Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

[C]: The Money of Soul and Possibility Control 11 (Parte II). FINAL: Todo lo sólido se desvanece en el aire

To the future

Tal vez todo fue un sueño, un sueño muy largo, de dos meses con tres semanas. Quizás no paso nada y lo que observamos en pantalla fue la imaginación del propio Kimimaru. Mientras el futuro regresa una vez más al Japón, el D.F. se hace pedazos elevándose en el cielo y dispersándose en el aire, como una especie de nube multicolor que hace brillar todo el país nipón, quedamos desconcertados ante todo lo que ha pasado. Después de la devastación, de la pobreza y la inanición, la música de los años treinta empieza a sonar en el fondo, un recordatorio de que a pesar de las crisis financieras siempre hay un mañana dispuesto a brillar una vez más. Ese mañana lleno de niños y padres que juegan con sus hijos está lleno de belleza, pero en este futuro tan hermoso, una pregunta sombría se alza con dureza, ¿qué pasó con todos los que han sido barridos por esta marea? Vender el futuro para conservar el presente es una actitud capitalista, sin duda, sin embargo sacrificar el pasado y el presente para conservar el futuro lo es igualmente, y a una escala más devastadora de lo que quisiéramos admitir alguna vez…

Fausto o la tragedia del desarrollo:

La historia de Fausto es la epopeya de la modernidad, su historia esta entrelazado con el nacimiento del mundo moderno. Nacida a finales de la Edad Media y principios del Renacimiento, su poder continua fascinando y espantando a los hombres y mujeres contemporáneos. Un hombre brillante, marginal, de “pelo largo” y sombrío, un ermitaño con pocos amigos que un día realiza un pacto con el diablo en busca de poder vivir la vida, una vida llena de peligros alejado de ese pequeño mundo que una vez conoció. Ese pacto realizado con Mefistófeles no es gratuito, pues es el pacto con el nihilismo. “Soy el espíritu que todo lo niega” le responde a Fausto. Su historia ha sido reeditada tantas veces como lenguas hay en el mundo, ha pasado por el teatro, las marionetas, los libros, comics, televisión, etc… no tiene fin la cantidad de productos que han sido marcados con su sello. ¿Por qué ha sido tan retomado? Porque su tragedia es la tragedia de la humanidad moderna. ¿Cuál es esta tragedia? Fausto destruye todo lo que ama, lo que alguna vez significo algo para él, se pierde completamente bajo la presión de su insaciable apetito y ambición (el héroe de Goethe destruye lo que era precioso para él: los bosques, las catedrales, los mares, la naturaleza, es aplastada en nombre del futuro). Irónicamente, de este relato tan manoseado, se ha conservado, como gran éxito, su primera parte: la muerte de Gretchen, la mujer que Fausto más amó, destruida por el amor que siente hacia él. Fausto busca salvarla por todos los medios antes de verla condenada a la desaparición completa por las fuerzas del destino que se entretejen entre ambos (Homura y Madoka). La segunda parte, mucho más simbólica y enredada, posee un trasfondo más oscuro e inquietante, por lo mismo, más olvidado. En su parte final Fausto es un gran utopista que arrebata terreno al mar, domina las fuerzas de la tierra y el océano, construye diques, ciudades, diseca pantanos, comanda miles de trabajadores y tiene proyectos megalomaniacos. “Abro un mundo para que vengan a habitarlo millones de personas, si no con toda seguridad, al menos en la libre actividad de su existencia” (Fausto, en el Fausto de Goethe, segunda parte).Este mundo que Fausto construye es el mundo en que nosotros vivimos, un mundo en movimiento que une las fuerzas tecnológicas y científicas junto con la fuerza productiva para conseguir dominar la naturaleza y expandir el comercio. Mundo lleno de proyectos gigantescos. Todos los grandes utopistas y constructores actuales, son herederos de este afán, de este deseo inconmensurable de control, que busca un futuro mejor. ¿Cuál es su lado oscuro? Sus detractores son un viejo y anciana que viven en una iglesia rodeada por un bosque, cerca a un acantilado.

I'm God

Especializados en dar posada a los viajeros, son apreciados por el común de la gente como personas honradas y trabajadoras. Fausto no los soporta. Ante las inmensas obras de construcción de Fausto, ambos ancianos observan con horror como se crea este paraíso terrenal; a todas horas del día y la noche resuena el sonido de picos y palas, de fuego y escombros, y sin embargo “victimas humanas derramaban su sangre; resonaba por la noche el dolor del suplicio, corrían mar abajo raudales de fuego y por la mañana aparecía allí un canal” (Baucis, en Fausto). Ante esos ancianos impertinentes, que hacen sonar sus campanas, Fausto llama a Mefistófeles y le pide que se deshaga de ellos, que los lleve a algún lugar lejano. Acatando sus órdenes, Mefistófeles, junto con sus ayudantes, va a la iglesia, derriba la puerta de entrada, mata al huésped de turno del lugar, prende fuego al edificio y ve como colapsan sus pilares, sepultando a los dos ancianos. Fausto, horrorizado, regaña a Mefistófeles, quien simplemente se ríe ante sus palabras, pues al poco tiempo, el mismo Fausto supervisa la nueva construcción que se esta haciendo en el lugar donde han sido destruidas esas vidas humanas y vegetales (el bosque es talado). El mal que produce Fausto es un mal indirecto, los mayores horrores que produce nacen de sus ideales más nobles. El coste humano por el progreso es compensado por un mundo lleno de vida, mundo creado para el futuro. Fausto es el gran planificador que organiza los egoísmos y potencias individuales;  Mefistófeles el filibustero y depredador que hace el trabajo sucio de su protegido. Estas dos figuras siguen pesando con gran fuerza en la historia actual.

En [C] este problema es claro. Todos los protagonistas tienen intenciones nobles, no obstante no importa cuales sean sus deseos, terminan por destruir todo lo que aman. Fausto, que termina destruyendo el mundo de su infancia en nombre del futuro utópico, termina siendo calcinado por las “potencias infernales” que ha desencadenado. Su muerte es otra entre las muchas que marcan el progreso. Tomemos el ejemplo de Kimimaru (que es en realidad el de todos los entres): para poder regresar el futuro al Japón, Kimimaru debe renunciar a todo lo que una vez amo. En su afán por conseguir un mundo mejor termina destruyendo su pasado y su presente: lo que sorprende en el final de esta serie no es que el D.F. y Masakaki sigan existiendo, sino, más bien, lo que no existe, lo que no aparece. En este futuro que él ha regresado, no tiene empleo (son otros los que trabajan en la tienda en que él servía), ni amante (la casa de Hanabi es habitada por otra familia, los Nagata; Msyu se evapora en un torrente multicolor), ni amigos (Mikuni, Jennifer, Ikuta, todos han desaparecido).  Es irónico pensar, que en su deseo de recuperar el futuro, Kimimaru destruye a sus amantes, a sus compañeros, a su profesor y llega al punto en que lo ha perdido todo. Aun cuando recupere el futuro y todas sus posibilidades, eso significó el darle fin a todo lo que una vez conoció y apreció, los sentimientos y pasiones que en algún momento lo movieron se han convertido en una nada. De hecho, en este episodio, “todo lo sólido se desvanece en el aire”: la confianza – que era el punto fuerte del dinero midas y el yen japonés, se esfumo con facilidad, declara Taketazaki –, el amor, la amistad, el poder e incluso la figura de “dios” del D.F. no son sino nadas, algo que parece nunca haber existido y en que las personas no pueden depositar su fe al menos de que estén dispuestas a morir por completo. La frase “no existe persona que crea lo que le dice su país”, pronunciada por un hombre cualquiera en este episodio, revela que el escepticismo en cuestiones mundanas es la cosa mejor extendida en el mundo. Todas esas cosas en que se deposita la confianza o se defienden como verdades son otras tantas nadas que perecen en un mundo en movimiento. Cuando Ebara-sensei le dijo a Kimimaru que “el mundo cambio. Sin darnos cuenta, paso a paso” hace referencia a esta constante autodestrucción del universo humano contemporáneo, siempre en perpetua renovación y producción. Tiendas y negocios que cierran y son comprados por otros son realidad común compartida por todos los países alrededor del mundo; nuestras ciudades, nuestras vidas, están en constante construcción, hay un proyecto de infraestructura que se está creando ahora, hay un plan para mañana que deseo realizar con muchas ansias. Nada está acabado, nadá esta completo.

Esta es la tragedia del desarrollo. La tragedia que abre futuros  llenos de posibilidades, debe hacer añicos los presentes y pasados en que vivimos. Este nihilismo, que ya he señalado en la anterior reseña, es la verdadera razón por la que [C] deja un vacío y crea una contradicción inherente que no deja de ser esquizofrénica: la figura de un niño r0mpiendo los billetes que están en la calle es la consumación de esta imagen de autodestrucción y renovación. Aclaremos algunos términos: el capitalismo que vemos en [C] no es un capitalismo materialista basado en un egoísmo y una asociación entre sujetos libres en busca de ganancias individuales, porque la acumulación de dinero no es su objetivo, por eso, ningún análisis económico serio puede realmente abordar la serie; por el contrario, es un capitalismo simbólico, en consonancia con el de Fausto, un mundo en que se está dispuesto a gastar y utilizar dinero a toda costa con el fin del crecimiento personal y de la ampliación de las posibilidades de la humanidad. Ahora bien, este formato hace que [C] toque temas sensibles de la sociedad contemporánea, desbordando el campo de lo puramente económico y dirigiéndose a la existencia cotidiana. Todos los apologistas del capitalismo han sido renuentes a reconocer esta contradicción inherente, pues ese libre mercado que crea posibilidades enormes de expansión, que construye inmensas obras de infraestructura, es capaz de un despilfarro y una devastación espantosas, capaz de todo, menos de ofrecer seguridad y solidez. De ahí que el mundo contemporáneo sea el mundo del nihilismo, de fuerzas anárquicas que continúan destruyendo y revolucionando las fuerzas de producción y consumo, porque en el momento en que se detengan, como Fausto, terminaran por morir y caer en la nada.

We know, the money is shit

Por eso, cuando Mikuni intento hacer durar el presente eternamente, este presente terminó por morir. Su movimiento especial, Economic Blockade termina paralizándolo todo, bloqueando el flujo del tiempo y del dinero que los assets representan, de ese modo expresa su deseo de permanencia y de renuncia al cambio, cambio que de todos modos termina por llegar, independientemente de su intención;  Kimimaru simplemente volvió a reactivar el proyecto fáustico que estaba dormido. El nihilismo de Mikuni y Kimimaru son de base el mismo, por lo tanto no es de sorprender que ambos causaran tanto daño. Este nihilismo es la fuerza destructiva que al mismo tiempo esta creando . Podríamos por lo tanto concluir, según la analogía que he hecho en otras ocasiones, que Puella Magi Madoka Magica narra la primera parte del Fausto, mientras que [C] nos sumerge en la segunda.

La guerra entre los dioses:

La guerra entre los dioses es la guerra de los valores, de los principios que sostienen la vida de un individuo, un pueblo, una sociedad. Valores diversos y contradictorios, valores de valores y todo es un valor o un principio. Que cada uno tenga su verdad es otra forma de decir que la verdad no la tiene ninguno de nosotros. Como todas las ideas y objetos no son sino nadas, ninguno de los protagonistas puede tener la razón. El “dios” del D.F. lo dijo con toda claridad: “No existe respuesta correcta. Todos tienen razón.” Al no existir ningún valor trascendente y duradero, todos pueden crear y vivir una vida llena de las posibilidades que deseen, sin tener una meta o un propósito que pueda subsumirlas a todas. Como el futuro es lo que vendrá, el punto de vista de cada uno es valido, lleno de sus propias divinidades personales y deseos que los impulsan a lo largo de la vida. Valores nuevos que deben ser creados para luego ser destruidos y renovados. Eso se manifiesta de una forma genial en la representación de los assets, “sueños vacíos”, que deben ser llenados y destruidos para poder recuperar aquel futuro perdido. Los assets son otros tantos “dioses” que pelean entre ellos junto con sus entres, y su guerra es la lucha entre las ideologías más diversas. Algunas veces no se trata de grandes cosas, como la lucha entre el presente y el futuro, más bien se reduce a un drama familiar o a la posibilidad de tener un sustento adecuado para el próximo día. De ese modo, [C] retrata el capitalismo de una forma mucho más exacta que cualquier serie que se hubiera basado en una explicación estructural de tipo económico, porque las fuerzas del mercado son fuerzas en perpetuo cambio. Ese mismo vacío que la serie deja es la razón de su propia desazón y crítica. El mundo moderno es el mundo del nihilismo, un nihilismo destructor que consume y lanza a las llamas a sus propios dioses. Pero la resurrección del D.F. y de todo lo que representa es un símbolo de renacimiento, de humanismo. Un símbolo de vida.

Creo que después de exponer todo esto, se hace más claro lo bizarro del titulo de la serie. [C]: The money of soul and possibility of control significa el dinero del alma (que son nuestros deseos y pasiones, nuestras esperanzas y sueños, nuestras posibilidades de realización en la vida) y las posibilidades de control (el poder, la determinación, la fuerza para conseguir lo que deseamos). Mientras que lo primero es sencillo, lo segundo es imposible. Ninguno de los protagonistas estaba en control de nada y aun cuando Kimimaru obtuvo el poder necesario para revertir la imprenta giratoria, no significa que el fuera capaz de dominar y ponerle fin a las fuerzas que dominan en el D.F., control momentáneo e ilusorio, control que ninguno realmente tenía. El poder que los entres buscaban a través del dinero o de sus sueños eran otros tantos motores que se fueron apagando y estropeando mientras luchaban desesperadamente por conseguir lo que deseaban. Sus muertes o resurgimientos fueron otros tantos momentos de autodestucción innovadora. El mundo fue cambiando y transformándose, y ninguno comprendió como. Creo que eso diferencia a [C] de muchas series. El titulo ofrece muchas posibilidades de interpretación, desde chocolate, pasando por confuse, caotic, credit, capital, collateral, etc… que son otras tantas palabras que pueden ser puestas y combinadas para obtener otros tantos significados. Esta falta de principio de coherencia no debe ser tomada de una forma negativa. Frente a una simplicidad de la mirada (mirada de lo Uno, que quiere un principio de regulación), una diversidad de la mirada (mirada de lo múltiple, mirada que termina por ya no ver nada). La serie no nos impone un mensaje, sino que cada uno puede dedicarse a buscar el mensaje que desee rescatar o desechar al ver lo que ha sucedido.

Excurso:

Quienes señalan a [C] como una serie caótica y confusa recurren constantemente a la carencia de un tema central, que decepcionó profundamente. Explico. Hay obras abiertas y hay obras cerradas. [C] no es una obra maestra, permítanme aclarar esto. Las obras cerradas o maestras, que tanto han fascinado la historia de la humanidad, tienen como fundamento unos principios internos que guardan un profundo conjunto de significación, así, funcionan como agujeros negros que absorben significados, pues sus elementos atraen una enorme gama de interpretaciones. Estos principios definidos se encuentran dados de antemano por la obra maestra y los intérpretes simplemente llegan a ella para extraer los significados que ya contiene. Sin embargo, la obra maestra es, por eso mismo, imposible (la Mona Lisa, por ejemplo, está incompleta), ya que se espera que no pueda existir posteriormente ninguna obra mejor que esa, por lo tanto le pone fin a las obras en sí. Pensemos en Evangelion, han pasado veinte años y después del manga (que todavía no ha terminado), dos películas, las cartas, las explicaciones de los autores y la reconstrucción de la serie (Rebuild to Evangelion), este anime no ha sido capaz de darle punto final a su saga. En cambio las obras abiertas, no tienen principios estructurales de organización, aun cuando jueguen con códigos culturales, no imponen o intentan transmitir un mensaje, antes que nada esperan que los espectadores llenen los vacíos que ella misma tiene y completen, cada uno a su manera, los elementos que la obra deja sin explicar. Crean espacios de conexión abiertos para realizar crítica e intentar entrelazar temas dispersos. Esta clase de obras no hablan por sí mismas, hay que estar dispuesto a entrar en diálogo con ella y extraer una lección que es única y particular. [C] es una obra abierta que permite al espectador entrar en diálogo con ella y considerarla buena o un fiasco. Pienso que esto se entrelaza de forma eficaz con el final, muy abierto, y el deseo de los productores de que la serie sirva de escenario para crear preguntas sobre lo que significa el dinero y el modo en que se usa. Desde el principio no esperaba responder preguntas, sino crearlas, pero como no estamos acostumbrados a eso, creo que causa mucha conmoción toparse con una serie así.

Valdría la pena decir que el hecho de que Msyu fuera la representación de la hija o la nieta de Kimimaru va en consonancia con la historia del rey Midas, quien recupera su vida en el momento en que decide sofocar la riqueza que ha condenado a la desgracia a su heredera y a él. En el momento en que Kimimaru recupera el futuro de su país, la imagen del rey Midas curando a su hija se convierte en el momento de sanación por excelencia de un país agotado. Si el futuro es nuestra hija, intentar mantener el ciclo de la vida en movimiento no resulta tan descabellado, aun cuando esta sanación lleve consigo un precio que continuará repitiéndose hasta que se queme la última tonelada de combustible fósil de la tierra. Creo que los assets y el modo en que ellos hablan por medio de subtitulos en la pantalla no son otra cosa que una especie de diálogo interno que los protagonistas tienen consigo mismos. Estos subtitulos que irrumpen en la pantalla son  momentos de reflexión, de auxilio, de pensamiento; procesos asignificantes que marcan una especie de coro; ellos hacen que se desestructure la imagen e igualmente la continuidad del relato, cuando los protagonistas se enfrentan a sus miedos y deseos con sus futuros y sueños. Esta originalidad de la serie me hizo pensar mucho.

Como acto de clausura me gustaría conocer sus opiniones sobre [C], ya conocen la mía, valoraría mucho la de ustedes.

11 comentarios

  1. Batou

    Me gusto pero me parecio re triste cuando Kimimaru se tiene que separar de Msyu y ademas tuvo con un final muyyyy abierto, fue un buen viaje esta serie

    4 julio 2011 en 17:03

  2. davidvfx

    no se si alguien supone lo miso que yo pero es cierto que entre cada ep en spcial de la mita en adelnate se siente que hay saltossss argumentales muy grandes, al grado que sentia que se habia pasado el ep anterior al que estoy viendo..

    espero que en la edicion dvd o BD saquen lago extra entra cda ep

    6 julio 2011 en 15:21

    • Si es verdad, es algo que yo también experimente. Supongo que hubo razones prácticas, como el manejo del tiempo, bastante reducido para la serie. Por otro lado, [C] no se caracterizo por una trama argumental lineal, muchas veces realizo saltos, cortes, introdujo escenas dentro de otras, por ejemplo en el episodio cinco se saltaron la batalla que apareció en el final… algunos consideran eso una especie de falla, para mí se trata más bien de una especie de experimento en la forma de narración, incluso si no lo fuera, me gusta más de esa forma… bueno, por mí parte me gustaría que introdujeran más material, sin embargo, es difícil seguir la trama si no consultas el sitio oficial, donde estos cambios en los argumentos eran explicados allí.

      6 julio 2011 en 18:12

  3. me encato el punto de vista que tienes sobre todo el anime con alcanse a enteder el final por completo solo habia entendi un poco pero pero no hayaba de completarlo

    22 julio 2012 en 03:56

  4. octavio camacho

    lo unico que falto es saber la historia del padre de kimimaro yoga yo estoy seguro que todas las dudas se responderan en esa historia ademas quiero saber quien era la señora postrada en la cama quien iba a ser la mama de msyu yo me imagino que era la compañera de oga o tal vez la detective ya que ella empeso a mostrar algunos signos mas que solo interes

    2 octubre 2012 en 17:50

  5. Shakerscorpion

    yo no estoy hecho para estas series xD, me refiero…. Se me hace muy triste que kimimaru haya perdido todo, pero muchos hallan recuperado su felicidad, en realidad llegue a pensar que podria encontrarse con msyu en la realidad, por lo que le dijo en un capitulo que posiblemente la veria como su hija, pero ella parecia estar en desacuerdo, como queriendo ser algo mas, la serie es increiblemente buena, en once capitulos lograron hacerme sentir lo que code geass en dos temporadas. Esta serie definitivamente es una obra maestra. No puedo negar que me hubiera gustado un final mas como full metal alchemist, edward sacrifica su alquimia para poder regresar a su hermano a su cuerpo, aqui kimimaru sacrifico todo y no recibio nada, un final mas realista supongo.

    17 enero 2013 en 11:49

  6. octavio

    para mi que kimimaro debio quedarse con la detective ademas de que el final dejo muchas preguntas como quien derroto al padre de kimimaro y tambien como es qu ambos tenian la misma posesion ademas de por que la junta al final decidio decirle muchas cosas a kimimaro y que son enrealidad las psesiones de ellos como se vinculan a su futuro

    24 marzo 2013 en 03:12

  7. octavio

    ademas de donde sacaron el anime de c the money of soul and posibility control de una novela ligera de un manga o de algun videojuego ya que dejo demasiados temas abiertos como para que lo hayan hecho directamente sin nada en que basarse

    24 marzo 2013 en 03:14

  8. Diego

    wow, genial leerte luego de ver el animé. Después de esto veo si sigues publicando pero de todas formas me leeré lo que tengas por ahí.
    El cierre que le das al animé a partir de la desaparición del futuro de quien compra el futuro está muy bien leida.
    Más que nada comento para felicitar el análisis 😉

    2 octubre 2013 en 01:32

  9. Triviox

    Quizás no realicé una lectura tan en profundidad a lo largo del anime, pero creo que igualmente pude sentir el caos y las contradicciones que vos explicaste; en tal sentido, supongo la historia fue bien contada (a pesar de no entender todo al 100%, sentí lo que el guión se propuso transmitirme).-
    Gracias,
    Saludos!

    4 abril 2014 en 00:26

  10. reinaldo

    buen analisis, al final tienes razón, mas allá de la profundidad que cada personaje o acción y lecciones que se puedan sacar, este tipo de series tiene esos huecos argumentales con el fin de que los propios espectadores los rellenen. Para mi el final fue un pervalecimiento de la idea del protagonista, la cual es de que sin un futuro la vida pierde sentido. Y al ya no haber quedado un futuro antiguo, ya que se había destruido, se tuvo que recaer un nuevo futuro, dejando detras el pasado y el presente de kimimaro. Al final todo se vuelve cíclico, ya que nada se pierde, se transforma algunas cosas y todo vuelve a empezar, siempre después de una gran crisis hay un nuevo gran comienzo (como el DF), ya que como se menciona el futuro ya de por si es una garantía. Y si se mira bien (mi final, ya que cada uno puede tener el suyo), esto se puede ver a diario, cuanta veces no se han visto casos de persona que abandonan sus raices y su presente por tener un futuro mejor, aunque esto conlleve recomenzar, hasta en un simple cambio de casa se puede ver esto, ya que al final el futuro es lo único que nos permite soñar creo yo.

    19 junio 2015 en 06:14

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s