Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Usagi Drop 1: Mi niña bonita

Aquí hay amo-o-o-o-or...

Convertirse en padre ha sido desde siempre una de las experiencias más alegres y sobrecogedoras por las que puede pasar una persona. Encargarse de la crianza y educación de un indefenso ser humano es una monumental tarea la cual la gran mayoría de padres cumple impecablemente con maestría y mucho amor. En esta ocasión, Production I.G. nos regala una bella historia centrada en ese maravilloso universo que implica ser padres, pero no de la forma tradicional. Esta es la historia de Daikichi Kawachi, un soltero de treinta años sin nada en particular, que de la noche a la mañana se convierte en padre de la pequeña Rin Kaga, de seis tiernos añitos; con todas las desventuras y alegrías que esta magna empresa significa, haciéndonos partícipes de los retos y satisfacciones de la “paternidad responsable”.

Para dar un poco de lógica a las postulaciones, haré la reseña al revés. Aquellos que no tenemos el privilegio de ser padres no podemos especular sobre la paternidad de forma categórica, al no tener la experiencia necesaria como para dar consejos al respecto u opinar sobre los pros y los contras de tamaña decisión en la vida. Es muy probable que ninguno de los lectores de este blog esté experimentando qué se siente educar a una criatura y convertirla en un hombre o mujer de bien. Suponiendo que esto es cierto, estamos en las mismas circunstancias de Daikichi, al cual se le describe como un soltero como muchos, que vive en una típica casa estilo japonés, y por lo presenciado diríamos que de carácter reservado y poco social. La trama básica de este primer episodio ya se nos había revelado en las sinopsis previas al estreno: Daikichi decide asumir la responsabilidad de criar a Rin, que es hija de su difunto abuelo (¡Es su tía!), debido a que nadie en la casa desea hacerse cargo de ella. Sin embargo, presenciar el desenvolvimiento de este argumento se convierte en una hermosa oportunidad de apreciar las muchas virtudes y cualidades que todo ser humano lleva dentro de sí. Y es que a pesar de que este hombre no nos inspiraría mucha confianza en cuanto a seriedad, basándonos en su aspecto por lo menos, sí demuestra tener calidad moral y aprecio por las personas, en especial por aquella que está desprotegida y recientemente desamparada. Daikichi no parece ser de las personas que son muy distinguidas en su círculo familiar; de hecho sus parientes le tratan con educación y respeto, pero no se ve que lo incluyeran en sus deliberaciones familiares, quizás porque él mismo no desea incluirse en este tipo de encuentros. El trato que su hermana demuestra hacia él nos da indicios de la clase de reputación que pueda tener en su familia, ya que ella lo trata de forma algo dura y fría, rebatiendo sus sugerencias como si fueran insignificancias o incoherencias, sin que nadie la corrija o pida disculpas. Siendo que la situación que están debatiendo es delicada (quién se hará cargo de la niña), es cierto de que los comentarios u opiniones deben ser serias y que contribuyan a hallar una solución viable; pero la sugerencia de Daikichi es simple y válida (quién mejor que su madre para cuidar de la pequeña). Aún así, lo increíble de la situación no es la falta de opciones, sino la actitud en sí de los parientes. Sin importar el carácter taciturno de la niña, no parecen demostrar ni la más mínima preocupación por los sentimientos de ella, la cual, no olvidemos, acaba de perder a su padre. Estando más preocupados por sus propias vidas, y viendo a Rin como una advenediza, se inclinan más por la solución más limpia, cual Pilatos, optando por alejarla de ellos y no tomar a su cargo una dificultosa e inesperada responsabilidad.


Es en estas circunstancias que nuestro héroe se hace presente escogiendo tomar a su cargo el cuidado de Rin. Esta no aparenta ser una decisión impulsiva guiada por las emociones; más bien observamos a Daikichi estar constantemente pendiente de los movimientos de la ratona, como queriendo investigar o ahondar más en ella, de la cual queda mágicamente prendido desde su primer contacto visual. Al intentar acercarse a ella, y ser la única persona que le habla, él demuestra verdadero interés por la persona en sí, y no por lo que ella representa. La familia automáticamente la vió como un bulto, como si de un hijo bastardo se tratara. Daikichi la ve como un ser humano, una inocente víctima de las circunstancias, alguien que en su silencio debe estar pasándolo mal sintiéndose abandonada por la única persona a la que le tenía confianza y despreciada por aquellos que ahora la rodean. La historia se nos presenta de tal forma que podemos conocer a Rin y lo que debe estar pensando, sin necesidad de que profiera muchas palabras. Esta pequeñita demuestra ser muy consciente de lo que pasa a su alrededor, a diferencia de muchos niños de su edad. Vemos a Reina, sobrina de Daikichi, comportarse como es de esperarse de un niño, con sus juegos y pataletas, haciendo lo que le viene en gana no importa que esté en un velorio. No tenemos nada que reprocharle al tratarse de un infante, pero es su conducta la que ofrece un contraste con la conducta de Rin, la cual es tranquila y silenciosa, hasta en sus juegos. Hace cosas normales, como imitar a los adultos, arrancar flores o jugar con un hilo a hacer figuras con las manos, pero siempre pendiente de la razón por la cual todos están allí presentes. No hubo necesidad de explicarle el estado del abuelo, ya que ella lo sabía desde el principio. Salta a la vista que la razón de su silencio es el clima de recelo que ella misma percibe a su alrededor. Se revela el gran cariño que sentía hacia su padre al intentar permanecer despierta velando el altar del abuelo, intentar seguir su costumbre de dar cuerda al reloj, o al colocar en el féretro en homenaje a él su flor favorita. Toda esa profundidad de dolorosos sentimientos encerrados en su pequeño corazón hallan un poco de comprensión en Daikichi, empezando por su parecido físico con el abuelo, pero principalmente debido al afecto y bondad de su trato. Es por esa razón que sólo con él puede encontrar la forma de desahogarse de la pena que la embarga, sabiendo que el sí la va a entender. Rin es lo que a veces se le dice una “agrandada”, una “viejita”, al ser capaz de responder a las palabras de Daikichi, formales y desprovistas de la infantilidad que uno le pone a la voz cuando habla con un crío. En tan solo dos días, ambos llegan a forjar un especial vínculo de atracción mutua, el cual termina siendo el determinante en la decisión final de vivir juntos.

La serie nos muestra el amor entre un hombre y una niña desde un punto de vista muy pero muy alejado del concepto general de estas relaciones dentro del anime, tan saturado por el loli y otros fetiches. Contemplamos una relación totalmente libre de morbo, y a un treintañero nada estimulado por dormir con una pequeña, sino más bien cautivado por el actuar simple y enternecedor de su protegida. Al tratarse de un josei, la trama se desarrollará de forma sana, sin caer en los vicios del ecchi o el fanservice, lo cual podría augurar cierto aburrimiento si se tiene por costumbre prestar atención a estos estereotipos, pero mucha ternura y simpatía si somos aficionados al drama y a las series “con valores humanos”. La gente de Production I. G. realizó un excelente trabajo al animar la serie sin modificar el diseño de personajes del manga original, el cual se diferencia por sus trazos simples, sin exagerado preciosismo, y más enfocado en reproducir reacciones comunes en las expresiones de los personajes. Los primeros minutos de animación nos brindan una secuencia de preciosas imágenes pintadas al parecer con acuarelas (corríjanme si me equivoco), resaltando el carácter sencillo de la historia, sin muchas pretensiones, bastante diferente al uso de gráficos por computadora que es la norma en la actualidad. La música ha sido escogida con precisión, creando los ambientes exactos para las escenas correspondientes. El uso de piezas musicales basadas en el piano y violín dan la tonalidad propicia en los momentos clave, como por ejemplo la entrada de la música cuando Rin pregunta si el abuelo no despertará más, escena la cual me hizo un nudo en la garganta. El opening, interpretado por Puffy, nos suelta en la animación algunas claves de las vivencias futuras de Rin y Daikichi, ejemplificados como dos conejos; y la letra nos habla de los sentimientos de ambos, de su incertidumbre sobre el mañana, y el hecho de que lejos de ver su situación como un sacrificio, aceptan con optimismo tanto el sol como la lluvia, sabiendo que “llorar no es algo doloroso, es amor en dulces gotas”.

Sin prestar atención a la lógica, me aventuré a leer el manga, spoileándome a mí mismo el desarrollo de esta serie; pero teniendo la ventaja de conocer ambos lados de la historia, la cual hasta ahora no ha tenido variación significante. Los retos a los que este nuevo padre se enfrentará en lo sucesivo serán de lo más variados, al iniciarse en los escabrosos terrenos de la paternidad sin tener una compañera a su lado, y con total desconocimiento de lo que es el universo de las mujeres. Sin embargo, confiamos en que saldrá bien librado, ya que buenas cualidades las tiene, y si ha sabido ganarse la confianza de una niña huraña, sin duda merece todo nuestro respeto.

9 comentarios

  1. La base de trama de Usagi es bastante parecida a de Ikoku Meiro no Croisee, o sea, una historia de familia donde los cambios ocurren por la aparición del miembro mas joven, es estupendo que tengamos a Rin e Yune en la misma temporada ya que son de esas series moe raras en producirse

    8 julio 2011 en 04:40

  2. Considero que estas series se ven primero con el corazón y luego se analizan racionalmente.

    8 julio 2011 en 09:11

  3. rolo2k

    Muy buena reseña; aún no he tenido la oportunidad de ver el episodio (lo tienen en estreno en mcanime) pero me parece una historia muy interesante, poco común en el anime, tal como lo mencionas. Espero poder verlo pronto.

    8 julio 2011 en 18:19

  4. Kenough

    Gran capitulo, estas series atipicas que transmite noitama siempre enganchan. Dan mucho para hablar.
    Offtopic: han visto el cap de yuru yuri?

    8 julio 2011 en 19:58

  5. Finalmente la pude ver!!!!

    Vamos a ver si queda entre los mejores de la temporada, aunque mi intuicion me dice que con certeza si aunque no se en que lugar. Me alegra montones que al final pudieras hacer la reseña! porque sino me la quedaba yo jejeje y es que le tenia muchas ganas, cuesta ver Yoseis ultimamente en anime.

    A mi me parece que tiene un lenguaje muy simbolico, por un momento me senti extraña con el trazo de acuarela del inicio (sip es acuarela) pero despues cuando se da el cambio de acabado, me permitio pensar: “pues si, a veces yo tambien veo mi vida como un boceto de vida, hasta que algo maravilloso te toca y te hace hacerle honor al verbo para vivir con todo lo que conlleva la palabra”. Daikichi se ve en una secuencia monotona y nada atractiva hasta su encuentro con Rin, quiza el tambien sintiera que si existencia estaba algo incompleta. Me gusto tambien como el protagonista se dio cuenta de que Rin realmente era la hija de su abuelo por el detalle de la campanilla, quien mas podria conocer un detalle tan personal, quien mas podria tener un enlaze sentimetal tan grande como para queder decirle adios con su flor favorita, nadie mas lo noto solo quedo entre ellos dos. El reloj es como una metafora que te dice “aunque las cosas cambien debes continuar y si no puedes sola busca a alguien que te ayude a hacerlo” muy sutil y muy lleno de mensaje.

    Rin debe evolucionar y adaptarse a su papel de niña, pues debido a sus circunstancias no se a permitido a ella misma serlo. Los niños necesitan ser niños, creo que Daikichi como padre debera ingeniarselas para ayudarla a relajarse y crecer sanamente, aunque indudablemente ella hara lo mismo por el.

    11 julio 2011 en 17:49

  6. rolo2k

    ¡He visto el primer episodio y me encantó!
    Me parece muy bueno tu comentario, a mi también me gustó mucho el detalle de la flor, que tiene que ver con el mismo nombre de la pequeña y la flor favorita del abuelo; también es de notar el hecho de que Daikichi es el único a quien Rin le dirige la palabra y el único con quien tiene contacto físico.
    Me pareció muy agradable la escena final del episodio, en la que Rin se prepara bolas de arroz para el desayuno, un momento lleno de calidez y ternura.
    Definitivamente se perfila como una de las mejores historias de los próximos meses.

    12 julio 2011 en 17:40

  7. Rin

    Primero que nada…que espantosa combinación el regueton con anime. Segundo, siento desilusionar sus anhelos pedobears, pero según el manga, Rin y Daikichi no tendrán ninguna relación romántica hasta que ella se haya graduado de la prepa. Tercero, odio aguar sus fantasias incestuosas pero al final, Rin no era hija del abuelo, Makoto solo aceptó la ayuda del anciano que adoptó a Rin como hija, por tanto ella y Daikichi pueden casarse con toda libertad y hasta esa decisión ha llegado el manga hasta ahora. U MAD??

    Y cuarto!, ¿quieres ver como se vería Rin desnuda en la vida real?, checa esto:

    Moraleja: no vuelvas a blasfemefar mezclando shojo con remierdón.

    3 septiembre 2011 en 22:45

    • Como administrador de este blog me veo en la penosa necesidad de desaprobar tu actitud y advertirte que, si continúas manifestándote de manera agresiva e irrespetuosa, contraria a un diálogo abierto y un debate alturado, deberé solicitar a WordPress que banee tu dirección IP. Te garantizo entera libertad de expresión y opinión como al resto de lectores, pero te exijo normas de conducta mínimamente decentes para promover una conversación civilizada. Todas tus objeciones y la información que proporcionas pudieron exponerse de manera más inteligente y sin ofender al articulista. Y por favor, no lances moralejas cuando tu comportamiento se opone a toda ética.

      4 septiembre 2011 en 02:21

  8. 1) Sentí miedo al leer el comentario de “Rin”
    2) Luego sentí molestia, hasta deseos de borrar el comentario
    3) Gracias Serious por el respaldo
    4) Aclarando tus críticas, te contaré que, en este blog somos alguito melómanos; y dado que la política del blog es mantener la libertad de expresión respetando las diferentes opiniones, no vi ningún problema en usar como título para este post una popular canción, aún si fuera de un estilo que, en lo personal, no es de mi preferencia. Ser ecléctico no es un error; ser intolerante sí lo es.
    5) No es “blasfemefar”, es “blasfemar”
    6) No es shojo, es josei
    7) Te invitaría a que leas otra vez la reseña. Nadie aquí insinuó ningún tipo de relación “pedobear” entre Daikichi y Rin. Si no quieres leerla, te cito un extracto:

    “La serie nos muestra el amor entre un hombre y una niña desde un punto de vista muy pero muy alejado del concepto general de estas relaciones dentro del anime, tan saturado por el loli y otros fetiches. Contemplamos una relación totalmente libre de morbo, y a un treintañero nada estimulado por dormir con una pequeña, sino más bien cautivado por el actuar simple y enternecedor de su protegida. Al tratarse de un josei, la trama se desarrollará de forma sana, sin caer en los vicios del ecchi o el fanservice, lo cual podría augurar cierto aburrimiento si se tiene por costumbre prestar atención a estos estereotipos, pero mucha ternura y simpatía si somos aficionados al drama y a las series “con valores humanos”.”

    Si el malentendido fue por usar la palabra “amor” entre los dos personajes, déjame decirte que el “amor” no se circunscribe únicamente a las relaciones de pareja. Personalmente, me desagrada sobremanera el lolicon, así que me extraña que hayas sentido que esta reseña alude a una “fantasía” como la que describes.
    ¿Insatisfecho? Por favor, lee la reseña de los episodios 4-5
    8 ) Gracias por el spoiler. Yo también he leído el manga, y no quiero malograrle el final a los que no lo han leído.
    9) Borré el link que posteaste. No ví qué era, pero creo intuir de qué se trataba.

    4 septiembre 2011 en 15:32

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s