desgarro e impotencia el nombre de su amado. Karan parece inútil ante la escena, pero a partir de ahora su papel comienza a tomar fuerza. Al enviar la carta con el pequeño ratón espía ha desencadenado finalmente la ebullición del clímax con sus cambios, rupturas y uniones.

Me encanto que, a pesar de la distancia, el vínculo emocional que permanece dentro de Shion le permitiera conectar con el pensamiento, el grito de ayudad de Safu. Se me hace probable entonces la existencia de un sentimiento sumamente fuerte hacia su amiga. Incluso la pequeña Karan no pudo evitar sentirse celosa ante su rostro con la mirada perdida. No en vano el tiempo obra en la lejanía aunque aún sería apresurado decir que se trate de un posible romance. Sin embargo, el que abran la posibilidad me deja contenta: después de todo, la muchacha de argumentos científicos ha demostrado el amor genuino que siente por él sin miedo ni cambios. Su amor ha permanecido intocable. No pude evitar entonces encontrar una extraña sensación que me hacía pensar en Safu como Eurídice ante las puertas de la muerte. Consumida ahora en las oscuras tinieblas de un mundo oscuro y frío, corresponderá a Orfeo sacarla airosamente del Hades. Infierno que bien puede representar sin ningún esfuerzo la misteriosa cúpula cantante de No. 6. Sin embargo el papel del joven de hermosa voz que apaciguo demonios con su arpa no está del todo definido. Su connotación se me hace tentativamente simbólica y bien podría referirse a la adquisición de un conocimiento para encontrar verdades ligadas al alma. De ahí quizá el continuo énfasis en los libros, la música, el viento y el teatro. Porque al menos para mí son representaciones tangibles del alma del artista que busca lograr una unión entre el espíritu de su mensaje y el espectador presa de su obra. Al mismo tiempo, enriquece, creando en el ser humano no solo empatía, sino valores y pensamientos que en determinado momento formaran parte de su determinación como hombre o mujer en el ejercicio de su madurez.

Nuestro protagonista, sin duda, ha encontrado dentro de su exilio una fuerza potente que ha transformado su carácter y le ha hecho una persona fuerte con el suficiente poder de decisión para elegir su senda en la vida. Ahora no es la curiosidad que le causaba el desconocimiento lo que le permite conservar la calma ante el arrebato violento de Nezumi. Es pura convicción proveniente de sus ideales de salvar tanto su antiguo mundo como el que ahora le presta asilo. La cruel mirada de su amigo que como cuchillo le amenaza tanto la vida como su posición solo le provoca la necesidad de la comprensión. Comprender a su amigo sin ningún juicio de por medio es algo que impone su pureza por encima del miedo o del dolor. Algo que Nezumi se niega a recibir y, antes de enfrentarlo, opta por escapar con su correspondiente grado de molestia. El dialogo que prosigue es para mí muy significativo. Sobre todo, me afianza la afinidad que siento por el ratón de ojos grises. Bien hace Shion en reclamarle que no puede ver más tonos que el negro y el blanco.

Esta imposibilidad tornada en intolerancia es una cualidad encontrada con frecuencia en personas de pasados tormentosos. Su trauma les ha dado un mecanismo de defensa simple y efectivo reconocer de manera rápida al posible ofensor mediante una dualidad. La necesidad de un punto intermedio es confusa y conlleva a la destrucción de su propio esquema de protección. Y para qué renunciar a algo tan lógico como efectivo. O amas u odias, o eres amigo o enemigo, o estas dentro del muro o fuera de él.  Sin embargo, existe un quiebre que como bien lo señaló el protagonista, consiste en tirar la barrera o la separación de los conceptos por antagónicos que sean. Una tolerancia llevada por aquellas cosas que nos permiten acceder a la confianza de los otros, ser empáticos y respetuosos del prójimo. Reconocer nuestra igualdad como seres humanos tanto en nuestros aciertos como errores permitiéndonos ser misericordiosos para lograr la superación como unidad. Un ideal sin duda, pero posible mientras se crea posible. La semilla de esta idea queda sembrada en el momento en que Shion le reafirma su lealtad incluso por encima de la muerte. Un Nezumi conflictuado vuelve a su encierro para cubrir sus razonamientos con unas pequeñas notas de las teclas del piano. Ese momento de silencio no es sino el símbolo de lo mucho que su mejor amigo le ha penetrado. Es su familia y pese a sus diferencias, el amor no le hace posible matarlo o dejarlo matar por otros. De ahí que guarde dentro de su puño la opción de entregar o no entregar la carta. Me encanto el simbolismo con el que analiza las pertenencias de Shion, así como la mesa en la que acababan de comer. Más familiar no pudo sentirse la escena, otra afirmación del que el sentimiento entre ambos es de una hermandad y no de una atracción de tintes románticos. La inmersión a los pensamientos de Nezumi con imágenes es algo tan bien logrado que poco escapa a la interpretación: un logro, evidentemente, de una muy buena dirección.

Ya no hay vuelta atrás, a partir de acá comienza la cuesta hacia arriba para alcanzar el desenlace. No me cabe la menor duda de que, aunque Nezumi quiera alargar la ida de Shion, las entidades de No. 6, dada la información que sin intención les proporcionara Safu en su conversación con Karan, lleguen a buscarlo de todas formas. Acá es donde nuestro coprotagonista tendrá su punto de quiebre al elegir ir contra sí mismo para asegurar el bienestar de su mejor amigo.

6 comentarios

  1. Bien, ya era hora. Creo que las referencias a Orfeo son acertadas, después de todo él era uno de los patrones del arte, de la belleza, del mundo subterráneo. Con su influencia, el mundo gris y oscuro creado por los dioses adquiere otro matiz. La utopía N° 6 establece unas relaciones de exclusión, sometimiento y trabajo, un acto de conquista sobre la naturaleza y la sociedad, ella racionaliza las relaciones humanas, las encuadra dentro de un sistema de producción, establece engranajes, captura poblaciones, controla sus movimientos y sus voluntades, crea desigualdades y fuerzas laborales. Por el contrario, con Orfeo, recorremos el camino del arte, de la voz que ya no es orden sino canto, del gesto que ofrece y recibe, de reconciliación con la naturaleza, de la paz del descanso y la armonía del cosmos, de la noche, de la vida convertida en contemplación de lo bello y de la música. Orfeo es una imagen del espíritu que escucha el mundo a su alrededor, la canción que producen las cosas en sus diálogo interminable, el ruido del ser que fundamenta la existencia… el poeta como creador y libertador, que establece un universo sin represión.

    Pstd: Creo que no importa tanto la edad física o natural como la juventud de tu espíritu. Animó.

    18 agosto 2011 en 14:35

  2. Oh que hermoso comentario Fortuna, si Orfeo fuera un espiritu se sentiria sumamente complacido de escucharte. Me encanto!

    Pstd: Gracias! 🙂

    18 agosto 2011 en 17:47

  3. Por cierto hoy me levante aburrida, deprimida, malhumorada y sin ganas. Me llama mi suegra y me dice que si puedo pasar a su casa por unas cosas. Vivimos cerca asi que me alisto para irme caminando. El cielo estaba nublado y con una lluviesilla pero nada del otro mundo. Cuando iba caminando por la escuela de Santa Marta la lluvia comienzo a arreciar y se vino un viento con granizo muy pero muy fuerte. La sombrilla se me rompio y la fuerza de las gotas con el granizo me cayo en la cara. Me meti entonces en la escuela pues era muy dificil caminar y cuando ya comenzo a ponerse un poco mas debil de decidi a volver a mi casa a cambiarme. Toda mojada comence a revisar las cosas de mi bolso igual de empapado y me di cuenta de que el celular estaba ahogado. La verdad que era algo para enojarse, sobretodo porque al poco tiempo esa condicion de viento con granizo se termino. Pero lejos de eso me alegre bastante por lo que me habia pasado, algo fuera de lo comun y en cierta forma increible. Pongo la anectoda aca porque sinceramente no puedo evitar acordarme del primer episodio de NO.6. La ilusion de Shion con la tormenta, el que algo inusial te saque de la monotonia uf es increiblemente emocionate! Ahora ando de un buen humor que ni se imaginan 🙂 de verdad que un poco de caos es indispensable en la vida para tenerla plena.

    18 agosto 2011 en 19:29

  4. Estoy completamente de acuerdo…nada mejor que un experiencia fuera de lo común, uno de esos viajes surrealistas que cada uno experimenta dos o tres veces en la vida, momentos de gozo, de enfermedad, donde la vida se une con lo extraño y caminamos por lugares equivocados. Yo también he vivido experiencias similares, bañándome bajo la luvia y viviendo en la humedad…

    19 agosto 2011 en 16:36

  5. Bueno es oficial, después de ver el episodio 07 de N°6 definitivamente queda claro que la relación de Shion y Nezumi es lo suficientemente profunda como para que ambos se besen…

    19 agosto 2011 en 19:12

  6. Paola

    Hola Konopikyu, vas a seguir reseñando los demás capítulos de No. 6 ???…….a mi me encantan tus comentarios, plis, continúalos :).

    24 septiembre 2011 en 20:46

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s