Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Dantalian no Shoka 2: Ecce Homo. Cómo se llega a ser lo que se es

Prometo ser buena.

Antes de iniciar me gustaria pedirles disculpas a todos, tanto lectores como integrantes de Serious Moe Business por haber dejado las actividades casi tan pronto como empecé. Se me presentaron ciertos problemas, y espero ponerme al día en cuanto me sea posible. Nuevamente, lamento las molestias que haya podido causar.

“[…]Sediento de saber lo que Dios sabe,
Judá León se dio a permutaciones
de letras y a complejas variaciones
y al fin pronunció el Nombre que es la Clave[…]  

[…]Gradualmente se vio (como nosotros)
aprisionado en esta red sonora
de Antes, Después, Ayer, Mientras, Ahora,
Derecha, Izquierda, Yo, Tú, Aquellos, Otros. […]

[…]En la hora de angustia y de luz vaga,
en su Golem los ojos detenía.
¿Quién nos dirá las cosas que sentía
Dios, al mirar a su rabino en Praga?[…]”

 Jorge Luis Borges “El Golem” – Fragmentos

Yandere~

El hombre vive bajo la constante presión ejercida por el mundo que lo rodea. Aquello que muchos han osado llamar “libertad”, no es más que una idea utópica la cual tiende a deformarse conforme las relaciones y los intereses de la sociedad van cambiando. Luego de esto me viene a la mente aquel adagio popular, que he escuchado desde temprana edad, y se me hace bastante pertinente citarlo ahora “Mi libertad termina, donde empieza la de mi vecino” (de seguro todos lo habrán escuchado en algún momento, con algunas palabras más o unas menos, pero con la misma idea), ¿pero en realidad podemos llamar a eso “libertad”? El mismo Sartre lo diría en su momento, el hombre carece de libertad, por eso se ve condenado a vivir en la angustia. En este instante empezamos a vislumbrar todas las definiciones que en uno u otro momento han llegado a nosotros de lo que es la libertad, y es allí cuando se hace evidente la deformación a la que ha sido expuesta aquella idea, hasta tal punto que para muchos ya carece de validez, y para otros acentúa más su validez en el mundo actual.

Un ser que ante el mundo nace libre, pero no tiene la “libertad” de elegir venir a este mundo (sí, de nuevo evocando a Sartre): esa es la primera contradicción a la que se enfrenta el hombre, pero poco a poco vemos como esa criatura se va adaptando a su entorno, va asimilando e imitando todo lo que percibe, desde cierto punto podríamos remontarnos a Rousseau y su célebre frase “El hombre nace y la sociedad lo corrompe” (ya sé que muchos verán como una gran blasfemia citar a Rousseau, un gran defensor de la libertad, cuando estoy hablando de todo lo contrario, aun así el también menciona que, aunque perder la libertad es perder la cualidad como hombres, también dirá que el hombre se encuentra encadenado por todas partes, y por eso lo vuelo a decir: es solo desde cierto punto de vista ). Todo lo anterior fue el contexto que me llevó en esta ocasión a hacer un análisis de nuestros personajes, y quién mejor para iniciar que la culpable de hacerme pensar todas estas cosas extrañas aun cuando solo interviene en este capítulo, Miss Lilburn y el “engendro” que hace de su compañero, seres que jamás han sido libres: el golem, al estar obligado a hacer lo que su creador le ordene; Miss Lilbrun, moldeada violentamente por la sociedad. Ambos no son más que el resultado de las acciones de esta: la homicida, con su irracional miedo a la soledad y a no llegar a cumplir con las expectativas que los demás tienen en ella -cosa que se ve reflejada cuando asesina a su primo e intenta asesinar a Huey-, y la extraña criatura que vive simplemente para obedecer, más específicamente, para encubrir las acciones macabras de Miss Lilburn. “El Golem es al rabí, lo que el hombre es a Dios”: si mal no recuerdo, con estas palabras abre Borges la lectura de su poema titulado de igual manera El Golem, en el cual toca todos estos temas cabalísticos. Ahora me pregunto, y cabe decir que lo hago de manera superflua, ¿acaso el hombre fue creado para seguir los caprichos de Dios?, ¿No somos más que seres torpes ante los ojos de aquel Ser Supremo?

Si bien hasta ahora les he estado dando cierto grado de importancia a los que llamaríamos personajes secundarios, no crean que me he olvidado de aquel que hace girar la historia, y debo decir que fue muy de mi agrado la manera en la que se muestra a Huey en este capítulo. Es uno de esos personajes en los cuales he encontrado un gran número de rasgos humanos realistas. Cuando digo esto, no estoy desvalorando los demás trabajos, simplemente digo que las características de Huey representan al hombre del “común”, no es el típico personaje que estamos acostumbrados a ver, con un altruismo mas allá de lo imaginable. Huey se mueve conforme esto beneficie sus intereses, de buenas intenciones no vive el hombre, y precisamente este es el motivo que lo lleva a la mansión de Miss Lilburn, ya que junto a la carta que esta le había enviado a su abuelo, iba una pequeña muestra de aprecio (si, era aprecio a nivel monetario), y no contento con esto, también muestra cierto interés en su anfitriona, y sin ningún ápice de vergüenza le pide a Dalian su opinión acerca de ella. Con lo mencionado se podría pensar que en vez de exaltar la manera de actuar de Huey, lo estoy criticando, pero no es así: bien y mal son solo puntos de vista, todos pueden ser héroes y villanos dependiendo de la perspectiva desde la cual los juzguemos. Bien y mal, la eterna dualidad, esa confrontación que existirá mientras el hombre lo haga. Por eso somos humanos, eso nos hace hombres y, de la misma manera, Huey se enfrentará a la gran prueba que todos esperaban. Miss Lilburn se encuentra en medio de una mansión que se cae en pedazos y aun así se niega a abandonar aquel lugar, Huey intenta salvarla, pero a diferencia de lo que haría el protagonista de cualquier serie shounen, que la salvaría así ella estuviese en contra solo por su deseo de autosatisfacción, este decide respetar la decisión de la joven dama que se niega a quedar sola, por lo cual prefiere morir allí con las personas que la rodeaban. Luego de saber esto, las opiniones divergirán y cada quién dirá si esta fue una buena o mala acción por parte de Huey.

No hice esto por ti.

Para concluir con esta mirada que llevamos a cabo personaje a personaje, no podemos olvidarnos de la puerta que conduce al conocimiento, la entrada a la mística biblioteca, Dalian, que en el capitulo anterior se había mostrado como un personaje que poseía todo el conocimiento, por lo cual nada la sorprendía. De cierto modo, era un personaje “Vacío”; sin embargo, ella, que representaba la idiosincrasia relativa al conocimiento, parece tener un despertar de humanidad, se muestra celosa ante el interés de Huey por Miss Lilburn, hasta el punto de exaltarse cuando este le pregunta su opinión acerca de su anfitriona, pero también expone cierto temor, ese temor que ha vivido en el hombre desde que tiene conciencia, el miedo a lo desconocido, que ha engendrado un gran número de preguntas y el mayor impulso que tiene el hombre para obtener conocimiento. Es igual para Dalian, que en cuanto ve que tendrá que quedarse en un lugar desconocido ella sola, prefiere quedarse junto a Huey, dejando ver una linda faceta dere-dere que terminará acentuando al final, cuando decide cambiar su peinado, para que Huey le preste mayor atención.

Anotaciones acerca del Golem, la cábala y demonología

Personalmente, creo que una de las cosas más interesantes del capítulo es la inclusión del Golem, aun más interesante que las alusiones a la mitología griega y a la demonología, que -por cierto- ha sido tomada del Grimorio de Salomón “Ars magna de Salomón, o la Clavícula Salomonis”, cuya primera parte “Ars Goethia”, contiene el listado de los 72 demonios, y me detendré aquí para hacer una breve aclaración, ya que, como se sabe, antes de la expansión y el reconocimiento del cristianismo, la mayoría de pueblos eran paganos politeístas y el primer gran paso para el cristianismo se da en Roma, bajo la hegemonía de Constantino, quien declara a esta religión como nuevo culto oficial mediante dos históricos tratados. Este cambio se fue dando progresivamente, transformando algunas deidades paganas en el Dios que conocemos actualmente, y transformando a otras en los “Demonios” actuales, al igual que los símbolos de adoración que se atribuían a estos. Uno fue claramente enmarcado en el capítulo pasado, Dantalian o Dantalion “Demonio de la sabiduría”, en torno al cual gira la historia, y en este episodio tenemos una alusión al mayor de los demonios, Baal, Beel, Beelzebub (este último traduce literalmente “Señor de las moscas”). Era adorado por los fenicios, entre otros pueblos, pero omitiré esta genealogía para centrarnos en la más propicia para la serie, ya que este también era adorado por los filisteos, pueblo costero de Canaán, conocido como el Dios de los ejércitos y la guerra,  Baal Sebaoth, hijo de Dagón. Fueron las deidades más representativas de los filisteos hasta su absorción o sometimiento por parte de los israelitas, los cuales años más tarde harían de Baal uno de los demonios mayores que de ahora en adelante sería llamado “Ba’al Zvuv o Beelzebub” a modo de burla para los pocos creyentes que aun quedaban.

Mítico golem de metal

Es hora de retomar el asunto con el que inicié esta segunda parte, pero para no abordar el tema desde un punto al azar, nuestro punto de partida será la primera referencia que se hace en Dantalian a la Torá y a la Cábala: Shem ha-Mephorash, esa palabra que en un principio no nos dice nada tiene oculta en su interior todas las respuestas sobre el Golem. Es utilizada para hacer referencia al tetragrammaton, o al nombre hebreo de Dios (YHWH). Ya muchos conocerán del tema, unos con mayor profundidad, así que habrán leído que este designa las 72 palabras que conforman el nombre de Dios, cosa que no es del toda falsa, pero tampoco es cierta. Para entender cómo el numero 72 puede usarse para designar el nombre de Dios, tenemos que hacer uso de otro de los grandes misterios cabalísticos: la gematría, mediante la cual podemos asignarles valores numéricos a las letras, donde, Y = 10, H = 5, W = 6, colocando estos valores en un triangulo de Pitágoras se obtiene el número 72 que representa a Dios. La pregunta que lógicamente surgirá a continuación, es ¿y esto que tiene que ver con el Golem? Pues si bien a simple vista no parecen tener relación alguna, en la mitología judía, el Rabi Loew uso este mismo método para crear al Golem: usando la gematría, descomponiendo y transformando el número 72 en nuevas letras para así darle vida a una figura de barro. No obstante, según continua la historia, cometió un error con una de las letras: por eso, a pesar de haberle otorgado el don de la vida a aquella criatura (que como dato curioso tenía 33 años, la misma edad de Jesús al morir), no pudo otorgarle razón, por lo cual el Golem que recorrió las calles de Praga “no era más que un feto, sin la capacidad de decidir, lo único que puede hacer es obedecer órdenes”: de esta manera describe Dalian al abominable ser.

5 comentarios

  1. Bienvenido de nuevo, pensaba que ya no se volverías a publicar más comentarios sobre esta serie. Me alegra que resolvieras tus problemas, por ahora… en cuanto a ponerte al día, te deseo mucha suerte y animo, pues difícil retomar una serie que te lleva al menos tres episodios de ventaja. Debo decir que esta serie se enfoca mucho en los misterios cabalísticos del mundo de los libros y de las diversas interpretaciones que los libros provocan en sus correspondientes lectores. Hasta el momento aparecen demonios, fantasmas, seres mitológicos que habitan las páginas de vastas bibliotecas llenas de conocimientos perdidos. Las referencias a la cabala y a los demás espíritus en los siguientes capítulos nos sumergen en un mundo donde el conocimiento es asunto peligroso, en el cual, al tropezar en nuestras aventuras literarias, acabamos por ser tragados dentro de las fantasías más extraordinarias…

    16 agosto 2011 en 20:24

  2. Creeme que te entiendo con esto de que se te presenten cosas, pero bueno a mi siempre me gusta leer reseñas sin importar que tan atrasadas esten y bueno Dandalian seguire viendola a pesar de que debo ser sincera, va perdiendo fuerza pues la direccion ni se centra mucho en la historia ni en los personajes, me pregunto hacia donde va?
    Me acuerdo un capitulo de Gargolas en la saga donde viajaban en una barca de pais en pais cuando llegaron precisamente a Praga y debian luchar prescisamente con este Golem. Yo creo que es un forma simbolica de poner al hombre entre la locura y la ausencia de conocimiento, o una combinacion de ambas. Un espejo que enaltece aun en la angustia las facultades racionales de todo ser humano por pobre de espiritu que se considere.

    17 agosto 2011 en 00:33

  3. Yo también recuerdo ese capítulo de Gargolas, pero eso fue hace una eternidad…

    17 agosto 2011 en 20:17

  4. Pues si jejeje asi es como me doy cuenta de que ya estoy vieja XD..

    17 agosto 2011 en 23:22

  5. este anime es jenial se los recomiendo

    25 enero 2013 en 12:21

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s